Un cierto nihilismo

21-octubre-2010 · Imprimir este artículo

Por

Los cambios que recientemente ha realizado Rodríguez en el gobierno y fundamentalmente su puesta en escena hablan por sí mismos de en qué situación se encuentran la política y  los medios encargados del relato. La prensa amiga ha cumplido con creces; los capitostes del grupo Intereconomía se descojonarían al ver esta mañana el espantajo con que sus culiparlantes  del periódico decoraban quiscos, bares y empresas. Precisamente pareciera que el propio Pérez Rubalcaba estuviera encantado con la reacción de sus supuestos enemigos «No hay nada como una mentirijilla para un día como hoy» . Je, un cachondo.

El otro día La Vanguardia publicaba los resultados de una encuesta en la que reflejaba el creciente desapego de los ciudadanos por la democracia, o lo que cada uno entienda por democracia. Y concluía: «las expectativas que viene ofreciendo el sistema democrático en el plano político –con especial mención al autogobierno– no se han cumplido en el caso catalán». También llama la atención que, en España, en el año 2000 alcanzara su mayor nivel de apoyo la preferencia por el sistema democrático  y en 2009 el más bajo desde que se consulta al pueblo.

No es sólo Cataluña y no es algo nuevo pero sí que, desde las últimas elecciones, se empieza a barruntar con mayor claridad el cambio constitucional. Inevitable por la propia fallida del sistema político que surgió después de la dictadura.

La prueba más evidente tal vez seamos nosotros, aquellos que nacimos a partir de los años 80 y en los 90. Hemos crecido bajo la barahúnda democrática, la importancia de la transición, el voto, la atención a los regionalismos y la celebración de la endogamia pueblerina. Pero se coge antes a un mentiroso que a un cojo y ahora no queremos oir hablar de ellos. No ocupan un minuto de nuestras conversaciones, si acaso para ciscarnos en la madre de alguno o reirnos de los morritos de alguna. Cuando las obligaciones nos sometan a la realidad nos importarán un poco más. En consecuencia nos ciscaremos un poco más en ellos y la serpiente del huevo tendrá más alimento para cuando eclosione:

Es importante el uso de la violencia, verbal o física, en algún momento de tu vida, porque de lo contrario puedes verte en ese “lugar negro” sin saber cómo salir. La gente más joven cada vez irá teniendo esto más claro, y puede que la juerga nos pille en una edad en la que no podamos participar.
16 añitos fiera. Alberto Noguera

También puede ser que nada de esto guarde relación y que, como todo últimamente, también sea efecto de la crisis, no causa.

Suena Estos macarrones aún no están hechos, de Decibelios.

Las cosas importantes suelen ser aburridas

La idea de que un puñado de blogueros independientes pueda preocupar a un alcalde, a un comisario de policía o al administrador de una escuela… Mire, los periódicos eran poderosos porque llegaban a un cuarto de millón de puertas al día de siguiente, y esto importaba mucho a la gente que cubrían. Era algo por lo que había que sentir miedo, y no pena, pero ya no es así. ¿Qué jefe de policía se va a preocupar de lo que diga un bloguero?Estoy muy contento con la democratización que ha traido Internet. Y por la opinión que ha traido, pues la Red es magnífica para la opinión. Pero para el periodismo de primera línea es una broma.

[..]

no puedes depender de aficionados para cubrir la actualidad todos los días. Ni para cubrir lo que es un rollo. Porque la mayor parte de las cosas importantes de nuestra sociedad suelen ser aburridas y necesitamos que alguien las cubra. Como la junta de urbanismo de una ciudad americana. Allí se dice dónde irá el dinero, cómo se gastará y cómo será la ciudad dentro de unos años, pero no ves a blogueros cubriéndolo de forma sistemática, y deberían estar allí los periódicos. Y nadie los echará en falta hasta que un día nos levantemos y veamos un bar de estriptís al lado de una escuela. [Risas]. Entonces sabremos que alguien no estaba cubriendo la junta de urbanismo.
Entrevista a David Simon en La Palabra Escrita.

