Protocolos para un apocalípsis

26-agosto-2009 · Imprimir este artículo

Por


La presencia creciente y determinante de lo audiovisual en nuestras vidas (Radio, Cine, TV, Internet, móviles multiuso, realidad virtual en un futuro muy cercano…) ha hecho que las precondiciones clásicas para la imposición de la autocracia, golpe de estado militar y líder carismático, pasen a un discreto segundo plano. O, para ser más precisos, asuman otra forma mas acorde con el “nuevo paradigma” antropológico segregado por la Sociedad Global. Las mismas fuerzas que durante más de dos siglos, retorciendo la cola del Dragón, incitaron con todos los medios a su alcance cambios drásticos en todo tipo de sociedades ya no buscan la ruptura sino establecer una nueva conformidad de cuño planetario. El carácter impuesto e inicuo de las nuevas tecnologías, unos pocos hablan y lo demás ven y escuchan, se va haciendo presente ya en todos los ordenes: político, jurídico, social, cultural, etc. El propósito de unificar las conciencias de todos los humanos dentro de una nueva experiencia, reconstruida y mediada electrónicamente, no es ya una fantasía distópica procedente de la Ciencia Ficción sino una cruda y tangible realidad. Nos encontramos ante un “golpe estado mental”. La Oscuridad Visible no es ya una simple alegoría, mejor o peor afortunada, sino un hecho envolvente y letal.

Protocolos para un apocalipsis
Frank G. Rubio & Enrique Freire

ISBN: 978-84-92497-28-7
PVP:14 € (con IVA)
[email protected]

Los lobos ya no cantan

Echar un vistazo a los planes de rescate (otra para la galería de eufemismos al servicio de la política) que se han puesto en marcha en todos los países del mundo me lleva a una primera conclusión de manera inmediata: con toda probabilidad se trata de la primera vez en la historia de la humanidad en que se actúa de manera coordinada a nivel mundial. ¿Así que, a costa del vil metal, la primera piedra del camino a la Arcadia Feliz ya está puesta?

No parece que así sea, es lo de la benevolencia del cervecero… con un matiz que acaso no sea insignificante. En este caso estaríamos hablando de gobiernos-estados (el mayor criminal del siglo XX según Octavio Paz), no personas, no individuos. El carnicero, el cervero, el panadero a fin de cuentas ponían su sudor en el envite. Ahora es el de otros el que está en juego. Por decirlo en palabras de nuestro economista más importante, Xavier Sala i Martín:

No seas ingenua, los gobiernos no actúan por el bien de la sociedad. Lo hacen con unos objetivos, legítimos, que son: ganar elecciones (los que necesiten el trámite, añado yo) y satisfacer a los grupos que tienen un poder económico. Los gobiernos no ayudan a los que más lo necesitan.

Lo que parece claro es que aquí el más tonto hace relojes. Dicho de otra forma, la globalización no ha traído sólo la posibilidad de tener toda la información en la pantalla de tu ordenador personal, también ha confirmado a los responsables de los gobiernos-estados de todo el mundo (vía sicarios económicos, o consejeros políticos)  que la forma más fácil de mantener el poder, delegado o no,  es utilizando los recursos de sus súbditos. Fundamental hacerles creer que es por su bien. Todo está en los libros o La Farsa del Cornudo, Apaleado y Contento.
Si el problema ha empezado porque las familias y empresas estaban demasiado endeudadas, ¿cómo lo arreglamos? Endeudando al Estado.
¿Y la solución?

En los próximos años, los gobiernos occidentales tendrán que incrementar de manera dramática los impuestos, provocar una elevada inflación, suspender pagos o una combinación de las tres opciones.

Ya lo dijo uno de los sabios más importantes del pasado siglo:

La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados

La única respuesta que se me antoja posible, descartado el hacer rodar cabezas por razones de imposibilidad material, es evitar tomar parte en un juego perverso, desde una posición estrictamente personal: rechazar las subvenciones, rehusar los regalos envenenados que vengan del estado y construir tu vida de acuerdo a tus creencias y tradiciones. Algo que me enseñó George Stone, en una fábula imprescindible para sobrevivir (JPQuiñonero®)

Suena Nada es gratis en la vida, de Cuarteto de Nos.

Hasta que el óxido me consuma

19-agosto-2009 · Imprimir este artículo

Por


- ¿Qué haces tú para evitar esos momentos en los que la muerte acecha, todo te falla, no tienes nada a lo que aferrarte, en tu cabeza algo va hacia la deriva, hacia dentro, cae como plomo fundido, sin retorno, y quiere arrastrarte, llevarte hacia ese agujero negro, todas las imágenes en tu cabeza se disuelven, la espalda quema, el pecho, el tiempo que se agrieta, se escurre por donde se fue la fe… no sé, en algo, ya no en ti, porque tú ya no eres… en algo, ese algo que se dispara en tu interior y explota, y a través del humo observas tus pedazos que parten? ¿Qué haces?, ¿eh? ¿Qué puedes hacer?

Lié un cigarro, agarré la birra e hice un E.R.E de sus tres cuartas partes… así, por la puta cara… Pegué una larga calada y quedó envuelto en una niebla imprecisa mientras me iba…

- Correr, tío… joder… lo que estoy haciendo…: correr – le dije a mi reflejo en el espejo-
… porque sé que llega un momento, esos putos días, en el que todo se circunscribe a aguantar… aguantar pese a todo, aguantar por no tener nada, ni dónde caerte a lamer las heridas de tus alas cortadas mientras escampa la tormenta… Sí, hostia… correr, tío… escapar de esos momentos en los que te persigue ese todo que no ha servido para nada… porque todo lo hecho está mal hecho en ese momento en el que te alcanza la puñalada ardiente que parte tu espalda… Y has de correr, muchacho, si no quieres que el óxido te alcance demasiado pronto… y te consuma mientras caes en los abismos personales, allí donde siempre hay un arma cargada para ti delante de tu cara de ángel abortado…

