Universidades catalanas por Haití

La Asociación Catalana de Universidades Públicas (Acup) pondrá en marcha un programa de formación para reforzar las administraciones públicas locales y las instituciones de educación superior en Haití. Esta iniciativa forma parte de un acuerdo firmado por la Acup con el Ayuntamiento de Barcelona y la Obra Social de “la Caixa”, según ha informado la asociación.

El Programa de fortalecimiento de las administraciones públicas locales y las universidades en Haití (2011-–2012) tiene como objetivo principal reforzar el poder local en Haití mediante la dotación de capacidades a los gobiernos locales y el fomento de universidades tanto de la capital como de otras poblaciones del país. En este sentido, contribuirá a impulsar, a través del fortalecimiento de las instituciones públicas, capacidades de gestión y de creación de capital humano en todo el país.

La actuación se desarrollará de forma conjunta entre las ocho universidades públicas que forman la Acup, con el impulso de la Fundación “la Caixa”, que aportará 225.485 euros, y en coordinación con instituciones nacionales e internacionales como el Ayuntamiento de Barcelona, la Universidad de Harvard, la Universidad de Massachusetts y Cooperación Canadiense.

La formación de las administraciones públicas locales y las instituciones de educación superior tendrá una duración total de cinco años. El programa combina cuatro ejes de trabajo, “fuertemente interrelacionados, que contribuirán a dar respuesta a las necesidades de desarrollo más urgentes de Haití y, a la vez, a poner las bases para el desarrollo a medio y largo plazo del país”, explicó la Acup.

En primer lugar, se formará a cargos electos y técnicos en el sur-este del país y la región de Les Palmes para reforzar las administraciones locales, además de formar a maestros, pedagogos y a los encargados de capacitar a los técnicos municipales. De igual modo, se mejorará las capacidades institucionales de las universidades haitianas y de los entes públicos encargados de su gestión, se creará un nuevo Campus del Sur-este, y se mejorará las capacidades de estas instituciones para formar al personal de las administraciones públicas. Por último, se fomentará la formación on line para contribuir al desarrollo de la Universidad Abierta de Haití.

Séneca 2011-2012

El Ministerio de Educación ha publicado en el Boletín Oficial del Estado la convocatoria de las subvenciones Séneca 2011-2012 para la movilidad de estudiantes universitarios: son 2.224 becas para el próximo curso académico, un 2% de ellas reservadas para estudiantes con discapacidad. El programa Séneca facilita subvenciones económicas para cubrir los gastos de desplazamiento y estancia a los estudiantes universitarios que realicen periodos de estudio en una universidad española distinta a aquella en la que se matricularon, permitiendo el reconocimiento académico de los créditos cursados y aprobados.

Este sistema de intercambio posibilita al estudiante incorporarse a unidades académicas diferentes, experimentar sistemas docentes distintos, enriquecer los itinerarios curriculares y desarrollar sus capacidades en entornos sociales y culturales de otras comunidades autónomas y ciudades autónomas.

La movilidad facilita igualmente una oportunidad de adaptación que prepara para aprovechar mejor las oportunidades laborales y favorece la disponibilidad hacia el empleo al romper el marco habitual de formación. Por tanto, la presente convocatoria viene a implementar una línea de actuación de la Estrategia Universidad 2015, con el compromiso de mejorar la movilidad nacional en el sistema universitario y fomentar la formación en otros entornos con una duración de hasta un curso académico.

Los estudiantes que opten a estas becas deben cumplir además otra serie de requisitos como tener un mínimo de créditos superados y matriculados -en función de los estudios que se cursen-, y obtener una nota media en su expediente académico igual o superior a 6,50 (en una escala de 0 a 10) para las titulaciones de Humanidades, Ciencias Sociales y Jurídicas, Ciencias Experimentales y Ciencias de la Salud. Para los estudiantes de titulaciones Técnicas es precisa una nota media en el expediente de 5,90.

Los interesados en solicitar una de estas becas, cuyoplazo de inscripción se mantendrá abierto hasta el 12 de mayo, deberán presentar su solicitud a través de la Sede Electrónica del Ministerio de Educación e identificarse mediante DNI electrónico u otro sistema de firma que sea aceptado por la Sede Electrónica para completar el proceso.