Suena Come and Get It, de Eli ‘Paperboy’ Reed

Atractivos monstruos que te sonreirán

Con todo, puede que  lo mejor que ha hecho el Gobierno Rodríguez por este país, sea la nueva Radio Televisión Española.

Si no tienes nada mejor que hacer y asumes que  la Memoria Histórica Selectiva es una Cuestión de Estado, miel sobre hojuelas.

Suena Viaje con Nosotros, de Orquesta Mondragón.

PS:
Ya ves, así está la cosa.

La Mejor Portada

… en el día de la resaca.

Suena Soy un Hombre Enfermo, de Deltonos.

Hacen falta dos para el tango

Samaranch quizá sea una de las personalidades clave en la historia política y cultural de España en la segunda mitad del siglo XX. Al menos eso llevan repitiéndonos un buen tiempo. Y como personalidad clave que es, es preciso acercarse a las reacciones que la vida política y cultural nos ofrece con motivo de su muerte. El epítome de lo que oficial y gravemente se ha sancionado como vida política y cultural nos lo brinda la Corporación de Radio y Televisión Española.

En esta biografía por persona interpuesta, por ejemplo, que fue la documentación base de la cobertura  que los servicios informativos de la Corporación han hecho de la muerte del ex-presidente del COI. Realizada hace unos años cuando una Oligocracia en pleno esplendor apenas dejaba intuir la profunda crisis institucional y de confianza en que hoy está instalado el Estado, se podrán apreciar fácilmente los principios fundamentales de otra institución franquista, una más: el Noticiario-Documentado.

No obstante, la vida política y cultural dispone hoy en día de muchos otros cauces para su desarrollo. Expresiones como el Liberalismo Transversal fiel a la Responsabilidad Individual, apuestas por las curiosas rarezas (Editorial Renacimiento) o el pasado aún por traducir (Libros del Asteroide) dan prueba de ello.

Y son, potencialmente, más poderosos:

Me pregunto si, en realidad, lo que se quiere es blanquear o esconder la connivencia de tantos en los medios con esa trayectoria menos limpia y heroica. O si es también parte del ejercicio de amnesia histórica al que algunos medios nos obligan. O puro amiguismo. O tal vez es sólo incompetencia, vagancia: es difícil, luego no lo hago. De lo que estoy seguro es de que nos pasará factura. Qué pena.
Cuéntenlo todo, por favor. Papers, papers

La canonización de maquillajes biográficos para mejor servir a los intereses de un poder ilegitimado es sólo una pieza más, y no menor, en el asentamiento de una visión unilateral sobre lo pasado y el presente. Para, de esta manera, sancionar  los comportamientos socialmente elogiables que mejor se adecúen a un pastoreo cada vez más complejo. El escrutinio crítico del poder, a través de los canales de expresión a tu alcance, y la abstención en cualquier proceso electoral distinto al municipal  o consituyente se me antojan la únicas acciones saludables y con posibilidad remota pero real de éxito.

Por todo esto, nunca está de más recordar las palabras de Leo Mc Garry, Jefe de Gabinete de la Presidencia Bartlet en El Ala Oeste de la Casa Blanca, durante la noche electoral en que obtendrían su segundo mandato. Tras confesar que su “hombre” en Venezuela ha asesinado al Presidente, un general golpista, y ha tomado el poder. Le preguntan: Bueno, es a quien queríais,¿no?.

The process matters more than the outcome and that’s what we wanted. And therein endeth
the lesson. Will you dance with me?

El proceso importa más que el resultado y eso es lo que queríamos. Ahí termina la lección. ¿Bailas conmigo?

Suena It Takes two to tango, de Louis Armstrong.

El Tratado de los Burócratas Ilustrados

15-diciembre-2009 · Imprimir este artículo

Por

El pasado 1 de diciembre entró en vigor el Tratado de Lisboa tras el sí de Irlanda, último obstáculo superado. Dos semanas antes, 27 personas eligieron al Presidente del Consejo Europeo y al Alto Representante (sic) para temas de política exterior. Ambos puestos son la cabeza visible del Tratado de Lisboa, o puerta de atrás pensada ad hoc tras el NO en referendum de Francia, Holanda e Irlanda a la Constitución Europea. La intención, supuestamente, no es otra que la de fortalecer políticamente -quizá sería más atinado decir «que fortalecer a la clase política»- una Unión Europea que aparentemente navega a la deriva en un escenario internacional incierto: ¿De qué va la Unión?.

