Algunos apuntes sobre estética y rock

10-Junio-2008 · Imprimir este artículo

Por Sr. Menard

Los avances técnicos fueron desplazando la música desde el teatro, o las salas de conciertos, a los hogares. Se podría decir que se trasladó el evento musical a un ámbito de mayor exclusividad, la familia. Con la invención del gramófono la música es sacada de su ámbito, hasta ese momento, y es trasladada a un ámbito mas íntimo a los hogares burgueses del XIX. Tocadiscos portátiles, radios, radio-grabadores, la televisión, MP3, teléfonos celulares, etc … En la actualidad la música sale a la calle con nosotros y abandona la intimidad familiar, donde aún en su exclusividad implicaba una experiencia común, “familiar” de la misma. Ahora la experiencia es solo personal.

En las calles las canciones son intervenidas por el entorno, por sonidos “extra-musicales”, por bocinas de autos, gente trabajando, choques, voces y ruidos, alarmas, etc. La canción muta espontáneamente ante la irrupción de lo exterior, asimilándolo y expulsándolo en disonancia y melodía. El receptor ve como en la ciudad la realidad se agita y se convierte en escenario de películas mudas musicalizadas por él mismo.

Ahora bien, mas allá de esta cualidad experimental, que siempre está en referencia con el receptor, no sólo se modifica el ámbito, lo que Adorno llama “el lugar social” de la música. El avance de los formatos, cada vez mas móviles y cómodos, modifica, a su vez, la experiencia misma de escuchar música, modifica las sensibilidades, las sensaciones, de quién escucha … Los desarrollos técnicos, los nuevos modos de producción y de distribución de las obras (especialmente en lo referente al rock y a la música popular) los formatos que las contienen, actúan como condiciones de posibilidad de la experiencia estética en la época de su producción, condicionando tanto las posibilidades de las obras, como los horizontes de su recepción, determinando tanto la actividad artística como la recepción de la misma.

La sensibilidad de una época determina, a su vez, la belleza de la época. La Belleza ha dejado de ser un concepto que esté íntimamente ligado al del arte, como algo inmanente a la obra de arte. Las distintas sensibilidades marcan los distintos sentidos de lo bello. En la historia se reeditan rasgos de ella con nuevas significaciones, se vuelven a significar en otro marcos de referencias, pero no se vuelve a la “antigua” sensación de lo que fue bello. Eso está perdido en tanto material de la sensibilidad, aunque, siempre se puede acceder a él conceptualmente, pero en cualquier tipo de aproximación que hagamos al concepto de belleza siempre hay un plus que excede al mero concepto. Los modos de producción ultra-modernos y la masificación de las obras por influencia y disposición de los mass medias, no sólo condicionan las producciones artísticas, sino que también condicionan los modos de recepcionarlas, de digerirlas. “Las obras son subjetivas -como sostiene Rossellini-se vuelven objetivas después cuando sus destinatarios se dejan envolver por ellas…” En este aggiornamiento sensitivo del público por la obra y la revitalización de esta última por su recepción son el campo donde se despliega para quedar condicionado, epocalmente, el concepto de belleza.

Pero, entonces, cuáles son la fuerzas, los valores o criterios, que juegan en el momento de la creación artística? - La cultura se filtra, es lo otro a expresar… es un contrincante en el duelo baudeleriano. La cultura funciona como el límite a rebasar. Cuando las expresiones artísticas, por ejemplo el rock, se convierten en un look, quedan fuera de plano las intenciones de vulnerar las determinaciones culturales, es decir quedan fuera de plano el momento de crítica de contra cultura, de desenmascarar lo que el orden oculta. La psicodélia, el punk, el tecno-pop, y el rock industrial se plantearon esa intención de descomponer la distancia entre lo real y lo dado, donde lo dado se presenta como realidad totalizada y cristalizada, tanto en el plano de lo compositivo y experimental, como en el afán de expansión (1) de los 60’s, y en el giro de instrumentación en el pop de sintetizadores del primer Depeche Mode, Krafwerk, Ultra vox o el Suicide de Alan Vega.

Pero, qué significa que el rock se convirtió en un look?… Una de las acepciones de look es parecer. Semejarse a algo en realidad distinto, pues nadie quiere o puede asemejarse a algo que ya es, pues esto resultaría siempre una tarea inconclusa. Entonces, cuando la actividad artística se convierte en look aparece ante nosotros un vacío en los cimientos mismo de la actividad, desde la intención inicial de actuar en arte. La pregunta sería: Por qué tener una banda de Rock?… Con este vaciamiento de contenido, tanto artístico como estético. El rock ha firmado su capitulación… no sólo en lo referente a los medios de su producción, sino también a la intención utópica que lo determinó en sus momentos mas álgidos. La pregunta se repite ¿es lo mismo hacer rock en el XXI que en el final caótico y decadente del XX, donde se caía a pedazos las frágil máscara de una moral pacata y obsoleta , y donde los jóvenes reclamaban un canal de expresión, un lugar en la sociedad, etc… ?

Esta posición de vacío, de carencia de referencia, este intimismo insulso y pasatista, está acompañado por una desidia generacional, de poca inquietud y conformismo. En realidad lo que se ha quebrado es la relación con el exterior (a lo musical) … hoy no hay tensión entre los fantasmas interiores y la realidad … entre el ser y el parecer, basta con que se parezca, con que compremos equipos viejos y usemos jopos, que creamos que hacer rock es lo mismo que hacer cualquier otra cosa y en cualquier contexto.

¿Está justificada la existencia del rock, hoy, como expresión artística ? ¿tiene derecho a existir tal expresión ? Junto con las utopías que cayeron también cayó el rock como manifestación de esas mismas utopías … y no hay salida, ni referencia, no hay nada por fuera del look y la simulación …

“Sod the music”, said the man in the suit,
“I understand profit and without that, its no use.
Why don’t you away and write commercial songs,
Come back in three years, that shouldn’t be too long…”

1. Concepto que está implícito en el mismo nombre de psicodélia.

Comentarios

¿Quieres dejar un comentario?