Además, tendrán que aportar la documentación necesaria en formato electrónico como el certificado de registro de ciudadano de la Unión Europea o tarjeta de residencia en vigor para los estudiantes extranjeros no comunitarios y el certificado de discapacidad en el caso de que sea necesario.

Los becarios seleccionados recibirán 500 euros mensuales, aunque también se podrá conceder una única subvención de viaje de entre 120 euros y 200 euros, según el origen o destino del estudiante. El pago del importe de las becas se realizará trimestralmente.

Más Información | Ministerio de Educación

Julião Sarmento

Julião Sarmento vive y trabaja en Estoril (Portugal) y ha desarrollado una extensa carrera artística durante los últimos treinta años. Representó a Portugal en la Bienal de Venecia en 1997, así como en la Documenta de Kassel en 1982 y 1987. Sus trabajos se encuentran representados en algunas de las colecciones de arte contemporáneo y museos de mayor relevancia internacional, como el MoMA y el Guggenheim de Nueva York o el Centro Pompidou de París.

Ahora el artista portugués inaugura de forma simultanea dos nuevas exposiciones en Madrid: Distancias Cortas en La Casa Encendida (hasta el 5 de junio) y Papel en la galería Ivorypress (hasta el 28 de mayo)

La primera, pensada para los espacios de La Casa Encendida ha sido comisariada por Adrian Searle, escritor y crítico, responsable de la sección de arte en el periódico británico The Guardian. Así describe Searle la exposición Distancias cortas: “Dualidades –y quizá dialéctica– entre intimidad y distancia, ausencia y presencia, cosas dichas y por decir, ambigüedades de una u otra clase e imágenes muy fuertes conforman el modus operando de la exposición. (…) Los espacios y las salas de La Casa Encendida son idóneos para lo que podríamos considerar varias exposiciones separadas de la obra de un solo artista. Distintas atmósferas, distintos tipos de confrontación: ir de la oscuridad a la luz, de lo cinematográfico a lo físico, de la imagen al objeto, y vuelta a empezar; y, sobre todo, lo próximo y lo distante, lo íntimo y lo ajeno”.

Papel está compuesta por 24 obras sobre papel que, desde un planteamiento íntimo, muestran parte de la trayectoria del artista portugués. Entre las obras que se exponen se encuentran collages, fotografías y grabados de producción reciente.

Sarmento desarrolló muy temprano un lenguaje multimedia combinando sonido, vídeo-escultura e instalaciones. Sin embargo, su obra plástica –a medio camino entre la pintura y el dibujo– es la más reconocible. A partir de sus fotografías en blanco y negro, realizadas en los años noventa e impresas digitalmente años después, hasta sus más recientes serigrafías sobre las que aplica sus collages, la muestra Papel, refleja su particular imaginario.

Sus temas omnipresentes –las relaciones interpersonales, la interacción psicológica, la sensualidad, el voyeurismo y, transversales a todo ello, las mujeres– también se reflejan en esta exposición. En ella se incluyen, además de fotografías y collages, grabados en técnica mixográfica, impresiones digitales enmarcadas por el propio artista y, como piezas singulares, una caja de luz con diapositivas y un disco de vinilo titulado Cometa, con música de Paulo Furtado, alias The Legendary Tiger Man.

The Gourishankar – “Close grip”

Metal/rock/jazz progresivo del bueno, complejo y difícil de escuchar. Es de ese tipo de música que hasta que no has escuchado el disco varias veces no sabes muy bien qué cara poner, pero cuando lo empiezas a entender disfrutas de lo lindo.

“Close grip” es una reedición del segundo trabajo de estos rusos publicado en 2003. Completan su discografía “Integral Symphony” (EP 2002) y “2nd hands” (2007).

Los músicos son buenísimos, no puedo destacar a ninguno porque están todos al mismo nivel. Si se escucha cualquier parte del disco y nos fijamos en cualquiera de ellos nos damos cuenta de que ninguno se limita a acompañar. Una gozada. Cada uno merece una escucha atenta del disco entero por separado. La formación principal la componen Vlad MJ Whiner a la voz, Doran Usher a los teclados, Nomy Agranson a la guitarra y el bajo y Cat Heady a la batería.

