La estrategia del terror para torcer la voluntad popular

¿ETA volverá a atentar? No lo sabemos. Pero lo que sí está probado es lo siguiente:

a) Desde siempre ha querido torcer el rumbo de las elecciones generales cuando considera que sus resultados pueden ser negativos para su estrategia de independentismo basada en el terror.
b) Los antecedentes indicarían que lo va a volver a intentar. Sea en forma del atentado clásico (bomba, tiro en la nuca, etc.), sea en forma de una tregua trampa seguida de alguna declaración de alto el fuego que “negociará” con el partido que va a perdiendo las elecciones y que ellos consideren menos peligrosos para su estrategia.

Los hechos que siguen estuvieron destinados a torcer el rumbo de la soberanía popular:

-El atentado seguido de muerte del Almirante Carrero Blanco quince minutos antes del inicio del juicio contra diez miembros del entonces sindicato clandestino Comisiones Obreras. Según sus propias conclusiones ETA perseguía influir en las divisiones entonces existentes en el seno del régimen franquista entre los «aperturistas» y los «puristas». Según el Comando Txikia que ejecutó el magnicidio, Carrero Blanco era «una pieza fundamental» e «insustituible» del régimen y representaba al «franquismo puro». La muerte de Carrero Blanco cambió el rumbo de la Transición. Colocaron cerca de 100 kilogramos de Goma-2 (el mismo explosivo que aún no pudo determinarse -por manipulación culposa o dolosa- si se usó en los atentados del 11M).

-El 19 de abril de 1995, el futuro presidente de gobierno Aznar es objetivo de muerte en un atentado del que salió ileso gracias al blindaje del vehículo.

Ese atentado fallido tendía a evitar lo que luego ocurrió (y que no hubiera ocurrido si el atentado tenía éxito, que no lo tuvo milagrosamente): que Aznar fuera presidente de gobierno desde 1996 a 2004. Y que persiguiera tenazmente a la banda terrorista.

-Y así llegamos al 11 M. Una semana antes de los atentados del 11-M los sondeos daban al PP una ventaja de cuatro puntos en las elecciones, aunque se daba por poco probable que repitiera su mayoría absoluta de 2000, en donde consiguió 183 escaños.

Poco antes de las elecciones y del atentado hubo:

a) el pacto de gobierno tripartito en Cataluña, y

b) una reunión entre Josep-Lluís Carod-Rovira y dirigentes de ETA

La sombra de los atentados estuvo presente y fue un factor relevante para obtener los votos de los indecisos o abstencionistas; un elevado porcentaje de encuestados se declaraban “indecisos” (en torno al 40%). En las sedes del PP, la noche previa a las elecciones, se concentraron miles de personas para mostrar su descontento con la política informativa del Ministerio del Interior sobre la autoría de los atentados, en el que el ministerio apuntaba como principal sospechosa a ETA, a pesar de que había otra línea de investigación abierta que cobraba más fuerza apuntando al terrorismo islámico.

Que ETA participó en este atentado criminal como autor, partícipe primario o secundario (para ejemplificar con la terminología del Derecho Penal) está en investigación y más temprano que tarde la verdad se conocerá. Si no como autor directo (colocar las bombas, etc.), podría haber sido partícipe primario (facilitar el explosivo a los terroristas, manipularlos, etc.). Y si no se prueba ninguno de los dos extremos quedará la posibilidad del partícipe secundario (asesoramiento, instrucción militar, etc.).

Por eso creo que, ante las pruebas directas y/o los antecedentes indiciarios severos y concordantes, hay que estar preparados para estas posibilidades que tenderán a torcer, un vez más, el resultado de las elecciones: O el atentado al/los candidato/s (acción –afortunadamente- casi descartable por su poco efecto actual) o la puesta en escena de un pacto (simulado) de dejar las armas, etc. que le permita al partido de gobierno –poco antes de las elecciones generales o adelantadas- capitalizar este “éxito” largamente esperado por la población.

No conozco de ningún pueblo que haya alcanzado su liberación sin que unos arreen y otros discutan. Unos sacuden el árbol, pero sin romperlo, para que caigan las nueces, y otros las recogen para repartirlas. (Xavier Arzalluz ex presidente del PNV)

Norberto Zingoni, abogado, ex-juez

Comentarios

¿Quieres dejar un comentario?