El Sueño Surrealista

Con un lápiz surrealista

… desde un Kush! un sillón a 30.000 metros para ver México Esquizofrénico:

Qué mañana más rara, especialmente la segunda parte que me ha parecido hasta surrealista, claro que quizá para las personas que han coincidido conmigo en esos momentos todo haya sido de lo más normal… ¡En fin!
• Ausencia de sensaciones autorreferenciales.
• Ausencia de ideas preocupantes.
• Estado de ánimo bajo.
• Medicación 12mg invega.

Sueños locos, quemados graciosos, poemas sinceros… deleitarse casualmente con sus frases. Vivir, vivir la vida con los cincos sentidos.

El test de la niña de las naranjas (awixumayita).

Ideales! Clases aplicadas, miradas parecidas, como una carta a un buzón.

Más raro que Russell. Más de vez que de en cuando, Murcia (nos) la pone tiesa.

La emboscada de Iván Humanes

16-julio-2010 · Imprimir este artículo

Por

El 8 de abril de 2004 mi admirado crítico Ricardo Senabre publicó una reseña sobre la novela La matarife en el invernadero de Fernando Arrabal en la que declaraba: “El despliegue imaginativo de Arrabal, las constantes incitaciones para leer el texto como una parábola alegórica de un mundo del que los personajes logran huir al final, hacen de La matarife en el invernadero una novela llena de registros diversos, atroz y humorística, tradicional y revulsiva…”

Idénticos atributos pueden concederse a La emboscada, novela inaugural de Iván Humanes. El autor nos sorprendió con diversas colaboraciones poéticas de alta calidad en distinguidas revistas, con la publicación de los libros La memoria del laberinto (2005), el ensayo Malditos. La biblioteca olvidada (2006) y 101 coños (2007). En la solapa del libro se nos anuncia la inminente aparición de su libro de relatos Los caníbales, que aguardamos con las orejas abiertas y la mente en postura crística tras las expectativas que nos ha descubierto la lectura de su primera incursión en la novela.

Desde luego el lector no puede esperar una narración convencional, paupérrima, con los patrones cansinos del realismo menos brillante y más explotado, ni la concesión a la linealidad y esquemas narrativos de los menos acertados best-sellers que pueblan las estanterías de muchas librerías.

La emboscada participa de la estructura fragmentaria, el uso de diferentes voces, la inclusión de reflexiones en apariencia colaterales a la trama principal, todas ellas características presentes en algunas de las mejores novelas de los últimos tres siglos (XIX, XX y XXI) y que, en los inicios del siglo XX, se relacionaban con la denominada novela “de vanguardia o modernista (en el sentido anglosajón)”. Así también abundan las referencias cinematográficas y del mundo del cómic (en el sentido pop del uso de la cultura de masas de La factoría de Warhol), así como el canibalismo estético (véanse las manifestaciones al respecto de Dalí, del concepto de apropiación del otro en ciertas culturas desde el punto de vista antropológico, la concepción metafísica del uso del canibalismo, etc), el humor negro…

Los cantos de Maldoror de Lautréamont, Nadja de André Breton, Carne de murciélago de Francisco Nieva, Niebla de Miguel de Unamuno, todos ellos los encontraba en diferentes momentos de la lectura… Los capítulos numerados que, en ocasiones, podrían ser intercambiables para crear una nueva estructura, nos traen a la memoria la Rayuela de Cortázar, El pasodoble del enigmático de Antonio Fernández Molina, pero, sobre todo, a Baal Babilonia y Como un paraíso de locos de Arrabal, esta segunda novela, por cierto, citada en las páginas de La emboscada.

Iván Humanes también recrea un ejercicio de metaliteratura, de amor a las letras, tanto por las referencias textuales acometidas, como por las reflexiones introducidas en torno a la función del creador, (“En todo caso no creo que uno comience a escribir porque quiera “ser otro”, la vida es continúo desorden, pág-113”), como por la inclusión de fragmentos de “Emboscadas”, la novela de asesinatos que la voz principal ha escrito y presentado a un concurso literario “siniestro”. En los capítulos de esta novela dentro de la novela se añaden referencias a psicópatas, ya sean auténticos, como el asesino del Zodíaco, o nacidos bajo el manto de la literatura y el cine, como Hannibal Lecter.

