CRISIS Y UTOPÍA EN EL SIGLO XXI

Felix Rodrigo Mora.

Maldecap (ediciones) 2010.

Este pequeño opúsculo de apenas 63 páginas contiene, sin embargo, numerosos elementos válidos para iniciar una reflexión sistemática sobre nuestra actual situación política y social. El autor busca aportar ideas que permitan “liquidar la dictadura del Capital y del Estado” y constituir, en la manera de lo posible, una sociedad libre. Trataré de ser fiel al autor en la síntesis de sus ideas.

1 La actual crisis económica servirá como las anteriores para reforzar y regenerar el sistema capitalista.

2 La hegemonía de la socialdemocracia y la presencia decisiva de un marxismo vestigial[1] en lo que se ha dado en llamar “izquierda” obstaculiza sin duda cualquier cambio mínimamente emancipador.

3 La manipulación de la información ha generado un nuevo tipo de ignorancia muy extendida que ha permitido instaurar un estado ultra policíaco y un nuevo conformismo. Tanto los individuos concretos como las clases populares son, en gran medida por su sumisión libremente consentida al sistema vigente, responsables objetivos de su atribulada situación.

4 Caminamos hacia una economía de guerra disfrazada. El enemigo es China.

5 La tecnología y el trabajo asalariado  han conducido a un amaestramiento generalizado de los seres humanos y a la conversión de los pueblos en masas.

6 Libertad de conciencia y una vida materialmente decorosa son presupuestos básicos de civilidad. Imposible hoy con el actual modo de vida impuesto.

El autor, que no se considera anarquista a pesar de la similitud de su ideas con algunas corrientes libertarias, ha sido miembro del grupo antidesarrollista “Los amigos de Ludd”. Es autor también del ingente y documentado trabajo: La democracia y el triunfo del Estado. Por una revolución democrática, axiológica y civilizadora (Editorial Manuscritos, 2010) y de la recopilación de textos, de la que nos haremos eco en otra crítica, Naturaleza, ruralidad y civilización (Brulot, 2008). “Niega cualquier vínculo con la Universidad, pues aspira a preservar a toda costa su libertad de conciencia y creatividad intelectual, para lo que se entiende debe quedar al margen de ese gran aparato de manipulación de las conciencias que constituye la vetusta institución, parte del Estado y a su servicio en todo lo que importa.”

Lo que sigue es una bien intencionada  y algo espontánea mezcolanza  de ideas del autor con reflexiones propias, de las que obviamente sólo yo soy responsable, sobre el actual estado de las cosas.

El presente sin pasado tiene un efecto paralizante, pero además un pasado inventado hace de la movilización del presente hacia el futuro puro fascismo. (Del Prólogo a Naturaleza, ruralidad y civilización)

El desdén por la libertad es omnipresente en la sociedad española contemporánea, como lo es  en otras similares sometidas a la dictadura parlamentaria y partitocrática[2]. El dilema entre libertad y seguridad ha quedado resuelto, tanto por parte de las masas como de sus dirigentes, a favor de la segunda. La deriva de los actuales ciudadanos hacia la ganadería pura y simple es ya un hecho consumado[3]. Lo cotidiano, en gran medida gracias a la influencia del socialismo, ha devenido lo pedestre[4].  El ser humano actual, el individuo postmoderno, alcanza cotas de credulidad y conformismo que lo convierten en una caricatura de un ser humano. Chusma hoy, más que una imprecación interesada, es un término netamente descriptivo de lo que se agita ante nosotros, en el entorno pesadillesco no sólo de las grandes ciudades, con la coartada apariencial de lo bípedo. El triunfo del estatismo, y de la sociedad de control basada en el adoctrinamiento sistemático que lo posibilita, ha conseguido este lamentable logro. Las similitudes con la Roma tardía, con su infecta plebe ansiosa de “pan y circo”, es cada vez más inquietante.

La ideología del medio ambiente (“ecologismo”), que ha sacralizado al Estado como fuerza redentora, actúa como salvaguardia de lo existente y como parámetro de movilización y militarización pertinaz de la sociedad preparando la confrontación futura con China y otras potencias.

Gran parte de la entropía social que ha hecho devenir a los hombres piezas de ganado viene delos ideologemas y vivencias, hoy mundialmente difundidos en el mundo desarrollado, de la  patética generación que tuvo Mayo del 68 como supuesto leit motiv inspirador[5]. De acá viene la inspiración de los nuevos reaccionarios que, enmascarados bajo retoricas anti sistema, constituyen la fuerza de choque de la nueva etapa del Capital en Occidente en la cual las restricciones al consumo colectivo e individual  serán la norma. Con la crisis se preparan la reducción a la mitad de los salarios y la supresión de la mayor parte de los “beneficios” del Estado del Bienestar. Y es sólo el principio.

El enfrentamiento de todos contra todos, cuidadosamente orquestado desde la cúpula gubernamental (feminismos, antirracismos feroces, movimientos minoritarios absolutamente insolidarios y sectarios potenciados desde el poder…), posibilita la emergencia de este Nuevo Orden. Es la guerra: de los gobernantes contra los gobernados y, muy pronto,  de Occidente contra Oriente.

¿Qué hacer?

Frank G. Rubio.


[1] “Los ideólogos”, como acertadamente los califica Jesús Neira.

[2] Jesús Neira se ha ocupado de esta cuestión en su libro España sin democracia (Temas de Hoy) aunque desde una perspectiva, a mi modesto juicio, excesivamente formalista.

[3] Hemos entrado ya en la práctica en el terreno de las distopías.

[4] Poco más se podía esperar de una sociedad que tiene las ideas de la socialdemocracia como guía. Pablo Iglesias, fundador del socialismo español e individuo de una tosquedad intelectual más que obvia, tuvo siempre una concepción muy restringida y materialista del hombre: Animal laborans.

[5] El repulsivo, y autocalificado de pederasta por sí mismo, Daniel Cohn-Bendit es un ejemplo palmario de lo que hablo. Parlamentario europeo por los “verdes” fue uno de los vectores, muy posiblemente canalizado por los servicios de Inteligencia de los Estados Unidos, de la caída del  general De Gaulle. Hoy es un fanático defensor del cambio climático y de la inmigración irrestricta. Ambas, estrategias patrocinadas por el Capitalismo norteamericano para descomponer mediante la aculturación las sociedades y militarizar la vida cotidiana.

