Reflejada en el espejo

19-Mayo-2008 · Imprimir este artículo

Por Aires

Odiaba ese instante cotidiano, en el que tras la ducha deslizaba la toalla por su cuerpo, antes de dejarla caer al suelo, como si intentara un truco de prestidigitación que siempre le fallara. Aparecía, entonces, su cuerpo reflejado en el espejo, que ella contemplaba con ánimo quebrantado, similar al que debía experimentar la madrastra de Blancanieves cuando el “espejito mágico” menospreciaba su belleza. No recordaba cuánto tiempo hacía, en que se hizo consciente de que aquellas turgentes líneas que constituyeron su anatomía se habían sustituido por estas otras, caprichosas y, en ocasiones, vueltas sobre sí, disolviendo sinuosidades, perdiendo tersura y destruyendo sus elaboradas formas juveniles. Observaba sus pechos que, en otro tiempo constituían perfectas esferas y ahora, sin embargo, languidecían, como desplomándose, fruto del lacerante daño infligido, sobre ellos, por el filo afilado del tiempo. En tales circunstancias, le costaba sostener su ánimo para que no decayera mientras reprimía el fluir de saladas y angustiosas cataratas de sus párpados.

Pero aquel cúmulo de sensaciones derrotadas que ella presagiaba creciente, un día cambió. Un encuentro casual en un banco del parque, una conversación tejida con la excusa del frío, el calor de un café compartido y unos ojos, que tras mirarse, luego se fijaron en el otro… Muchas hojas del calendario fueron cayendo, mientras a ella, el tiempo se le pasaba en un suspiro y el entrelazamiento de sus dedos dio paso en un día, incapaz de olvidar, a la anhelante fusión de sus cuerpos.

Y sin apenas darse cuenta, ahora aquella manera de contemplarse en el espejo había cambiado, se sentía eufórica y atractiva. Era capaz de verse con la mirada del otro y percibir, al otro lado del cristal, su cuerpo, ahora entrañablemente, hermoso y seductor de pies a cabeza. Había conseguido el mismo efecto que una cirugía estética, pero sin necesidad de intervención, pero aquella metamorfosis más que por fuera había sido por dentro.

Comentarios

3 comentarios en el artículo “Reflejada en el espejo”

  1. ideas en 21-Mayo-2008 10:30 am

    Muy bueno! Cómo cambian las cosas cuando otros nos mira, con otros ojos, cuando la ilusión es el cristal de nuestras gafas y nos queremos un poquito más…

  2. pandora en 22-Mayo-2008 9:39 am

    Supongo que va a días, unos días te logras mirar con los ojos de aquellos que te quieren y el resultado es magnífico, pero hay otros…. que no y duelen.

    un beso, pandora.

  3. Beatriz en 6-Junio-2008 11:48 pm

    a veces nosotros mismos somos nuestros jueces mas severos….

¿Quieres dejar un comentario?