Juan Larrea. Poesía y revelación.


Con estudio introductorio, selección y prólogo de Gabriele Morelli la colección Obra Fundamental, auspiciada por la Fundación Banco Santander, presenta una selección de la obra poética y ensayística de Juan Larrea.

En primer lugar queremos resaltar la importancia de esta colección que sitúa en su justo lugar a un grupo de autores españoles de primer: Samuel Ros, Silverio Lanza, Benjamín Jarnés, Mauricio Bacarisse, Giménez Caballero, Antonio Espina, José Bergamín… Todos ellos citados en manuales y en clases de literatura pero, salvo excepciones, no siempre tan reeditados como se merecen. Entre los aciertos de la colección se cuenta la recuperación de auténticas joyas literarias arrinconadas.

A Juan Larrea lo conocíamos como un poeta contemporánea de la generación del 27 con un grupo de rendidos seguidores. En las antologías que hemos seleccionado siempre lo hemos tenido presente y su obra poética, en concreto, el libro que alberga toda su producción poética Versión Celeste se encuentra también publicada en la colección Clásicos Castellanos de la editorial Castalia Entre los valedores de Larrea se encontraron Gerardo Diego, que siempre procuró publicarle, Luis Felipe Vivanco, Vicente Huidobro… Incluso Rafael Alberti, en los años veinte, aseguró que sólo le interesaba Larrea.. Nuestro poeta se distinguió, además de por su talento y otras cosas, por su modestia, por su falta de interés en publicar, por escribir sus poemas en francés, a partir de los años veinte, cuando se instaló en Francia, etc.

En Poesía y revelación se recogen además textos de Orbe, una obra cumbre de la poesía y de la poética, a nuestro entender, junto a fragmentos de tres ensayos: Rendición de espíritu, El surrealismo entre viejo y nuevo mundo y La espada de la paloma.

Este último es el que más puede sorprender al lector y, tal vez, el menos conocido, sin embargo presenta algunas tesis sobre el Evangelio y la figura de Cristo que, en el mundo actual plagado de controversias sobre estas cuestiones, podría resultar especialmente atractivo. Juan Larrea parte de la epístola a los Corintios de Clemente Romano, aproximadamente redactada en la última década del siglo I. Siguiendo el Evangelio de San Juan y El Apocalipsis, dando muestras de pericia y de un estudio profundo del tema, Larrea dibuja la tesis de una escuela cristiana oriental en oposición al cristianismo de Roma. Según el autor, el Cuarto Evangelio y El Apocalipsis se redactan en oposición a la mencionada iglesia romana y encierran, a su entender, claros mensajes sobre el tergiversado del cristianismo heredado por San Pedro, al que llega a identificar con el auténtico “traidor” del maestro. Hasta el punto de establecer que la Roma del Apocalipsis no sólo hace referencia al Imperio, sino también el cristianismo que allí se practíca.

Citaremos unos breves pasaje: “”…para Juan la actitud de Clemente-Pedro era anticristiana, homicida, y tenía las manos, por lo menos simbólicamente, manchadas de sangre de Caín y los príncipes de Sodoma de Isaías (…) No sólo haría Pedro-Roma causa común con los carniceros del mundo , sino que hasta llegaría a alardear de su matonismo religioso”.

En definitiva, tanto por la poesía, como los ensayos de tipo literario y, en este último caso, religioso, resulta muy recomendable la vuelta a Juan Larrea, ultraísta, creacionista, surrealista y, sobre todas las cosas, poeta, es decir, hacedor y pensador.


Juan Larrea. Poesía y revelación. Colección Obra Fundamental, Fundación Banco Santander, Madrid, 2009.

Comentarios

¿Quieres dejar un comentario?