Correr, tío… porque las borracheras ya sólo hacen lodo de tu derrumbe, y la Razón se suicicida siguiendo el ritual de la parte oscura de la barra… Correr, antes de caer en el vacío… en el vaivén del sinsentido… allí donde te has de engañar al repetirte una y otra vez: Ella vendrá…

… Sí, vendrá… pero sólo a recoger los fragmentos desacompasados de tu derrota, esos que caen de la barra a cámara lenta, restos del daño selectivo, esa tortura a la que has sometido toda tu puta vida…

… Correr… sí… antes de que nieve óxido y toda tu nada se funda en negro

Alfonso Xen Rabanal, inspirado en el poemario inédito de José Manuel Vara: Daño selectivo, y construido con versos del mismo…

Si no ejerces tus derechos, los pierdes

Las diferencias formales entre los modelos anglosajón y latino de sociedad (las diferencias fundamentales son abismales)  siempre han llamado profundamente mi atención. Laura me hace llegar una muestra más de algo que es, no ya impensable por nuestros pagos, sino simplemente imposible:

Me refiero a un ciudadano informado, defendiendo unas opiniones  de manera ordenada y paciente en un programa de éxito y máxima audiencia: voy a un mitin del presidente armado porque estoy en mi derecho y la ley me ampara.

Por supuesto un coro de plañideras se ha llevado las manos a la cabeza y ha poblado medios y blogosfera con sus lágrimas de cocodrilo. Enfangando, mintiendo, confundiendo y aventando el miedo. La más eficaz de las armas, como ya dije, para pastorear el rebaño.

A pesar de los esfuerzos del entrevistador por hacer de William Kostric un nuevo Lee Harvey Oswald (son los daños colaterales del sistema anglosajón que, en cualquier caso, aquí nos aprestamos en su día a copiar para disponer hoy de una genuina versión castiza, ampliada y mejorada) lo máximo que pudo conseguir del entrevistado fueron  estas frases:

Clearly I’m not advocating violence, clearly no violence took place [..]. I’m advocating an informed society, armed society, polite society. A fire arm is a deffesinve tool[..].
If you don’t exercise your rights, you will lose them.

Claramente no estoy abongando por la violencia, claramente no hubo ningún acto violento [..] Estoy abogando por una sociedad informada, armada y educada. Un arma de fuego es una herramienta defensiva.
Si no ejerces tus derechos, acabarás perdiéndolos.

Mientras lo veía me ha dado en pensar en el lamentable espectáculo que la política patria está dando este verano y siempre. Con el consentimiento y, me atrevería a decir con el beneplácito,  de la sociedad. Me gustaría pensar que somos una sociedad con la suficiente masa crítica como para contraponer la fábula de Tomás de Iriarte

Sepa quien para el público trabaja,
que tal vez a la plebe culpa en vano,
pues si en dándola paja, come paja,
siempre que la dan grano, come grano.

a los notables por proféticos versos de Lope:

…porque, como las paga el vulgo, es justo
hablarle en necio para darle el gusto…

Pero la única realidad es que, en España, el derecho a la Información (veraz) fue un espejismo que duró lo que el Partido Socialista tardó en comprender y manejar a su antojo todo el poder heredado de la estructura  franquista del estado; los, ya de por sí mutilados, derechos políticos pactados entre el franquismo y una parte de la oposición son fagocitados por las estructuras de partido a la mínima ocasión; los derechos civiles, en fin, están permanentemente amenazados si no formas parte de alguna de las minorías bendecidas por la política de partidos. Los años del centro derecha poco o nada cambiaron el  camino liderado por el César Visionario, el Cojo Tartaja y su corte de los milagros.

En los últimos años el proceso de degradación del espectro informativo está siendo especialmente alarmante, a un lado y otro se arrojan toneladas de mierda sobre lo que, con mucha indulgencia, podríamos llamar debates. La cultura del fin a cualquier precio se convierte en la única escuela válida para hijos y padres mientras la oligocracia avanza imparable, gracias a las artes de unos y otros, hacia la tiranía del partido único.

William Kostric es la voz del pueblo: ejerce, defiende tus derechos o acabarás perdiéndolos.

Suena Some People Say, de Terrorvision.

¿ENCARNIZAMIENTO TERAPEÚTICO O CALLEJÓN SIN SALIDA?

13-agosto-2009 · Imprimir este artículo

Por

EL HORIZONTE TERMINAL DE LOS HOMBRES[1] TERMITA

Si usted comprende lo que quería decir es que me he expresado mal. Alan Greenspan.

¿Estamos en el umbral de una nueva época?[2], ¿advendrá pronto un orden planetario armonioso?[3], ¿cuando asomará la cabeza por el agujero, como el conejo de Alicia, el Mahdí?[4], ¿chocará un meteorito con la Tierra en los próximos doscientos años?[5], ¿nos uniremos como una piña bajo un liderazgo “democrático  lúcido” para luchar contra el “inevitable” y “evidente” Cambio Climático?[6], ¿Armagedón está más cerca debido al 11S?[7], ¿tendremos energía libre y gratuita en cincuenta años gracias a los buenos oficios de la Fraternidad Galáctica?[8], ¿nos perdonará Gaia por los desperfectos o el 2012 será día definitivo de cobros atrasados?[9], ¿viviremos trescientos años en breve?[10], ¿habrá servicios sociales funcionales y rascacielos interminables en la Nueva Jerusalén?[11], ¿”encarnizamiento terapéutico” o “callejón sin salida”?[12]

Son algunas de las preguntas que se formulan los humanos de nuestra época, estupefactos ante el despliegue de cambios que las nuevas tecnologías de la comunicación les muestran día a día. Despliegue al que consideran ya más real que sus romas y programadas experiencias cotidianas a pie de tierra. Más les valiera a estos confusos bípedos replegarse sobre sí mismos y comprender que no hay más cambios que los que ocultan una profunda e invisible permanencia. Y en el caso de los constructos mediático culturales, la opinión pública de marras: una apariencia conveniente, propia de las más innobles y creíbles mentiras, siempre oculta designios despóticos. Solo cognoscible la clave para los diseñadores, los gatopardos criptócratas, ebrios de un poder que en el momento decisivo se revelará impotente. Pero aun han de “sonar trompetas” y “contemplarse signos” en el horizonte primate de los minutos y de los siglos.