Lo que más llama la atención de todo este tinglado no es que la democracia brille por su ausencia en el proceso de construcción europea, lo más interesante, en mi opinión, está siendo la respuesta de los autodenominados europeístas a los llamados euroescépticos. El caso más notorio quizá sea el de Vaclav Klaus, pero evidentemente no es el único. Gentes, principalmente pesebreros de los medios de (in)comunicación, que gustan de llamarse progresistas, o ¡demócratas! en el colmo del autoengaño, defienden acríticamente cualquier decisión tomada por los burócratas ilustrados. En el colmo de la ignorancia, o la mala fe, critican cualquier posición contraria a la creación de un «gobierno de sabios», que hacia eso y hacia nada mejor que eso se dirige esta Unión Europea. De los europarlamentarios* no podemos esperar nada distinto que obediencia al Partido que les da de comer. Aún así, al ver al Presidente del parlamento europeo concediendo la gracia de permitir la expresión de la crítica (¡sólo faltaría! -a los 2′ 35”-), no he podido evitar evocar la imagen de Ralph Fiennes en la piel de Amon Goeth.

La noticia aparecida en El Mundo el 08-12-09 me ha descubierto a Nigel Farage, otro de esos personajes que, poco a poco, aparecen para canalizar el creciente descontento de una ciudadanía que, si bien todavía escasa en número, al final del camino es consciente de que más allá del niño estudiando (¿?¿?) un erasmus en Londres y más allá de las subvenciones la Europa de los Pueblos  no es eso. No debería ser eso.
En España siempre hemos estado a una generación o más de las sociedades política o económicamente más avanzadas. Partidos como el Pirate Party o, simplemente, con algo que decir en el proceso de construcción europea (más allá de el mantenimiento o incremento de insignificantes parcelas de poder) son impensables.  Quizá por eso personajes como García-Trevijano (en un plano mucho más teórico… y cercano), Ron Paul o el citado Farage con (a pesar de) su dicción aristocrática y su pose afectada se encuentran más cerca de mis inquietudes:

Sobre el Tratado de Lisboa

A pack of lies has been told [..] is the imposition of the will of the political class upon the citizens.
You don’t want to hear the voice of the people (addressing the European Parliament).

Un montón de mentiras se han dicho [..] es la imposición de la voluntad de la clase política sobre los ciudadanos.
No queréis oir la voz de la gente (dirigiéndose al Parlamento Europeo).

Sobre el Alto Representante

[..] who really is the true representation of the modern political class. In some ways she’s ideal, isn’t she? She’s never had a proper job and she has never been elected for anything in her life. She’s a part of this post-democratic age.

[..] quien realmente es la auténtica representante de la clase política moderna. De alguna forma ella es perfecta, ¿verdad? Nunca ha tenido un verdadero trabajo y nunca ha sido elegida para ningún cargo público en su vida. Es parte de esta era post-democrática.

Quizá sea una obviedad repetirlo pero, oye, nunca hay que subestimar la capacidad del personal para malinterpretar lo que ve, lee o escucha: no soy anti europeo,  o anti Unión Europea, simplemente no me gusta dejar en manos ajenas aquello que de una forma u otra facilita o dificulta mis quehaceres diarios. Y si de lo que se trata es de hacerno tragar con ruedas de molino, conmigo que no cuenten.

Suena Bilingual, de los Pet Shop Boys.

Debe haber algún tipo de salida

12-noviembre-2009 · Imprimir este artículo

Por

Si algo puede traer de bueno esta crisis (yo también estoy hasta los mismísimos pero tenemos que entendernos de alguna manera) es, aparte de ponernos en nuestro sitio, el necesario desprestigio de la actual clase política dominante y del fraudulento sistema político.

Razones para el optimismo no han de faltarnos, ¡quién iba a pensar, hace tan sólo unos años!, que los propios cómplices del engaño (que no son otros que los medios de (in)comunicación -JPQuiñonero®-) iban a empezar a renegar del cambalache que ellos mismos han contribuido a legitimar. Son tiempos difíciles para todos, mariquita el último.

