Tíbet

Estas son algunas verdades esenciales sobre el conflicto China-Tíbet que hemos destacado en los titulares de nuestro número de papel:

Tanto los turistas como la prensa internacional han sido expulsados del Tíbet con la misma rapidez, con la que los refuerzos del Ejército de Liberación Popular se han dirigido al interior del Tíbet.

El denunciar cualquier crimen no es solo un derecho sino una obligación y los crímenes universales como el genocidio no son una excepción.

Los lideres de nuestras “grandes democracias occidentales” a los que se le llena la boca de consignas genéricas de libertad, democracia y justicia, callan, permiten y miran hacia otro lado cuando es el gigante chino quien comete los abusos.

Hablamos de un millón doscientos mil desaparecidos o muertos sobre una población de seis millones de tibetanos.

Si la situación mejora los juegos deben hacerse, pero con la condición de que se respeten los derechos humanos en China y Tibet, de otro modo, si continúan así no vale la pena y no deben celebrase.

Comentarios

¿Quieres dejar un comentario?