Torero en formol (Damien Hirst)

25-febrero-2009 · Imprimir este artículo

Por

tiburon110x1101El arte es un valor muy seguro a la hora de rentabilizar patrimonios, y se nos antoja mucho menos tenebrosa esta forma de administrar una fortuna que la compra de bonos estructurados con hipotecas basura a través de las “hedge founds”. Y sin embargo, cada año, la celebración en Madrid de ARCO provoca parecidos titulares.

Los adalides de la austeridad saltan a la yugular del arte contemporáneo, criticando las cifras de negocio que mueve el sector, y cuestionando la quintaesencia del arte. Si ese arte es además abstracto, la eterna polémica sigue en la eterna bandeja. Se entiende más que alguien pague una fortuna por un Antonio López, porque se reconoce lo que pinta “¡y con qué detalle!”, que un Miró, porque “vaya una birria, eso lo hace mi hija pequeña”.

Esa idea de que cualquier niño puede pintar ciertas obras debería haber sido superada hace mucho por cualquier persona con una mínima formación educativa. En el último suplemento dominical del diario EL PAIS, coincidiendo con la clausura de ARCO se llenaron cuatro páginas con un reportaje a todo color sobre Aelita, una niña de 2 años que “pinta” arte abstracto para orgullo de sus avispados progenitores quienes, no obstante, se ocupan de poner los títulos a las obras. Así, llegamos a leer que “Aelita ha echado por tierra el concepto del arte y amenaza a muchos creadores mayores que ella, que preferirían no tener que competir con una niña de dos años” (sic).

Que un diario de prestigio alimente este tipo de simplificaciones tendenciosas nos da una idea de hasta qué punto está arraigada la creencia de que el arte abstracto es una tomadura de pelo. El único problema son los dígitos. Si fuera gratis, la gente lo vería simpático. Pero un Rothko vale millones de euros. Mucho más que un Romero de Torres, por poner un ejemplo de gusto taurino.

Y es que en nuestro país de fútbol, pandereta y corridas, los mismos que jalean desde el tendido de sombra a sus héroes de lentejuelas, para que asesinen astados y les corten orejas y rabos, calificando esa carnicería inexplicable como Arte, describen la cúpula de Barceló como una paella de gotelet. Su contacto más próximo con la pintura moderna se produce en las salas de espera de las notarías en las que cometen sus alambicadas especulaciones. Porque de sus paredes, a veces, cuelgan cuadros de Fernando Zóbel.

Damien Hirst debería perfeccionar la técnica que empleó para su famoso “Tiburón en formol” (1991), y probar con un torero. La pieza alcanzaría un valor astronómico en Christie’s, y Hirst volvería a acaparar los titulares de la envidia.

El trabajo os hará libres.

trabajolibre125x2501

“Nunca había sido infiel a Bruno. Y ahora, después de quince años de matrimonio… con una sorpresa en la que latía un punto de complacencia, tenía un amante”.

“A sus espaldas, en la estela que el vaporetto levantaba en el agua, Venecia se hundía con indolencia, con una belleza infinita”.

“Dudó. Bajó la cabeza, contuvo la respiración, porque la tarántula estaba muy cerca. Luego, entrecerrando los ojos, silenciosa, concentrada, esperó”.

“Si soy sincera, no he inventado nada en toda mi vida. Ni una receta de cocina. Ni un nuevo modo de coser un ojal. Ni siquiera estratagemas para evitar una multa… Tampoco hay nada original en mi existencia: vivo sola, como fuera de casa, ahorro con la esperanza vaga de un futuro con un hombre y una casa mejor, que de momento no añoro y tampoco busco”.

Con esta nueva colección de cuentos (y ya es la tercera publicada) Espido vuelve a reproducir sus mundos, sus universos paralelos. Y para entrar a ellos nos recibe la misma frase que a los visitantes de Auschwitz. Una vez que se enmarcan estas cinco palabras en su contexto, toman una significación diferente. Su simbolismo se multiplica y se vuelve terrible, terrorífico, infernal. Se penetra en una realidad donde el orden y el concierto, la psicología humana, se retuercen y se vuelven delgados como hojas de pino, punzantes como cuchillos recién afilados, pero venenosos como hierro oxidado.

En algunos cuentos asistimos a una cierta capa de actualidad (aparece el mundo de los negocios, los hoteles de lujo, aunque sea de fondo y sin cobrar relieve). En otros, teniendo como paisaje el mundo agrario y ganadero, parecemos volver a una España bien descrita por Ana María Matute, hasta que las mujeres protagonistas revelan unos celos, una envidia, una maldad y una capacidad para hacer daño prematuros, laberínticos y algo irreales que transforman el entorno, aparentemente costumbrista, en un universo diferente, aunque en tantas cosas similar al nuestro.

El relato, en el que la autora parece moverse como pez en el agua, cómoda como si estuviera en su hogar frente a la chimenea, sigue conteniendo un estilo sencillo, sin pomposidades ni adjetivaciones imprevisibles. La complejidad viene marcada por ese contenido tan propio de la autora, tan infernal y tan nórdico, con ese fuego frío que dicen que aguarda, paciente, en el inframundo.

