HELLVILLE DE TOUR 08-09


El incansable Enrique Bunbury vuelve de gira por España de junio a agosto tras su exitoso paso por Norte América. En total, el nuevo show de Enrique Bunbury  ha rodado por diecisiete ciudades americanas, con más de 250.000 entradas vendidas. 



 Completado por el momento su trayecto internacional, Bunbury regresa a España para iniciar en junio su gira de verano que recorrerá 10 ciudades incluyendo una escapada a Polonia (Club Máxima de Varsovia) donde actuará por primera vez el 17 de junio. La última oportunidad de asistir a este directo será en el concierto del 1 de agosto en Estepona. A partir de septiembre volverá a los escenarios con la última parte de Hellville de Tour por Centroamérica y Sudamérica. 

 

Podéis comprobar lugares y fechas en el cartel de la imagen y las entradas ya están a la venta.

 

El estudiante (Grandes falacias de hoy, II)

Otras generaciones hubo que combatieron en las trincheras, que fueron solapadas por el pernil de la autoridad, o que se enfrentaron a mil y una incomodidades y obstáculos de todo pelaje, o que, simplemente, decidieron poner flores en el cañón de los fusiles (como ocurrió en los años 60 del pasado siglo). El descontrolado uso de las drogas y la adulteración de las mismas terminaron con esas ínfulas que generaciones de otros tiempos pergeñaron. Posteriormente la creación de un ideal  al que se denominó “éxito” y la necesidad de “aceptación social” se ocuparon de amaestrar a los ciudadanos del bienestar. Pero por si todo eso no fuera suficiente la falsa idea de progreso utilizó el siguiente eslogan: “Fórmese usted (y confórmese) y le aseguramos un porvenir brillante (diamantino y acrisolado)”.

Sin que siempre se diga abiertamente se hizo creer a una generación (o ya a varias generaciones) que la formación les haría libres. Para algunos esa prebenda incluía la aceptación de los desatinos del sistema. De este modo se crearon universidades privadas que, gracias a sus contactos, prometieron que de entre sus fieles todos saldrían “colocados” (es decir con un puesto de trabajo, no me malinterpreten).  Y alguien se hizo rico. Luego, por esas cuestiones de la competitividad, una mente privilegiada esputó: “Es preciso complementar la formación con la especialización en ciertas materias”. Y surgieron los másteres, así los primeros de esa generación tuvieron un lugar donde trabajar y alguien ganó unos dineros”.

Pero, ¡oh dioses del infortunio!, cuando esa generación salió al mundo entre algodones y visillos, cuando descubrieron que había cien millones de “clones” como ellos, cuando comprobaron que desenvolverse en las relaciones laborales no es exactamente lo mismo que el estudio, cuando comprobaron que el talento no se compra con el nombre de la universidad a la que uno pertenece, ni con el papel de un título que puede ponerse con una chincheta en la pared, se levantaron los pilares de una generación de “frustrados”.

Y así, esa sopa que agrupa ingredientes a los que se les prometió todo, a cambio de un canon, y que ahora descubre las orejas del engaño,  ahora regurgita a un buen número de personas cuya profesión se reduce a las aspiraciones esquilmadas, al estudio sin objetivo, a las mieles que se les niega… Porque se les dijo: “Yo tu dios, el sistema, te aseguro que si te sacrificas y aceptas todo te otorgaré la gloria”. Y ese mismo Dios ahora les ha negado a sus siervos la participación del éxito y se encuentran entre los parias, a los que antes repudiaron y a los que miraron por encima del hombro. ¿Y ahora qué?

¿Podrán  esos seres de  mente artificial comprender que el conocimiento es un bien en sí mismo aunque no les conduzca a la gloria “terrenal”?  ¿En algún momento  esas mentes deformadas por “el beneficio inminente y a ser posible pecuniario” comprenderán que sólo la verdad y el placer de la cultura les hará libres? ¿Serán capaces de crearse un juicio crítico? O será esa generación de atrincherados y engolados la que nos lleve al fin de los tiempos…

Moralejas:

  • 1. El talento no se obtiene (y salvo excepciones tampoco se educa).
  • 2. No te creas todo lo que el sistema te promete.

¿Es soitu.es una alternativa a los medios de (in)comunicación tradicionales?