El espejo en el que se ha mirado Iván Humanes se encuentra disperso en los nombres y citas que, como añicos de un reflejo, el autor desparrama por las páginas: Antonio Beneyto, José María de Montells, Alfred Jarry, Kafka, Arrabal, Juan Eduardo Cirlot, Oswald de Andrade, Arthur Cravan…

Bajo la apariencia y los clichés de la “novela negra Iván Humanes describe una búsqueda interior, un viaje atroz a las profundidades del personaje de la novela y de su autor. La persecución del asesino del bosque supone un viaje iniciático por los procelosos mares del conocimiento y de la desambiguación del yo para que personaje y autor se descubran y renazcan (para lo que es imprescindible morir primero). (Lo mejor , desertar de esos terrenos sagrados. ¿En el bosque? Se trata de silencio. Encontrar silencio. Se trata del hecho de que no se oiga ni una sola palabra. Pág-85)

La novela no disimula una cierta dosis de crítica a la institución académica. Las escenas sobre el secuestro y la reeducación de un rector convencional, aliado con la burocracia e ignorante del profundo significado de la responsabilidad creativa, en mi humilde opinión, resultan encomiables y dignas de ser llevada a la práctica si queremos instituciones que fomenten “otros valores” en lugar de la acumulación de “materia productiva”. (El que fue rector de la Universidad y ahora es medio matemático, con un brazo de menos dado como precio por el conocimiento… Pág-147)

Como no podía ser de otra forma, la novela se encuentra salpicada de giros poéticos, de precisiones metafóricas, cuando no alegóricas (el bosque, el laberinto, etc), que acentúan la personalidad “hipersensible” del protagonista, desubicado en una sociedad que el autor nos plantea como inhabitable. (Tengo un animal mitad escritor, mitad perro. No lo heredé de nadie. Estaba yo a los pies de su trono cuando, vacilante, se acercó.Pág. 88)

Los personajes femeninos y el erotismo alcanzan esa ingravidez, esa deificación de lo femenino, al tiempo que engendro amenazante, propia de la literatura surrealista que, posteriormente, se propagó a las novelas de diversos autores como Ramón Gómez de la Serna, Samuel Ros, el propio Arrabal, o Antonio Beneyto (léase Tiempo de quimera, también citada en la novela).

En conclusión, una novela que al lector medio sorprenderá por su diferencia respecto a la convencional escritura que preside la mayoría de las publicaciones novelísticas en la actualidad. La emboscada sigue y persigue con total coherencia la estela “clásica” de autores tenidos en su momento por heterodoxos y padres de muchas de las novelas más interesantes que en el mundo han sido en los últimos 150 años. Y además magnífica a Ray Charles, lo que siempre viene bien.

La emboscada
Iván Humanes
inÉditor Grupo Towers SL,
A Coruña, 2010

Arrabal en la Complutense

17 de mayo – Paraninfo de la Facultad de Filología de la UCM

PROGRAMA

10.00 Apertura

Carlos Berzosa, Rector de la UCM
Cristina Santolaria, Subdirectora General de Teatro, INAEM (Ministerio de Cultura)
Damaso López García, Decano de Filología
Javier Huerta, Director del Instituto del Teatro de Madrid

10:30 El Teatro de Arrabal en España (Un videomontaje)

Javier Navarro de Zubillaga, Catedrático de la UCM
Julio Huélamo, Director del Centro de Documentación Teatral

11:30 Pausa

12:00 En torno a Arrabal

Manuel Álvarez Junco, Vicerretor de Cultura
María Jesús Valdés, Actriz
Juan Carlos Pérez de la Fuente, Director
Antonio Garrigues, Presidente de Garrigues
José Luis Gutiérrez, Periodista y Editor de la revista Leer