Del sonido podría decir tres cuartos de lo mismo. Según el momento de cada canción que escuches se podría definir tanto como metal como rock progresivo. Pasan de un sonido a otro continuamente, adaptándose perfectamente a lo que requiere el momento de la canción. Ésta es una de las cosas que hace que el disco sea muy entretenido e interesante de escuchar. En las partes metaleras el sonido no es que sea muy especial, recuerda bastante con su base rítmica machacona al metal progresivo del momento, pero cuando toca apartar la potencia a un lado y crear ambientes resulta deslumbrante. Los arreglos de teclado y piano aportan atmósferas muy expresivas, las guitarras dobladas en tonalidades diferentes y los coros llenan la música de dulzura…

Las estructuras son complejísimas y muy variadas. Me han recordado a la obra maestra de Karmakanic “Who’s the boss in the factory”. Hay cuatro canciones de más de siete minutos que no se hacen largas para nada. No se ensarzan en desarrollos instrumentales interminables ni especulativos. Las partes son siempre cortas y los saltos rítmicos y de sonido se suceden uno tras otro sin parar. Los momentos tranquilos son de los que embelesan, pero no te dejan regodearte mucho, en pocos segundos tendrás un sobresalto metalero que ni te cuento. También se pueden encontrar algunas excentricidades, como un solo de trompeta atonal con una base rítmica de puro thrash, toquecillos de jazz repartidos por todo el disco, partes habladas, coros de monjes, voces árabes o distorsionadas, lluvia, efectos electrónicos, arreglos de música clásica, coros casi “a capella”…, todo colocado siempre en el momento justo.

Un discazo impresionante. De esos que cada vez que lo escuchas te va enganchando más y más.

Como el artículo va sobre música de otras tierras también me gustaría recomendar la banda india Motherjane. Su último disco “Maktub” (2008) es un derroche de elegancia musical. Hacen un metal/rock progresivo con un sonido muy sencillo y unas composiciones cortas y sencillas que rebosan ritmo e imaginación. Es de los discos que más disfruto escuchando, sus patrones rítmicos te obligan a seguir la música con todo el cuerpo y la atención se mantiene sin esfuerzo alguno.

Por último, Interpose+ es un grupo japonés casi desconocido de rock/jazz progresivo con voz femenina que canta en japonés. Sólo por eso merece la pena escucharlos. Su música es muy difícil de digerir, sobretodo su último disco “Indifferent” (2007), pero haciendo un esfuerzo inversamente proporcional a lo friki que sea uno se puede disfrutar mucho escuchando a estos magníficos músicos y sobretodo a su voz principal Sayuri Aruga. Recomendaría empezar a conocerlos con su primer trabajo “Interpose+” (2005).

Robocop

 

Al parecer es una práctica corriente en Nicaragua la introducción de cocodrilos en estanques de parques públicos . Hasta tal punto que el país aprobó hace unos meses una Ley de Protección de Animales Domésticos y Silvestres con el propósito de defender no a los humanos de los animales, sino a los animales de los humanos. En una ciudad costera del país llamada Corinto llevaba cohabitando en uno de sus parques, durante tres décadas, en un estanque minúsculo un cocodrilo. Por lo visto, según el artículo de prensa donde se recoge la vida del animalito en cuestión, los responsables del parque decidieron hace dos años dejarlo de alimentar . En resumen, un cocodrilo de 2,5 metros vivía en una charca de ranas, se alimentaba de los objetos que le lanzaban los transeúntes, si se trataba de elementos comestibles y no de armas arrojadizas, circundado por expectantes humanos que le golpeaban, le vejaban y, en fin, le trataban con esa sutileza de crueldad tan propia del género humano y, que en un sinfín de ocasiones, acomete contra su propia especie y contra las ajenas.