Llegué soitu.es a través de una entrada en el Blog de David Ballota. ¿Quién son estos? Había oído hablar de ellos hacía tiempo pero poco más. Al entrar me parecieron frescos, diferentes. Vamos a darles una oportunidad, tienen vocación de masas pero, ¡qué caray, acaso no caga la reina!

Lèa me preguntaba por qué lo sigo últimamente y qué es eso tan gratuito de vocación de masas. Todo lo que pueda ser una alternativa a los tradicionales medios de (in)comunicación… le intento explicar de mala manera.

Ya hace un año y medio de su salto a la red. Y, sí, sus ventajas son abundantes como señalaba Juan Freire:

- Transparencia y flexibilidad, en un intento, que quizá sea el primero más o menos serio en España, de aunar periodismo tradicional y cultura de internet (¿?) o periodismo ciudadano (¿¿??). Es decir, los contenidos los crean tanto los periodistas en nómina, como una red de corresponsales repartidos por todo el mundo, que operan a modo de colaboradores.

- Mediante un diseño limpio y atractivo Soitu ofrece la posibilidad de hacerse su propio periódico interactivo eligiendo los canales a los que suscribirse mediante tu agregador de feeds habitual. Lo cual es, como mínimo, un ahorro de tiempo.

-También, fundamental, el dar difusión a voces que, de otra manera, difícilmente llegarían a un público tan amplio y transversal, como son el propio Juan Freire o, sobre todo, Gervasio Sánchez y sus desastres de la guerra.

- Freire añade eso de  la información en cascada o cascada de información como una ventaja (mostrar la información en bruto, a medida que se va produciendo y sin solución de continuidad), que por esa misma razón deja de ser información para ser saturación.

Todo eso está muy bien, me digo. A ver, ¿quién y qué son estos en verdad?

Indicado para personas con inquietudes que buscan contenidos en los que se conjuga el rigor del periodismo tradicional con la filosofía de internet.[..]
La siguiente solución la agita cada usuario a su gusto:
- Información rigurosa…………….100mg
- Entretenimiento…………………100mg
- Independencia…………………..100mg
- Participación…………………..100mg
- Tecnología……………………..100mg

Es decir, la nada más absoluta. Y como ejemplo una noticia:

El ensayo nuclear de Corea del Norte no es ni Hiroshima ni Nagasaki

Una muestra más de sensacionalismo barato, con titular que bordea lo morboso y escrita desde la más absoluta ignorancia y la más burda de las arrogancias.

En definitiva, y en mi opinión, NO es una alternativa a los tradicionales medios de (in)comunicación (no soy yo el que va de riguroso). Como casi todo lo que pulula en Internet se trata de un sitio más donde escoger algún detalle interesante, poco más,  so pena de sufrir una intoxicación, otra más, de basura en red.

Para ese viaje no necesitamos alforjas.

Suena Gusano de Tarántula.

Manos muertas en Lavapiés


La propiedad municipal es un robo, como toda la propiedad pública. Nominalmente pertenece a todos los ciudadanos, pero sus administradores (burócratas y políticos) se sirven de ella para sus propios fines.
Unos vecinos de Lavapiés habían “desamortizado” una propiedad abandonada por el Ayuntamiento de Madrid durante treinta años, y le habían dado una utilidad. Donde sólo había ruina y desperdicios se creó un teatro, un huerto, un campo de fútbol y un espacio agradable para todos.
No hay nada más peligroso para el poder establecido que la organización espontánea de los ciudadanos, que se ponen de acuerdo para organizar su convivencia sin que intervenga la coacción del Estado. Por eso el Ayuntamiento ha decidido enviar las excavadoras y acabar con este proyecto. Demasiado tarde. Muchos habitantes de Lavapiés ya nos preguntamos: ¿para qué demonios sirve un ayuntamiento? ¿Y si los vecinos se organizaran por su cuenta?
Como defensor del libre mercado, sólo puedo apoyar la desamortización de los bienes públicos. Es preferible que pasen a ser propiedad de entidades privadas, como las comunas de ocupas, las asociaciones de vecinos o las sociedades anónimas que cotizan en bolsa.