EURABIA ATACA A ISRAEL

La Historia, como todo lo que tiene que ver con los seres humanos es, a fuer de impredecible,  recurrente y repelente.

El petróleo como la política, más bien quizás a través de ella, hace extraños compañeros de cama. Si no sería imposible entender la peculiar posición europea ante la situación de Oriente Medio. Es ya un lugar común que los medios de comunicación  más “respetables” sirvan de caja de resonancia a los becerrismos antiisraelíes más fanáticos. La dependencia del petróleo que Europa tiene con los países árabes y con el régimen fundamentalista iraní explica en parte la cuestión. El lobby árabe ha conseguido en nuestro país (merced a los deleznables ideólogos de la izquierda española cuyo sectarismo, venalidad, ignorancia y mala fe son evidentes ) generar, de manera artificial en gran medida en colaboración con el Gobierno de la Nación, un estado de fobia antiisraelí y de entrega voluptuosa a los slogans más zafios de “la causa palestina” que resulta aberrante para un espectador desprejuiciado e informado. Continuamente, convenientemente silenciados o puestos en sordina por la Prensa, se producen en nuestro país incidentes violentos, fundamentalmente en ámbitos académicos, que tienen como objetivo israelís o personas que apoyan de un modo u otro a Israel. El último ha tenido lugar en la Universidad Autónoma de Madrid[1] con un perfil muy similar a anteriores manifestaciones violentas. Un político, un científico, alguien en general israelí va a hablar en un foro publico y el acto en cuestión es violentamente reventado por una serie de vándalos vinculados a la izquierda anti-sistema sin que la policía haga apenas nada para evitarlo, no digamos ya las “autoridades académicas”. La similitud con las actividades de los nazis en los años 30 son más que inquietantes. Llamarlo nuevo antisemitismo es absolutamente aceptable. Y añado, a fuer de ser objeto de risión, que el advenimiento de un IV Reich en Europa será auspiciado por la socialdemocracia (¡que bien conocía Stalin a estos socialfascistas…!), el Islam cuidadosamente manipulado, elementos muy poderosos de la jerarquía católica (no hay que desdeñar a los temibles y muy activos jesuitas) y los círculos financieros internacionales que ya hace décadas desencadenaron los experimentos soviético y hitleriano[2]. La conversión de Europa en Eurabia es básica para este proyecto. Pero continuemos con el asunto que tenemos entre manos.

Una “flotilla de paz” tratando de burlar el bloqueo de Gaza, ha sido algo menos que eficazmente interceptada[3] produciéndose varios muertos y heridos. Turquía, bajo cuya bandera marchaba el barco interceptado cargado de supuestos pacifistas anónimos y de “famosos” deseosos de publicidad, ha amenazado con escoltar militarmente nuevas aportaciones “humanitarias y pacificas” destinadas presuntamente a contribuir a la resolución del conflicto en Oriente Medio[4]. Todo un ejemplo a no seguir, salvo que nos encontremos con baladronadas que es lo más probable. Turquía, cuya islamización “moderada”[5] esta auspiciada por los Estados Unidos[6] que buscan sustituir a Arabia Saudí como foco del sunismo por motivaciones geopolíticas más que oscuras y de gran calado, ha dejado de ser una aliada indiscutible de Israel para devenir un posible e inventado adversario. Tratase con estas manipulaciones y cambios de rumbo, como con las operaciones de “falsa bandera” (11S y 11M entre otras), de dinamizar los conflictos, si es preciso se inventan, en direcciones favorables a un designio estratégico de expansión imperialista (nada discreta) que tiene como leit motiv el asalto al corazón de Asia.

La insistencia en la entrada en Europa de una Turquía no laica, islamizada y bajo control, forma parte de una estrategia ideada para dominar toda la cuenca mediterránea y lanzar masas ingentes de soldados en un próximo y harto probable conflicto con Rusia y China. De ahí las continuas jaculatorias de expertos norteamericanos e ingleses sobre los males de Europa: su envejecimiento y decrecimiento demográfico, su ausencia de voluntad de cooperar en las guerras neocoloniales, su resistencia a asumir el melting pot como realidad básica social, su incredulidad religiosa generalizada… El Islam, cuidadosamente controlado, es un activo que favorece los designios imperiales no los obstaculiza. No lo van a tener fácil Rusia y China para oponerse a la marea humana teledirigida y aculturada, y pronto “encoranizada”, por la Democracia imperial. Pero no adelantemos acontecimientos porque este montaje evidente, que tendrá (tiene con la “crisis”) a Europa como protagonista central, hace agua ya por numerosos agujeros.

El bloqueo de Gaza, lugar desde el cual se han lanzado ya mas de diez mil misiles, es una obligación mínima que el estado de Israel cumple para con sus ciudadanos. Tiene como motivación, obvia para cualquier mente pensante, impedir lo que se ha producido en diversas ocasiones: la llegada de armamento que podría ser utilizado vesánicamente. Todos los días penetran en Gaza alimentos y ayuda medica, convenientemente controlados claro está por las autoridades israelíes que además aportan una gran parte de estas ayudas. Esta es la realidad, más allá de la demagogia de la propaganda filo palestina.

Gaza está gobernada por una piara de fanáticos y de asesinos, digan lo que digan los voceros del complejo militar-humanitario, y toda acción que favorezca la supervivencia de tan pernicioso régimen debe ser rechazada no sólo por Israel. La idea de que en la zona haya dos estados: uno palestino y otro judío conviviendo pacíficamente es válida pero la presencia de enclaves dirigidos por fundamentalistas (el Líbano es otro ejemplo) solo puede servir a intereses nada luminosos, ni benéficos. La persistencia de Hamas, como el nacimiento en Europa tras la guerra que disolvió Yugoslavia de diversos enclaves islámicos, forma parte de una estrategia internacional diseñada por determinadas facciones de las clases dirigentes inglesas, europeas y norteamericanas que debe ser, cuanto antes, neutralizada[7].

Y aquí os dejo: con el renacer fabricado de un nuevo imperio otomano en el horizonte que tire de la locomotora europea hacia (y contra) Asia con la finalidad de mejor servir a América. Y todo jurado sobre las imbecilidades de los monoteísmos (para el pueblo) y la alquimia de baratillo de la tecnociencia contemporánea, eso sí con una pizca de Eleusis de pega, para “los enterados”.

Dan ganas de vomitar[8].


[1] Ni que decir tiene que el Rector ha dado muestras de una deleznable indiferencia tolerando y excusando implícitamente con sus actos de omisión los vandalismos.

