Shine a light

Ultimas dos entradas de la sesión de las 22:45 de los cines Princesa. Primera fila. Cinco metros hasta la pantalla. Eso es lo mas cerca que he estado de Mick Jagger en mi vida. Cinco metros.

Luces, cámara…y la lista de las canciones sin llegar. Marty se empieza a poner nervioso mientras los Stones saludan a toda la familia Clinton y sus invitados. Los raíles y las grúas de las cámaras inundan el Beacon Theater de Nueva York. No se debe molestar al público pero tampoco se puede perder un plano de Keith en uno de sus característicos riffs de guitarra. Nervios, prisas, focos que pueden hacer arder a Mick Jagger, la lista de canciones 3 minutos antes del comienzo y… ¡acción!

Trepidante arranque para una película más cercana al musical que al documental. Scorsese es fiel al tiempo real del concierto mientras cuela imágenes de archivo con cómicas entrevistas de los inicios de los Stones. “Llevamos dos años y estamos bien, creo que duraremos un año mas”. Así hablaba un jovencísimo Jagger en blanco y negro haciendo estallar las risas en el cine ante el último concierto de la banda, ya sexagenaria.
Cuarenta años después sus majestades satánicas siguen dando lo mejor de sí en los escenarios. Jagger sigue recorriendo el escenario de lado a lado con sus espasmódicos e insinuantes movimientos, mientras Keith mete su guitarra cuando le parece pero, en fin, es Keith Richards, tiene licencia para hacer lo que le de la gana.

Algunos temas secundarios son intercalados entre grandes éxitos mientras en la sala los espectadores siguen el ritmo con un movimiento inconsciente de pies. “Jumpin’ Jack Flash”, “Sympathy for the devil” o “Start me up” consiguen que algún espectador se arranque tímidamente con la letra.

Debemos destacar la fantástica colaboración del maestro Buddy Guy en el Champagne and Reffers, con sus potentes cuerdas vocales y su guitarra de lunares es, sin duda, uno de los mejores momentos musicales de la película. Sin embargo, el Loving Cup con Jack White deja cierta impasibilidad, y lo mismo podríamos decir de Christina Aguilera, cuya presencia no deja de sorprender aunque su actuación merece un aprobado, todo hay que decirlo.

Los desafortunados que nunca hayan visto a la banda en directo, como es mi caso, pasarán 2 horas y media de Rock y diversión lamentándose de no haber comprado una entrada para aquel concierto del calderón…

DURACIÓN: 122 minutos
AÑO: 2008
PAÍS: USA y Reino Unido
DIRECTOR: Martin Scorsese
GUIÓN: Martin Scorsese
MÚSICA: The Rolling Stones
FOTOGRAFÍA: Robert Richardson
REPARTO: Mick Jagger, Keith Richards, Ron Wood, Charlie Watts.

Comentarios

¿Quieres dejar un comentario?