16:30 Cara a cara con Arrabal

Javier Esteban, escritor y Editor de la revista Generación.net, dialoga con FERNANDO ARRABAL

18:30 Guernica

Lectura dramatizada a cargo de Ignacio Amestoy, Dramaturgo, y Paloma Pedrero, Dramaturga.
Director: Hermes Damián

Organiza: Instituto del Teatro de Madrid

Cara a Cara con Fernando Arrabal

Amigos de las letras:

El lunes 17 la facultad de filología de la UCM, organiza un homenaje al genial escritor FERNANDO ARRABAL. En ese contexto os invito a que vengáis al espacio cara a cara, que presento a las 16.30, en el salón de actos de la Facultad.

Un diálogo sobre la incompletitud, el amor y los fractales.

Arrabal, además de ser el dramaturgo vivo más representado en el mundo, es un conversador genial.

Lunes 17, 16.30 horas en el paraninfo de Filología de la Universidad Complutense de Madrid

Un saludo

Javier Esteban
Editor de Generacion.net

La vida sexual de Catherine Millet

La vida sexual de Catherine Millet todavía no se había editado en España pero en Generación ya se había publicado un texto de Fernando Arrabal sobre el estrecho (y francés) “tohu-bohu” mediático… corría el primero del XXI (Noviembre 2000)…

FERNANDO ARRABAL

‘Tohu-bohu’:

Caos de ruido y furor en que se encontraba la tierra al principio de la creación según el Génesis. Pero según los ‘medios’ (¿más mediocres?) la publicación de “La vida sexual de Catherine M.” (Editions du Seuil, París) ha provocado otro ‘tohu-bohu’.

Catherine Millet, tan inteligente como discreta, es la meticulosa directora de la mejor revista de arte de hoy (art-presse); y su marido, Jacques Henric, es el famoso novelista. Nos reunimos a menudo en el C. Accatone o en el P. Pasolini e incluso viajamos a Budapest cuando, para celebrar la rebelión húngara, decidí serrar un tanque soviético. Gracias a un cuadro regalado por Andy Warhol se compraron una casa de campo. El best-seller y sus excrementos les permitirán alzar una torre de oro ¡para orar!

*

Anamnesis:

Leyenda fabricada por el paciente gracias a su propio pasado; aunque para los griegos la ‘anamnesia’ era la reminiscencia o el recuerdo. La liturgia sitúa la anamnesis inmediatamente después de la consagración.

Tras la publicación de “La vida sexual de Catherine M” los internautas me han escrito para anatematizar al libro o para glorificarlo. Lanzar un anatema es condenar sin remisión como en su día hicieron los concilios y glorificar es elogiar para que Dios sea alabado. ¡Con himnos y te-deum!

*

Bautizada:

Mujer a la cual le ha sido administrado el primero de los siete sacramentos. Gracias a él se le borra el pecado original y beneficia de la gracia divina. Hasta que se suprimió el bautismo por inmersión la neófita era introducida tres veces desnuda en el agua.

Catherine dice que fue bautizada por su familia católica; y que físicamente es “de estatura media, ágil y flexible de manera que el desconocido me puede manejar desnuda como quiere… Adoptando la posición de la odalisca ofrezco una mejor penetración y de un vistazo verifico que mi raja se presenta perfectamente despejada. En esta actitud no puedo intervenir, como el animal que finge ser un objeto sin vida… Luego, patas arriba, me identifico con la rana o el insecto pateando espatarrada… No me socava el pico del labriego salvaje sino que la tierra (‘¡blancas colinas, muslos blancos!’) tiembla para tragármelo”.tema63.2.jpg (29879 bytes)

*

Ejercicios:

Actos de piedad con el fin de movilizar el espíritu y conducirlo hacia Dios. Los de San Ignacio de Loyola se llaman precisamente ‘espirituales’. ‘Exercitus’ para los latinos equivalía a practicar atormentada o inquietamente.