[2] Conjuring Hitler de Guido Giacomo Preparata (Pluto Press) y Wall Street and the Rise of Hitler de Anthony Sutton (puede descargarse libremente de la Red)

[3] Las quejas en el ámbito militar israelí por el modo en que se llevó a cabo la operación dejan claro que una quinta columna, sita en los mas altos escalones del gobierno del estado hebreo, marcha de consuno con los planes citados en el texto que, para mejor entendernos,  calificaremos de “mundialistas” y contra la voluntad expresa de sus sufridos ciudadanos.

[4] El Primer Ministro turco Tayyip Erdogan ha llegado a hablar de “terrorismo de estado” con relación a la exitosa aunque impopular acción israelí de intercepción. Bostezo obligado.

[5] No podemos dejar de referirnos, como vector eficiente de islamización moderada, útil para paliar el laicismo europeo (obsesión de los círculos anglo norteamericanos deseosos de ejércitos que no hagan preguntas y mueran por nada), al sufismo. Muy influyente entre ciertas  élites europeas minoritarias y vinculado también a los entornos de Nueva Era (El Príncipe Carlos de Inglaterra, verdugo psicológico de  la bella e idealista Diana, es uno de sus iconos o activos) tiene hoy, tras la voladura controlada del kemalismo, nuevamente una gran influencia en las políticas gubernamentales turcas. Recientemente uno de sus más destacados dirigentes, en concreto el cabeza de la rama Naqsbandi, se ha encontrado en Chipre con el Papa. Repito: el IV Reich está en marcha y como el antiguo nace de las manipulaciones de los gerifaltes no del  impulso del pueblo. La finalidad inconfesa: arbitrar para la Europa futura, una unidad espuria de corte religioso híbrido para movilizar a grandes masas conformistas, jaleadas con prejuicios religiosos, contra China. La potencia rival, junto con Rusia, de los designios imperialistas de corte mundialista. La provisión de un Mahdi ad hoc o un segundo Jesucristo (tan de de pega como el primero) forma parte de la propuesta.

[6] La reunión en Estambul en el 2007  del Club Bilderberg es un  indicio más de esto.

[7] Este nuevo imperialismo que se realizará nominalmente (ya esta en marcha) en nombre de “los derechos humanos” y de la “sostenibilidad” cuenta con teóricos avezados en el ejército norteamericano que es uno de sus valedores más interesados. Consultar por ejemplo: Blood borders. How a better Middle East would look by Ralph Peters (Armed Forces Journal). Como remedio critico confrontar el trabajo de William Engdahl: Full Spectrum Dominance… Así como el artículo de Chris Floyd: Fatal Vision – The Strategy Of Chaos And Ethnic Cleansing (Rense.com).

[8] Contra mi costumbre he comprado un periódico (a veces  se sale el agua o hay que animar la chimenea) donde he leído un artículo inteligente, aunque excesivamente moderado, de Luís Antonio de Villena en el que se muestra perplejo porque en el Día del Orgullo Gay se prohíba la carroza israelí. ¿Adivináis donde? Habéis acertado de pleno: aquí, en Porkilandia, el país de Willie Cerolo, Chiquilicuatre y demás  progretarios  paradigmáticos. No hay datos que permitan pensar vaya a haber en el desfile carrozas procedentes de Gaza, o de Arabia Saudita o de Irán, países todos en los que la homosexualidad está durísimamente castigada. Rebuznos gallardonados.

Generación viajera

Arthur Schopenhauer decía: “El instinto social de los hombres no se basa en el amor a la sociedad, sino en el miedo a la soledad” puede que de este precepto surgiesen los viajes organizados, sin embargo, existe una raza de nobles viajeros para los que el viaje y la aventura constituyen una experiencia iniciática; no se trata de un fenómeno de masas o de relajarse contratando un Tour organizado, muy al contrario se trata de vivir una aventura, mochila al hombro, para descubrir, como Marco Polo, Stanley, Ali Bey y Vasco de Gama, nuevos parajes a través de los cuales desconectarse de la rutina y adentrarse en el mundo interior.

Esta raza especial de nuevos aventureros, buscan  ampliar horizontes con los que recobrar la magia que perdieron en su día a día. Son gente de alma inquieta y espíritu indomable que necesita salir de su pecera. La rutina les empequeñece, les asfixia, les ahoga y a través de sus vueltas por el mundo obtienen la sanación de lo que para ellos es una herida mortal “la monotonía”.

Sumergiéndose en nuevos parajes, estos ciudadanos universales comprenden que lo cotidiano nos une a todos, tal vez por ello rechazan los hoteles de lujo, el “todo incluido” y el orden impuesto por los Touroperadores . Prefieren perderse entre la gente y mimetizarse con el paisaje. El viaje les da la perspectiva necesaria para alcanzar una visión objetiva con la que valorar  lo bueno y lo malo de su lugar de origen.

Estos viajeros inquietos son capaces de tomar el pulso de manera inmediata a cada pueblo, a cada ciudad y a cada nación que visitan.  Para hacerlo sólo tienen que recordar lo que aprendieron en su primer destino, una lección simple y difícil de olvidar cuando se comprende. Pese a nuestras diferencias y cambios de costumbres es más lo que nos une, que los que nos separa.

Ellos han comprendido que  a la hora de la verdad, en nuestro día a día, obramos de manera parecida, esquivando acantilados de miedo y celebrando horizontes de alegría.  Han comprendido que nuestro cotidiano mundo no  es más que un trozo de universo que explorar mientras realizamos nuestro viaje más importante: “La vida”.

Antonio Gutiérrez

La intrasigencia y rigidez de los partidos políticos daña la esencia misma de la democracia. Lo que se dilucida en el interior de los partidos no es la elección de los mejores servidores de la sociedad, es la fidelidad al aparato. La tragedia de la democracia se dibuja con el trazo autoritario de la sevidumbre interna. Por eso el gesto de lealtad programática, coherencia personal y libertad informal de el ex secretario general de CC.OO habría contribuido a sanar la deteriorada imagen del PSOE sin el patético y reaccionario “closed government” que reglamenteta la vida interna de los partidos políticos. Frente a la camarilla fiel  se alza la “palabra fuerte” de un hombre coherente con el socialismo democrático y la sociedad abierta.