Trataremos de aclarar un poco estas cuestiones especulativas tomando como base la lectura del último libro de John Gray, uno de los pocos pensadores contemporáneos que tiene algo sustancioso e inteligente que decir sobre el decurso de los tiempos que nos ha tocado malvivir.  Black Mass (Apocalyptic Religión and the Death of Utopia)[13] es la última obra del británico, Profesor de Historia del Pensamiento Europeo en la London School of Economics, autor de diversos libros traducidos al castellano sobre cuestiones relacionadas con la Filosofía Política. Sin duda es uno de los analistas más lucidos de nuestros  convulsos y confusos tiempos globales. Antiguo liberal de corte hayekiano ha ido derivando hacía un escepticismo influido por Schopenhauer con algunos ribetes taoístas.  Su libro: Perros de paja: Pensamientos sobre humanos y otros animales, publicado en bolsillo por Paidós, constituye una autentica inyección de inteligencia e ironía en el desolador panorama de la reflexión filosófica actual.

“Nuestra visión convencional de la historia y el progreso  humano es errónea. Está fundada sobre el pernicioso mito de que las utopías son realizables; solamente en el pasado siglo esta idea ocasionó la muerte de decenas de millones de personas. Nuestra fe en la habilidad para mejorar el mundo ha hecho este radicalmente peor.” Solapa dixit.

La política moderna –así se inicia el libro- es un capítulo de la Historia de las Religiones. Las grandes agitaciones revolucionarias  que han dado forma a gran parte de la historia de los últimos doscientos años fueron episodios de la historia de la fe—momentos en el decurso de la disolución de la Cristiandad y el ascenso paralelo de la moderna religión política.

La influencia de las concepciones milenaristas en la génesis y desarrollo de los totalitarismos contemporáneos es analizada con detalle. Encontrándose sus elementos básicos también en muchos aspectos de la Democracia Universal[14] actual que trata de introducirse, vía mercado y guerras “contra el terror”, por las potencias occidentales en los diversos rincones del mundo tras la Caída del Muro. Y, de modo más intenso y acelerado, tras el 11S.

La secularización está llena de elementos e implicaciones religiosas que han pasado,  mediante un mecanismo similar a la represión freudiana, al ámbito subconsciente desde donde como cargas de profundidad hacen emerger en el escenario histórico todo tipo de violencias, incoherencias y devastaciones.  El libro pasa revista a la Ilustración y sus relaciones con el Terror al cual esta, para su desgracia, se mantiene  estrechamente unida durante el siglo XX. Mas tarde, en tres capítulos magistrales,  muestra la presencia de estructuras escatológicas procedentes del judaísmo[15] y el  cristianismo en la moderna política democrática. Haciendo especial hincapié en la actividad de los neoconservadores  norteamericanos y sus aliados al otro lado del Atlántico. Tony Blair o la Dama de Hierro, son tratados de modo exhaustivo.

La presencia de actitudes utópicas basadas en un meliorismo cientifista, mera prolongación de la historia de salvación cristiana,  es implacablemente diseccionada,  no solo con relación al marxismo-leninismo  o al nazismo, también con relación a los “demócratas universales”[16] que, como ya hemos citado, tras las verdades  inefables del libre mercado o de los Derechos Humanos uber alles han generado un nuevo imperialismo misionero, de presunto sesgo  humanitario[17], que tan amargos frutos esta dando tanto en Irak como en otros lugares del planeta. Especialmente interesante lo que se nos cuenta sobre la influencia supuestamente desastrosa que en el mundo del  Espionaje USA han tenido “los straussianos”.

Pero la realidad pugna de una manera férrea, como la arena en los engranajes de una máquina, para alterar estos designios dogmáticos. El destino de todo programa utópico es  fracasar, causar sufrimiento  y tener que dar marcha atrás. Toda sociedad es conflictiva y diversa Y ESTÁ BIEN QUE SEA ASÍ. Sólo se domina la naturaleza obedeciéndola, como bien saben los alquimistas. Pero nunca para el provecho monoteo-monótono del “hombre”. El monoteísmo occidental, del cual forma parte activa el Islam[18], está en la raíz de muchos de nuestros  problemas actuales más aun cuando en la época postmoderna el poder se ejercita cambiando el modo  en que la sociedad es percibida por sus sujetos constitutivos.

El autor hace una llamada al regreso al realismo político, tanto en su vertiente internacional como interna,  y a la aceptación de un mundo multipolar, plural y no exento de conflictos donde los problemas sean tratados de manera no doctrinaria.   Las peores atrocidades las han cometido representantes de tradiciones descendientes de la Ilustración que se suponían portaban concepciones humanistas y científicas. Ya el politólogo israelí Jacob Talmon[19] con relación a la Revolución Francesa había señalado esto en dos excelentes trabajos publicados en los años cincuenta. Reprimir la religión conduce a su retorno en formas cada vez más inmanejables y bizarras. Sin olvidar el matiz religioso del humanismo ilustrado.

No somos  lo suficientemente refinados para volver al politeísmo.

