Gumersindo Lafuente

9-Noviembre-2009 · Imprimir este artículo

Por David Ballota

Gumersindo Lafuente o mejor dicho “Sindo”, que es como le conocen en la red hasta muchos de los que no le conocen, es un madrileño que estudió en la Universidad Complutense. De allí salía un periodista inquieto que años después haría líder mundial de la información en castellano a la versión digital del diario El Mundo, y que ha conocido también la redacción de El País. Más tarde apostó por una “tercera vía” para la gente que buscaba nuevas referencias en la red y las encontraba en los blogs. Aquello era otra cosa. Era Soitu. Hace escasos días nos despertamos con una mala noticia. Soitu echaba la persiana al perder a su principal inversor, el BBVA. Un duro golpe para sus lectores que alcanzaban el millón. Pero Gumersindo Lafuente no tira la toalla. La aventura del periodismo digital no puede escribirse sin su principal protagonista. Hay algo de Quijote en su perfil…

Has venido a decir que el vendaval de la crisis y la “comprensible impaciencia” de vuestro socio de referencia, el BBVA, son las principales causas del cierre de Soitu. ¿Descartas cualquier tipo de presión por parte de otros medios al BBVA?

Desconozco absolutamente que se hayan producido ese tipo de presiones. Nuestra obligación era hacernos un hueco en el mercado, ir poco a poco creando una marca nueva, dotándola de los atributos de calidad, utilidad, innovación e independencia que nos parecían adecuados. Lógicamente, aunque éramos distintos, competíamos en el mismo mercado que el resto de los medios, en ese aspecto creo que la presión era la lógica. No se puede olvidar lo complejo que es crear marcas nuevas y lograr ritos de consulta desde cero, sin campañas de publicidad, sin el apoyo mediático de un grupo… por eso pienso que lo conseguido, aunque insuficiente, no ha sido poco.

Soitu cierra pero perviven medios digitales de fuerte sesgo ideológico y muy centrados en la actualidad política. Imagino que has reflexionado sobre ello…

No es una novedad, éramos muy conscientes antes de empezar de que eso podía suceder, pero nuestra inquietud profesional no era sobrevivir a cualquier precio, era construir un medio con unas características concretas. Lo anunciamos en nuestro nacimiento, no queríamos ser el megáfono de los poderes políticos o económicos, queríamos intentar ser independientes y hacer periodismo de calidad en conversación con los lectores y creando tecnología. Y eso no quiere decir que no tuviésemos pasiones… apostamos por muchos enfoques, por muchos temas que nos parecía que merecían la pena, pero no desde una posición doctrinaria o partidista.

Soitu desarrollaba su propia tecnología. Su redacción era un vivero del que salían nuevas herramientas para enriquecer y potenciar la industria de la comunicación en el campo digital. Soitu, además, compartía esas herramientas, liberándolas, para que cualquier usuario de internet pudiese utilizarlas. Además de un periódico digital, ¿qué era Soitu?

Una factoría de tecnología de la información. El proyecto estaba concebido así desde sus orígenes, queríamos indagar en ese mundo en el que las grandes empresas prefieren externalizarlo todo. Pensábamos (y lo seguimos pensando) que en un mercado tan inmaduro el control de la tecnología da ventajas competitivas y al final ahorra costes.

Precisamente de esa “factoría de tecnología de la información” ha surgido utoi, explícanos brevemente lo que es utoi y si el proyecto sigue adelante.

Utoi es nuestra manera de ver las redes sociales y los micro blogs diseñado para un uso periodístico. Es la construcción de una herramienta que permite a los periodistas entrar en contacto y conversación con los lectores interesados en asuntos concretos. Y muchas más cosas que poco a poco irían naciendo. Hoy no sé qué pasará con utoi.es

¿Contemplas como posible el éxito de un “periodismo ciudadano” sin periodistas?

Nunca me han gustado demasiado ese tipo de etiquetas, son simplificadoras y generan polémicas improductivas. Creo que , nos guste mucho o poco a los periodistas profesionales, los individuos, lectores o ciudadanos, gracias a la tecnología ocupan ahora espacios que antes estaban reservados únicamente a medios y periodistas. Y en ese sentido lo que siempre digo es que los profesionales no podemos ignorar este nuevo escenario y, además, estamos obligados a aprovecharlo en nuestro trabajo.

Se ha hablado de una nueva ruptura en la evolución de los medios digitales que no consiguen entender que el usuario prefiere las redes sociales y los blogs. ¿Qué opinas?

Que tampoco estoy de acuerdo con que eso que dices sea cierto y tan sencillo. Todo es mucho más diverso y complejo. Los usuarios dependiendo de los momentos y los temas pueden buscar certezas e interpretación rápida o pueden preferir conversación y de alguna manera coparticipar en la creación del mensaje. Y son los mismas personas. Afortunadamente la Red nos deja espacio para todo.

Se acerca el final del periodismo gratuito en la red, ¿nos van a cobrar por el acceso a los medios digitales?

No lo creo así. Otra cosa es que por determinados contenidos de alto valor añadido o empaquetados de determinada forma se pueda empezar a cobrar. La industria de los medios ha perdido el poder de decisión sobre ese tema, no puede ponerse a cobrar de la noche a la mañana por algo que antes daba gratis, ya se intentó y fue un fracaso. Hay que hacer otras reflexiones un poco más elaboradas. Les aseguro que si los empresarios de Prensa estuviesen convencidos de que pueden cobrar lo habrían hecho ya. Pero de alguna manera saben que otros darán la utilidad informativa y que perderán a la mayoría de sus lectores.