Catherine dice que durante sus ejercicios masturbatorios “me froto uno contra otro los labios de la vulva sin solicitar directamente el clítoris… y sin meterme los dedos en el coño. Realizando el mismo ejercicio chupo las pollas, protegiendo la base del miembro y los cojones en el cuenco de mi mano como si hubiera recogido un lagarto o un pájaro.” ¡Y se quedan pajaritos!

*

Alfa y Omega:

Representan la totalidad. El ‘Señor Dios’ del Apocalipsis se designa a Sí mismo por la letra que va delante y la que va detrás en el alfabeto griego.

Catherine dice que, cual alfa y omega, “dos amigos me follaban al mismo tiempo por delante y por detrás. Pretendían que a través de mis entrañas sentían mutuamente sus pollas lo cual, según ellos, era tan excitante…”. Catherine nunca les creyó demasiado.

*

Flagelación:

Castigo que se inflinge como penitencia. Los flagelantes del siglo XVI formaban una cofradía que se azotaban especialmente el día de Viernes Santo.

Catherine dice que “en los sainetes exigidos por ciertos perversos nunca fui dominadora ni moral ni sexualmente. Nunca manejé la fusta”. Frustrando a los amateurs.

*

Sumisión:

Estricta observación y cumplimiento de la norma por los fieles sometidos voluntariamente a las reglas religiosas.

Catherine dice que es “dócil pero no por sumisión masoquista sino por indiferencia al uso que se hace de mi cuerpo”.

*

Ablución:

Acción destinada a purificar el espiritu lavándose. Persignarse con agua bendita es una ablución simbólica.

Catherine dice que “un hombre que permanecía de pie mientras yo le chupaba de rodillas, cuando su sexo llegaba a la máxima erección se retiraba. Manteniéndo el miembro con su mano a corta distancia de mi cara me orinaba sobre la boca abierta como si me administrara la comunión… No me parecía una situación humillante e incluso gozaba al sentirme rociada en el suelo con líquido tan asqueroso.”tema63.1.jpg (30121 bytes)

*

Escatología:

Futuro maravilloso. Postrimerías en las cuales el hombre alcanza la salvación. (…Pero también es el tratado relativo a los excrementos.)

Catherine dice que escatológicamente “le gustaba actúar como una perra en celo: nunca me asquearon los pliegues del ojo de un culo mientras los titilaba con la lengua. Me decía yo misma: ‘Pero huele a mierda… ¡qué bueno!’.”

*

Libertino:

A partir del siglo XVI designaba al individuo estigmatizado por no cumplir las normas de la doctrina religiosa. Calvino llamó con este nombre a sus adversarios ginebrinos. Pero el liberto o libertino comenzó siendo el esclavo emancipado.

Catherine dice que tuvo una tórrida relación con dos hermanos en compañía del tío libertino de ambos. “A veces un mismo hombre me llevaba a follar con sus amigos sin tramoya, ni preambulo, esta vez el tío libertino me preparaba antes de que sus dos sobrinos me bombardearan a gusto”.

*

Proselitismo:

Celo desplegado por los neo-conversos para compartir su fe. Para los griegos el ‘proselutos’ era el pagano convertido al monoteísmo.

Catherine dice que “nunca escondí ni la extensión ni el eclecticismo de mi vida sexual…. pero nunca practiqué el proselitismo y aún menos la provocación”.

*

Colecta:

Para el religioso no designa a la limosna sino a la plegaria que el fiel reza antes del rito.

Catherine dice que cada vez que “mis intereses profesionales han sido involucrados con mis relaciones sexuales se gratificaba de la misma manera a la crítica de arte y, cuando fue el caso, a la amante”.

*

Fornicación:

Acción de abovedar. ‘Fornix’ eran los hornos o las bóvedas bajo los que las prostitutas romanas ejercían su profesión. Los creyentes transformaron la palabra en ‘pecado de la carne’.