 

LOS LÍMITES DE LA IDEOLOGÍA ANTIIDEOLÓGICA

 

Sin embargo hay que señalar serias deficiencias en tan ambicioso proyecto explicativo. Comencemos por una cuestión tan concreta como los “neocon”. Ciertamente que proceden de la izquierda radical, muchos fueron trotskistas, y que se manejan hoy con soltura en los ámbitos de la derecha religiosa cristiana y judía estadounidense. Pero hay que señalar dos dimensiones, para mí esenciales, que son silenciadas o citadas de manera secundaria. Una obvia: los “neocon” son acérrimos partidarios del Estado de Israel. La existencia de un poderoso “lobby” israelí[20] en la política americana es una realidad palpable[21]. Otra cuestión es el juicio que nos merezcan sus objetivos y su actuación. La posición prioritaria que la política en Oriente Medio tiene en la vida internacional de norteamericanos e ingleses es evidente. La geopolítica del petróleo es la clave de bóveda de la mayor parte de las actividades bélicas y económicas de ambas potencias desde hace casi un siglo. El 11S benefició indirectamente a Israel que se encontró en primera fila de la solidaridad  antiterrorista con USA en su lucha contra el extremismo islámico. Ni la invasión de Afganistán, ni la guerra de Irak hubieran sido posibles sin este acontecimiento. El asalto a Asia, del cual la expansión del conflicto afgano  a Pakistán o el intento de subvertir la estructura política de diversos países de Asia Central[22]  son aspectos obvios, un escenario de lo que numerosos  analistas califican de nuevo Gran Juego, dan cuenta explicativa con creces mas allá de ideologías escatológicas mezcladas con aseveraciones democráticas o progresistas.

Las masas en las sociedades democráticas son manejadas, como en los regímenes fascistas y comunistas,  a base de propaganda y de expectativas frustradas[23]. La movilización de las poblaciones es hoy ya permanente, más aún cuando el estado de guerra es también permanente[24]. Israel, el petróleo y el fondo psicológico colectivo de matiz judeocristiano de la cultura anglosajona explica esto sin necesidad de recurrir a dar a lo superestructural más importancia de la que tiene. Hoy, que los “neocon” han “caído”, las políticas esbozadas tras el 11S permanecen en lo esencial.  Los mitologemas procedentes de las tres grandes religiones no son solo escatológicos, pensemos en el mito de la Tierra Prometida presente entre judíos y cristianos. El actual estado de Israel o las colonias puritanas en el Nuevo Mundo dan cuenta del poder de este arquetipo y de su capacidad para ejercer su influencia como impulsor y legitimador de violencias sin límite sobre los nativos[25]. Israel es un estado sólo tangencialmente secular. Sus mitos religiosos perviven bajo otras formas. Pensemos en el complejo de Masada, por poner un significativo ejemplo[26]. Omitir estas cuestiones resulta triste y significativo como ocurre con todo lo monstruoso. Aunque sea lo monstruoso intelectual. De lo que no se habla, cuando se trata de hablar de todo, adquiere especial significación y relevancia.

La otra dimensión es más sutil se refiere al magisterio que sobre Leo Strauss ejerció Carl Schmitt , politólogo católico alemán estrechamente vinculado al nazismo  cuya influencia, como la de Heidegger, se ha hecho sentir décadas después  principalmente en ambientes intelectuales izquierdistas. La crítica que Gray realiza de la utopía y de la escatología adquiere en ocasiones, por su pánico hobbesiano a la anarquía, matices histéricos. Muy similares a los que provocaban las herejías en los católicos medievales. Ni la masacre de los cátaros, ni las carnicerías de la Primera Guerra Mundial[27] tienen componentes escatológicos destacables.

Otros mitologemas que permiten explicar muchas conductas de la época contemporánea son los relacionados con la “Restauratio Imperii” a la que tan afín se sintieron Dante y muchos otros intelectuales europeos a lo largo de siglos[28]. América es un imperio de facto y articula su violencia como lo hizo el Imperio Romano a través de narrativas mitológicas variadas. Siempre habrá geniales Virgilios para legitimar tiranías de modo brillante y contumaz. Cuando escuché al inefable Bush “junior”, con ocasión de la designación del nuevo Papa,  decir que Ratzinger era un intelectual de primera fila me dieron ganas de vomitar y sonreír a la vez[29].  La unificación supuesta que sobre las mentes ejerció la Cristiandad  medieval sigue siendo un punto de anclaje intelectual entre los partidarios de formas cada vez más sutiles y a la vez más crueles y eficaces de dominación de unos hombres sobre otros. Y las masacres son tan elevadas por tan “a pie de tierra” actores históricos como las elaboradas por “utópicos” como Robespierre o Castro etc. Hitler[30] tiene más que ver con Napoleón o con los asirios que con Juan de Leyden como asevera Gray.

Es cierto que se utilizan o manipulan con la propaganda, sobre todo en situaciones bélicas[31], mitos de corte escatológico sobre  el Fin de los Tiempos y el acceso potencial a una nueva Edad de Oro, pero solo para el personal de servicio. Los dirigentes tienen otras creencias muy distintas. Creencias determinadas por los medios que les es dado utilizar para ejercer su dominio, entre ellos el manejo eficaz, mediante mentiras y amenazas, de las masas bovinas o populares.

El proyecto universalista, de corte imperial en sus manifestaciones  iniciales de constituir un Estado Mundial, forma parte de la trama misma  en la que concurren los más variados desarrollos tecnológicos y la concentración de poder económico y político que los hace posibles. Los hallazgos biomédicos que permitirán, si no permiten ya, la persistencia vital durante siglos  de aquellos a los que hemos llamado en otro lugar:[32] los Patrocinadores, unida a la capacidad para hacer vivir en entornos absolutamente artificiales y controlados  a vastos segmentos de población (acogotados como pollos de granja  en las megalópolis) serán decisivos para la forja del orden político futuro. Conforme la política se convierta en una variante de la cría de conejos harán falta nuevos mitologías para justificar la separación entre dirigentes y dirigidos.  La Era Tecnotrónica prevista por Zbigniew  Brzezinski así lo exige. Y no será nada raro contemplar el reciclado de viejos mitos en la nueva túrmix[33]. Fracasado cualquier intento de mejora sustancial de los seres humanos “selectos” sólo queda una cosa para seguir manteniendo el “status quo”: volver a las viejas sintonías religiosas adaptadas, eso sí, a los nuevos usos tecnológicos y políticos. Es decir a un mundo donde convertir en idiotas a los demás es mucho más sencillo que convertirse uno mismo en superhombre. Como lo que cuenta es el contraste,  el “viva la diferencia”, apenas se notará. Una religión mundial[34] en la que se exija la más total conformidad, mediante técnicas cercanas al control mental, para el personal de servicio y hermetismos eleusinos, sufíes, cabalísticos, cristosféricos  y Tercer Templarios para los Jefes. Resumiendo: Inmortalidad a dedo y privilegios “en el servicio” para “los elegidos” y servidumbre total para el resto.