El Ministerio de Medio Ambiente, no se sabe muy bien cómo, consiguió percatarse de la situación  y rescató al animalito. Según se nos cuenta antes del rescate el cocodrilo no se movía, ni siquiera cuando le tiraban de la cola, había desistido de alimentarse y se encontraba en lo que en términos humanos llamaríamos un“profundo estado de depresión y estrés”. Tras varios meses de tratamiento parece que el animal, al que han apodado “Robocop”, porque en su estado de desnutrición se le marcaban los huesos del cuerpo, comienza a ingerir alimentos y se mueve ligeramente para meterse en el estanque de su nuevo hogar en el Centro de Rescate de Zoológico Nacional. Tras leer los síntomas de “Robocop” he comprobado que se correspondían con los comunes de una depresión humana, situación por la que un servidor ha pasado recientemente, sólo que en mi caso, en lugar de cambiarme del entorno que me perjudica, el estado me ha tratado con mediación abundante que incluye somnolencia, abultamiento del vientre, perdida de la lívido, complicaciones respiratorias, así como perjuicios para el hígado y los riñones. Si comparo ambos casos se me antoja que “Robocop” ha recibido unos cuidados más adecuados a su condición que un servidor.

Los paralelismos entre situaciones de humanos y animales no terminan en este caso. Hace una semana leía que para terminar con las vidas de los animales que se coserán para formar parte de un abrigo de visón se utiliza una técnica muy sofisticada. Se hacina a las víctimas en receptáculos, se cierran las puertas y luego se les asfixia con el gas letal de un tubo de  escape. ¿No les suena este sistema a algo?

Ayer leí que el historiador Sönke Neitzel y el psicólogo Harald Wetzer habían publicado un libro sobre la satisfacción de los soldados del ejército alemán durante los actos genocidas de la segunda guerra mundial. Muchos “ilustrados” realizaron comentarios en la noticia justificando ese placer matar, ese deseo de normalización del asesinato. Otros comentarios aprovechaban para recordarnos los excesos cometidos por los aliados contra los alemanes vencidos y finalmente, los más arriesgados, empleaban el lugar para realizar exaltación del antisemitismo y del nazismo (travestidos en aparentes corderos pro-palestinos, algo muy bien visto en España). Sin duda, ambas culturas deben convivir en paz, pero se olvida que fueron los palestinos quienes se negaron en 1947 a compartir territorio con los judíos, lo que provocó la creación del estado de Israel por cuenta de los sionistas en solitario, lo que desencadenó una guerra de Israel contra el resto de países que le circundaban. También desconocen algunos comentaristas la estrecha relación entre algunos huidos de las SS y ciertos gobiernos árabes, además de la CIA y de la RFA. Pero este tema nos llevaría por otras cuestiones que no pretende tratar, de momento, en esta entrada.

Pues bien, si el ser humano decididamente alberga en su interior esa capacidad ingobernable para la crueldad a nadie le resultará chocante que como especie esté abocada a la extinción. Es natural. Ese odio contra sus semejantes y contra todo “bicho viviente” terminará con todo. Por tanto, si no se educa, se forma y se dejan de justificar ciertas acciones humanas, prepárense las generaciones futuras, o nosotros mismos, para la extinción. Cioran tenía razón cuando con su humor y honestidad pronosticaba y definía con los más terribles términos a la humanidad.”El ansia de dinero, de lujo, de vicio, eso es la civilización.”, Cioran dixit.

Si este es nuestro destino convendría adelantarlo y dejarnos de treguas y de imposturas. Al menos el cocodrilo de Nicaragua nos lo agradecerá. Pero ¿tal vez el conocimiento moral del hombre, la ilustración en la filosofía y en el arte y los mejores valores del ser humano nos puedan salvar?  ¿A quién? ¿A nosotros? ¡Imposible!

La llama

Rebusqué en los bolsillos del abrigo por tercera vez, para cerciorarme de lo que ya sabía.

- No tengo fuego, te dije con la voz pintada de decepción. Y tú sonreíste. Te giraste al coche, buscaste en la guantera, y te acercaste, abrazándome desde atrás, alzando un mechero ante mis ojos.
Sonreí. Nos besamos. Y sonreíste. Encendí, por fin, mí cigarro, con  el cuerpo y el alma sumergidos en ese mar que por primera vez vi a través de tus ojos.

-Quiero llevarte a un sitio, a un lugar muy especial, me  dijiste, con  la voz llena de sueño, enredado  entre las sabanas. Y ahí estaba, con el océano ante mi, tu cuerpo pegado a mi espalda (so close to me), y la cuidad marinera tras la tuya. Sólo me faltaba ese cigarro, aquel que tú me encendiste.