Catherine dice que “en el parking de la porte de Saint-Cloud de París me fornicaron empotrada contra la pared perpendicular … clavada por las pollas como una mariposa. Dos hombres me sostenían por encima de los brazos y las piernas mientras los otros se relevaban para fornicarme.”

*

Perfectos:

Adeptos de la herejia cátara que recibían la ‘consolatio’ (o ‘consolamentum’) por imposición de manos. Gracias a él recobraban el estado de pureza original.

Catherine dice que en sus concilios siempre la rodearon orgiásticos perfectos y nunca “tuve que sufrir por ningún gesto torpe o brutal. Los participantes de las bacanales siempre se comportaron correctamente conmigo”.

*

Coño:

El ‘connus’ es el sexo femenino. Esta palabra da origen a ‘conatus’ que es el esfuerzo religioso (¡entrelazado con el furor pululante!) para perpetuar la especie.

Catherine dice que tras muchas orgías y festines encontró un pintor “que se preocupó de que yo pudiera servirme mejor de mi coño”

*

Fatalidad:

Destino, suerte, sino o hado. Se les puede atribuir la fuerza necesaria para decidir el porvenir. El religioso sabe, por el contrario, que goza del libre albedrío, ¡gracias a Dios!

Catherine dice que asumía su vida sexual a pesar de que intervenía “la fatalidad de encuentros, el determinismo de una cadena en la cual el eslabón, un hombre, me ligaba a otro eslabón que a su vez se reunía con un tercero etc”.

*

Comunión de los Santos:

Artículo de fe que reconoce la unión de todos los creyentes en Dios. Implica que los méritos y oraciones de unos aprovechan a todos.

Catherine dice que participaba en bacanales en que podían citarse y comulgar pornográficamente “hasta ciento cincuenta personas … A una cuarta o quinta parte les magreaba la polla con mis manos, o introducía los falos en mi boca, o por el coño, o por el culo… El intercambio de besos o caricias con mujeres era secundario”.

*

Sexo:

Órgano corporal que conduce al mal y a su sinónimo el pecado. El justo le pide a Dios en sus plegarias: ‘Líbranos del mal’.

Catherine dice que en sus orgías multitudinarias se adaptaba a las epidermis, pelos, o musculaturas de cada sexo, pues cada uno le pedía gestos o maneras diferentes. “Me sumergía en el túnel del tren fantasma, ciega, por el gusto de ser magreada y penetrada al azar”.

*

Números:

Cuarto libro de la Biblia que recuerda la Ley y pone de manifiesto la simbología de los números . El dos no es la unidad pero tampoco alcanza aún la pluralidad.

Catherine dice que no puede estimar el número exacto de personas que ha chupado “con mi cabeza empotrada en el volante del coche… o aquellos a los que me dio tiempo de desnudarme en la cabina de su camión… pero no voy a pasar por alto los cuerpos sin cabeza que se relevaban detrás de la puerta del coche, meneando locamente sus pollas mientras que con la otra mano a través de la ventanilla me tocaban enérgicamente las tetas”.

*

Poseído:

Individuo con el diablo en el cuerpo y con su armonía tan perturbada o destruída que furiosamente sólo vive para hacer el mal.

Catherine dice que sólo puede “contabilizar” cuarenta y nueve hombres que la poseyeron y a los que puede atribuir un nombre o al menos una identidad. “Pero soy incapaz de cifrar a los que se confunden en el anonimato… El caos de uniones y coitos eran tales que si bien distinguía los cuerpos y sus atributos me era imposible reconocer a las personas…. En cada orgía me dejaba poseer por un número incalculable de manos y de pollas”.

*

Recogimiento:

Posición espiritual (palabra derivada de ‘recolligere’) gracias a la cual el individuo, entrando en sí mismo, realza su espíritu con la meditación o la oración.