John Gray no habla de nada de esto, ni del potencial brutal de control de las nuevas tecnologías, ni de la inverosimilitud de las versiones que sobre los más diversos acontecimientos dan los Media[35].  Pero no se pueden pedir peras al olmo.

Con escatología manipulada o con naturalismos artificiales de tres al cuarto como la hipótesis Gaia[36], todo acabará volviendo a su curso, como bien saben los metafísicos orientales y los Inmortales taoístas.  Retornando, espiral mediante, a ese mundo sempiterno e impertérrito que no puede morir y  en el que nada termina y todo comienza:

 

Entonces no había orgullo, ni artes en auxilio del orgullo

El hombre caminaba con la bestia, inquilinos de la sombra.

 

Alexander Pope.

 

 

 


[1] Mujer: date por MÁS que incluida.

[2]Sí, para nuestra desgracia.

 

[3]Lo dudo.  Incluso pongo en duda que algo así sea deseable

[4] Cuando así lo decidan los Patrocinadores. Será, de ser, una farsa o un montaje.

[5] No lo se pero me parece un final contundente y adecuado para el termitero humano.

[6] Nos atarán con lazos cada vez mas opresivos “para lo que sea”. Si no le ponemos remedio.

[7] Fintas en las fintas de las fintas: nada como un desastre para arreglar las cosas.

[8] Hip Hop, I Pod y consolas de video-juego cada vez más perfeccionadas producirán los tontos necesarios para este simulacro en potencia. Secuencia NoosferaTu.

[9] Basta con mirar las ruinas mayas (no supieron prever su propio final)  y ver el careto de los malandrines y vividores fabricantes de la Hipótesis Gaia para reír a carcajadas. Habrá 2013.

[10] Cumplirán trescientos años, en cosa de 100 o 150, algunos  “elegidos para la gloria”: Los Patrocinadores.

[11] Habrá hormiguitas con microchip, con dos patitas, reverenciando sucedáneos terminales de las Tres Imposturas en un ambiente “acogedor” y matrióskico. Todo abjurado sobre “compás y escuadra”.

[12] Como el huevo lleva a la gallina, lo primero llevará a lo segundo.  

[13] Penguin Books, London 2008.

[14] El Fin de la Historia de Fukuyama sería la “vulgata” de este punto de vista.

[15] Diversos estudios sitúan la emergencia del Islam bajo el signo de la apocalíptica judía y la influencia de diversas concepciones cristianas de la época. No hay nada nuevo bajo el sol.

[16] Barack Obama, flamante 44 Presidente de los Estados Unidos, es uno de estos “visionarios”: The mission of the United States is to provide global leadership grounded in the understanding that the world shares a common security and a common humanity.

 

[17] Las mortandades producidas en estos espacios, donde el complejo militar-humanitario ha realizado y realiza sus actuaciones, son numerosas e intensas.

[18] Al Qaeda y qué significa ser moderno  es un excelente trabajo de Gray  donde expone convincentemente la tesis de que el  actual fundamentalísimo islámico  tiene sus orígenes en la Modernidad  Occidental mas que en sus  propias raíces ortodoxas. Islamobolchevismo, para mejor entendernos. Otros ven en un Islam purgado de radicalismos una alternativa al laicismo o al cristianismo; cfr.: Robert Kaplan. Siempre bajo el signo del temor a “la anarquía”.

[19] Mesianismo revolucionario  y Los orígenes de la democracia totalitaria.

[20] También hay un muy poderoso lobby saudí.

[21] Para una visión crítica confrontar: The Israel Lobby and U.S Foreign Policy  de John J. Mearsheimer y Stephen M. Walt.

[22] El caso de Uzbekistán es paradigmático.

[23] La Crisis está ahí para eso.

[24] Vivimos ya mecánicamente en 1984.

[25] En Oriente Medio: los palestinos

[26] Por cierto: similar al “crepúsculo de los dioses” germánico tan caro a Hitler o a la Numancia de los celtibéricos.

[27] Salvo que se perciban en la retórica misionera de Wilson con su mezcla de cristianismo, kantismo y geopolítica brutal elementos escatológicos.

[28] Clave de bóveda del pensamiento sinárquico tanto en su vertiente “tradicional” como fabiana.

[29] No recomiendo a los lectores que traten de conciliar ambas operaciones.

[30] La exageración en el papel de Hitler como “deus ex machina” de la Segunda Guerra Mundial ha permitido evadir responsabilidades a numerosos alemanes, y no alemanes, que sí participaron activamente en la debacle. Lo mismo ocurre con el asunto de la supuesta culpa colectiva del pueblo alemán. Aquí aparece otro mitologema, caro al judeocristianismo, que ayuda a perpetuar injusticias y mantener el “status quo”: el chivo expiatorio y las nociones abyectas de redención y culpa colectivas.

[31] Ya permanentes: guerra contra el cambio climático, guerra contra la violencia domestica, guerra contra el terrorismo, guerra contra la pobreza, contra el racismo…

[32] Protocolos para un Apocalipsis  por Frank G. Rubio y Enrique Freire. Editorial Manuscritos; Septiembre 2009.