Mi sueño de una noche de verano

Feliz noche de San Juan,feliz noche de conjuros,hechizos y magia . Dicen que esta noche se abren de par en par las puertas invisibles de la percepción,las del otro lado del espejo y podemos ver mas allá de nuestros ojos . Se permite el acceso a grutas,castillos y palacios de cristal encantados y se liberan de sus prisiones y ataduras las reinas moras y las princesas cautivas a merced de una maldición,embrujo o ensalmo .  Braman y vuelan dragones y unicornios mientras pasean a la luz de la Luna misteriosos seres seductores en torno a sus infranqueables moradas . Afloran enjambres de raros espíritus duendiles amparados por la oscuridad de la noche , ¿quién sabe dónde irán a parar? .  Las gallinas de oro hacen ostentación de su plumaje tentando así a miserables codiciosos y los tesoros se remueven de las entrañas de la tierra dejando al descubierto parte de lo que guardan para que así,algún pobre mortal,deje de ser, al menos, pobre . Las mozas enamoradas sueñan y adivinan quien sera el galán que las despose a la luz de los helechos que florecen al dar las doce campanadas . Hadas y duendes visten sus mejores galas y danzan bajo el manto de la noche en las profundidades del bosque,al son de cuernos y trompetas,de flautines y flautas mágicas . Oberón y Titania juegan al escondite y acaban encontrándose,caprichosos,entre las flores . Noche de deseos en la que todo es posible,en la que alejar de tu vida aquello que te entorpece . La Luna se asoma al espejo del mar y se besan sin vergüenza bajo la atenta mirada de las estrellas mas bellas. Junto a las hogueras arden los corazones henchidos de sueños . Y no podía ser sino en esta noche tan mística,maravillosa y perfecta .Y sólo podías ser tu . Hace ya 32 años,como si fuera un regalo confeccionado con todo el amor por los habitantes del bosque,llena de pureza,belleza y con el corazón mas grande que jamas he visto,nació una niña,una princesa,una reina,una leona de ojos esmeralda y cabellos de oro . Apareció con los bolsillos llenos de sonrisas y paz,con la fuerza del océano entre las lineas de sus manos y la calidez de la brisa de verano en su sonrisa . Suturando heridas con precisión de cirujano,pintando sueños y alegría en cada paso del camino,enseñándome con la paciencia y el mimo del que sólo una madre puede hacer gala . Pasan los años y yo mirándote callada sigo preguntándome,¿cómo puedes hacer magia sin conjuros ni calderos? . Mi paraguas,mis ojos verdes esperanza,mi sangre,mi alma . Gracias por toda una vida a mi lado . Feliz noche de San Juan,haya,náyade,ninfa .Feliz cumpleaños hermanita . Dos contra el mundo hasta que sólo seamos polvo . Tu eres mi sueño de una noche de verano .

La mejor universidad:la vida

Actualmente, en España hay más licenciados y licenciadas universitarias que nunca. Qué lejos quedan aquellos tiempos en que tener una carrera universitaria era privilegio de unos pocos (un privilegio que, además, te aseguraba el pan de por vida). Hoy los jóvenes están más preparados que nunca y sus currículums llenos de títulos, másters, grados y postgrados son tan largos como las colas del INEM.

Llegados a este punto, no es extraño preguntarse ¿y qué ocurre con la universidad de la vida? Aquella en la que aprendieron muchos de nuestros padres. Aquella que te da un título que ninguna universidad del planeta puede darte: licenciado en Mundología. La única carrera del mundo que todos podemos hacer pero que muy pocos aprueban…

Pues eso deben de haber pensado dos chavales de veintipocos, Raúl y Ángel, que han decidido que la vida tenía mucho que enseñarles y se han lazando a la carretera a por todas: llevan una lista de las 25 cosas que hay que hacer antes de los 25 y piensan cumplirla a rajatabla. Volkswagen Polo les da la oportunidad de hacer realidad esta curiosa y envidiable iniciativa. Raúl y Ángel son dos chicos reales, normales y corrientes, que se conocieron gracias a la anterior y exitosa campaña de Volkswagen, Coco y Lola. Ante esta oportunidad única, cómo no, han aceptado el reto.

Y no os penséis que su lista es una lista normalita, no; nadar entre tiburones , enrollarse con 13 chicas en una noche, irse de fiesta con un famoso… estos chicos no parecen conocer las palabras miedo o vergüenza. Seguir sus peripecias es muy fácil, ya que las retransmiten en un blog (www.25antesdelos25.com), y también a través de Facebook y de Twitter. Y es que como ellos mismos dicen en su blog: “Dentro de poco empezaremos a trabajar. Las cosas se pondrán serias. Vendrán curvas. Y no tendremos tiempo de hacer todo lo que habíamos soñado. Es ahora o nunca: aprendamos todo lo que “la vida tal y como la conocemos” pueda enseñarnos antes de que cambie para siempre”.

Dicho y hecho. Raúl y Ángel van a aprender en casi tres meses lo que no hubieran aprendido en años ni en Oxford ni en Yale: que en el mundo hay gente fantástica, que a veces las cosas se tuercen, que uno sólo es capaz de saber hasta dónde puede llegar si lo intenta con todo su empeño, que los sueños están para cumplirse y que es mejor arrepentirse que no haberlo intentado. Lecciones muy valiosas que muchos de nosotros aún no hemos interiorizado y que ellos van a retransmitir con humor a base de vídeos, fotos y textos, y contando con la participación de todos aquellos que les sigan. Cuando todo esto acabe, estamos seguros de que volverán mucho más sabios. Mientras, veamos qué les espera ahí fuera.

Mierda Mundial

MIERDA MUNDIAL

(El artículo lo quería publicar antes del mundial, pero era tanta la bazofia que iba recibiendo de este evento que lo he ido retrasando. Al final he decidido publicarlo casi sin tocar, como estaba originalmente, y publicar luego otro.)