Catherine dice que adoptaba la posición física, con recogimiento y sencillez, que permitía la intervención de varios participantes. “Acostada, mientras uno me follaba, una mano me frotaba la parte accesible del pubis y otra prefería tocarme los pezones. Mi placer brotaba de las caricias y en particular de las pollas que frotaban mis pechos con el capullo… y me gustaba meter un sexo dentro de mi boca y menearlo con mis labios mientras otro venía a reclamar su ración de placer en mi cuello”.

*

Escándalo:

Es el incidente que provoca a la conciencia de la mayoría. “Maldita sea la piedra de escándalo”. A ‘skandalon’, la trampa griega, los religiosos la transformaron en ‘la acción por la cual se cae en el pecado’.

Catherine dice que nunca se sintió ni provocadora ni escandalosa sino “como una araña en medio de su tela… con la cabeza a la altura de los genitales que se presentaban a mí, podía chupar mientras con mis brazos en los del sillón masturbaba dos sexos a la vez… al mismo tiempo que mis piernas, suficientemente aupadas, permitían que se pudiera proseguir en mi coño”.

*

Tibio:

Mortal que según el Apocalipsis ‘será vomitado de la boca’ porque, indiferente o pusilánime, no se muestra ni caliente ni frío.

Catherine dice que durante los bacanales en el Bosque de Bolonia de París “la población con la que tuve relación era aún más timida que yo”… ¡pero nunca se mostraron tibios!

*

Letanía:

Oración repetitiva consistente en breves invocaciones seguidas de una súplica cantada. ‘Litaneia’ era para los griegos una petición.

Catherine dice que puede enumerar las preguntas que se encandenaban en las letanías pornográficas: “¿De qué color era su prepucio desvirgado? ¿Moreno? ¿Rojo? ¿Le he masturbado el culo? ¿Con la lengua? ¿Con los dedos? ¿Cuántos dedos le he metido en el culo?”

*

Prudencia:

Virtud cardinal que permite distinguir el Bien del Mal y gracias a la cual podemos alejarnos del pecado.

Catherine dice que fue siempre de “una sinceridad prudente… siguiendo una dialéctica en tres términos: me protegía ante la nueva relación, avanzando enlazada a la comunidad de jodedores, así verificaba la pertenencia del recién venido a esta comunidad y al mismo tiempo atraía su curiosidad”.

*

Introito:

“Introitus” es la acción de entrar; designa el canto del comienzo que puede entonarse durante la procesión inicial.

Catherine no está de acuerdo con las mujeres que pretenden que el introito (o los preliminares) son los momentos más deliciosos de un ayuntamiento. “Siempre intenté abreviarlos, y precisaré que sólo me gustaron – sin hacerlos durar- en circunstancias excepcionales”.

*

Prójimo:

El ser humano más próximo y al que debemos amar como a nosotros mismos aunque no le conozcamos. Los latinos llamaban “propeanus” a lo más cercano.

Catherine dice que los hombres anónimos -sus prójimos- entraban en la camioneta uno tras otro para gozar con ella. “Yo estaba en cuclillas para chuparles o acostada de lado intentando presentar el culo de la mejor manera para facilitar la toma. Hubiera podido pasar toda la noche… pero aquellos prójimos cada vez estaban más excitados y se comportaban de forma más imprudente y además la camioneta podía bascular…

Catherine dice que prefería a las camionetas los camiones , semi-remolques o “trailers” pues están mejor adaptados y disponen de camarotes con literas. “Qué gozada sentirse impulsada por dos colosos -sus prójimos- que me colocaban en lo alto con gran delicadeza. Además, mientras uno de los chóferes follaba conmigo el otro miraba ajustando el retrovisor”.

*

Seductor:

Ser inmoral que conduce lejos del camino recto y arrastra al pecado. Los clásicos llamaban al diablo el Seductor . Para los latinos ‘se ducere’ significaba separar, atraer fuera.