A lo largo de todo ese tiempo en el que uno más uno siguió siendo uno, me  hiciste infinidad de regalos, caros, elegantes , originales. Y según los días se van desgranando del calendario ante el estupor del mundo y la memoria, nada miro con tanta devoción como ese mechero.

- Puedes quedártelo, dijiste.

Apenas costaría un euro, es probable que alguien, cualquiera, lo dejara olvidado, quizá abandonado en tu coche. Es de plástico, transparente, con los bordes rojos. Cualquier ojo que lo mire no verá en él más que un objeto barato, gastado. Yo aún lo llevo en el bolso, porque si algo hubo de bueno, está encerrado en la llama de ese mechero. Ya casi esta acabado, apenas queda gas, y no lo uso. Pero siempre lo llevo conmigo, porque uno nunca sabe cuando va a necesitar luz, o una caricia de recuerdos. Lo guardo por si algún día, en medio del olvido, necesitas una chispa, un incendio que quepa dentro de una mano. Lo guardo por si en alguna ocasión lo necesitas, como yo lo necesité, para sonreír. Lo guardo por si en algún momento me preguntas si tengo fuego. Para poder decirte que si .

Italia en Londres. Segunda parte.

¡Ah, tiempo, cómo huyes, como te escapas entre mis dedos! ¡Cómo engañas al ser humano si no existes, si sólo hay momento presente y lo demás es invención de la mente, recuerdo y humo! Pasan los días y tengo pendiente una deuda con esos pedazos de Italia que pueden encontrarse aquí, en este rincón nunca perdido ni perdible de la isla que arruinó en parte al imperio español con su pragmatismo y su falta de escrúpulos… O quizá es que uno siempre puede encontrar aquello que ama allá donde va: Italia en Londres, Londres en Madrid, la gente que amo en todas partes.

Contaba hace unas semanas, en la primera parte de este artículo caótico cual Roma, cómo, algo ofuscado por mi pasión borgiana, tan intensa como imposible de cumplir, pues nunca tendré frente a frente al objeto de mi deseo –necrófilo, pedante y absurdo-; algo presa de la ira por la disposición absurda de los museos y por los comentarios de sus cientos de visitantes cuando están en el itinerario marcado por las guías que escribió quien probablemente nunca estuvo allí; triste por no poder siquiera conocer el rostro de ese personaje que me ha fascinado por su leyenda y la fugacidad intensísima de su aparición en la Historia; me dirigía hacia la salida por el ala Sainsbury del museo. Como buen animal de costumbres entro siempre por su fachada principal y termino dejando el edificio por la misma puerta giratoria del lado que acabo de mencionar. Pero, ¡oh sorpresa!, había alguien esperándome. No sé cuánto tiempo llevaría allí. Podría ser desde la primera visita que hiciera a este lugar hace ya casi nueve años o puede que no: una de las cosas que me sorprende de la National es la perenne danza de los cuadros que siguen buscando su ubicación definitiva como si estuviéramos en la casa de una familia esquizofrénica y testaruda que se fuera cambiando las cosas de sitio continuamente; o como si los cuadros estuvieran vivos y jugaran al escondite, a cambiar de pared para poder charlar con otros viejos amigos o para buscar diferentes ángulos de la luz, quizá demasiado potente aquí para un flamenco, o un poco en sombras de más para un mediterráneo. En cualquier caso allí estaba, en la misma sala que el Melone, un retrato de Palma el Viejo, ni siquiera uno de sus más famosos. Un retrato, ¿de quién? He ahí parte del misterio.

Antes de desvelar lo que el lector se estará preguntando ahora, utilicemos esa técnica de los bestsellers y las telenovelas y suspendamos la respuesta para generar una inquietud en quien nos está leyendo con el objetivo mantenerlo interesado, buscando la solución al rompecabezas de la identidad del personaje. Hablemos, siquiera por encima, de la gran Italia que despierta al Arte y al placer después de siglos de esfuerzos y que desarrolla una forma nueva de pintura. Hablemos de esa lista de nombres que genera escalofríos si uno piensa en la concentración de genios por metro cuadrado y década: Alberti, Giberti, Ghirlandaio, Ucello, Verrochio, Fra Angelico, Piero de Cosimo, Mantegna, Boticelli, Leonardo, Miguel Ángel, Brunelleschi, Donatello… esa lista que eclipsa a todos los grandes artistas que fueron a su sombra y que, a pesar de su fama y mérito, empiezan a sonar a “algo de lo que oí alguna vez hablar”. ¿Cuántos hombres y mujeres de a pie de la Suecia de nuestros días, por ejemplo, sabrían darnos unos apuntes de la vida y obra de Palma el Viejo o mencionar el nombre de uno solo de sus cuadros? Yo no habría sabido hacerlo hasta que me crucé con este en un paseo involuntario camino de una salida en un viaje por motivos de negocios. Dejo a la elección del lector investigar o no sobre el pintor del cuadro que motiva el artículo. Pero hablemos por fin del modelo.