De todas las cosas que la tecnología y su sacerdocio nos ha ofrecido en los últimos tiempos la globalización es la más representativa. Se ha globalizado todo, nos repiten, y lo que sucede aquí tiene repercusión allá. O sea, que si alguien caga acá, se huele allá. Y esto es básicamente lo que está pasando: el nivel de mierda, de una manera u otra, ha llegado a todos los rincones del planeta sin excepción.
Este es el ejemplo más visible de la globalización: la rapidez de propagación y los fenómenos de masas, resumidos todos en uno, y que comenzaremos a sufrir en breve. Me refiero al Mundial. Al de fútbol, claro. Y es que si mezclamos la mierda globalizada con el cerebro de piñón que se gasta el noventa por ciento de la sociedad española y lo juntamos en la cloaca que en este país representa el fútbol, tenemos una inmensa croqueta de mierda. Y digo esto porque cualquiera que gaste dos dedos de frente se dará cuenta del inmenso negocio que para unos pocos, respaldados por las sonrisas lobotomizadas de los parroquianos hipnotizados por las televisiones de los bares, supone el que unos mentecatos den patadas a un balón, inflado éste por unos precios de mercado que sólo pueden basarse en los pingües beneficios procedentes de los albañales más selectos. Todavía me sangran los ojos cuando leo los euros, cientos de millones, que deben los clubes españoles de fútbol en Seguridad Social, los gastos que conllevan para todos los famosos “partidos de riesgo”, la tolerancia con los clubes ultras –mientras se castiga todo lo demás casi indiscriminadamente- y las andanzas de algunos de los que se suponen están detrás del cotarro. Me refiero al famoso escándalo de la Federación Española de Fútbol, cuya sede de Las Rozas se haya incursa en un proceso que lleva varios años coleando en los juzgados – recurso tras recurso pagado con dinero público, claro- y en el que se ha podido comprobar el robo (supuesto, cómo no) que para ese pueblo fue el regalo de unos terrenos a dicha Federación, por otro lado y por muy española que sea, de carácter privado. Claro que los lobotomizados anteriores a los que hacía referencia de los que los parroquianos roceños son ejemplo sin parangón permiten que eso sea así por la sencilla razón de que “a los niños les gusta ir ahí a ver a los futbolistas”…Sin comentarios.
Ahora llega el mundial a, curiosamente, Sudáfrica, un país violado, asesinado y esclavizado por el hombre blanco y que recién superado el mal trago, por decir algo, recibe el fútbol “made in blanquitos” como un maná esplendoroso y cuya única crítica social en ese país la recibe Shakira “por no ser africana” y cantar el himno inaugural. Patético.
Y se nos dice que ser español es apoyar a la selección, llevar la camiseta, besarse el escudo y hacer afición. Y se nos dice que no son once los que juegan, que somos 46 millones de jugadores, que todos somos uno. Pues a mi que me borren, por favor. Si ser español es eso, me hago de Madagascar. Me solidarizo con todo sudafricano que no tenga televisión, que viva ajeno al latrocinio que va a resultar de ese mundial y que deseara recibir con lanzas, y no con himnos, a los niñatos consentidos esos.
Y mientras España se besa el escudo de “la roja” en un alarde de patriotismo caduco, símbolo esotérico de cómo realmente están las cosas, y los pobres negritos corren detrás de un blanquito que le han visto en un cromo para que les firme un autógrafo, la globalización dará un paso más en acercar a nuestras narices la podredumbre de todas aquellas cosas que en su momento fueron normales y lógicas, y ahora, en plena esclavitud se convierten en el deshago de mangurrinos pagahipotecas y españoles venidos a menos, a mucho menos. Y los sudafricanos ni les cuento.

Enrique Freire.

Pd. Me comenta un amigo que una marca de embutidos regala una bandera española con la compra de un paquete de chorizos. Atención a la metáfora.

Bolsas del mercado

[a]

Las siete menos cuarto de la mañana. Parpadeo. Las siete (y creo que sobre esto existe cierto consenso) es la hora más cruel; por eso, nunca pongo el despertador a esa hora, antes o después pero nunca a las siete en punto. Parpadeo.

Me duché y, desnudo aún, tomé café frío y un trozo de pan untado en mermelada de ciruela. Encendí el portátil para comprobar que la bandeja de entrada del email estaba ya a rebosar: aunque, a primera vista, no había nada importante. ‘Móvil, cartera, ipod, llaves…’ repasé mentalmente antes de salir.

En el segundo, la nueva vecina (se había mudado, creo, aprovechando el fin de semana) trataba de entrar en su piso cargada con un montón de bolsas de papel a la americana de las que últimamente daban en el mercado general. Tenía el pelo rubio y dulce (como de cabello de ángel) y los ojos raros azul muy oscuro (pantone 425). Recuerdo que estaba preciosa pero recuerdo más aún lo raro que me resultó verla como si recién hubiera hecho la compra ¿Quién va de compras al mercado a las seis de la mañana? Es más, me pregunté aún medio dormido, ¿Está abierto el mercado a las seis de la mañana?

-        ¿Te ayudo?

-        Pues mira, gracias. A ver si puedes encontrar las llaves, las debo de tener en el bolsillo. – Y movió la cadera hacia mí. He de confesar que me pareció extraño que alguien a quien no conocía de nada me pidiera que le metiera la mano en el bolsillo del pantalón pero en seguida cambió de opinión. – O mejor, ten las bolsas.

Y me dio las tres bolsas. Abrió la puerta y me cogió una, dándome a entender que la siguiera. Su casa, post-mudanza, parecía un hospital robado. Dejamos las bolsas en la cocina, me dio un beso en la mejilla y me acompañó a la puerta.

-        Muchas gracias

-        Nada, por cierto, Cinto Gimeno el vecino del 3ºB.

-        Carla Donluis. – Me guiñó un ojo.

Paré en un Starbucks y puse rumbo al departamento. Aquella noche, antes de dormir, me agregó a facebook. Había estudiado biología en Valencia y después había estado yendo y viniendo por el país ocupada con trabajos temporales. Le gustaba escuchar a Marlango en la ducha y era rubia natural. “Rubia y bióloga como la Obregón” se me ocurrió decir y si las miradas mataran (y las webcams catalizaran sus rayos mortales) me hubiera visto reducido a cenizas en ese mismo momento.

Al día siguiente no la vi en el descansillo pero charlamos por internet.

Yo: No, en verdad… no te pareces casi en nada a Ana Obregón.

Carla: Jajajaj, ¿Mala conciencia? Mira que no te guardo rencor.

Yo: No, que va. Es que acaba de salir en la tele… Es para que lo sepas, vamos. A mí me comparan con Florentino Fernández y no acabo de verme: siempre me he visto más parecido a George Clooney.

Carla: Jajajaj, a mi me das un aire… si eso te sirve.

Así se sucedieron los días, muchas mañanas nos encontrábamos y la ayudaba con las bolsas y estaba siempre preciosa. Otras no y, he de reconocerlo, la buscaba en internet con cierta ansiedad para hablar con ella.