Ya hay expectación sobre lo que puede hacer la gente de Soitu. Pensando precisamente en el futuro, ¿qué has aprendido de la experiencia Soitu y en concreto de la decisión de vuestros socios?

A mirar las cosas desde otra perspectiva, más humilde y realista. A sumergirme en la Red, como uno más. A relativizar muchas cosas que antes me tensaban y me impedían pensar con suficiente claridad.

¿Al final no se está generando una “aristocracia” de internet, cerrada en si mismo, que confunde su mundo con la realidad democrática y popular de la red?

Puede que exista esa aristocracia, pero a mí ese mundo no me interesa demasiado. Nosotros hemos tratado de dirigirnos a la gente normal, que le gusta estar informado y que navega por la Red.

Hay un tema delicado que es el de la publicidad institucional. Parece que se reparte más en función de afinidades que de la audiencia y criterios profesionales. A algunos le llega a cuentagotas pero a otros, audiencias al margen, les sirve de flotador para torear la crisis e incluso para lanzar nuevos medios. ¿Qué opinas?

Que se reparte de manera dudosa. Nosotros no hemos tenido publicidad de ese tipo, tampoco la hemos mendigado. Pero sí creo que la sociedad debería exigir a los políticos una administración más rigurosa e imparcial de esos recursos.

Hay un dato que mucha gente no conoce o la que no se le presta mucha atención, incluso en las facultades de periodismo o en las redacciones. Una empresa como Weblogs SL, que edita blogs temáticos, se ha situado en la “champions league” de las audiencias digitales y compite con descaro con los principales medios. ¿El éxito de Weblogs con más de 12 millones de usuarios únicos al mes se ha analizado con el suficiente rigor? ¿No estamos ante un cambio de paradigma completamente radical en el que los blogs se han convertido en el medio de comunicación de la gente?

Los blogs son útiles para muchos usuarios y están ocupando un lugar muy importante en este nuevo ecosistema. Y sí, los medios que colocan su marca como lo más importante deberían mirar con inteligencia un fenómeno como el de Weblogs.

Volviendo a Soitu. Ese gran periodista de investigación que es Gervasio Sánchez encontró cobijo en Soitu donde hemos podido leer sus crónicas descarnadas sobre “los desastres de la guerra” y la denuncia valiente de la complicidad de los sucesivos gobiernos en la vulneración de los derechos humanos. Ese mismo periodista ha sugerido que Soitu era el único medio nacional en el que sus crónicas podían ser publicadas. ¿Se ha impuesto el miedo a la libertad en las redacciones?

Nosotros no lo teníamos. No quiero opinar por otros. Nuestro proyecto era independiente y la autocensura estaba prohibida. Pero era obligatorio el rigor. Y Gervasio tiene ese rigor unido a una enorme valentía y un gran compromiso personal. Es un verdadero as del oficio, por eso era una gran suerte tenerle con nosotros.

Por último y como revista que se distribuye en la universidad. ¿Crees que los planes de estudio de las facultades de periodismo están adaptados a los nuevos tiempos?

No. Mi experiencia y mi opinión (muy personal) me dice que sería mejor que las personas que quieren ser periodistas estudiasen cualquier carrera y luego hiciesen un master de especialización en la técnicas del oficio. Lo pienso desde siempre y la evolución actual de los medios me lo confirma.

Comentarios

3 comentarios en el artículo “Gumersindo Lafuente”

  1. Fernando Vicente Lorente en 10-Noviembre-2009 12:49 am

    A las instituciones no les interesan los medios como Soitu o Generación XXI.

    En mi corta etapa en la radio gubernamental aragonesa, un día en el que hablamos de software libre y de periodismo ciudadano, nombrando, obviamente, a Soitu, supuso que me encasquetasen a un tío afín al partido del poder “para que me ayudase a preparar los contenidos”.

    Tener que trabajar con un censor hizo que me fuese de esa casa. Una casa que, cuando todavía era un ente privado, fue mi hogar y a la que tanto cariño le tenía. Un edificio, un hogar, donde aprendí a hacer televisión, donde nació Generación Red que ha sido el proyecto al que más cariño le he dedicado. Un hogar que, junto al tiempo en el que trabajé en Piensa en Red, ha sido donde más he disfrutado trabajando. Y todo se ha hundido por culpa de las administraciones públicas. … Leer más

    No obstante, después de esa etapa en la radio del gobierno, tanto en Punto Radio como en La General TV hemos hablado y hemos hecho algún reportaje de Soitu y siempre se ha emitido.

    Es la diferencia de lo público y lo privado.

  2. Sergia en 10-Noviembre-2009 12:51 am

    Me parece acertadísima la pregunta que hacéis del reparto de la publicidad institucional, que controlan los diferentes partidos políticos y ciertas instituciones y que no tienen presente algo tan simple como el OJD,y lo único que pretenden es beneficiar a unos por encima de otros, esto debería tener un mayor control, a fin de cuentas ese dinero es de todos y de esa acción no se libra ningún partido todos hacen lo mismo,

  3. Armando Morcillo » Blog Archive » Debe haber algún tipo de salida en 12-Noviembre-2009 11:02 am

    [...] actual salpimentándolo todo con algunas firmas que aparentan independencia, lo que le permite ser, a ellos sí, un caso de éxito entre los medios digitales, el otro es LibertadDigital pero sigue estando mal [...]

¿Quieres dejar un comentario?