La princesa galesa en calesa


Con su atinada capacidad para la observancia Carl T. Dreyer escribió en 1922: “Es preciso que los autores que tienen la posibilidad escriban directamente para el cine”. El tiempo le dio la razón a Dreyer. Pero lo que no suponía el director, en una vuelta de tuerca, eran a la narrativa y la novela presas en un campo de pruebas del cine. Es decir, no me refiero a la escritura de guiones por parte de autores, sino de la invasión de narradores que redactan sus novelas con la vista puesta en el cine y, sobre todo, en los posibles beneficios que tal asunción les puede suponer. No se trata de un intento de trasladar técnicas cinematográficas a la narrativa, como hiciera, por ejemplo, Vicente Huidobro en Cagliostro, sino de una escritura con los márgenes de lo visual, en las que las palabras se transmutan no en oro sino en un mecanismo vacío. ¿A qué nos conduce esta “manía” de los narradores hoy? Lo describe a la perfección el siguiente extracto de la novela Defensa de Montjüic por las donas de Barcelona de Federico González Frías: “…la narrativa moderna verdadera, la auténtica, no se propone contar desde un punto de vista lineal con predominio de lo psicológico, como es el modelo chato de lo literal y de la literatura infantil para adultos actualmente de moda…”. Esta tendencia, a lo que podríamos calificar como de “embrutecimiento”, nada que ver con el art brut, se resume en el sopor que se apodera del lector. Por otro lado, en el extremo contrario, por fortuna, también encuentro un buen número de escritores en los que se encuentra la esperanza de la literatura del futuro y en los que confío para que mantengan la antorcha de las almas de buena voluntad.

Entre los segundos, entre los que no toman al lector por idiota, entre los que nos desafían, al tiempo que poseen la capacidad de acometernos con historias subyugantes (aunque esto último tampoco resulte imprescindible) se encuentra Julián Ríos. No citaré a otros autores por los que siente idéntica afición como Fernando Arrabal o Antonio Fernández Molina, Milan Kundera, o las novelas de Francisco Nieva, por no herir susceptibilidades.

Nuestro autor se inició en el mundo de la literatura con Larva, un clásico, que viene a ser como si diéramos a un recién nacido una vaca de aperitivo… No entraré en esta obra admirable, ni en el resto de sus trabajos, pero sí manifestaré que devoro, con la absoluta falta de comedimiento que me caracteriza, todas sus entregas. A continuación me centraré en la obra que hoy nos ocupa, la reciente: Puente de Alma.

Decir que se trata, como reza la contraportada, de “la primera novela en cualquier idioma sobre la muerte de Diana de Gales” es decir algo, si bien es decir poco, a la vista de la lectura de las páginas. Muchos de los capítulos podrían considerarse, de encontrarse aislados, algunos de los mejores “cuentos” que he leído en los últimos tiempos. Pero el magma de los personajes en torno a la imagen de la “Llama dorada”, sobre el puente donde murió Lady Di, aporta a la novela una dimensión que devora al propio lector y que la transforma en una novela completa, si bien, claro está, alejada de esquemas decimonónicos donde todavía hoy una parte de la crítica (y de los autores) encierra la idea de “novela”.

La aparición del “barco de las almas”, con supuestos actores que imitan a los “famosos” que en París han sido, la historia del bulevar del Crimen, entre otras, manifiestan la capacidad de Julián Ríos para construir una novela sobre palabras (los juegos literarios sería imposible trasladarlos a la pantalla por mucho que puedan serlo las historias), al tiempo que despierta en el lector la curiosidad por “saber” el final del proceso de la narración, con una firme capacidad para la intriga sin que, por ello, la calidad decaiga ni un instante.

Las historias de la novela se engarzan en la proporción de la primera literatura del ser humano, es decir, en la traslación oral de historias. Este recurso de contadores sucesos lo empleó magistralmente, desde luego entre otros muchos, Camilo José Cela. Las páginas en ocasiones se traducen en un devenir de intervenciones y deambulaciones de personajes -fantasmas.

La presencia de la pintura, de Miró (como un mago en una de las más redondas partes de la novela) también, como en casi todos sus libros, se aborda sin complejos, con una especial elocuencia para hermanar la literatura y la plástica, no sólo en la novela, sino también en los instantes cotidianos que en ella se describen.