Algunos ejemplos para la esperanza.

El Confidencial ha hecho bandera de su oposición al poder actual salpimentándolo todo con algunas firmas que aparentan independencia, lo que le permite ser, a ellos sí, un caso de éxito entre los medios digitales, el otro es LibertadDigital pero sigue estando mal visto referenciarlos fuera de su círculo de incondicionales. Estoy deseando verlos torear en plazas de segunda, a ver en lo que quedan.

En ABC hay algunas plumas aparentemente convencidas:

Entramos en la democracia tarde -cuando ya se disolvía en todo el continente- y por la puerta falsa. Llamar democrática a la Constitución de 1978 era un exceso de euforia. Comprensible. Llamar democrático a lo que ha venido luego, es, sin más, una locura. Salimos de la dictadura; lo cual fue estupendo. Entramos en un régimen de partidos; lo cual no lo fue tanto. Nos resignamos. Al fin es perdonable, viniendo de donde veníamos. Pero hemos llegado al límite. Nada de lo que define una democracia funciona aquí.
Gabirel Albiac, Si a esto llaman democracia.

Ese es el fracaso de nuestra democracia que ya exige una revisión, incluso constitucional, que permita una mayor responsabilidad a partir de un sistema electoral en el que las personas sustituyan a los lotes. Si dañina es la vigente corrupción económica -todo por la pasta- más repugnante resulta la ideológica, la que se sustenta en el odio a España sobre imaginativos supuestos separatistas.
M. Martin Ferrand, La España Fétida.

¡Incluso en El País!

La transformación de la democracia parlamentaria en partidocracia, es decir, en partidos-máquina autorreferenciales y cada vez más parecidos entre sí, ha ido haciendo progresivamente vana la relación de representación entre diputados y ciudadanos. La política se está convirtiendo cada día más en una actividad privada, como cualquier otra actividad empresarial. Pero si la política, es decir, la esfera pública, se vuelve privada, lo hace en un doble sentido: porque los propios intereses (de gremio, de casta) de la clase política hacen prescindir definitivamente a ésta de los intereses y valores de los ciudadanos a los que debería representar, y porque el ciudadano se ve definitivamente privado de su cuota de soberanía, incluso en su forma delegada.
Paolo Flores de Arcais, La traición de la Socialdemocracia.

Una mezcla explosiva, sí, la de la crisis y la corrupción. Una conjunción perversa en la cual puede estar el germen del populismo… o de la abstención masiva… Y ante este deterioro, ¿qué van a hacer los grandes partidos? Lo diré en pocas palabras: mucho tendrá que apretarles el zapato para que se decidan a renunciar al mangoneo, fuente de toda corrupción. Lo más probable es que no hagan nada práctico. Y no lo harán porque los partidos españoles tienen una bien acreditada fama de no querer autorreformarse, y tampoco están dispuestos a descolonizar lo que han colonizado… Unos partidos que no quieren ni oír hablar del artículo 6 de la Constitución, que les obliga a ser democráticos en su estructura y funcionamiento.
Joaquin Leguina, Mangoneo y Corrupción.

Sin embargo El Mundo, que durante unos años mantuvo una apariencia de indepencia ante el poder y que se granjeó la fama e influencia de que disfruta sobre la base de su crítica feroz a las consecuencias visibles del felipismo. Una vez alcanzado el co-liderazgo ideológico y cultural (consecuentemente el económico y un cierto poder real) ha ido reculando y contemporizando en función de unos intereses cada vez mayores hasta convertirse en el principal sostén de la monarquía y la oligocracia de partidos.  Como ejemplo la serie de artículos Los Vicios de La Democracia Española que, lejos de ser una denuncia de los mismos, termina siendo un compendio de lugares comunes y una leve reprimenda admonitoria: “así, no hijo mío, así no”. PedroJ. cada vez se parece más a la Faye Dunaway de Network.

Parece, aún así, que el trabajo de denuncia que muy pocos se atrevían a hacer cuando todo eran parabienes a nuestra transición ha encontrado en la red en los últimos años la fuerza necesaria para colarse en los medios. Seguimos quemando etapas.

