Un cierto nihilismo

21-octubre-2010 · Imprimir este artículo

Por

Los cambios que recientemente ha realizado Rodríguez en el gobierno y fundamentalmente su puesta en escena hablan por sí mismos de en qué situación se encuentran la política y  los medios encargados del relato. La prensa amiga ha cumplido con creces; los capitostes del grupo Intereconomía se descojonarían al ver esta mañana el espantajo con que sus culiparlantes  del periódico decoraban quiscos, bares y empresas. Precisamente pareciera que el propio Pérez Rubalcaba estuviera encantado con la reacción de sus supuestos enemigos «No hay nada como una mentirijilla para un día como hoy» . Je, un cachondo.

El otro día La Vanguardia publicaba los resultados de una encuesta en la que reflejaba el creciente desapego de los ciudadanos por la democracia, o lo que cada uno entienda por democracia. Y concluía: «las expectativas que viene ofreciendo el sistema democrático en el plano político –con especial mención al autogobierno– no se han cumplido en el caso catalán». También llama la atención que, en España, en el año 2000 alcanzara su mayor nivel de apoyo la preferencia por el sistema democrático  y en 2009 el más bajo desde que se consulta al pueblo.

No es sólo Cataluña y no es algo nuevo pero sí que, desde las últimas elecciones, se empieza a barruntar con mayor claridad el cambio constitucional. Inevitable por la propia fallida del sistema político que surgió después de la dictadura.

La prueba más evidente tal vez seamos nosotros, aquellos que nacimos a partir de los años 80 y en los 90. Hemos crecido bajo la barahúnda democrática, la importancia de la transición, el voto, la atención a los regionalismos y la celebración de la endogamia pueblerina. Pero se coge antes a un mentiroso que a un cojo y ahora no queremos oir hablar de ellos. No ocupan un minuto de nuestras conversaciones, si acaso para ciscarnos en la madre de alguno o reirnos de los morritos de alguna. Cuando las obligaciones nos sometan a la realidad nos importarán un poco más. En consecuencia nos ciscaremos un poco más en ellos y la serpiente del huevo tendrá más alimento para cuando eclosione:

Es importante el uso de la violencia, verbal o física, en algún momento de tu vida, porque de lo contrario puedes verte en ese “lugar negro” sin saber cómo salir. La gente más joven cada vez irá teniendo esto más claro, y puede que la juerga nos pille en una edad en la que no podamos participar.
16 añitos fiera. Alberto Noguera

También puede ser que nada de esto guarde relación y que, como todo últimamente, también sea efecto de la crisis, no causa.

Suena Estos macarrones aún no están hechos, de Decibelios.

Las cosas importantes suelen ser aburridas

La idea de que un puñado de blogueros independientes pueda preocupar a un alcalde, a un comisario de policía o al administrador de una escuela… Mire, los periódicos eran poderosos porque llegaban a un cuarto de millón de puertas al día de siguiente, y esto importaba mucho a la gente que cubrían. Era algo por lo que había que sentir miedo, y no pena, pero ya no es así. ¿Qué jefe de policía se va a preocupar de lo que diga un bloguero?Estoy muy contento con la democratización que ha traido Internet. Y por la opinión que ha traido, pues la Red es magnífica para la opinión. Pero para el periodismo de primera línea es una broma.

[..]

no puedes depender de aficionados para cubrir la actualidad todos los días. Ni para cubrir lo que es un rollo. Porque la mayor parte de las cosas importantes de nuestra sociedad suelen ser aburridas y necesitamos que alguien las cubra. Como la junta de urbanismo de una ciudad americana. Allí se dice dónde irá el dinero, cómo se gastará y cómo será la ciudad dentro de unos años, pero no ves a blogueros cubriéndolo de forma sistemática, y deberían estar allí los periódicos. Y nadie los echará en falta hasta que un día nos levantemos y veamos un bar de estriptís al lado de una escuela. [Risas]. Entonces sabremos que alguien no estaba cubriendo la junta de urbanismo.
Entrevista a David Simon en La Palabra Escrita.

Suena Come and Get It, de Eli ‘Paperboy’ Reed

Algo negro y sucio, tirando a sórdido

La temperatura alcanzada en los últimos días favorece el aturdimiento general, ambiente propicio para hacer el avestruz con el problema estatutario, meter la cabeza en tierra y el que venga detrás que apriete. Grotesco, de no ser porque se trata de la prueba publicitada del sometimiento de la justicia al poder político.

Ambiente indicado para probar fuerzas, por ahora todo es un amagar y no dar, de cara a lo que se pueda avecinar.