[33] Un caso paradigmático es el Islam. Los fundamentalistas son potenciados contra la URSS o contra los enemigos de los Estados Unidos, y al mismo tiempo se propugna una reacción entre los musulmanes (“contra los extremistas”) para, oponiéndose a “los malos”, hacerse “moderados” y demócratas y poder ser utilizados contra rusos y chinos en un futuro nada lejano o”dinamizar” las sociedades europeas en la dirección requerida por los funambulistas de las sociedades secretas. Kosovo, Hamas, Turquía en la EU (Proyecto Nuevo Califato) etc.

[34] A la que, entre otros, Arnold J. Toynbee consideraba necesaria.

[35] La posibilidad de que el 11S sea una acción encubierta o que el tan cacareado Cambio Climático sea un montaje ni se le pasan por la cabeza.

[36] Última trinchera de los Patrocinadores.

Lourdes. El viaje contado.

          ¿Quién no conoce la imagen de los vecinos pesados que te invitan a su casa para contarte el crucero por los fiordos noruegos? Con la evolución de las tecnologías se pasó de las fotografías y/o diapositivas a las películas caseras y, finalmente, a los vídeos que ya las propias agencias de viajes grababan y distribuían por un módico – o no tan módico precio- dejando a los maridos sin escudo al que asirse durante las vacaciones en ausencia de la radio y los partidos de fútbol. Sin embargo siempre me ha fascinado el porqué de este aburrimiento, de este sentimiento de rechazo que se sentía por los amigos, primos o conocidos que querían mostrarnos sus días por las arenas del Egipto faraónico o por las piedras blancas y refulgentes de los ruinosos teatros griegos. Siempre los hemos “confirmado” con el adjetivo de pesados, pero imagino que algunos, entre todos ellos, tendrían gracia para contarnos sus peripecias allá lejos, fuera en la exótica Thailandia o en el formal y laborioso Japón. Sin embargo la imagen da sopor. No importa quién haya ido, no importa que quiera mostrarnos fotografías o vídeos: tener que hacer esa visita es siempre un compromiso que no se puede evitar pero al que poca gente quiere ir. ¿No será acaso por la envidia que nos produce ver el fulgor en sus ojos, la ilusión que vibra en sus voces cuando recuerdan aquello de lo que no hemos sido parte, que no se nos ha dado? Podría ser, no me atrevería a negarlo categóricamente. De hecho cuando se trata de nosotros, olvidamos ese prejuicio o lo desechamos como algo que no nos atañe, y llamamos a los más cercanos para hacerles partícipes, en una tarde amenizada con el queso, el jamón y el vino o la cerveza, de nuestros anecdotarios viajantes. Tampoco olvido que nuestra sociedad no se paraliza por la aparición de libros de viajes (que arrasaron durante el siglo XIX); ni por los magníficos documentales que diferentes cadenas producen y emiten mostrándonos rincones del mundo. El viaje se ha banalizado, se ha democratizado y se ha afeado hasta convertirlo en un itinerario comprimido y obligado de destinos dentro de un destino donde no cabe la posibilidad de la aventura, ni de la sorpresa. El viaje es algo que se realiza para variar de escenario, a toda prisa, limitados tanto por el dinero como, sobre todo, por nuestra indiferencia ante lo que podemos contemplar: tras esta iglesia vendrá otra, mezclaremos sus nombres en el recuerdo, las obras de arte de los museos, los arquitectos y los artistas, si alguna vez nos tomamos la molestia y el tiempo de conocerlos. Todo son imágenes que se suceden: imágenes bellas, sí, pero que no se acompañan de ninguna reflexión. La reflexión parece volver pesados los viajes. Y hoy lo único que cuenta con nuestro beneplácito –que no con el de las compañías aéreas- para pesar son las maletas donde irán todos esos trajes y palmitos que esperamos lucir para asombro y admiración –que no serán tales- de nuestros compañeros de ruta. Pero dejando de lado todo esto, vanidad de vanidades vanas, yo quisiera centrarme en ese fulgor, en esa ilusión de las que hablaba antes. No hace mucho mis padres viajaban por segunda vez a la pequeña ciudad de Lourdes. Y hace apenas unos días nos reuníamos con una vecina que ha sufrido una pérdida muy reciente. Y fue bonito verlos a los tres recordar momentos de sus desplazamientos por España en aquellos primeros Seiscientos y en sus descubrimientos fuera de nuestro país, con la alegría del pionero avión y la descripción de las nubes vistas desde arriba y no desde abajo. Lourdes es un destino al que aún no me he acercado. Sobre todo espiritualmente. Creo que el viaje a aquel lugar, como a Fátima, Roma. Jerusalén o Santiago, hay que hacerlos cuando uno se encuentra en la órbita adecuada, con el alma abierta hacia los demás y hacia lo infinito, hacia Dios o hacia el sentido sobrehumano que habita en nosotros. Por lo tanto estoy a la espera de encontrarme con el desapego suficiente para encaminar mis pasos de peregrino hacia allá. (Sobre peregrinaciones, religiosas y personales, espero hablar en otras ocasiones, más adelante). Pero ellos han hecho el viaje dos veces ya y siempre vienen contando maravillas sobre la fe, la inmensa y continua hilera de enfermos, la grandiosidad que allí se respira y ciertas inevitables comparaciones con Fátima y sus hermanas procesiones de las velas. Allí se genera, por lo que cuentan, un sentimiento colectivo, un destino común de las oraciones que suben, por vía directa, hacia un cielo que muchos creen indiferente pero que allí se considera siempre atento a escuchar las súplicas, las atienda como se le pide o no por razones que se nos escapen. Escucharles es vivir un poco esa emoción y me resulta reconfortante, incluso cuando siempre me duela escuchar desgracias ajenas. Allí hay mucha aceptación del infortunio, mucho voluntariado desinteresado, mucha esperanza en algo que va más allá de los sentidos físicos. Algo que parece tener que ver con la humildad y la sencillez de la niña que un día vio, oyó y obedeció. Pero, en fin, no todo es esto tan profundo, tan elevado. También se mezclan las historias sobre las comidas (las gastronomías siempre dan para mucho cuando se pasa una frontera). Sus consejos sobre evitar las sopas y caldos franceses vienen ya de antiguo, cuando realizaron su primera incursión en el país vecino empezando por su capital. Según lo describen, aquel guiso es digno de los odios de Mafalda: un agua sucia, insípida y huérfana donde los fideos, escasos supervivientes de un holocausto tacaño, se esconden y se rehúyen entre las cucharadas tristes en su vaciedad de líquido y tan sólo líquido parduzco (sin que se sepa muy bien qué le da el color). También hacen amalgama otras sensaciones, otras remembranzas… asoman viajes antiguos; ciudades españolas donde se veraneaba en pensiones modestas, a veces casas de mujeres viudas que buscaban su sustento alquilando las habitaciones de sus casas a veraneantes sin grandes medios; playas desiertas; un Benidorm no masificado; lugares de alojamiento que se prometían capaces de albergar a toda una caterva de amigos y que se encontraban a muchos kilómetros de la ciudad anhelada; hoteles con encanto en mitad de la meseta castellana o percances en las duchas venecianas. En fin, todo un mundo improvisado de pequeños relatos que me deleitan y que me incitan a contar mis pequeñas idas y venidas, incluyendo las que he realizado por los intestinos de mi propia ciudad. No son pesados, son muy entretenidos cuando hablan, cuando se ríen de las peripecias que han vivido en sus carnes y que ahora cuentan sin poder evitar esa sonrisa cómplice de quien sabe ya que hay que disfrutar de cada momento venga como venga. Estoy deseando otro café, otra reunión de confidencias espontáneas, durante las que me llevarán otra vez de la mano por ese pasado, lejano y reciente, de viajes y diarios curiosos sin escribir… todavía.