Las dificultades políticas, que podrían acarrear graves problemas sociales en Cataluña y, sobre todo en el País Vasco (¡seamos claros, no pasa nada si España se rompe!), derivadas de la necesaria reforma constitucional no deben desanimarnos. Si algo ha caracterizado a las sociedades que lucharon y consiguieron una democracia real, fue la determinación en sus objetivos por la superioridad moral de sus argumentos. En palabras de Jefferson:

We are not to expect to be translated from despotism to liberty in a feather bed
(No podemos esperar ser trasladados del despotismo a la libertad en un lecho de plumas)

Suena, All along the Watchtower, de Dave Mathews Band.

De la necesidad de pedagogía política

6-septiembre-2009 · Imprimir este artículo

Por

Una sensación de profundo cansancio, fruto del abatimiento, la rabia y la impotencia, se apodera de mi cada vez que escucho al Presidente Rodríguez.  Es agotador en extremo intentar rebatir, ¡es agotador en extremo exhibir!, las mentiras en que se apoya el discurso del Líder.

La última, en Onda Cero, con Isabel Gemio, ( la de ¡Sorpresa, Sorpresa! ¿Hay que decir algo más? ) (Sí, que las alternativas son Susanna Grisso, Pedro Piqueras o Gabilondo. En fin, para enjugar diariamiente las lágrimas socialdemócratas, Santiago González).

El lugar de vacaciones se elige por consenso, la mujer manda mucho en casa. [..] La adolescencia, esa edad maravillosa por otra parte [..] Un esfuerzo pequeño, muy pequeñito[..] (Es lógico que salgamos de la crisis un poco más tarde) empezamos con crecimientos negativos (sic) algún trimestre después. Tengamos prudencia. Si acertamos…[..] Nuestra prioridad es proteger al máximo al que no tiene trabajo [..]La gran prioridad es la FP, dignificarla, para eso hemos instado el Certificado de Reconocimiento de las Competencias Adquiridas (¡ole!) [..] es una crisis que sólo se vive una vez en la vida y me ha tocado a mi vivirla.

Una verdad se le escapó, eso sí:

La Paz social que tenemos es fundamental

Y tanto, aunque es más de mi gusto llamarlo Servidumbre Subvencionada.

Su arrogancia ignorante y huera es  fruto de la progresiva renuncia de nuestra sociedad a la Libertad (si no nos gusta esta palabra porque estamos a escasos pasos del abismo digamos autonomía, independencia…¿?) hasta abandonarla en manos de salvíficos redentores que hoy, aquí, se llaman partidos políticos. Desconectados de la sociedad a la que deberían representar, lacayos de un Estado a todas luces excesivo y que no aspiran a cambiar sino es para controlarlo algo más de tiempo; en ellos ha anidado la hidra de la selección negativa y los sucesivos representantes que elijan los partidos para gobernarlo, ceteris paribus, irán progresivamente a peor:

Los denominadores comunes de la misma son la mediocridad y un relativismo tan profundo que hace que sus miembros sean perfectamente inmunes a cualquier discurso que no sea su propia letanía sectaria. Miedosos e insensatos a un tiempo, sectarios, incultos y por ello perfectamente inmunes a la autocrítica, son gente por talante mucho más cercana a los aparatchiks de los regímenes autoritarios o totalitarios que al político humanista de una sociedad abierta democrática. [..] Todo tiene explicación y antecedentes. Cuando el sectarismo ideológico, como embozo de la incapacidad intelectual, acaba primando de forma total sobre la profesionalidad, la autoestima, sobre la percepción de la dignidad personal o sobre la más evidente realidad, se impone de forma terrible lo que en el siglo XX se dio en llamar la “selección negativa”. Un elemento clave de la formación, definición y catadura de los partidos esclavos de sus estructuras y, especialmente, de los fascistas y comunistas. Hoy vemos esa selección negativa de forma abrumadora [..]

Pero lo que es absolutamente desolador es comprobar que la oposición (¿toda?) y los nacionalistas-onanistas están más preocupados de sus minúsculos privilegios que de encontrar una fórmula alternativa a esta España del siglo XXI que navega con rumbo firme y decidido hacia la nada,  príncipe, causa y cabeza de los males.

