Pop in Arganda

Este último fin de semana estuve entre bambalinas en el acontecimiento musical del verano en España -Manolo Escobar al margen -, el Rock in Rio de Arganda del Rey.

No soy yo ave de festival, de hecho este ha sido el primero, así que no tengo un patrón con el que hacer las odiosas pero imprescindibles comparaciones. Sin embargo sí les diré que es la mayor engañifa a la que he asistido en mucho tiempo -sistema democrático y garantista de este país al margen -. El acontecimiento es una máquina perfecta de sacar dinero a los ingenuos asistentes, o a los pusilánimes papás que no pueden traumatizar a los hijos diciendo que si quieren tener una crisis de ansiedad escuchando a Tokio Hotel que ya les compran el CD - SGAE ;) - y el ipod pero que se quedan en casa.

La fórmula, a primera vista, parece infalible: se escoge un secanal bien grande cerca de una gran ciudad, lo cual no es media hora, son 40 kms en los que se incluye salir de la gran ciudad y acceder a un lugar al que se dirigen miles de coches a la vez - del que luego hay que salir -; se obliga a aparcar a 500m - como mínimo - cobrando 20 euritos por dejar el coche en un descampado al solano; se invita a la gente a entrar -80 € por día- en una explanada vallada, decorada por/para consumidores de M de la que ya no se puede salir; se les impide entrar líquidos o comida de cualquier tipo echándo la culpa a Bush y su guerra contra el terrorismo; y se cobran 2 € por medio litro de agua y 4 € por algo antes conocido como pan y una salchicha.

Supongo que sólo con esto varios miles estarían deseando asistir pero para convertirlos en cientos de miles hay que conseguir que se autoengañen y acudan confiados, no sólo en que van a vivir una experiencia única en su especie -para qué calentarse mucho la cabeza -, sino que ¡van a ayudar a los más desfavorecidos!, para lo cual tampoco hay que pensar mucho: un poco de paz por aquí y allá, un poco de desarrollo sostenible, cambio climático, en fin lo típico, y un slogan con gancho .

Para la promoción basta enseñar la pasta para que Matías Prats te incluya cinco minutos en su publireportaje de las tres y la siempre liberal Aguirre te ceda esos aviones tan chulos de nuestra nueva ONG, aunque G , que echan chorros de colores.

Sí, dicen que el concierto de Neil Young no estuvo mal, de hecho A3 Noticias dijo que fue un concierto épico (o legendario, o dantesco, ¿qué más da ?); y sí, el Canto del Loco no defraudó a nadie: canciones de amor, de rock (primero de amor, vale?); un que le den por culo a los alemanes y besos para las mamás, las titas, las primas y las abuelas.

Ahora bien, si el Rock in Rio se lleva la palma es porque ha metido en el mismo llano sin sombra a mamás y papás con los niños de otros, a jóvenes pueblerinos que por fin se pueden permitir entrar en el sistema y a flipaos puestos hasta el culo en éxtasis electrónico.

No malinterpreten este elogio a la organización, te estoy criticando a tí, si has ido, me estoy criticando a mi, que he ido.

Suena I faught the law de los Clash.

Comentarios

3 comentarios en el artículo “Pop in Arganda”

  1. Manu en 13-Julio-2008 11:34 pm

    Me ha hecho gracia ese pseudodiscurso de progresía envasada al vacío con el que han intentado envolver a lo que no fue más que un parque temático musical.

  2. Armando en 15-Julio-2008 11:38 am

    Exacto, un parque temático musical, pero de esos en los que te agasajan antes de entrar y, una vez dentro, pareciera como si hubiera que darles las gracias por dejarte vivir.

  3. Ian Curtis en 16-Julio-2008 9:45 am

    Jaja, muy bueno el artículo. La verdad es que es la vergüenza de los festivales españoles. En los otros también intentan sacarte las perras compulsivamente, pero no son tan descarados y tienen un cartel menos comercial y/o glorias pasadas. Yo cuando veía los publirreportajes de la preparación de la “Ciudad del Rock” (?) en TVE y me contaban que estaban instalando no sé cuantas mil tiendas y no sé qué más, me decía: eso es un festival de rock?

    (dejando aparte lo del nombre: se llama Rock in Rio porque era un festival de rock en Rio de Janeiro; me dirán qué tiene que ver con lo de ahora)

¿Quieres dejar un comentario?