Catherine dice que mientras cenaba con amigos de pronto Jacques Henric le “acarició la muñeca con el dorso de su índice… Este gesto fue tan inesperado, inhabitual y delicioso que… Seguí a Jacques a su “estudio”. Por la mañana me preguntó con quién me acostaba; respondi ‘con la mar de gente’. Y dijo ‘¡me cachis! estoy enamorándome de una chica que se acuesta con la mar de gente’.”

*

Marido:

Esposo o cónyuge que goza de todos los méritos y beneficios espirituales que le concede el sacramento del matrimonio.

Catherine dice que se siente “orgullosa cuando se me dice que nadie chupa una polla con su boca mejor que yo”. Pero quiere tanto a su marido, Jacques Henric, “que me pregunto inquieta si le he chupado bien la polla con mi coño”

*

Jaculatorias (del latín “ejaculare”):

Hay quien engaña diciendo la verdad.

*

El puritano americano dijo: “¿Puta o mujer liberada?…¡ To close to call!

*

Otro arrabalesco (¡y bilingüe!): “Jacques Henric est ‘L’angelus de Millet’. Angelus: ange élu”. ¡Su elegido ángel!

*

Otro arrabalesco: Catherine M. dice que aprueba a los que pretenden que “jode como respira”… en el sentido cabal. ¡Normal!

*

http://www.arrabal.org

Fernando Arrabal, por la Gracia de Dios

26-agosto-2000 · Imprimir este artículo

Por

arrabal1

P: ¿Es Dios un ludópata?

R: Se es ateo ¡por sorteo! Como me ha tocado vivir aquí y ahora observo que, hoy, para mi gremio, Dios existe aún menos que Pinocho. Los más juiciosos bromean y argumentan que el Supremo Hacedor creó al hombre entre dos partidas de ajedrez. Con una jaqueca tremenda. En cuanto a la vida… suponen que la ha programado un delfín en su ordenador cubierto de ceniza.

Personalmente rezo todas las mañanas. Borges en Tokyo me confesó que él (tan agnóstico como yo, ¡pobre de mí!) también lo hacía porque… “se lo prometí a mi madre”. Rezo con la esperanza de recuperar la fe que tuve a los diez y ocho años cuando, a punto de entrar en la Compañía de Jesús, una mañana se me apareció (o creí que se me apareció) la Virgen.

(Y mientras tanto, y a lo suyo, el creyente astigmático sodomiza en Ibiza a la miope atea para intercambiar puntos de vista, a lo bestia.)

P: ¿Cuál sería su definición de inmortalidad?

R: Futuro en busca de porvenir.

P: ¿Daría Ud. permiso para ser clonado en vida?

R: Antes del parto, después del parto, vivo o muerto, feto o cadáver se hace se hará o se hizo de mi cuerpo lo que está mandado que se haga: me vacuno cuando me lo exigen, lleno declaraciones cuando me lo piden y solicito documentos cuando me lo ordenan. No atravieso frontera alguna, ni llamo por teléfono una sola vez, ni compro un chupete, sin que quede en registros oficiales, segundo por segundo.

P: Esgrima por cortesía un argumento no teológico ni humanista contra la clonación

R: El físico termodinámico hostil a la investigación de hoy diría: “Es el resultado de una ciencia, como la mecánica cuántica, que viola la lógica”.

P: ¿Qué obra nos recomienda para conocer el origen del Universo?

R: Si el orgasmo se asemejara a la descripción que de él se da en ciertas novelas y ensayos de hoy, creo que recordaría al big-bang original.

P: ¿Cree Ud. que la inteligencia artificial podría desarrollar la conciencia y la voluntad de poder?

R: ¡Ojalá! Que los sometidos se rebelen al fin.

P: ¿Cree Ud. que la inteligencia artificial podría desarrollar la fe, la esperanza y la caridad?

R: “La fuerza bruta de la memoria” vence sistemáticamente a la “inteligencia artificial”… porque el ordenador no cree ni en Jehova ni en Cristo ni en Mahoma. Pero en presencia de tanta miseria espiritual las tres virtudes teologales ¿se nutren de fervor incluso en la pantalla?