No quisiera, en fin, convertirme en una especie de disco rayado que no aporta otra cosa que la crítica por la crítica (aunque no me parece una aportación baladí, todo sea dicho), así que tal vez sea el tiempo de empezar a articular alternativas, planes de acción, hojas de ruta ¿?. En mi opinión es fundamental renunciar a la participación en las sucesivas elecciones, más allá del voto en blanco o el voto nulo (incluso el voto nulo con mensaje tipo «vuestra madre será una santa...», que, a qué negarlo, tiene un atractivo elocuente) hasta forzar una revisión del modelo; en mi opinión votar en blanco o nulo, es mostrar tu acuerdo con el sistema, si bien no con las alternativas. No es mi caso.
Una revisión que, por otra parte, no puede estar tan lejana en el tiempo por lo que un poco de pedagogía política y un mucho de debate, aunque sea para exóticos outsiders, afrancesados si se prefiere, es asunto ya urgente. Más que nada para que no nos vuelvan a pillar en bragas.

No es algo nuevo, claro, si bien, vistos los antecedentes, cualquier alternativa al oprobio de la mordaza practicada por los grandes medios de (in)comunicación en los últimos quince años. Digamos el mero hecho de debatirlo y hablarlo, por ahora en la red, podemos considerarlo una batalla ganada.
Mis inquietudes se encuentran cerca de movimientos como la Asociación Libre de Ciudadanos por la Democracia y el Movimiento de los Ciudadanos hacia la República Constitucional.

¿Tú tienes? Me encantaría escucharlas.

contra los molinos

Suena La Maza, de Silvio Rodríguez.

Si no ejerces tus derechos, los pierdes

Las diferencias formales entre los modelos anglosajón y latino de sociedad (las diferencias fundamentales son abismales)  siempre han llamado profundamente mi atención. Laura me hace llegar una muestra más de algo que es, no ya impensable por nuestros pagos, sino simplemente imposible:

Me refiero a un ciudadano informado, defendiendo unas opiniones  de manera ordenada y paciente en un programa de éxito y máxima audiencia: voy a un mitin del presidente armado porque estoy en mi derecho y la ley me ampara.

Por supuesto un coro de plañideras se ha llevado las manos a la cabeza y ha poblado medios y blogosfera con sus lágrimas de cocodrilo. Enfangando, mintiendo, confundiendo y aventando el miedo. La más eficaz de las armas, como ya dije, para pastorear el rebaño.

A pesar de los esfuerzos del entrevistador por hacer de William Kostric un nuevo Lee Harvey Oswald (son los daños colaterales del sistema anglosajón que, en cualquier caso, aquí nos aprestamos en su día a copiar para disponer hoy de una genuina versión castiza, ampliada y mejorada) lo máximo que pudo conseguir del entrevistado fueron  estas frases:

Clearly I’m not advocating violence, clearly no violence took place [..]. I’m advocating an informed society, armed society, polite society. A fire arm is a deffesinve tool[..].
If you don’t exercise your rights, you will lose them.

Claramente no estoy abongando por la violencia, claramente no hubo ningún acto violento [..] Estoy abogando por una sociedad informada, armada y educada. Un arma de fuego es una herramienta defensiva.
Si no ejerces tus derechos, acabarás perdiéndolos.

Mientras lo veía me ha dado en pensar en el lamentable espectáculo que la política patria está dando este verano y siempre. Con el consentimiento y, me atrevería a decir con el beneplácito,  de la sociedad. Me gustaría pensar que somos una sociedad con la suficiente masa crítica como para contraponer la fábula de Tomás de Iriarte

Sepa quien para el público trabaja,
que tal vez a la plebe culpa en vano,
pues si en dándola paja, come paja,
siempre que la dan grano, come grano.

a los notables por proféticos versos de Lope:

…porque, como las paga el vulgo, es justo
hablarle en necio para darle el gusto…

Pero la única realidad es que, en España, el derecho a la Información (veraz) fue un espejismo que duró lo que el Partido Socialista tardó en comprender y manejar a su antojo todo el poder heredado de la estructura  franquista del estado; los, ya de por sí mutilados, derechos políticos pactados entre el franquismo y una parte de la oposición son fagocitados por las estructuras de partido a la mínima ocasión; los derechos civiles, en fin, están permanentemente amenazados si no formas parte de alguna de las minorías bendecidas por la política de partidos. Los años del centro derecha poco o nada cambiaron el  camino liderado por el César Visionario, el Cojo Tartaja y su corte de los milagros.