¿Qué más les puedo decir sin revelar ningún secreto de la alquimia del libro? ¿Qué hay en él al menos dos princesas?

Puente de Alma.
Julián Ríos
Galaxia Gutenberg/ Círculo de Lectores, Barcelona 2009.

Becas de Internacionalización del ICEX


El Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) convoca las Becas de Internacionalización Empresarial 2010, cuyo objetivo es la formación de profesionales especializados en internacionalización empresarial.

Los candidatos a estas becas deberán evidenciar una formación y una vocación dirigidas hacia el desarrollo de su carrera profesional en los aspectos relativos a la internacionalización empresarial y el comercio internacional. Asimismo deberán poseer capacidad y aptitud suficientes para desarrollar el periodo de formación que la beca ofrece en el entorno de las Oficinas Económicas y Comerciales de las Embajadas del España en el extranjero, cuya misión es, entre otras, proyectar adecuadamente tanto la imagen de España como país como la imagen y capacidad de las empresas españolas.

El programa de becas de internacionalización del ICEX consta de dos fases: una primera, de formación en la Red de Oficinas Económicas y Comerciales de las Embajadas de España y una segunda, de formación en empresas e instituciones vinculadas a la internacionalización, dentro y fuera de España.

El programa responde a las necesidades que los agentes económicos han puesto de manifiesto en su proceso de expansión internacional. Ofrece a los candidatos una formación teórica sólida, a través de un Master en Gestión Internacional de la Empresa, y la complementa con una formación práctica obtenida a través de la Red Exterior y de la formación en empresas.

Ofrece además formación adicional en idiomas y actividades formativas en destino para que estos jóvenes profesionales sean capaces de ofrecer un mejor servicio al proceso de internacionalización empresarial español.

En la edición 2010, el número de becas convocadas será hasta un máximo de 255 plazas.

Más información

Manos muertas en Lavapiés


La propiedad municipal es un robo, como toda la propiedad pública. Nominalmente pertenece a todos los ciudadanos, pero sus administradores (burócratas y políticos) se sirven de ella para sus propios fines.
Unos vecinos de Lavapiés habían “desamortizado” una propiedad abandonada por el Ayuntamiento de Madrid durante treinta años, y le habían dado una utilidad. Donde sólo había ruina y desperdicios se creó un teatro, un huerto, un campo de fútbol y un espacio agradable para todos.
No hay nada más peligroso para el poder establecido que la organización espontánea de los ciudadanos, que se ponen de acuerdo para organizar su convivencia sin que intervenga la coacción del Estado. Por eso el Ayuntamiento ha decidido enviar las excavadoras y acabar con este proyecto. Demasiado tarde. Muchos habitantes de Lavapiés ya nos preguntamos: ¿para qué demonios sirve un ayuntamiento? ¿Y si los vecinos se organizaran por su cuenta?
Como defensor del libre mercado, sólo puedo apoyar la desamortización de los bienes públicos. Es preferible que pasen a ser propiedad de entidades privadas, como las comunas de ocupas, las asociaciones de vecinos o las sociedades anónimas que cotizan en bolsa.

Hijos del fin del mundo. De Roncesvalles a Finisterre. Espido Freire. Premio Llanes de Viajes 2009.

Hijos del fin del mundo

            Primer libro de viajes de este blog. El pasado jueves tenía lugar la rueda de prensa de Espido Freire con motivo de la publicación de su nuevo libro Hijos del fin del mundo. De Roncesvalles a Finisterre, que ha resultado galardonado con el Premio Llanes de Viajes de este año.

            Se trata de un libro de viajes, sí, pues cuenta anécdotas de la ruta del Camino de Santiago realizada por la autora, así como anécdotas, leyendas y curiosidades de las tierras por las que pasa (Roldán, san Veremundo, los vascos y los bosques, Leonor de Aquitania, Ernest Hemingway, los Infantes de Lara, el Cid y los de Carrión, san Andrés de Teixido, César Borgia…); pero además de una obra que habla del viaje y de las introspecciones, del supuesto silencio que lo acompaña, de las personas encontradas durante el trayecto, es también la obra más personal de Espido hasta el momento. En este libro se desgranan, circunstancias de su infancia, claves de su literatura:

            “Tengo tres, cuatro, cinco años… Como para los gatos, mi mundo es aún multidimensional: me arrojo al suelo, trepo, me enrosco, la vida es tan interesante vista desde el interior de un armario como en una excursión al campo… En algún lugar de mi conocimiento infantil, ya he descubierto que los niños se hacen mayores cuando dejan de sentarse en el suelo”. Pág 13.

