Internet

31-julio-2010 · Imprimir este artículo

Por

La televisión moldeaba a la opinión pública con el barro extraído en la charca del poder. Internet agitó los espacios. Unos locos se asomaban a los bordes de la autopista. Los dominios de la tele de nuestros abuelos y los medios de casta. Familias, corporaciones no acostumbradas al baile del mercado libre. Lo suyo era el oligopolio, coto cerrado, fiesta en la finca.

Internet ha venido para revolucionar el patio. En los estertores del viejo régimen, la autopista ha saltado por los aires. Internet es mucho más potente que la imprenta, la radio o la televisión, porque permite una comunicación de tipo transversal y una mejor explotación de la memoria colectiva (Pierre Lévy)

El rechazo a la forma/Estado y al capital corporativo en tanto que capturas del espacio común y la singularidad conforman la verdad libertaria de Internet y el motivo de la preocupación aristocrática. El viejo régimen de los paquidermos de la prensa, complemento necesario del abuso del poder, se hunde en un erial de ausencia ética. Como dice Julian Assange, fundador de WikiLeaks, los periodistas son parte del problema.

El periodismo ciudadano es el hijo maduro del noble periodismo que había quedado sepultado bajo una montaña de formularios F-4.

Montanelli, hoy, sería un bloguero.

Foto | Tomás Fano

Comentarios

¿Quieres dejar un comentario?