En los últimos años el proceso de degradación del espectro informativo está siendo especialmente alarmante, a un lado y otro se arrojan toneladas de mierda sobre lo que, con mucha indulgencia, podríamos llamar debates. La cultura del fin a cualquier precio se convierte en la única escuela válida para hijos y padres mientras la oligocracia avanza imparable, gracias a las artes de unos y otros, hacia la tiranía del partido único.

William Kostric es la voz del pueblo: ejerce, defiende tus derechos o acabarás perdiéndolos.

Suena Some People Say, de Terrorvision.

Cualquier cortina de humo es bienvenida

Quizá no haga falta justificar por qué son noticia en España las decisiones que en materia de política internacional se toman en los Estados Unidos. Donde tal vez haya que poner más atención es en por qué lo son las consecuencias que esas decisiones provocan en la política interior del país norteamericano. La conclusión a la que llego es porque sirve para reforzar esa visión maniquea del mundo imprescindible para que la papeleta acabe entrando en la urna, o el clic acabe dirigiendo a los mismos sitios. Con la gran ventaja de que contribuye, de paso, a evitar engorrosas explicaciones y responsabilidades.

La semana pasada la Noticia en la sección Internacional de la inmensa mayoría de las versiones digitales de los medios tradicionales (creo que esto es importante porque suele obviarse en los análisis que siguen siendo ellos , los tradicionales, los creadores de noticias. El resto de medios -no digamos los blogs- son/somos meros replicantes de lo que aquellos publican) era que El Hombre del Saco (dependiendo del nivel de consideración que tengan para con sus lectores lo llaman CIA, Cheney o Bush) había ocultado al Congreso americano un plan para asesinar a terroristas de Al-Qaeda, contraviniendo una ley de 1976.  Lo que todas esas noticias ocultan es que fue bajo la Presidencia de Clinton cuando se violó esa ley por primera vez (por supuesto se ocultó durante casi cinco años hasta que poco después del 11-s interesaba más decir que Bin Laden, claro, había sido un objetivo de la lucha antiterrorista) y que, en todo caso, el propio director de la CIA, cuyas declaraciones a los  Comités de Inteligencia han levantado la noticia ,ha reconocido que dicho programa no está totalmente implementado. Pero, ¡para qué detenerse en detalles insignificantes!.

El fondo de la cuestión es que no hay nada nuevo bajo el sol. En EEUU se ha aireado la polémica porque el mito Obama se va desgastando a una velocidad inesperada (via Barcepundit).  En España porque cualquier cortina de humo siempre es bienvenida, llámese Bush, CR7 o Ryan.
Ninguno de los medios a que aludía al principio de esta entrada ha exigido responsabilidades al Ministro de Exteriores por decir abiertamente que España sólo se reúne con dictadores si es para hacer negocios, o simplemente por razones de afindad ideológica. Ninguno de los medios tradicionales exige responsabilidades a la Ministro-títere o al Ministro de Deportes  por entregar nuestro dinero a bancos y cajas para que continúen dando soporte a la oligocracia gobernante:

Lo que sabemos en estos momentos sobre el FROB es que tiene pinta de hurto legal. Zapatero y Mariano de la mano con la mayoría de banqueros han decidido gestionar en crisis para perpetuarla. El gobierno espera que las entidades crediticias no quiebren y que, si lo hacen, no se evidencie, de ahí el voto con el PP. El PP espera que sus amigos no sufran. El hecho de que esos amigotes sean unos ineptos, corruptos, inservibles y peligrosos ayudó al voto con el gobierno.
Marc Vidal

Y ante este panorama los replicantes nos limitamos a bendecir lo que nos echan. Dame pan y dime tonto.

Suena The Wall de Pink Floyd.

Página siguiente »