Primaveras en la red

Se llamó Primavera de las redes al conjunto de todos esos movimientos que desde la caída de Estrada a golpe de foros y sms’s en Filipinas al 13M, pusieron sobre la mesa el poder de Internet para crear consensos sociales disruptivos frente al mensaje mediático y político. El nombre es un homenaje a la Primavera de las Naciones de 1848, el primer movimiento nacionalista liberal que sacudió Europa de forma prácticamente simultánea y generalizada. El ancestro directo de lo que está ocurriendo ahora en Tíbet.

No han faltado reflejos en la blogsfera frente a la emergencia de este movimiento, por cierto. Desde los periodistas con blog que parecen centrar todo el problema en la entrada o no de relatores extranjeros a los simpatizantes del Dalai Lama (seguramente el dictador derrocado más prestigioso del mundo), pasando por los que se preguntan si deben boicotearse o no las olimpiadas de París. Un debate especialmente vivo en los blogs de lengua francesa, pero que también ha sido tratado en algunos de lengua española

Más allá de las distintas posiciones, metáforas y sueños sobre el futuro de Tíbet, la cuestión abierta desde el punto de vista de la red, es otra y ya había sido planteada por las movilizaciones contra la dictadura birmana. ¿Qué sentido tiene el ciberactivismo desde fuera? Porque si internet articula y genera un espacio deliberativo como nunca había articulado la prensa, el ciberactivismo consiste precisamente en transformar esa reflexión social en movilización política en la calle. ¿Pero de que calles estamos hablando? ¿Las de Lhasa o las de Berlín?

Y la realidad más allá de que Internet en toda China (incluido Tíbet, una de las regiones de mayor conectividad) es un espacio controlado y vigilado, es que no existe casi permeabilidad entre las redes lingüísticas que se supone hacen una única gran red global. O si la hay es asimétrica: del mundo anglófono hacia el resto (excepto, tal vez, China y el mundo árabe), pero ni siquiera entre los debates que se realizan en portugués y los que lo hacen en francés, mucho menos de los debates que viven en chino o tibetano al resto del mundo y menos aún de estos a lo que se discuta en español, catalán o portugués… por mucho que se abriera la vigilancia gubernamental en aquel país.

Queda sí, hacer activismo para realizar manifestaciones de apoyo… cuya existencia dudosamente llegarán a conocer los tibetanos… a no ser que presionen suficientemente a los gobiernos como para conseguir un boicot generalizado a los juegos.

El rival terrible aquí no es ya el totalitarismo del régimen chino, ni siquiera la teocracia autocrática soñada por los partidarios del Dalai Lama en India… sino la religión olímpica y sus poderosos sacerdotes mediáticos. Así que por una vez, me permitirán ser pesimista

Comentarios

1 comentario en el artículo “Primaveras en la red”

  1. » La libertad en tiempos del capitalismo autoritario deUgarte.com en 9-Mayo-2008 5:51 pm

    [...] Hoy Vietnam y China lideran las tasas de crecimiento mientras el mundo mima a una China que se prepara para albergar unos Juegos Ol

¿Quieres dejar un comentario?