CRISTÓBAL MARTÍN: HACIA UN ARTE SIN EGO

24-febrero-2009 · Imprimir este artículo

Por

La vocación de artista sin ego hace de la obra de este escultor un recuerdo permanente de la belleza. Sus grabados y esculturas, que ahora abren las puertas de los Parques Nacionales o se pasean por ARCO, son un reto para que entremos en el jardín interior que cultivan los iniciados. Su poderosa escultura podría calificarse, en un sentido profundo, de realismo mágico, aunque para ello deberíamos primero definir qué es la Realidad y en qué consiste la Magia.

Cada diez años, con la precisión de un reloj de arena, entrevisto a Cristóbal Martín, cuyo nombre sufí es Abdul Wahid (Siervo del Único).

Cristóbal Martín

Cristóbal Martín

-Cristóbal, ¿tú buscabas la belleza o era la belleza la que te buscaba a ti?
-Buena cuestión…

- No me refiero sólo a lo que sucede cuando haces un molde.
- Tengo alma de navegante, e intento que la sinceridad vaya afinando la brújula, ciñendo la vida…Dando sentido al existir. Todo depende de la sinceridad de uno.

- ¿Por qué etapas creativas has pasado?
- Empecé como un hijo del Bosco, por decirlo de un modo visual… Admiraba a Durero y, sin embargo, me chocaba la armónica pincelada de Velázquez. Pero si te digo la verdad, no veo que haya evolucionado mucho, aunque sí observo que el psiquismo ha desaparecido de mi obra.

- ¿Cuál es, en tu opinión, la relación entre Arte y Magia?
-El arte es magia, una especie de invocación…
El dicho de Oscar Wilde viene de los alquimistas: “la naturaleza imita al arte”. El arte es una provocación de la magia, pues lo semejante atrae a lo semejante…Somos responsables, como artistas, de invocar a la belleza que podamos convocar.

-¿Y entre el arte y la naturaleza?
- Yo intento hacer un arte en profunda relación con la naturaleza. El gran arte es la vida misma, manifestada a través de la Natura, obra de Dios. El artista lo que hace con su recreación es subrayar esa obra. El arte es una invocación redundante de la obra del Creador. Como nos olvidamos de esto, al mostrarse la belleza, nos estremecemos…

- Vives en el monte de La Vera, junto a una garganta maravillosa, en un paraíso. ¿Qué cosas te atraen más de la naturaleza?
- Probablemente lo mineral, la osamenta de la naturaleza, su forma. A mí me impresiona la montaña, el Almanzor: la masa enorme, su majestad, ese pliego gigantesco de roca en contacto con el cielo. El cielo y sus colores cambiantes, las formas de las nubes en relación con la tierra. Pero desde lo alto, mi vista se va al grillo. Este verano me he obsesionado con el diente de león, su maravillosa forma es una galaxia vegetal que explota cuando la soplas. En esa contemplación he pasado mis días. Me fascina todo: las flores, los insectos, los reptiles, toda la creación. Es un libro increíble.

-¿Hay algo en la naturaleza que te provoque repugnancia?
-La parte más vil e instintiva del hombre. Eso que también está en nuestra naturaleza. Las bajas pasiones humanas, la maldad. Los siete pecados capitales me espantan. Uno por uno y cada uno en su sitio. Avaricia, orgullo, pereza… En mí mismo y en los demás. Me repugna. Todo ese tipo de cosas me parece terrible. De lo demás, nada. Ver un perro que se pudre en la carretera me parece algo hermoso. El deterioro físico es majestuoso. Ser capaz de ver la majestad en un esqueleto, en un terremoto, en un huracán, un quebrantahuesos, una rata, una escolopendra… Lo encuentro bello. Pero la parte siniestra de lo humano es horrible. Egos como inversión del orden natural.

-¿De qué manera has integrado lo feo en tu obra?
- Me encantan los motivos de ciertos animales que aparentemente son feos. Representar un sapo o un mandril o un camaleón, seres de apariencia grotesca, pero a los que yo encuentro de una belleza impresionante. Veo la belleza donde otros ven fealdad natural. Nunca he realizado arte grotesco a propósito, no he querido epatar… No me interesan nada las escatologías crueles que vemos en Arco.

-Tú te sitúas en esa herencia de la filosofía perenne que un grupo de autores ha venido llamando la Tradición. Desde la misma, ¿qué impresión te producen las vanguardias artísticas?
- La Vanguardia te da otra visión de las cosas, donde yo también puedo observar belleza, como en la obra de Richard Serra o Mark Rothko y sus colores. O Anselm Kiefer, un verdadero visionario.

- ¿Sabes que me cuesta mucho imaginar a un artista sin ego?
-Desde mi punto de vista, el mayor problema que tienen los artistas es el ego. En algunos casos, multiplicado hasta el infinito.

