Lo que no tiene morbo es un estorbo. Psýchótica + Mae Kutz

10-Noviembre-2009 · Imprimir este artículo

Por María Velasco

10 P.M. Sala La Boite. Concierto de Psyichotica /Teloneros Mae Kurtz.

La historia de Psyichotica es digna del Hollywood clásico: un mendigo convertido en príncipe de la noche, un andrógino que ha encontrado su otra mitad. Mae Kurtz consigue burlar los problemas acústicos de la sala -por momentos, parece que la cantante se enrolla con el micrófono-, son ruidistas y armoniosos a un tiempo; luego, Psyichotica hace su aparición estelar. Manguitos de piel, un crucifijo de plata, polisón estampado con calaveras, cintos de tachuelas, un “preservativo” de piel cubriendo los genitales, y pantalones ultra ceñidos que dejan ver, con mucha generosidad, lo que popularmente se conoce como “hucha”. Nada es sugerido. Todo es mostrado.

La indumentaria es un profiláctico que nos ayuda a relacionarnos en sociedad. No sólo en este mundo de garitos de ambiente, bohemios y musiquitos, sino en el mundo mundial. Todos, a nuestra manera, luchamos contra ese uniforme que es el desnudo. Porque, al fin y al cabo, desnudos somos todos bastante parecidos: una foto de Playboy no dista tanto de una radiografía de mi madre.

Todos los movimientos totalitarios se han apoyado en un uniforme y la globalización también tiene el suyo. Los realities con aspecto de academia no paran de escupir seudoartistas como el mismo aspecto, fotocopias. ¿Por qué las presentadoras de los informativos parecen, todas, la misma persona? Esto recuerda al proyecto Lebensborn, “la perversión nazi de crear al ario perfecto” y de abolir para siempre las narices grandes.

El concepto de tribu urbana ha sido frecuentemente asociado a los efluvios de la adolescencia, la falta de personalidad, la necesidad de imbricarse con el grupo. Considerada, a veces, movimiento identitario, hoy cumple otro cometido: ser la excepción que confirma la regla, la regla global. Raramente consideramos dentro del neotribalismo las mechas rubias, los pendientes de perla y el bronceado de solárium; sin embargo he aquí una tribu, peligrosa, en tanto que caníbal (fagocita sin piedad esa parte subjetiva del atuendo que lo convierte en lenguaje). Esta tribu es la que se mofa a risotadas de la foto en la que las hijas de Zapatero, con una vestimenta menos gótica que romántica, posan junto a Obama. La misma tribu que lubrica porque una invitada no lleva el largo adecuado a una boda de tarde.

Personajes como Psyichotica viven el atuendo desde el pensamiento mágico. De ahí, que después de una breve pausa, nos sorprenda con un sari brillante, casi porno. Una novia hindú profana. Me suscribo a la frase de que “lo que no tiene morbo es un estorbo”. Mae Kurtz y Psyichotica lo tienen. Se diría que les sobra. Pero aparte poseen talento, voces seductoras, una visión personal de la música y, en el caso de Psyichotica, un sentido único de la puesta en escena. Todo esto para decir, que “el hábito no hace al monje”, aunque un poco sí; y que “la mona aunque se vista de seda, mona se queda”.

Comentarios

2 comentarios en el artículo “Lo que no tiene morbo es un estorbo. Psýchótica + Mae Kutz”

  1. Bowie en 10-Noviembre-2009 1:06 pm

    Os sorprende un tipo mezcla de HIM y Manson? Os parece erudicien filosófica hablar de morbo cuando lo que ocurre es que no sabéis que es vanguardia cultural? Esto ya está pasadísmo y no hay por donde pillar el artículo. Parece el hijo abortado de Bowie, por favor, y encima le veis la perspectiva socioantropologicultitonti. No tenéis vergüenza.

  2. Rocky en 11-Noviembre-2009 2:55 am

    ¿mezcla de qué? ya les gustaría a los patatas de him y manson haber grabado las canciones que ha grabado este señor, y de pasadísimo, nada de nada, sus canciones y sus discos siguen tan frescos como el primer día. esto es underground, caballero, y además L-E-G-E-N-D-A-R-I-O.
    que el artículo sea un sinsentido, eso es otra cosa.

¿Quieres dejar un comentario?