            “Nunca imaginé que llegara a añorar la lluvia, esa compañera pertinaz, la fea de la clase, la última en ser elegida para formar equipos en gimnasia, en los juegos”. Pág. 45.

            “En San Millán, recé una oración muy tierna, muy larga, por sor Mercedes… Me quiso, sin ninguna duda, más que otra gente… Ella me enseñó el cantar medieval de esos hermanos decapitados, una venganza desmedida, una matanza absurda. Más que otras mentes liberales, más que otros intelectuales vacuos, aquella monja de mediana edad, de una dulzura sin límites, entendía el ansia de crueldad de las niñas buenas”. Pág. 92.

            “Me fascinaban los muchachos, pero me hubiera gustado crear un club único, sólo chicas, en el que protegernos. Un internado. Un largo viaje alrededor del mundo”. Pág. 172. (Lo cual tiene relación con alguno de sus cuentos donde tres amigas que se envidian por la conquista de un muchacho, tienen un club formado como confiesa haber deseado Espido, aunque claro, imaginamos que en él no habría esa crueldad acumulada).

            También, en la página 78 nos cuenta la historia de un flan que hubo de comer durante días, y que tiene ecos también en su obra.

 

            Pero además en este Hijos del fin del mundo, Espido añade pequeños análisis sociológicos, hablando de los vascos, de la realidad de los gallegos y los hijos de los emigrantes gallegos, incluso llega a tener tintes políticos en algunas de sus opiniones:

            “Aunque llamados vascos, en realidad los romanos adoptaron el término basokoa ‘el que vive en el bosque’, para definirlos… Cada leñador, cuando le cuadraba cortar un árbol, formulaba una oración breve y conmovedora: Gut botako zaitugu eta barkatu iguzu, ‘nosotros te derribamos, y tú, tú nos perdonarás’”. Pág. 52.

            “Los sueños de los emigrantes gallegos no resultan deslumbrantes, no se alejan demasiado de las quimeras de los otros pobres de la tierra. A cada siglo que pasa, su región se queda con menos recursos. Los castellanos esquilmarán sus montes para construir los mástiles de la Armada Invencible, una deforestación brutal de la que ya no se recuperarán. Luego peinarán sus aguas en busca de más pescado, de marisco más fresco…”. Pág. 182.

            “Aquella era la tierra más hermosa del mundo, y aunque no lo fuera, a nadie importaba: cuando uno se encuentra en el lugar en el que enterraron a sus antepasados, hasta las piedras murmuran algo entre susurros”. Pág. 193.

            Nos habla de literatura, de gustos, de realidades lingüísticas que la “llevaron” a cambiar de residencia, así como del futuro de los idiomas que dominan el mundo como en su día lo hizo el latín (lengua que aprovecha para mostrar su desacuerdo con la política educativa que ha reducido la presencia de las Humanidades en los planes de estudios) y todo lo hace con frescura, con una facilidad para la síntesis que le permite decir mucho con pocas palabras. No se entretiene en dar vueltas o en buscar expresiones de rico barroquismo léxico, aunque su conocimiento de las plantas y sus nombres hacen que uno se sienta más cerca del aire puro de los montes.

            A los que siempre han soñado hacer el Camino les gustará este libro, aunque no se trate de una guía (en absoluto) para el mismo. Les gustará porque las anécdotas salen al paso se cuentan con agilidad, pero con emotividad, sin la pesadez de las batallitas del abuelo, pero con su mismo encanto. Y les dejará unas ganas inmensas de coger esa mochila y echársela a los hombros para, con ayuda de una vara, echar a andar camino de la tumba del apóstol y recoger sus propios encuentros, sus rincones y sus leyendas favoritas.