P: La Utopía ¿está superada definitivamente?

R: Es uno de los monstruos más repugnantes y sanguinarios de siempre. Los griegos la llamaron “quimera”: era un pajarraco de mal agüero con pico de harpía y cola de víbora. Tras el paso (hoy como ayer) de este bicharraco solo queda miseria y campos de concentración.

(Para vivir a costa de los demás un simpático demagogo ha inventado una fabulosa utopía destinada a liberar a pobres probos y a parados pelados. Para poder verlos desde su lujosa mansión (donde vive rodeado de secretarias desnudas) sus ayos y lacayos le han confeccionado un teleobjetivo de larguísima distancia).

P: ¿Preferiría Ud. jugar su última partida de ajedrez con el artefacto más desarrollado o con un semidiós?

R: No me gusta quedarme a medias. Preferiría jugar con Dios ¡y ganarle! Para no llegar a este extremo irreverente Steinitz, campeón del mundo de 1886 a 1894, cuando jugaba contra El (en las aceras de Nueva York) le regalaba, por devoción, un caballo. Fischer, el campeón de hoy (desde el 1º de septiembre de 1972) reconoció que conseguiría hacer tablas con el Supremo Hacedor únicamente si tuviera la ventaja de jugar con blancas.

P: ¿Qué opina de la pareja Picasso Dalí?

R: Picasso, con razón, es el patrón cultural de España, como un Santiago bis. En la batalla de Clavijo el apóstol mostró su eficacia, en el seno del ejército cristiano, como el pintor mostró su disciplina durante los años del estalinismo. Gracias a su estricta militancia (al totalitario partido que controlaba en ese momento el arte) protegió su portentosa obra artística.

Dalí, por el contrario, se negó a enrolarse en aquella máquina implacable. Por ello sus vetadores le han calumniado y negado. A Dalí le interesaron las hipótesis científicas audaces y las especulaciones filosóficas sorprendentes más que la protección de su obra artística.

(¿Por qué el servilismo voluntario suscita tal plaga de plagios?).

P: ¿Con quién preferiría Ud. naufragar en una isla?

R: Con un ser de la inteligencia de la matemática Sophie Germain o de Sócrates, con la bondad de Buda o de Catalina de Siena y el encanto de Confucio o de la jovencísima Hildegard.

P: ¿Hay en estos momentos algún movimiento universal en las artes?

R: El de siempre: el que impone su orden conformista y diaboliza a rebeldes e insumisos.

(Me gustaría conocer la última previsión que escribirá el científico racional el día anterior al fin del mundo).

P: Háblenos del Movimiento Pánico…

R: En 1963 Jodorowsky, Topor y yo, tras tres años de asistencia casi diaria al grupo surrealista, creamos el “pánico”.

El “pánico” es la crítica de la razón pura, es la pan-dilla sin leyes y sin mando (cualquiera se puede decir miembro del grupo e incluso fundador de él), es la explosión de “pan” (todo), es el respeto irrespetuoso al dios Pan, es el himno al talento… loco, es el antimovimiento, es el rechazo a la “seriedad”, es el canto a la fatal ambigüedad, es la voluntad de aportar nociones que se creían despreciables al mundo de lo “grave” zapando al mismo tiempo los valores establecidos, es el arte de vivir (que tiene en cuenta la confusión y el azar), es el principio de indeterminación con la memoria por medio…

… y todo lo contrario.

P: ¿Conoce Ud. el teatro alternativo actual en España?

Lo leo como la obra alterativa de mis alter ego. Es el teatro de los herederos de Cervantes y de Valle-Inclán. Estoy convencido de que, contrariamente a ellos, se representarán sus obras. Y que van a alterar el orden cultural (¡que tan bien saben alternar!).

P: ¿Cuándo estrenará su próxima obra en España?

R: (Tras reir feliz, Arrabal responde) Como decíamos ayer… ¡inminentemente!