No pasaron muchas mañanas, aunque sí muchas bolsas, hasta que decidí invitarla a tomar algo: un café, un pitillo (aunque yo no fumara), una copa o un amanecer, lo que quisiera. Luego, tardé varios días en proponérselo. Pero, al final, nos anocheció una tarde con dos copas de vino y un paquete de trufas de chocolate.

-        Lo que no acabo de entender y llevo dándole vueltas un tiempo es por uqé vas tan temprano al mercado. – sonrió.

-        Normalmente cuando me preguntan esto les digo que me gusta el olor a cilantro fresco y a pescado azul y a carne roja, y sólo cuando es muy temprano se puede oler bien. Siempre digo eso, siempre, pero es mentira. – Puse la cara de sudoku que tantas veces había ensayado de monitor en campamentos de verano.

-        ¿Mentira?

-        Sí, la mayoría de las veces es más fácil mentir.

-        ¿Y ahora por qué no?

-        No sé, me das confianza.

-        ¿Y, entonces, por qué vas al mercado tan temprano?

-        Porque estoy enamorada. – “Toma confianza”, pensé mientras trataba de contener la cara de gilipollas que todos los músculos de mi cabeza habían comenzado a poner. – Uno de los primeros trabajos que tuve aquí en Valparaíso fue en un restaurante italiano y, claro, todas las mañanas me tocaba ir con el ‘responsable de compras’ al mercado general. Allí la conocí – ¿’La’ conoció? –, no pongas esa cara, no soy lesbiana ni nada de eso.

-        Que tampoco pasaría nada.

-        Bueno… – me rozó la mano con dos de sus uñas mientras arqueaba los labios, traviesa.

-        …

-        El caso es que Cristina, tardé un montón en saber cómo se llamaba porque me daba (y hasta me sigue dando) vergüenza iniciar una conversación con ella, trabaja a media jornada en la quesería que hay al lado una pequeña frutería especializada en frutas rojas silvestres, ¿sabes dónde digo? Por eso empecé a ir tan temprano, porque si no iba a primera hora, antes de entrar a trabajar, luego en la tarde es imposible encontrarse. ¿Por qué te sonríes?

-        No, por nada. Me parece tan raro que una mujer tan guapa como tú este enamorada en secreto de una quesera a media jornada y que para verla vaya a las 6 al mercado todas las mañanas. Es tan de argumento de novela pulp para adolescentes.

-        ¿Qué problema tienes? – me dijo y frunció el ceño.

-        No, no, no me malinterpretes. Piénsalo así, sin detalles: tienes que reconocer que es un argumento de folletín romántico y lo último que quiero es un relato romanticón, paso de alcanzar la fama con un ‘Crepúsculo’ y tener que aguantar a un montón de niñatas locas. Y, además, como dijo Hank Moody “El mundo no necesita más libros sobre vampiros”.

Ella había cambiado la cara de ofendida por una de ‘¿¡Qué carajo estás diciendo?!’ y, acto seguido, se puso a reír a cántaros. Me contó que en algún momento Cristina le había llevado a planearse seriamente su sexualidad pero que siempre habían sido comidas de olla en tardes de lluvia. Me habló también de su pueblo cuando nos sirvieron dos copas de un blanco de Rueda que se bebía como el agua y yo le conté que había estado viviendo unos años en la capital pero había vuelto a Valparaíso porque en Madrid hacía más frío (frío de noches solas, de caras y camas anónimas, de ‘ego solus ipse’) que en el resto de España aún sumando cada una de las mínimas del invierno más frío de la Historia.

Bebimos mucho más vino y camino a casa ella insistía en pararse en cada estatua de Calvo-Sotelo y pedirme que le echara fotos. Estaba tan bonita. Yo le decía lo mismo en cada estatua: “Amor, no tenemos cámara”.

E hicimos el amor y, casi en seguida, ella se quedó dormida con su pelo ensortijado sobre el pecho y la respiración entrecortada.

Y llegamos a la noche de marras. Aquella noche yo estaba preparando un paquete de fideos asiáticos (iba a decir chinos pero en realidad no recuerdo de que país eran); era tarde y como el dicho de ‘vísteme despacio que tengo prisa’ siempre me ha parecido una chorrada (si tengo prisa, yo al menos, me visto deprisa) pues, esto, iba rápido. Llamaron a la puerta.

-        ¿Don Jacinto Gimeno Cuenca?

-        Sí, soy yo.

-        Muy buenas noches, perdone que le molestemos tan tarde. Soy Francisco Laurel, subinspector del Cuerpo Nacional de Policía y mi compañero el agente Álvarez. Va a tener que acompañarnos a la comisaría.

-        ¿Yo? Pero ¿Qué ha pasado? ¿Qué he hecho?

-        Lo ideal sería tratarlo en comisaría pero es un asunto vinculado con una de sus vecinas.

El resto ya lo saben, estoy aquí.

[b]

-        Entonces… – justo aquí, el subinspector habría dado una larga calada para imprimir tensión a la pregunta que estaba a punto de hacer pero la puta ley antitabaco prohibía fumar en lugares públicos. – ¿De verdad quiere hacernos creer que aunque mantenía una relación con la sospechosa y hemos encontrado sus huellas en la mayoría de las bolsas de material, no tenía ni idea de nada?

Cinto pensó bastante su respuesta: estaba seguro de que pensaban que o era el peor mentiroso del país o el tío más tonto de todo Valparaíso.

-        Sabés que estás siguiendo la peor estrategia de todas, ¿ah? – Era la primera vez que el agente Álvarez abría la boca y el acento argentino (o uruguayo, tanto da) le desequilibró. – Si vos no sabés nada de la chiquita esa, lógicamente no podés llegar a un trato. Pero si la vecinita esa te acusa, sabés que andás jodido.

-        Claro, chaval. Ten en cuenta que ella te va a vender, a eso se dedica. Lo tiene fácil. Y cuando te cargue el muerto, estará todo hecho. Esta es una jugada muy habitual, la historia de la chica guapa que lía a un chaval para usarlo de cabeza de turco, ya me entiendes, es tan vieja como yo o más. – Es cierto, hasta ese momento no se había dado cuenta de lo mayor que era (o parecía) el subinspector Laurel – Despierta que no es que te quede mucho tiempo.