Ambiente idóneo para comprobar cuánto admite todavía la cuerda sin amenazar con quebrarse:

Con el debido respeto, obligar a las empresas periodísticas, por Decreto / Ley, a “configurar un bloque informativo especial sobre la campaña electoral ordenado en función de los resultados que las formaciones políticas cosecharon en los anteriores comicios”, es una media digna de un Estado policial. Imponer tal política de cuotas en los medios públicos ilustra, al mismo tiempo, una concepción confiscatoria y policial de la información y el periodismo. Poner puertas al campo, por Decreto / Ley, es una amenaza contra la libertad de expresión.
La Asociación de la Prensa de Madrid y los colegios de periodistas de Galicia y Cataluña han comenzado por denunciar “un retorcimiento del derecho a la información”.

Temo que sea algo peor, más negro y sucio, tirando a sórdido.
España, atentado contra la libertad de expresión. JPQ.

A estas alturas, que la sociedad se acabe identificando en algún momento con su sistema político se me antoja un escollo insalvable. Una revisión del mismo, por tanto, es inevitable. Los detentadores del poder político están moviendo sus fichas en la dirección adecuada. Temo, aún estemos paralizados por el miedo y el entumecimiento dulce y confortable de la euforia.

Suena Exo-politics, de Muse.

¡Dios salve a la Reina!

La monarquía Borbónica, que lleva reinando en España más de 300 años con las excepciones de todos conocidas, se encuentra ante una nueva oportunidad histórica para  legitimarse ante el pueblo español. Las ocasiones anteriores se saldaron con victoria. La Primera, por aclamación popular, el famoso ¡Vivan las Caenas!; la segunda, por incomparecencia; la última, por decisión arbitral:

En realidad, Juan Carlos no puede ser condenado por lo que no puede hacer sin traicionar su juramento a la Constitución. El hecho de que ya lo hiciera como Sucesor, respecto del juramento de fidelidad a los Principios del Movimiento después de Franco, no justifica la esperanza de que sea por dos veces perjuro. Sería cruel, por no decir impío, exigir o esperar un acto de inteligencia o voluntad autónomas en un espíritu educado bajo el dogma de obedecer las órdenes de quien tenga el poder de dárselas.

Obedeció a su padre cuando éste tenía el poder de la sucesión dinástica. Hasta que le exigió que no obedeciera al dictador. Entonces lo traicionó, no por deslealtad familiar, sino porque el poder al que debía de obedecer, para ser Rey, no lo tenía Don Juan, sino Franco.
La Monarquía de Juan Carlos, Antonio García-Trevijano.

La reciente asunción de funciones, ¡hola! delicado eufemismo, del Delfín y el manso silencio mentiroso que los medios de (in)comunicación oficiales han extendido sobre algo tan importante como la sucesión (de la pobre Leonor, mejor no hablar) sólo puede significar que, muy pronto, tendremos otro problema político que añdir a los económicos, sociales, culturales… que no harán más que agravarse en el corto plazo.

Pero, ¡rayos!, la Historia, ese juez voluble y olvidadizo, vuelve a ponerse de su parte para sobrevivir una generación más.

Si el Príncipe Felipe rechaza la actual Monarquía Parlamentaria, ilegítima porque los constituyentes carecían de ella,  y acoge el sistema de gobierno que el pueblo libremente decida podrá legitimar un poder transmisible por vía hereditaria. Podrá seguir disfrutando de los privilegios del cargo y podrá sentirse orgulloso de su contribución a la Historia.

Todo lo demás, es tocar el flaviol.

Suena God Save the Queen, de Sex Pistols

Atractivos monstruos que te sonreirán

Con todo, puede que  lo mejor que ha hecho el Gobierno Rodríguez por este país, sea la nueva Radio Televisión Española.

Si no tienes nada mejor que hacer y asumes que  la Memoria Histórica Selectiva es una Cuestión de Estado, miel sobre hojuelas.

Suena Viaje con Nosotros, de Orquesta Mondragón.

PS:
Ya ves, así está la cosa.

La Mejor Portada

… en el día de la resaca.

Suena Soy un Hombre Enfermo, de Deltonos.

Hacen falta dos para el tango

Samaranch quizá sea una de las personalidades clave en la historia política y cultural de España en la segunda mitad del siglo XX. Al menos eso llevan repitiéndonos un buen tiempo. Y como personalidad clave que es, es preciso acercarse a las reacciones que la vida política y cultural nos ofrece con motivo de su muerte. El epítome de lo que oficial y gravemente se ha sancionado como vida política y cultural nos lo brinda la Corporación de Radio y Televisión Española.

En esta biografía por persona interpuesta, por ejemplo, que fue la documentación base de la cobertura  que los servicios informativos de la Corporación han hecho de la muerte del ex-presidente del COI. Realizada hace unos años cuando una Oligocracia en pleno esplendor apenas dejaba intuir la profunda crisis institucional y de confianza en que hoy está instalado el Estado, se podrán apreciar fácilmente los principios fundamentales de otra institución franquista, una más: el Noticiario-Documentado.