   ¿Qué tenía frente a mí? Un hombre joven, de media melena de destellos dorados, algo rígida en sus tres grandes ondas; con la mirada perdida en un horizonte melancólico; teniendo a su espalda, a forma de corona natural unas grandes ramas de laurel. Colgando del cuello, y apoyado en el pecho, un delgado hilo de oro da varias vueltas irregulares. Las arrugas de su camisa están captadas a la perfección, la piel animal que le cubre parece suave, densa… En sus labios, cortos y anaranjados, se dibuja una sonrisa tenue, más marcada que la de la Mona Lisa y más  inocente que las de Antonello da Messina. En la esquina derecha del cuadro un libro puesto en pie, sostenido por la mano izquierda del personaje. De este último elemento, las ramas de laurel (típico premio de poetas), y de la fecha atribuida al cuadro (1516), que fue la de la primera publicación del Orlando furioso, se ha deducido quién podría ser el protagonista del lienzo. Estaríamos, por tanto, frente a Ariosto, el famoso escritor. Pero el cuadro se llama “Retrato de un poeta” (Portrait of a poet), es decir, que la atribución no se da por segura.

Una vez más el anonimato. La historia se traga en sus fauces inmensas detalles, como la personalidad de este retratado, cuyo nombre probablemente permanecerá oculto hasta el día del Juicio.

Mi mente volaba, a través de sus ojos, perdidos en o se sabe qué pensamientos u horizontes de puesta de sol, a la ciudad de Ferrara, en cuya corte se publicara la mencionada primera versión de su obra. Hércules de Este (ya su padre fue casi el primer mecenas de la ópera) hizo de  esta ciudad un centro cultural de primer orden, y en ella vivían, entre otros, el mencionado Ludovico Ariosto, Giovanni Bellini o Petrarca, e incluso Tiziano, que pintó para su Cámara de Alabastro (camerino d´alabastro hoy desaparecido y con las obras dispersas entre otras colecciones, entre otras el Prado de Madrid) Ofrenda a Venus y La bacanal de los Andrios. En aquel poema histórico de Ariosto se mencionaban a diversos personajes de su época, como Isabel de Este o Lucrecia y César Borgia. La segunda de ellas fue, además, la primera esposa de Hércules de Este, y como tal Duquesa de Ferrara, la ciudad que patrocinó al escritor a través de un hermano del Duque, el cardenal Hipólito.

La ciudad, tan respetada en su época, bajo la protección del rey de Francia, es hoy una de las perlas más desconocidas en la península, a la sombra de las sempiternas Florencia, Venecia, Roma, Nápoles o incluso Milán. La familia de Este, por su antigüedad, gozaba de un sólido reconocimiento durante el Renacimiento, y fruto del mismo el Papa tuvo grandes problemas para conseguir que aceptasen a Lucrecia como esposa de Hércules, teniendo que utilizar no sólo una inmensa dote (trescientos mil ducados, si no recuerdo mal, que fueron contados y comprobados minuciosamente por los representantes del duque, famoso por su control del gasto) sino toda su influencia política y la de su hijo en aquel momento que no eran cosa menor en la Italia de las ciudades-estado y frágil equilibro de poder.