Xinjiang en “El Catoblepas”.

10-agosto-2009 · Imprimir este artículo

Por

 

http://www.nodulo.org/ec/2009/n089.htm

Estoy convencido de que las razones son como los licores y algunas hay de tal naturaleza que sólo las cabezas fuertes pueden soportarlas. Edmund Burke.

Confieso que consulto con frecuencia “El Catoblepas”,  donde encuentro rigor intempestivo a raudales sobre las más variadas cuestiones. También he de ser sincero y decir que durante unos meses he llegado a pensar que China Continental podría llegar a constituir algo así como una alternativa valida al mesianismo democrático euro-norteamericano. Estaba obviamente equivocado. Nadie pone en duda el sectarismo y la manipulación que los medios de comunicación occidentales han puesto en acción, casi unánimemente, con la crisis de Xinjiang. Ha ocurrido lo mismo con la crisis de Sudán, entre otros acontecimientos en los que hay que “actuar como un solo hombre en el nombre de la justicia y la democracia”. Como dato curioso señalar que en un foro filo-batasuno se seguía sobre el tema la línea general que El País, ABC, el New York Times  o El Mundo señalaban.  Cada segundo nace un idiota.

Pero me ha sorprendido  encontrar en el número 89 de “El Catoblepas” un absurdo  y extenso potpurrí de propaganda china, supuestamente expuesto en la lengua de Cervantes, sobre la cuestión de los disturbios de Xinjiang bajo el significativo título: El secesionismo mahometano será extirpado definitivamente por el Pueblo. Cierto que la ausencia de comentarios o introducción a esta amalgama de comunicados  oficiales, algunos de ellos como veremos por algunos extractos que he seleccionado marcadamente delirantes, da la impresión que dejan al lector en libertad de juzgar por si mismo los materiales y decidir en conciencia. ¿Ironía? ¡Ojala sea así! Pues lo contario sería incurrir en el más aberrante de los ridículos. Suponer que hay que escoger entre dos evidentes males, como puedan ser el capitalismo de estado postmaoista o el postmoderno mesianismo democrático otano-obamiano (menos opuestos de lo que aparentan) nos retrotraería hacia los años treinta.

Veamos algunas perlas muy seleccionadas del mejunje propagandístico: la versión oficial “Made in China”. Por cierto, pésimamente escrita en castellano. Más les valdría tener algunos españolitos como correctores de textos. Desde aquí me ofrezco, previo pago a acordar, para esta tarea. Yo no le daría a un español la tarea de escribir en chino para chinos. Pero es evidente que los chinos deben ser, con las excepciones de rigor, más allá de las mitologías y la historia, tanto o más burros que nosotros. Con o sin eutaxia.

7 de julio de 2009                                                                                               En Navarra, San Fermín.

 

1      ALLÍ TAMBIÉN TIENEN ESTADO DE DERECHO (Y ASÍ LES VA)

El Diario del Pueblo de China publicó un comentario indicando que China es un estado de derecho socialista, y que la legalidad no puede ser pisoteada impunemente. El artículo indica que los «atentados del 5 de Julio» tenían como objetivo provocar incidentes, producir conflictos violentos y realizar actividades separatistas para obstaculizar el desarrollo chino. Esto no es un problema étnico ni religioso. En China, un estado de derecho socialista, la legalidad no puede ser atropellada, y la tolerancia con los delincuentes perjudicará el bienestar y los intereses de todo el pueblo.

2   HABLAN LOS BURRÓCRATAS.

Wang Lequan, secretario del comité del Partido Comunista de China (PCCh) en la región autónoma uigur de Xinjiang (noroeste), instó el martes a la población a evitar la confrontación entre grupos étnicos en la región.

«Ni el pueblo de Han ni el étnico Uigur están dispuestos a ver que el pueblo Han es atacado. Ellos tampoco están dispuestos a ver lo opuesto. Si el pueblo Han ataca al inocente pueblo Uigur, también es desconsolador

Chen Guangyuan, presidente de la Asociación Islámica de China (AIC), condenó los disturbios ocurridos el 5 de julio en la región autónoma uigur de Xinjiang, en el noroeste de China, al afirmar que esos actos van «en contra de la doctrina básica del Islam» y constituyen «un crimen grave».

