Años 90, nacimos para ser estrellas

La Tristura Teatro cañonea el escenario con su último espectáculo: Años 90, nacimos para ser estrellas. Se habló de los 60, los 70, los 80… Sobre la música, la liberación sexual, el terrorismo… Pero nadie dio la orden del fin del mundo. Años 90, nacimos para ser estrellas es el testimonio del Apocalipsis por una generación informada pero exhausta, proteica e incendiaria.

Teatro La Galera, Álcala de Henares. 23 y 24 de mayo
Teatro de los Manantiales, Festival Emergències, Valencia. 13, 14 y 15 de junio.

Porque la única gente que me interesa
Es la que va a la capital
Porque sólo los locos
Viajan a la capital
Los que se van sin que nadie los espere
Los que saben que la capital está llena de fascistas
Pero no tienen miedo de ellos
No tienen miedo de contagiarse
La única gente que me interesa
Es la que cuenta su historia con locura
Los que ponen otras palabras
Los que han aprendido de la locura algo
Que no han aprendido los demás
Los que viven esperando el día
En que se volverán locos
Los que van a la capital van a la guerra

Lo siguiente que se puede hacer
Después de venir a la capital
Es triunfar
Nuestra naturaleza
Es la naturaleza del triunfo
Nacimos para ser estrellas
Pero si no triunfamos
Si hicimos todo lo posible
Y no triunfamos
Siendo esa nuestra verdadera naturaleza
¿Qué ha pasado con nuestro triunfo?

Sólo puedo explicar por qué soy una estrella
Si explico mi nacimiento
Si digo la hora y el lugar y el hospital
He venido aquí a contaros el nacimiento
El parto de una estrella
Puede que yo no sea el más indicado
Para explicar mi nacimiento
Puede que otro supiese más
Mi madre o el médico
Pero ellos no son estrellas
Yo nací en el cielo
Yo he venido a iluminaros
Sólo con la luz puedo explicarme
Llego hasta donde llega mi luz
Soy una estrella
Nací en el cielo
No tengo la velocidad de mi madre
Ni de mi padre

Me volví loco para que tú te sentaras en mi cama
Con las manos juntas
Y esperases mi muerte
Me volví loco para que todas las cosas importantes
Pasasen alrededor de la cama
Me volví loco porque no lo pasábamos bien
Me volví loco porque eso sabía hacerlo
Me volví loco para que me sonrieras
Me volví loco para sonreírte
Me volví loco porque pensé que tú sabrías explicármelo
Me inventé mi locura tan bien
Para que no salieras de casa
Me volví loco por las noches
Para que durante el día pensases en cómo cuidarme
Sólo en la locura
No se echa nada en cara
Sólo porque estoy loco
Vuelvo a hablar de esto
Una y otra vez
Me volví loco
Para poder acabar con una sonrisa

Yo no trabajé por el mundo
Porque sabía lo que pasaba
Sabía que todo era un robo
Trabajé por el fin del mundo
Sabiendo que el cielo se pondrá verde
Todo será horrible
Olerá mal
En el cielo aparecerán las imágenes
De Vietnam de Armenia de Ruanda
De Angola de Irak de Corea de España
No hay ningún país que no evoque una catástrofe
Decir el nombre de cualquier país
Es decir el nombre de una catástrofe
El día del fin del mundo
Será mejor que cualquier ruina
Que cualquier pintura
Que cualquier verso
De tanto explicar el fin del mundo
El hombre es parte del fin del mundo
Y es el fin del mundo

Puse la televisión en mi habitación
Y la catástrofe entró en mi habitación
Puse la televisión en mi cama
Dormí abrazado a ella
No la apagué cuando me dormí
No bajé el volumen
Dormí abrazado a la catástrofe
Los días más felices de mi vida
Los días más felices de mi vida
Fueron en los años noventa
Ponía la televisión en la cama
Y era tan feliz
Que me quedaba dormido enseguida

Me siento delante del televisor
Y espero una catástrofe
O una sonrisa
Para pasar el día

En los años 90 no se inventa nada
Ningún invento como la bombilla
Ningún invento como el avión
Ningún invento como la silla
Después de los años noventa ni una película
Ni un libro
Ni un solo verso que importe
Los años 90 un buen final
Después de las torres gemelas ni una catástrofe
Empezaban tan bien los años 90
Caía el muro de Berlín para que empezaran
Acababan tan bien los años 90
Caían las torres gemelas
Pero entre el muro y las dos torres
Nada
Sólo se alargaba el final
Ahora lo sabemos
Ahora podemos verlo
Los años 90: un muro y dos torres
Un buen final

Texto: La Tristura.

Comentarios

¿Quieres dejar un comentario?