Todo glorias efímeras. Ferrara hoy es casi lugar de paso. De Palma Vecchio se acuerdan los estudiantes de arte y los estudiosos del Renacimiento. A Ludovico Ariosto, cuyo nombre todavía guarda importantes ecos lo leen un número ridículamente pequeño de personas. El cuadro de César Borgia, que mencionaba en la primera parte de este artículo, está colgado demasiado alto y los brillos de la iluminación impiden verlo en cierto detalle. El propio poder de papas, duques y reyes, es una línea en las enciclopedias, o una página web en el espacio infinito de la red…

Y sin embargo aquí estaba este retrato para atrapar mi mirada, para decirme, cientos de años más tarde, que hubo un poeta que Palma Vecchio pintó con maestría, un soñador que deleitó la vida de sus contemporáneos con historias de pasión y ritmo sofocantes o quizá con lánguidos poemas de amor cortés como las cartas de Pietro Bembo tan queridas por Byron.

A veces es posible viajar en el tiempo y en el espacio. A veces es posible robarle al tiempo su capa de olvido y dejarlo desnudo, incapaz de borrar determinados nombres que se han grabado con fuego –o con tinta, que es aún más resistente- en lo que constituye el gran legado de los hombres: el Arte.

Cobardes

Dice el pintor Eduardo Arroyo que a los españoles nos fascinan los toreros pero que en ningún país ha visto más cobardes que en España.

El duque de Suárez, que en cuestión de “güevos” era una excepción, ratificaba al General que sentenció: “ser español es temblar”. Bien lo sabían los dos. Es la misma trementina de los toreros que van ventilando el ambiente con sus capotazos heroicos a la vida, como el propio Arroyo, que se daba de puñetazos académicos con escolásticos y pinchaúvas.

Los demás, casi todos, son bajitos de alma y carácter. Aquí por una exposición en la Diputación, media hora en la tele, saludar a la alcaldesa, una nómina de 1.287 euros, un banner de Telefónica, un gobierno de coalición, un curso de verano, un sillón en el Supremo o una cátedra, se traiciona (a) la verdad (y a España). Unos mierdas.

No hay huevos. Ni dignidad. La cofradía del miedo y de la seguridad comulga bien con la idiosincrasia nacional de las familias españolas y la generación tapón que es la del franquismo, el 23-F, el felipismo y Alianza Popular. Aquí los tiranos mueren en la cama y los “demócratas” aguantan una legislatura extra, gentileza popular.

Pero ahora que ya asoma por el abismo la cabeza del ordenado rebaño meridional. Ahora, que acollonados por unos soplamingas y gilinabos, os disponéis, vieja guardia, a entregar el alma y la vida al amanecer (después del voto).

Ahora, justo en este minuto final, volverá a escucharse, Raza de cobardes, a un loco enamorado arengando, como ayer, a los jóvenes españoles que van a despreciar a esos ganapanes que profesan (y enseñan) la servilidad, siervos del destino y del escalafón que siguen royendo los mendrugos del pan de munición. Fiscales, tertulianos, banqueros y clérigos progresistas.

Un poder, no gobierno, de verdugos erigidos en jueces (…) un poder de odiadores de la inteligencia y de la libertad, de ladrones, sobre todo ladrones, que quiere robarnos lo más precioso, nuestro porvenir de ciudadanos libres.

Revuélvete. El poder es un repollo.

Animales de compañía y Salud Social

La Fundación Jesús Serra, junto a la Fundación Altarriba, convoca la beca de investigación “Salud Social” para la realización de una Tesis Doctoral que tenga como objeto de estudio los beneficios que aportan los animales de compañía a la salud de las personas. La cuantía de la beca es de 12.000 euros, que donará íntegramente la Fundación Jesús Serra.

Para poder optar a esta ayuda para la investigación, el estudio de la Tesis debe estar relacionado con los beneficios que aportan los animales de compañía a la sociedad, enfocado como un tema de “Salud Social” y por lo tanto relacionado con disciplinas tales como medicina, veterinaria o psicología.

Se trata de un modelo innovador que encaja con la preocupación que siempre ha demostrado la aseguradora y en especial su fundación, la Fundación Jesús Serra, con la mejora de la salud de las personas y que se suma a las acciones de investigación en tales campos que se vienen realizando ya sea por ejemplo a través de su Cátedra de Investigación Cardiovascular o de su “Programa de Profesores Visitantes” del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas de Madrid, por poner algunos ejemplos.

El estudio de los beneficios que aportan los animales de compañía a las personas, es además, un campo de investigación escasamente desarrollado en el mundo.

Para más detalles se pueden consultar las bases en la web de la Fundación Altarriba: www.altarriba.org/beca_F_JesusSerra.htm