El Islam, palabra que significa paz y estabilidad en idioma árabe, es una religión que promueve la paz y la humanidad, señaló Chen.

3  XINHUA, EL NOMBRE DE LA AGENCIA OFICIAL DE NOTICIAS: LA VOZ DE SU AMO AMENAZA.

Es muy pronto para evaluar las repercusiones económicas y sociales del incidente. Pero la historia nos dice una y otra vez que sin amor, compasión y tolerancia, las semillas del odio crecerán. En consecuencia, la paz será devorada y la gente caerá en el abismo de agonía. Si esa desgracia ocurriera nadie sufriría más que la gente inocente. (Xinhua)

4  HACEN FALTA LADRILLOS (LOS DISIDENTES)

En los Países Bajos, una muchedumbre lazó ladrillos y piedras el lunes contra el edificio de la embajada china, destruyendo casi todos los vidrios a los que tuvieron acceso desde la calle.

5 Y MUROS DE ACERO (LOS GOBERNANTES)

Los departamentos de gobierno y del Partido Comunista de China de todos los niveles en la región autónoma Uigur de Xinjiang deben depender de todos los grupos étnicos para construir un «muro de acero» por la estabilidad de la región para salvaguardar los intereses de la gente, señaló aquí el día 11 el alto cargo Zhou Yongkang.

6 PARA PODER DISFRUTAR PACIFICAMENTE (TODOS UNIDOS) CON HARRY POTTER

Los aficionados a Harry Potter, en su mayoría niños acompañados de adultos, y estudiantes de secundaria y de universidad que están de vacaciones de verano, acudieron hoy a los cinemas para ver la esperada película. La proyección de la película «Harry Potter y el Príncipe Mestizo», la sexta edición de la serie de magos, en Xinjiang se aplazó para este medio día por razones de seguridad, mientras en los cinemas de otras partes de China la película fue presentada esta media noche como estaba programado. Los carteles de Harry Potter y un enorme pergamino que dice «Contra la separación, proteger la unidad» colgaban lado a lado en los muros exteriores de un cinema cerca del centro donde se registraron los hechos violentos el 5 de julio. (Xinhua)

7  EL PARTIDO PERMANECE

El Diario del Pueblo, el órgano de difusión del Partido Comunista de China (PCCh), publicará el jueves un comentario en el que insiste en que la unidad es benéfica para «los intereses fundamentales» de la gente de todos los grupos étnicos.

«Como un país con múltiples nacionalidades, la idea de unidad nacional es la base fundamental para la seguridad de todas las etnias y también es el gran motor que mantiene avanzando a la civilización china», dice el comentario.

«Frente a los separatistas étnicos en el Tíbet y en Xinjiang, el gobierno chino, la gente de todos los grupos étnicos y los chinos de ultramar mostraron su firme convicción en la unidad, que es una tradición común que se ha desarrollado durante miles de años», dice el comentario.

Está surgiendo más evidencia que muestra que los disturbios del 5 de julio fueron un incidente criminal grave organizado intencionalmente por fuerzas hostiles, lo que indica un escenario político muy complicado, dice el diario.

8  EMITIENDO CON LENGUA DE MADERA SUS APODÍCTICAS VERDADES

«Los éxitos en el desarrollo han sido logrados gracias a la política étnica del Partido Comunista de China, la mejor en la historia de China y la más exitosa en comparación con la de otros países»,Nur Bekri calificó el desarrollo de Xinjiang como «excelente y extraordinario», diciendo que todas las personas amantes de la justicia e imparcialidad pueden ver los grandes éxitos que las masas populares de diversas etnias locales han logrado en los últimos 30 años de reforma y apertura gracias a sus ingentes y tenaces esfuerzos por la prosperidad y desarrollo social.

9  LOS MALOS QUE ANTES ERAN BUENOS

«No caigan en la trampa tendida por los malhechores, que abogan por la separación étnica, socavan la estabilidad estatal y subvierten la felicidad humana», había afirmado Rebiya Kadeer cuando se encontraba en China, sin embargo, inmediatamente después de salir del país, cambió súbitamente su posición política para asumir la presidencia del «Congreso Mundial Uigur» (CMU) y comenzó a desafiar y presionar al gobierno chino, bajo el rótulo de «democracia» y «derechos humanos».

10 ISLAM MODERADO “A LA CHINA”: PENSAMIENTO ALICIA CON SALSA AGRIDULCE

«Buscar la paz es uno de los principios del islamismo»

En el Diario del Pueblo, en su versión inglesa de Internet, no es raro encontrar referencias sinceras y extensas a Michael Jackson y a otros eventos globales de “interés humano”. Aquí como en muchas otras cosas brilla por su ausencia eutaxia alguna.

No son “seres de luz” los que aparecen en Gran Hermano, como aseveró en su momento el doctor Bueno. Ni, añado yo, los actuales gobernantes chinos. Por mucho cierre categorial neo pitagórico que uno quiera proyectar en ello.  China necesita quitarse de encima a los comunistas, hoy nacionalistas y capitalistas (eso si seguidores de List no de Smith) como sea[1] y recuperar sus raíces. El comunismo ha significado la total (y fallida) occidentalización del otrora Reino Medio y la consagración de la barbarie tecnocrática y burocrática más absoluta. Una combinación de álgebra parda seudo cientifista y genocidio: “Contra la separación, proteger la unidad.”

Restaurar a los Ming. Eso es lo que requiere China.

Es decir: retornar al Mandato del Cielo.

 

 

 


[1] Sin excluir la decapitación, ni la horca. Como tampoco han de ser hurtados a estos métodos, metálicos y aéreos, los responsables euro norteamericanos tras su eventual, posible y muy deseable debacle futura. Lo único que hay que globalizar es el castigo de los responsables de las diversas estrategias globalizadoras. Las cabezas de los delincuentes, sus vidas mismas, estarán mejor separadas de sus cuerpos.