Otoño

Otoño es la última obra de la tetralogía Cuatro Estaciones, de Julio Escalada. Se trata de una gran obra de teatro en un pequeño formato. Una obra de las que deja poso.

Junto a un lenguaje sencillo, breve, esqueleto de lo imprescindible en los diálogos, se han depositado collares de flores poéticas, joyas descriptivas: las acotaciones que abren, y a veces cierran, las escenas.

Se trata de textos de apenas cinco o seis líneas, pero capaces de tocar la belleza, de ser belleza elegante y bucólica como las estampas japonesas de días lluviosos. También como estas estampas, bidimensionales, en ningún momento hay más de dos personajes en escena, y el texto se desarrolla sobre sus diálogos casi siempre duros.

La obra nos habla de la eterna búsqueda, insatisfecha, de la ansiedad que genera un vacío dentro de nosotros mismos, una sima sin fondo que puede arrastrarnos hacia la nada con su fuerza centrífuga de agujero negro. El “llegar a ser” sin saber el qué. El llegar más allá, sin saber adónde. El conseguir algo más cuando ya se posee la esencia. Se nos habla de abandonar lo alcanzado sin un objetivo, sin un norte, por una ambición inconcreta o un capricho inconsciente… pues nada espera nuestro retorno y la lamentación no nos devuelve lo perdido, lo que dejamos atrás a cambio de nieblas y cascarones huecos de promesas sin pronunciar.

Texto triste y hermoso al que acompañan interesantes artículos sobre Calderón, Lauro Olmo…, firmados por autores diferentes.

OTOÑO
Julio Escalada
Nº 18 Acotaciones. RESAD

Comentarios

1 comentario en el artículo “Otoño”

  1. Julio Escalada en 21-Agosto-2008 6:24 pm

    Hasta hoy no lo había leído.
    Gracias
    Escalada

¿Quieres dejar un comentario?