Terror en píldoras

Pocos placeres más satisfactorios que aquellos que tienen como origen el terror. Claro está, manteniendo la consabida distancia con lo real que posibilita la actividad estética. De la misma manera que ocurre con el jazz, y con muchas otras oscuras y exóticas cosas, el aficionado al terror (sea este fílmico o literario) deviene, en la fruición de sus materiales favoritos, miembro de una especie de sociedad secreta. Partiendo de este postulado podemos considerar a David G. Baker como un Gran Comendador de avanzados y tenebrosos rituales. David ha contribuido con diversos trabajos, ya de consulta obligada, al conocimiento del género terrorífico en su variante fílmica. Este libro breve pero intenso que comentamos abarca un tipo de películas de terror muy especiales. Nos referimos a aquellas que incluyen en su metraje diversos episodios, distintas historias. Pensemos en nuestros ancestros más distantes cuando se reunían ante una fogata en la noche y escuchaban las narraciones del chamán. La hibridación de lo literario con lo fílmico es uno de los aspectos más relevantes de este subgénero. Potocky, Poe, Stocker se codean en este libro con John Carpenter, Vincent Price, Mario Bava o Boris Karloff. No es un libro exhaustivo pero sí inagotable por la capacidad de sugestión de los materiales citados y las interconexiones que sobre ellos alumbra David.

El terror puede ser una fiesta siempre que no seas uno de aquellos que tienen miedo.


Terror en píldoras
Las películas episódicas de Terror
David G. Panadero
Prótesis editorial, 2009

Comentarios

¿Quieres dejar un comentario?