Tormentas de polvo que llegan de África

“El cricket civiliza a la gente y crea buenos caballeros. Quiero que todo el mundo juegue al cricket en Zimbabwe. Quiero que la nuestra sea una nación de caballeros” - Bob Mugabe.

Estaba yo respondiendo un correo electrónico cuando me topé con un par de artículos antiguos, que me hicieron pensar.

Viendo como están las cosas por el norte de África, y con muchos dando voces al respecto, uno no puede… no debe… parar de pensar y preguntarse ciertas cosas, como la pertenencia de algunos dictadores cleptócratas gobernantes de países en revuelta a ciertas afiliaciones internacionales, o de la doble vara de medir que ‘Occidente’ aplica al continente africano en general.

Ahora que se habla de revoluciones, cambios de gobierno, democracia y demás, creo que también sería hora de empezar a hablar, y muy seriamente, de cosas como la PAC y de como afectan al desarrollo africano.

En uno de los artículos que comentaba, escrito 6 años atrás, decía que África es el único continente que no ha participado de la globalización. Y sus propios habitantes reclaman poder entrar. Pero desde la colonización, se les ha enseñado a mendigar. Las campañas de ayuda mandando ropa de segunda mano o comida, no solo no arreglan ningún problema, si no que los agrava y aumenta, ya que se han inundado los mercados con ropa gratis y comida barata, lo que ha destrozado las economías locales.

Hay que dejar de tratar al continente africano como “el hermano pequeño e indefenso, al que hay que cuidar y sacarle las castañas del fuego”… simplemente para lanzarle luego a las brasas. Saben muy bien cómo valerse solos.

El cambio a la democracia que puede llegar en los países norte-africanos no está mal (hasta que no lo vea…). Es bastante mejor que una cleptocracia dictatorial a manos de un fulano y sus amigotes, que llevan sentados puño en alto en la misma silla desde los años 80.

Pero para que los acontecimientos de estos días y semanas tengan realmente una repercusión a largo plazo y cuajen, paralelamente hay que parar de mandar ‘ayuda humanitaria’ y destrozar su economía. Hay que abrir mercados para que puedan empezar y continuar con sus negocios. Es necesario que licenciados en informática no tengan que poner un chiringuito ilegal de venta de fruta en un mercado para vivir, y terminen prendiendose fuego.

Quitar al presidente y poner al que estaba justo debajo de él no es un cambio: es una tomadura de pelo y es tratar de imbécil a todo el que está mirando. Es la misma mierda, simple y llanamente. Los cambios políticos no sirven de nada si la economía de un país sigue estancada en un charco de fango espeso, mientras la casta dirigente sigue bombeando dinero a sus cuentas y la gente de la calle tiene que vivir de desguazar coches y hacer trapicheos en los mercados negros, ya que es imposible competir con los miles de toneladas de trigo y maíz subvencionado que señores como José Bové cultivan y venden a los países en desarrollo por debajo del precio de coste.

Una vez se levantan las prohibiciones, las barreras en forma de aranceles, la PAC y el resto de medidas que impiden que África pueda competir de igual a igual, incluidos los cientos de millones provenientes de la “Ayuda Humanitaria” que van a parar a los bolsillos de la casta de cleptócratas africanos, éstos desaparecerán. Hay que cortar el grifo a los ladrones, y esto se hace permitiendo que los habitantes de éstos países puedan participar libremente en los mercados globales, como hacen las empresas europeas, americanas, asiáticas y oceánicas (y algunas de Sudáfrica).

África necesita comerciar, no ayuda. Los africanos no son “negritos que se mueren de hambre” a los que hay que ayudar, si no personas increíblemente capaces a los que hay que dejar trabajar. ¿A qué tenemos miedo?

Comentarios

4 comentarios en el artículo “Tormentas de polvo que llegan de África”

  1. Tormentas de polvo que llegan de África « And now, bring me that horizon…. en 1-febrero 5:37 pm

    [...] de África están empezando a destapar uno de los más grandes problemas del continente entero: los cleptócratas que andan saqueando el continente desde que los países europeos terminaron la des-colonización: El cambio a la democracia que puede [...]

  2. Carles en 3-febrero 2:12 pm

    ¿qué será de nosotros si nos quitan el 3r mundo? Más que interés económico hay interés cosmético, sin 3r mundo el nuestro pasa a ser el último, y eso no puede ser. Necesitamos pobres y desgraciados, a poder ser que no seamos nosotros.. ¡que no estamos tan mal hombre!

  3. Els no tan nous amos d’Àfrica « And now, bring me that horizon…. en 20-febrero 6:43 pm

    [...] fa poc parlàvem sobre per què cal globalitzar Àfrica, m’agradarà molt veure aquest documental. Mentre uns es continuen gronxant en la nostàlgia [...]

  4. La trampa de la ayuda « And now, bring me that horizon…. en 19-marzo 5:01 pm

    [...] La solución tiene un nombre, pero causa ataques epilépticos a según quien. [...]

¿Quieres dejar un comentario?