Victor Algora: “Soy críptico de toda la vida”

Algora es un contador de historias. Nos las cuenta creando un universo sonoro muy personal. Su carisma es raro, al igual que sus sueños. La crítica lo quiere. Dicen que es la “nueva ola del pop español”. Insisten en que solo tiene 23 años, joven ¿no? Sus discos: “Planes de verano” y “Nubes blancas y sueños raros”. Otros vienen en camino.

¿Qué planes tenía Víctor Algora antes de “Planes de verano”? ¿Quería ser cura, soldado o poeta?

Poeta más que nada. Sobre todo quería contar cosas y lo que primero quise fue ser actor. Hice mis pinitos en el teatro, hasta que me di cuenta de que prefería estar “detrás” y estudié un poco de cine, pero no me gustaba el trabajo en grupo; es lo peor para alguien que, como yo, es muy introvertido en ciertos aspectos.

¿Introvertido?

Yo me comunico con la gente desde dentro de mí mismo, trabajo desde el interior. Soy críptico de toda la vida, aunque lo voy intentando superar.

Creciste en Guadalajara, que según tu canción “Mr. High Heels”, no es muy diferente de Manhattan. Encuentra las 10 diferencias…

No tengo ni idea. Nunca he estado en Manhattan. La canción habla de una señora de Guadalajara que trabaja en un supermercado y mezcla el kitsch del barrio español con el sueño americano, con el cosmopolitismo.

En 2007 suena el “disparo de salida”, las “trompetas apocalípticas”… Es el año de tu primer álbum ¿Te cambia la vida?

Hacer un disco y entrar en el mundo discográfico te hace madurar mucho a nivel artístico y personal. Te das cuenta de que no era lo que en un principio pensabas y tienes que adaptarlo a tu modo de vida. Antes me exigía hacer ciertas cosas, ahora me da igual no vender nada, simplemente quiero evolucionar.

Las trece canciones del citado “Planes de verano” son, ante todo, trece letras, cuidadas como pocas. Líricas, llenas de imágenes sorprendentes (hombres cebolla, cucarachas, amores de supermercado, hombres para-rayo). ¿Fantasía surgida de lo cotidiano?

Yo veo imágenes en todos los sitios y transformo la realidad. Lo cotidiano no me gusta, de hecho la vida no es nada cotidiana, en cada rincón hay cosas sorprendentes. Mis canciones reflejan mi desprecio por lo mundano.

La electrónica ¿Qué te da? ¿Qué da a tus letras?

La electrónica está ahí de una forma casual. Hacía electrónica cuando estaba haciendo el disco y ha quedado ahí grabada, pero podría haber hecho lo mismo con batería, bajo, guitarra y piano. En “Planes de verano” hay una mezcla de instrumentos digitales y otros más orgánicos, las canciones que estoy haciendo ahora mismo son “menos electrónicas”.

¿Sabes que suenas muy nostálgico? Especialmente en canciones como “Septiembre” o “Techno triste”. ¿Prefieres considerarte un melancólico o un melancoalcohólico?

(Risas) Yo creo que la primera más. Soy melancólico, que no significa triste. En “Septiembre” quería expresar lo que para mí significa el verano, una época en la que recuerdas el pasado, desierta a nivel de personal. “Techno triste” evoca el vacío o la soledad que uno puede sentir cuando está rodeado de gente, una noche de after o en una discoteca: tú bailando drogado hasta los topes, rodeado de gente y… con una soledad tremenda.

Uno de los temas que más ha gustado es “Paraaguas”. El estribillo dice “eres mi paraguas, paras aguas” ¿Qué debo pensar si alguien me dice que soy su paraguas?

Te debes sentir afortunada, porque el paraguas es esa persona que tú no has elegido, pero que siempre va a estar ahí. Nunca podrás quitártela de encima (en el buen sentido), va a estar protegiéndote. Eso para mí es una madre, esta es una canción que le escribí a ella, aunque cada uno tiene su paraguas. La canción dice: “eres el agua” y además “paras el agua”. La persona que te protege también te hace pasarlo mal.

Sé de buena tinta que en el grupo de “ruidistas” con el que iniciaste tu carrera no te dejaban ser el vocalista por cantar bien…

Había varios grupos por ahí… Creo que te refieres a “Mari carmen arranca”. Con ellos hacía lo que estaba de moda, la música del “Ocho y medio” de la primera época, de los primeros años de universidad. No, no me dejaban cantar, pero tampoco porque lo hiciera bien. Era porque se llevaba hacer el tonto, hacerlo todo mal. Era más importante la imagen y la portada que la canción. Ya ves, empecé a hacer música por eso y al final me puse serio.