-        Sé perfectamente lo que tratan de hacer, se llama el dilema del prisionero: soy becario del departamento de lógica en la Universidad y sé cómo funciona y de verdad les digo que si supiera algo se lo hubiera dicho ya. Estoy acojonado. Pero es que, de verdad, no tengo ni idea ni de drogas ni de nada. De verdad, se lo juro. Nos cruzábamos en el descansillo y la ayudaba con las bolsas. Punto. ¿Qué nos acostamos? Sí, una vez y todavía ni me lo creo. Pero eso no tiene nada que ver, de verdad, créanme, por favor. ¿Cómo quieren que les diga cosas que no sé? ¿Qué quieren, qué me lo invente?

-        Pará, tranquilizáte, que parecés Usain Bolt. Respirá. ¿Querés agua?

-        No

-        Mejor. No tenemos.

[c]

Cuando Cinto salió acababan de dar las siete de la mañana: la ciudad empezaba a desentumecerse: había lagañas en las esquinas y bostezos en los semáforos. Las siete de la mañana.

Caminó hacia casa. Cuando llegara tendría que ducharse e ir a la facultad y aún así llegaría muy tarde. Por eso paró en la estación de autobuses y, en la cafetería, pidió un café con leche.

Bebía el café a pequeños sorbos y miraba a los viajeros. Conforme pasaban los minutos recordaba cada vez con más nitidez cómo aquella noche, en su cama con su pelo ensortijado sobre el pecho y la respiración entrecortada, hablaron hasta el amanecer y ella le confesó todo: cómo empezó en un viaje de fin de carrera a México, cómo lo terminó borracha de tequila y limón y sal y vete tú a saber que cosas en brazos de un familiar michoacano, cómo pasaban la droga en el queso Chihuahua y cómo Cristina, natural de Ciudad Juárez, se lo iba entregando cada día en una bolsa de papel sin mediar más palabra. Lo recordaba casi perfectamente: el tono de su voz, el color nacarado de sus ojos, el sabor de su piel aún en su boca.

Y tendría que recordarlo mejor si no, en el juicio, nunca la condenarían.

Bloomsday entre las piernas de Marilyn Monroe

17-junio-2010 · Imprimir este artículo

Por

Desde 1954 se celebra en Dublín el Bloomsday cuyo nombre proviene de Leopold Bloom, uno de los personajes, algunos dicen que el principal, de la novela Ulises de James Joyce. ¿Y por qué todos los 16 de junio en Dublín algunos con su ejemplar en mano visitan los lugares de la novela? Porque en ese  único día transurre todo el trasunto y el asunto de Ulises. Y, en esa misma fecha, tuvo lugar la primera cita del autor con  Norma, la que más tarde sería su esposa.

Joyce y su obra parecen haber entrado “la moda” y que viene a significar que uno se  tropieza por todas partes con algo durante una temporada. Eso no tiene porque ser  negativo. James Joyce es uno de los mayores genios de la literatura universal y eso lo declaro así de entrada por si alguien duda de mi filiación al irlandés. Durante los años setenta, me dicen de oídas, se le veneró en España sin venereas intenciones. Pero en otros años más próximos se le declaró  autor críptico y se decidió que  su lectura era un esfuerzo innecesario, tan innecesario como el intento de respirar por parte de un asmático bajo el agua. Un célebre autor de tomos de espadachines, del que todos sabemos sus andanzas guerreras, pues las ha declarado con el entusiasmo hombruno de John Wayne, en una entrevista de esos tiempos remarcó con dureza que en su época de estudiante “la gente se empeñaba en leer a autores como Joyce que a mí me aburrían”. (En este caso las comillas no significan transcripción literal, la verdad es que me invento las palabras pero no el contenido). Enrique Vila-Matas ha respondió al escritor de pluma gruesa, que a mí, por cierto, no me divierte en absoluto, en una entrevista reciente: “…Ulises es un libro extraordinariamente divertido. Sólo en España está considerado ilegible, quizás porque aquí sólo es legible lo castizo y lo bobo”.

En lengua castellana, que me disculpe el erudito gansudo si piensa otra cosa, nadie  ha cantado y loado y domesticado y homenajeado tan bien a Joyce como Julían Ríos. Y en esye momento golpeo mi mesa de trabajo con su libro Casa Ulises. Ríos también ha hecho lo propio  con Ezra Pound, otro grande, colosal de la literatura, pero tal vez sea Joyce su umbral y puerta principal.

Por supuesto un servidor no supo de Joyce, ni de Ulises, ni del Retrato de un artista adolescente (que comparte un personaje con la novela anterior), ni de sus poemas manzana, ni de Finnegans Wake por el colegio, el instituto, la enseñanza pública, ni la privada, ni siquiera por un bibliotecario caritativo, sino por el buen gusto de Pedro Abio, padre de mi amigo del mismo nombre y apellido, que me descubrió  ese mundo junto al Curso de literatura europea de Nabokov. Nada podría hacer ni decir un servidor en este mundo para agradecerle a este Virgilio moderno tales hallazgos que tanto han significado para mí,  para mi mente y para mi cuerpo (en cierto ocasión intenté comerme un ejemplar, traducido por el poeta Valverde, del Ulises, pero las tapas se me atragantaron en las tripas, tal vez no hubiera ocurrido lo mismo si hubiera comenzado la pitanza por las otras tripas, las del libro quiero decir).

Lo extraordinario del Bloomsday de este año no sólo ha sido la reedición anunciada, ni el descubrimiento del libro homenaje la Orden del Finnegans publicada por Alfabia: el gran suceso lo ha constituido la portada del citado libro. Desde las tapas de la orden, con atenta mirada, la actriz Marilyn Monroe ataviada con un traje de baño, o con un mini vestido, o con un mini vestido que parece un traje de baño, o vicecersa, lee como una novicia las últimas páginas de Ulises. La imagen parece entresacada de una ensoñación. Me ha despertado un falso recuerdo: Alicia de Carroll, ya crecida, enfrascada en la lectura de Joyce durante la tarde de un verano conejero y en el mismo lugar donde comenzara su aventura en el País de las Maravillas. Aunque se han empeñado en mostrarnos -tampoco sabría decirles quien o quiénes exactamente- como superficial y atolondrado a la actriz algunos, como un servidor, sabemos  la verdad  desde que navegamos en la biografía de Frank Sinatra de J. Randy Taraborrelli. En una de sus páginas leemos (detrás de  mi hombro el propio Joyce curiosea):”…se pasaban horas (Frank y Marilyn) se pasaban horas hablando de libros, arte y política, y parecían entenderse a la perfección”. La actriz estuvo casada con el dramaturgo Henry Miller, lo que tan bien tiene resulta esclarecedor. En una circunstancia los periodistas le preguntaron a un chismoso, que pasó  una velada sentado junto a la actriz y Sinatra, si había escuchado algo interesante durante de la conversación de ambos, a lo que el intruso correspondió:”eran unos pelmazos. Sólo hablaban de libros”.