            Una obra para viajar, en el tiempo, en el espacio, en la imaginación, en la literatura, de la mano de una cicerone que se hace más cercana, como si ya fuera alguien a quien conocemos, pues empieza, con generosidad adulta, a compartir su mundo con los lectores. Para viajar sin moverse un centímetro del sofá al que uno queda anclado hasta que termina, con gran poesía, la última página, donde el sol en el horizonte parece ponerse con la misma intensidad que salía el de Amélie Nothomb en Ni de Eva ni de Adán, símbolos respectivamente, de un astro naciente y de un mundo que muere, el atardecer del fin del mundo.

Pannella

La mejor Europa, hostil a los dogmas y a los dioses, late en el corazón de un fakir libertario que un día agitó el liberalismo de club y moqueta para fundar el liberalismo de acera. Ahora que Rosa Díez parece una socialcristiana de Bono, y Oreja va a ganar, uno se acuerda de Pannella,  un político europeo que no comulga (con) hostias de zentrum y que puede quedar fuera del Parlamento Europeo. Un goliardo sin espacio entre tanta gente de bien. Pannella es el centro-radical, el anticentro. Europa, sin el corazón libertariano de Pannella, será  más social y más popular, como Don Camilo y Don Peppone. Un infierno alegre, idiota y confiado en la PAC, Facebook, Ratzinger y Obama.  Un mundo feliz con la familia dividida entre la manifa y la perfomance de Kiko. La desaparición de Pannella, como la del lince en España, será alegoría y triste colofón, en este caso, de una Europa que expira víctima del conservadurismo, el asistencialismo, los privilegios y la partitocracia. Viva Pannella. Viva Europa.

HOY ESTRENAMOS ROSTROS

  ¡Esta bomba atómica es dinamita! General Leslie Groves.

Mientras prestamos atención a los simulacros más abyectos, elaborados por la industria mediática sobre la vida de los otros, Otros hacen lo que quieren con nuestras vidas.

Botón de muestra (extraído de El País): “Connie Culp, de 46 años, ha vuelto a sonreír, o al menos ha conseguido gesticular con su nuevo rostro para conseguir algo parecido a una sonrisa. La primera paciente en recibir un trasplante de cara en Estados Unidos, y la cuarta del mundo, ha aparecido este martes ante los medios en la clínica de Cleveland donde fue operada hace cinco meses.  Hace cinco años su marido le disparó en la cara y la dejó desfigurada. En total, Connie ha sufrido 30 operaciones para recuperar su rostro, en las que los médicos de la Clínica de Cleveland tomaron partes de sus costillas para reconstruirle las mejillas y con un hueso de una pierna dieron forma a parte de la mandíbula. Pero las 29 primeras no fueron suficientes. En la última de las intervenciones, la más importante, realizada el pasado mes de diciembre, durante 22 horas los médicos sustituyeron el 80% de  la cara de Culp,  incluidos huesos, músculos, nervios, piel y vasos sanguíneos, por el de una donante recién fallecida.”  

En 1959 Georges Franju, cineasta francés,  realizó el inquietante film: Ojos sin rostro (Les yeux sans visage) donde un brillante cirujano  parisino enloquecido raptaba chicas con objeto de utilizar su piel para reconstruir la belleza de su hija, destrozada por un trágico accidente del cual el doctor se sentía culpable. Confieso que tengo la mala costumbre de pretender coordinar fenómenos disjuntos. Sumar peras1 con manzanas (de edificios) y estas con preservativos (de látex) y, voilà, siempre hay un resultado, nada abstracto y curioso, en esta perversa actividad. Los personajes de Lovecraft eran avezados practicantes de esta insólita disciplina y solían ser trasladados, como consecuencia ineludible, a otros planos de difícil acceso y, a veces, imposible regreso. La “muerte” y la “locura” para los que solo creen en lo tangible (COPE vs. SER, Dios vs. El Diablo, Islam vs. Occidente, “las libertades” vs. “los violentos” etc.) Enrique Freire2  y yo hemos llamado “método conspiranoico” a esta práctica poética. A lo otro, a ese sentido común bipolar casi unánime,  lo llamo estulticia y dejadez. Y es propio, añado, de mujiks. Volviendo al tema propuesto al principio deseo señalar que la película de Franju en España se proyectó siempre acompañada de su documental: La sangre de las bestias (Le Sang des bêtes, 1949) “Rodado en un matadero parisino, demostró la habilidad de Franju para combinar poesía y grafismo, así como para encajar lo misterioso y lo cruel dentro de un marco realista.”