No obstante, la vida política y cultural dispone hoy en día de muchos otros cauces para su desarrollo. Expresiones como el Liberalismo Transversal fiel a la Responsabilidad Individual, apuestas por las curiosas rarezas (Editorial Renacimiento) o el pasado aún por traducir (Libros del Asteroide) dan prueba de ello.

Y son, potencialmente, más poderosos:

Me pregunto si, en realidad, lo que se quiere es blanquear o esconder la connivencia de tantos en los medios con esa trayectoria menos limpia y heroica. O si es también parte del ejercicio de amnesia histórica al que algunos medios nos obligan. O puro amiguismo. O tal vez es sólo incompetencia, vagancia: es difícil, luego no lo hago. De lo que estoy seguro es de que nos pasará factura. Qué pena.
Cuéntenlo todo, por favor. Papers, papers

La canonización de maquillajes biográficos para mejor servir a los intereses de un poder ilegitimado es sólo una pieza más, y no menor, en el asentamiento de una visión unilateral sobre lo pasado y el presente. Para, de esta manera, sancionar  los comportamientos socialmente elogiables que mejor se adecúen a un pastoreo cada vez más complejo. El escrutinio crítico del poder, a través de los canales de expresión a tu alcance, y la abstención en cualquier proceso electoral distinto al municipal  o consituyente se me antojan la únicas acciones saludables y con posibilidad remota pero real de éxito.

Por todo esto, nunca está de más recordar las palabras de Leo Mc Garry, Jefe de Gabinete de la Presidencia Bartlet en El Ala Oeste de la Casa Blanca, durante la noche electoral en que obtendrían su segundo mandato. Tras confesar que su “hombre” en Venezuela ha asesinado al Presidente, un general golpista, y ha tomado el poder. Le preguntan: Bueno, es a quien queríais,¿no?.

The process matters more than the outcome and that’s what we wanted. And therein endeth
the lesson. Will you dance with me?

El proceso importa más que el resultado y eso es lo que queríamos. Ahí termina la lección. ¿Bailas conmigo?

Suena It Takes two to tango, de Louis Armstrong.

Vértigo,

asomarse a todo lo que cabe entre un Dama Blanca

Suena Virgen de la Caridad, del Trío Matamoros.

y una Viuda Negra

Foto: Telegraph.co.uk

Suena Chor Javon Four Fellas de n.A.T.o.

Momento de dulce y confortable entumecimiento

Me queda la duda de qué habría pasado con la repercusión del corto si la BBC no hubiera dado el primer paso.

Vía Cine y Política

Eso pasa poco ahora…

Lo único que justifica las universidades, en lo que a docencia se refiere, es la competencia de quienes en ellas obtienen título, no su número, y la única base para medir su calidad es el destino de sus titulados, su éxito profesional futuro. Cualquier otro indicio es engaño, maniobra de despiste, estafa a la sociedad que paga. Si los títulos no han de tener más pretensión que la de ser rito de paso y habilitación formal para que las empresas e instituciones elijan a los que les sean más gratos por razones de clase, de influencia social o de partido, la universidad está de más, sobra, es un lujo tan caro como vano.
¿Tiene arreglo la Universidad? Deseducativos.

En la Universidad tenemos otro ejemplo de que no es cuestión de que (h)unos u (h)otros estén en el poder. Es cuestión de que todo cuanto toca el sistema oligocrático de partidos acaba pudriéndose.

——————————————— ≈ ———————————————

Desde que salí de ver Invictus el otro día no paro de pensar en la escena en que Mandela invita a François Pienaar para conocerse y en la respuesta de este:

Mandela: “En los momentos más difíciles, ¿dónde encuentras la inspiración para ser un buen líder?”

Pienaar: “En intentar ser un buen ejemplo para los demás”.

Quizá sea eso precisamente lo que haga falta en este país, desde el ayuntamiento de un pueblo cualquiera, hasta la presidencia del gobierno, pasando por la inmensa mayoría de comunidades y grupos de trabajo: estamos faltos de líderes porque nadie quiere ser un buen ejemplo para los demás.

Suena Nunca es Igual, de Andrés Calamaro.

Cuentan de Alejandro que una vez
se metió en un río tumultuoso de la India, todo con barro
persiguiendo al ejército que peleaba con él
y que cuando iban  en mitad
los caballos perdieron pie
aquellas aguas estaban heladas
y se volvió a sus compañeros y les dijo:
“me cago en la leche
os dais cuenta las  cosas que tengo que hacer para que me tengais
respeto?”
eso pasa poco ahora
eso pasa poco ahora.
Respeto, respeto, respeto…

Página siguiente »