Durante unos días se repetirán los tópicos: la burla de Sigfrido en el prostíbulo por parte de Dedalus, el monólogo interior del epílogo, las nubes que pasan… Mi lector, que es un santo varón, no se quedará en eso y pasará a la acción, leerá el Ulises, o al artista adolescente, o los dublineses, no caeré en recordar la excelente película Los muertos de John Huston, o todo Joyce. ¡Y encima se divertirán! ¡Menudos tíos son mis lectores! Y el Bloomsday por fortuna no sólo se celebra en Dublín, sino en medio, tres cuartos o todo el mundo, en internet y hasta en mi casa.

Canon 40 D

Agarrado a su cámara de fotos como a una tabla de salvación , como solía agarrarse a mis caderas , observaba el panorama desolador de la montaña desierta . Desierta porque ya no crecían arboles ni flores , el canto de los pájaros era solo un recuerdo antiguo . Todos habíamos olvidado , sin llegar a olvidar , aquel mal año en que la naturaleza se fue por el sumidero . Madre Tierra aviso una vez , dos , tres , un millón de veces , pero nosotros , dueños y señores de todo , cogimos , arrasamos , asolamos , sin importarnos las consecuencias .Ignorando , como tan bien se nos da hacerlo , que toda mala acción se acaba cobrando .

El lavado de cerebro había sido todo un éxito , y este país , cuyo nombre no quiero decir , se asemeja bastante al Mundo feliz de Aldous Huxley . Pero ni siquiera tenemos soma con que combatir la tristeza . Algunos , los menos , no sabemos dejar de pensar. Nosotros , los rebeldes , los “maquis” de las montañas , malvivimos en los pocos reductos que aun quedaban sin contaminar . Aquellos que nos negábamos a aceptar un mundo cuadrado y gris . Pasábamos días enteros , noches eternas , buscando una semilla perdida , el rastro de un animal , el que fuera . Hubiera sido maravilloso encontrar un gusano , a pesar de la repugnancia que me daban en el pasado , ese pasado que no habían conseguido borrar de mi cabeza . El y yo , y eso ya lo sabia de antemano , desde antes de la catástrofe , estábamos destinados , quizá condenados , a ser rebeldes , a vivir al margen de la ley. Aquel día , ese día triste y aciago en el que la luz se convirtió en oscuridad eterna , habíamos estado riendo tirados en la hierba del parque , él me había fotografiado , como tantas veces , y esas fotos , las ultimas , mi sonrisa entre las flores que ya no existían , colgaba dentro de una medalla golpeando en su pecho. Ya no nos quedaba nada , apenas comida ni agua , un aire sucio y putrefacto que mas temprano que tarde nos acabaría matando. Solo teníamos sus fotos y su inquebrantable amor por mi y por la fotografía . Contra eso , yo sabía , nada podría .

Nos conocíamos hacia ya muchas vidas , le recuerdo perdido por Madrid , parado en medio de la calle. No me hubiera llamado la atención de no haber sido por el objeto que fotografiaba . Un paraguas rojo , que yacía tirado , como un caído en la guerra , en medio de una autopista. Allí estaba el , sorteando coches , arriesgando su vida por captar ese paraguas que de nada valía. Quedé perpleja , como una niña , observando la escena. Después de tomar la imagen retrocedió despacio y se tropezó conmigo , sin verme. Yo no había sido capaz de moverme. Me pidió disculpas con una sonrisa y yo le pregunté que que era lo que tenía ese paraguas , que solo era basura. Y su respuesta me desarmó , creo que en ese mismo instante me enamoré de el.

- Basura ven tus ojos cuando lo miran , y quizá los de aquel hombre , y los de aquel otro. Lo que yo veo a través de mi cámara es diferente. Son retazos de vida , momentos que no volverán , que nadie mas que yo tendrá. Porque los encontré y supe verlos. Siempre hay que mirar mas allá de lo evidente .

Y a eso me enseño , a eso me ha enseñado a lo largo de estos siete años que llevamos juntos , a mirar con unos ojos distintos , que penetran carne y objeto y consiguen ver cosas que no son nada para la mirada ciega del mundo.

Ya no queda nada que fotografiar , pero adoro que siga agarrado a su cámara y que sea capaz de encontrar aun gramos de belleza en este mundo de mierda que nos ha quedado . A veces , cuando cree que no le veo , me dispara una foto. Supongo que mi cara ya no refleja nada , pero el sigue mirándome y encontrando en mi la belleza. Como yo la encuentro en sus ojos . Son lo único que me mantiene cuerda. Si no pudiera esconderme en ellos gran parte del día , agarrarme a su punto de luz,supongo que ya me habría dejado morir . Son la lente que vuelve bonito todo lo que miro .

No se cuanto tiempo nos queda . Malvivimos (porque esto no es vida) ,con el miedo a que cualquier noche nos encuentren y nos maten . O aun peor , con el miedo a que el oxigeno se acabe y perecer como peces fuera del mar . Mirando con ojos vacuos como todo desaparece .El mar , mi mar , que desapareció dejándome el alma partida , ¿Dónde estará? , ¿Por qué estuvimos tan ciegos?, ¿Por qué nos empeñamos en acabar con todo lo bello?

Cada segundo aquí es un regalo . O una broma de mal gusto . Yo no quiero luchar mas , me quedé sin fuerzas. Pero cuando desfallezco , el me aprieta fuerte contra su pecho y me enseña esa foto. Las flores y yo. Y siempre sonríe , haciéndome así sonreír también.

Apenas podemos ya respirar y él sigue agarrando su cámara , con el mismo amor con que la agarraba aquel día en que se topó con el paraguas y conmigo . Maldigo a todos aquellos que nos robaron la vida ,a todos esos inconscientes que pensaron que esto duraría para siempre. Nos lo han quitado todo. Se que esta noche moriremos. Ya no queda nada que hacer , ni que decir. El agarra su cámara y toma mi mano. Yo le miro a los ojos y me olvido de todo. Voy a dormirme en su pecho. Se que no vamos a despertar. Alguien , algún día , si es que queda alguien , encontrará sus fotos .Y verá, como lo hicieron sus ojos , la belleza del mundo.

Página siguiente »