Tu voz es cálida, como un susurro, bien afeitada ¿Algora nunca quiere gritar?

La gente que habla muy alto me irrita bastante. También tengo que decir que mi voz no da para más, es mi tono… En los conciertos canto de otra manera, pero a la hora de hacer un disco quizás me guste más ese tono “afeitado”. Es una gran metáfora, me ha gustado, te la voy a robar.

¿Qué te gusta y qué no te gusta de la música actual?

Soy un devorador de música. No creo eso que dicen algunos de que la buena música se acabó en los 80, ahora mismo hay gente muy buena aunque no siempre tenga la oportunidad de mostrar su trabajo. Prefiero hablar en general.

Una pregunta más personal. “Techno triste” dice algo así como que “la madrugada es el único lugar”. De madrugada, los gatos se vuelven pardos y se buscan por los tejados: ¿Estabilidad o promiscuidad?

A mí me gusta más la promiscuidad. Yo tengo mi pareja, pero eso no significa que no sea promiscuo, se puede serlo de muchas maneras en la vida. Ser promiscuo es experimentar, no ponerse límites a nivel sexual ni en otras cosas. La estabilidad es una idea aburrida tal como la conocemos, y antinatural.

Antes de tu primer disco ya dabas conciertos con Fangoria, Glamour to Kill; cantabas en el Foc & sound y “en plan travesti”. También actuaste en la última y caótica edición de La Noche en Blanco. ¿Qué tienen los directos que te ponen tanto?

Tuve la suerte de dar mi primer concierto con Fangoria, en un festival. Soy afortunado por haber podido evolucionar escenarios bastante grandes. En los directos, he pasado de una época donde era todo electrónica a ser una guitarra y una voz, los acústicos me gustan mucho, porque mi música es sobre todo para escuchar, aunque algunas canciones también te hagan bailar. Mis directos de ahora son bastante desnudos.

Tienes una belleza ingenua, me recuerdas a un cuadro naif. Sin embargo, en la portada de “Planes de verano” sales posando como un chico malo, todo un “leather-man” ¿Jekyll y Mr hide?

¿Naif? No sabría yo qué decirte… Un naif un poco duro, hay mucha violencia por debajo, así es como yo lo veo. La portada de “Planes de verano” no me gusta (cuando lean esto me van a matar, pero no me gusta). No es una mala portada, pero no es lo que yo soy ni lo que hay dentro del disco.

Cambias de imagen para tu nuevo álbum “Nubes blancas, sueños raros” (ahora hablaremos de él)

(Risas) Soy un poco más lo que yo quería. Las dos portadas las ha hecho mi novio, en esta última le he dirigido yo, en la primera no me dejó.

“Nubes blancas…” incluye remezclas de tus anteriores canciones y nuevas versiones. Colaboraciones con Maybe Road, Gastmans, Nacho Canut, Hidrogennesse y más. Toda una aventura…

Toda una aventura, porque ¡Hasta que ha salido el disco…! Ha tenido miles de fechas de salida. Nada más terminar mi primer trabajo, me puse con este proyecto. En realidad, yo no he tenido que hacer nada, porque son todo remezclas de otros artistas. Elegirlos a ellos y poco más. Me importaba que los cantantes y grupos que participasen hiciesen de mis canciones algo suyo, que les dieran su toque, que se notara que eran ellos… Y lo han conseguido. Ha quedado un disco bastante curioso.

Esos “sueños raros” ¿Son confesables?

Esta pregunta no me gusta (Risas). Los sueños raros son… No sé que decirte de los sueños raros. Son los de duermevela, los de las siestas del verano. Lo importante es tenerlos. Los míos, mis sueños, se transforman cada dos segundos.

¿La guapura y los tacones te han ayudado a llegar donde estás o vas a decirme orgulloso que todo son méritos artísticos?

¿La guapura mía? Hombre, una imagen siempre es muy importante, aunque esto no signifique ser super-fashion, llevar cresta, ni nada de eso. Yo no soy nada del otro mundo, creo que en mí prevalece lo artístico.

Comentarios

1 comentario en el artículo “Victor Algora: “Soy críptico de toda la vida””

  1. Aarom en 31-Julio-2008 7:25 pm

    Pues aparte de las canciones que fue lo que me enganchó, también lo atractivo que me resultas. Así que no solo por el oido nos enganchas…

¿Quieres dejar un comentario?