-Pero es que en el origen del arte moderno está precisamente el ego…
- Claro, nos decimos eso de “yo soy el que hago”… pero si no se produce una entrega total del ego, te pierdes en esa locura del yo. En mi caso, la limpieza la hago con la oración, el recuerdo de los nombres divinos (dhikr), lavarse ritualmente… las herramientas del sufismo. No hay herramientas más poderosas contra el ego que éstas, aunque hay gente que puede mantener un ego incluso con esas prácticas (risas).

- Perdona que insista. Cuando trabajas ¿intuyes la forma en la materia o realizas lo que visualizas antes?
- A veces, la propia madera o piedra con la que trabajas te insinúa una idea. Otras, la idea es previa, y tú la llevas a la forma modelando. En cualquier caso, hay una comunicación entre lo creado y el artista…

-¿Cuáles son tus materiales favoritos?
- Aquellos que mejor se adaptan y provocan las formas. Arcilla, barro, cera –que es un material primitivo que usaban los griegos, de los que he aprendido mucho y de los que me considero heredero. Con la cera trabajaban la fundición, los bronces, de los que conocemos las copias. Esos bronces sumergidos estaban fundidos entre oraciones e invocaciones.

-Trabajas con modelos fractales, sobre el orden oculto y repetitivo de la naturaleza.
-Bueno, cuando hago geometría, sí. También en los helechos, en células, claro. Hay un orden implícito que a veces se asoma.

-Y tú pretendes, libremente, no salirte de ese orden.
-Es imposible salir de él, soy una parte de ese orden, estamos sometidos a esa marea cósmica en la que ignoramos mucho más de lo que sabemos, aún gozando de un cierto libre albedrío para enfocar el alma hacia lo superior o lo inferior.

-Una vez Jodorowsky me preguntó algo que le había preguntado a él un maestro zen: ¿Dónde te encuentras ahora mismo? ¿Podrías señalarme con un dedo dónde estas?
-Entre mi cabeza y mi corazón. Por la parte alta del corazón, como por el esternón.

-No es mal sitio. ¿Fuera o dentro de tu cuerpo?
-Más bien dentro.

-Tú, más que un artista, te has sentido siempre un poco artesano.
-Sí, me considero un artesano de la Tradición. Me gustan los anónimos que hacían la sillería del coro de una catedral gótica… O los portadistas románicos que llenaban las puertas de alquimistas, dragones y herreros, de uvas y zorros. Me considero más cerca de uno de ellos que de un artista de Vanguardia de esos que dicen “aquí estoy yo”.

-Más carbonario que esteta.
-Me gustan los gremios, el anonimato. El ego interfiere menos. Eso es alquimia: Uno al que nadie conoce atrae buenas energías a una ciudad, un convento o un mercado.

-¿Masón?
- En el buen sentido de la palabra. El que construye el templo, sí.

-¿Artista es todo aquel que hace las cosas desde el amor?
-Exacto. La belleza produce el amor de forma inmediata. El amor es energía divina. El precipitar el amor desde la belleza es instantáneo. Eso es lo que pueden enseñarnos los poetas, los pintores, los artesanos de la materia, pero también, ya digo, el zapatero y el modista, los que no tienen firma y, sin embargo, colaboran en la Creación…

Comentarios

6 comentarios en el artículo “CRISTÓBAL MARTÍN: HACIA UN ARTE SIN EGO”

  1. ¿Quién es artista? « PLANO CREATIVO en 8-marzo-2009 9:17 pm

    [...] Entrevista completa   [...]

  2. blanca en 3-agosto-2010 12:20 am

    bueno me parece que esto es muy impresionante por que el es una persona trabajadora y ps no se da por vencido tan facilmente

  3. vidal en 19-septiembre-2010 3:44 am

    lo mejor que me paso en esta vida es haber conocido una persona como usted.
    tan inteligente y con una familia estupenda que pase lo mejores momentos con ustedes la mejor de mi vida sos un señor muy responsable que tiene a una mujer muy especial que nos trato como de la familia con amor Mabel y Vidal

  4. Luis Andrade en 18-enero 12:57 pm

    Estimados
    Me gustaria contactar con Cristobal.
    He visto en una tienda sus esculturas de
    animales y me han impresionado.
    He abierto recientemente un gabinete/tienda
    de Historia Natural en Madrid y estas esculturas encajan perfectamente me interesaria conocer precios y condiciones
    Muchas

  5. ricardo arrate en 14-mayo-2012 11:22 am

    Buenos días . Poseo una colección de 6 cabezas de perros y 8 figuras de perros en bronce, firmadas y numeradas por Cristobal Martin. Mi intención es la de saber que valor, pueden tener hoy en día. Tengo también las tarjetas que lo acreditan
    Las compré en Madrid.
    Tengo interés de ponerlas a la venta.
    Un saludo.

  6. Carmen en 5-septiembre-2012 12:53 pm

    Hola Ricardo, me gustaría saber por qué precio están pensando en vender cada una de las cabezas, xq podría estar interesada en comprar alguna de ellas.
    Un saludo

¿Quieres dejar un comentario?