El que tenga ojos que oiga.

Hablando con un amigo hace poco, comentando la locura3 que invade los mas variados espacios de nuestra sociedad,  este me hizo notar como la cirugía plástica no siempre pretendía o conseguía embellecer a sus usuarios. No hablaremos sólo de los errores4 , numerosísimos, más aun cuando estas prácticas se han hecho más que cotidianas. Nos encontramos con un sector económico en auge.  Y es que la búsqueda de normalidad o de belleza comienza a no ser el autentico leit motiv de muchos de los usuarios de estas técnicas vinculadas al mundo de la Medicina5 . Ejemplo: “Amanda Lepore (nacido como Armand Lepore) es un ícono transexual estadounidense, conocida por sus trabajos en la moda, como modelo, como invitada en fiestas y por sus habilidades en el mundo del negocio. Fue la imagen publicitaria para Heatherette, los cosméticos MAC, los pantalones vaqueros de Mego, Swatch y más.” Sus labios, inmensos, son como morcillas procedentes de una película de dibujos animados.

Dennis Avner, ( 17 de agosto de 1958) en Whidbey Island, Washington, Estados Unidos, es ampliamente conocido como “Catman” aunque él prefiere su nombre nativo, Stalking Cat. Stalking Cat ha hecho considerables cambios en su apariencia física con tal de asemejarse a un tigre. Implantes, lentes de contacto, cirugía y tatuajes han logrado el prodigio. “Avner planea adherir de manera permanente cuero animal a su piel para así dar una mayor autenticidad a su apariencia. Los padres de Avner eran de herencia Hurón y Lakota. Alterarse a sí mismos para parecerse al propio tótem de cada uno es una antigua tradición Hurón. El antiguo técnico de sonar de la Marina, quien actualmente trabaja de programador de computadoras, tomó el nombre de Stalking Cat e inició sus modificaciones luego de una discusión con un jefe Indio quien ya varias veces lo había inspirado a “seguir el camino del tigre” (extraído de Wikipedia).

¿Por qué hay tanta fealdad en el mundo? No es fácil dar una respuesta satisfactoria a esto aunque la abundancia de bípedos, quizás la especie más ramplona existente,  sea una conditio sine qua non. Y si, además, estos bípedos se piensan “a imagen de Dios” o  como “portadores de derechos inalienables”, y  gracias a la tecnología “capaces de todo”, la cosa se complica. El dinero, la fama, la tradición… Aunque cuando la Embajada de Haití en Madrid, un bello palacete sito en la esquina de Martínez Campos con Zurbano, deviene imponente Centro de Cirugía Estética, o la ciudad se plaga de anuncios (absolutamente repelentes) con fotos de gente con síndrome de Down y llamadas al cambio de paradigma en nuestras ideas de belleza a mí, que soy muy mío,  me huele a chamusquina. Creo que se busca extender el malestar y el descontento entre las gentes. Y si no se busca, peor aun, porque se consigue.

Dicen los que creen en otras dimensiones, yo soy uno de ellos, que los habitantes de mundos pluridimensionales contiguos al nuestro no se manifestarían nunca de manera clara sino borrosa y bizarra. Quizás tratan de entrar en nuestro plano o están ya dentro, simplemente aposentándose, y estas cosillas:  prodigiosas y monstruosas a la vez, serían sus reclamos. Como la espuma de las olas.

 

   

 

 


 1 Así se llamaban, por su forma, unos interruptores eléctricos que, pendientes de un hilo, eran utilizados en la cama hace décadas.

 2 En breve verá la luz nuestro libro: Protocolos para un Apocalipsis, donde damos cumplida cuenta de la aplicación del método a “la actualidad.”

 3 La religión y la tecnología son dos de los principales vectores de inserción de demencia e infelicidad en las sociedades. El desorden que generan la política y el dinero son sus soportes.

 4 Sólo los fallecimientos por errores médicos, asumidos por las estadísticas oficiales, muestran en España anualmente más muertes que todos los accidentes de tráfico, suicidios, asesinatos y homicidios juntos. Botón de muestra: http://www.ampweb.info/modules.phpname=News&file=print

 5 Es decir de la Magia Negra.

Página siguiente »