Son, por lo general relatos breves, aunque sin esa limitación a un párrafo o a cuatro frases de Cuentos malvados. Pero no pierden en rotundidad. Lo que no son en inmediatez, lo conquistan en su desarrollo.
Por último también vuelve la autora, como ya hiciera en Primer amor, al mundo del cuento tradicional, al rescatar La bella durmiente para uno de estos relatos donde se da otra vuelta de tuerca (por citar, en cierta forma a Henry James) a la historia. Muy interesante, por cierto.

espido-freire2

Pero, para evitar atribuciones e interpretaciones y despejar dudas, le preguntamos a la autora por este conjunto de relatos y nos revela algunas claves, como las del título de la obra o las de la continuidad de su estilo:

- GENERACION.NET: ¿Hay un acercamiento a mundos más cotidianos en El trabajo os hará libres o es únicamente una apariencia y siguen subyaciendo, como ríos subterráneos, esas formas tan peculiares de pensar y actuar de los personajes de Espido?

- ESPIDO FREIE: Los temas han cambiado: la realidad es más evidente, las situaciones más palpables… pero los personajes siguen siendo parecidos, un pozo de profundidad y de miedos. No creo que eso varíe demasiado en los próximos años. Creo que está arraigadísimo en mi estilo, y que es necesario que continúe creciendo.

- GN: ¿Por qué elegir el lema que recibía a los presos de Auschwitz como título de la obra? ¿No es excesivamente descorazonador?

- EF: Nunca me ha detenido el que un tema o un personaje fuera descorazonador. ¿Qué sería de la literatura si se limitara a la alegría? Elegí esa frase porque es una de mis preferidas, de las más crueles y más terribles, la que representa la hipocresía y la dureza del siglo pasado, y la que deberíamos recordar de vez en cuando para no olvidar, no olvidar nunca.

- GN: Se trata de relatos breves, aunque no tanto como los que componían Cuentos malvados, por otro lado no están agrupados como lo estaban en el volumen citado, o en Juegos míos. ¿Tiempos de cambio en las formas de tu literatura?

- EF: Cada libro posee su esqueleto propio, y el de El trabajo… era ése, más compacto y más sólido. No sé si es un cambio… posiblemente sólo una fase asociada a este libro. Los siguientes tendrán que adoptar su
propia forma.

EL TRABAJO OS HARÁ LIBRES.
Espido Freire
Páginas de espuma, 2008.

CRISTÓBAL MARTÍN: HACIA UN ARTE SIN EGO

24-febrero-2009 · Imprimir este artículo

Por

La vocación de artista sin ego hace de la obra de este escultor un recuerdo permanente de la belleza. Sus grabados y esculturas, que ahora abren las puertas de los Parques Nacionales o se pasean por ARCO, son un reto para que entremos en el jardín interior que cultivan los iniciados. Su poderosa escultura podría calificarse, en un sentido profundo, de realismo mágico, aunque para ello deberíamos primero definir qué es la Realidad y en qué consiste la Magia.

Cada diez años, con la precisión de un reloj de arena, entrevisto a Cristóbal Martín, cuyo nombre sufí es Abdul Wahid (Siervo del Único).

Cristóbal Martín

Cristóbal Martín

-Cristóbal, ¿tú buscabas la belleza o era la belleza la que te buscaba a ti?
-Buena cuestión…

- No me refiero sólo a lo que sucede cuando haces un molde.
- Tengo alma de navegante, e intento que la sinceridad vaya afinando la brújula, ciñendo la vida…Dando sentido al existir. Todo depende de la sinceridad de uno.

- ¿Por qué etapas creativas has pasado?
- Empecé como un hijo del Bosco, por decirlo de un modo visual… Admiraba a Durero y, sin embargo, me chocaba la armónica pincelada de Velázquez. Pero si te digo la verdad, no veo que haya evolucionado mucho, aunque sí observo que el psiquismo ha desaparecido de mi obra.

- ¿Cuál es, en tu opinión, la relación entre Arte y Magia?
-El arte es magia, una especie de invocación…
El dicho de Oscar Wilde viene de los alquimistas: “la naturaleza imita al arte”. El arte es una provocación de la magia, pues lo semejante atrae a lo semejante…Somos responsables, como artistas, de invocar a la belleza que podamos convocar.

-¿Y entre el arte y la naturaleza?
- Yo intento hacer un arte en profunda relación con la naturaleza. El gran arte es la vida misma, manifestada a través de la Natura, obra de Dios. El artista lo que hace con su recreación es subrayar esa obra. El arte es una invocación redundante de la obra del Creador. Como nos olvidamos de esto, al mostrarse la belleza, nos estremecemos…

- Vives en el monte de La Vera, junto a una garganta maravillosa, en un paraíso. ¿Qué cosas te atraen más de la naturaleza?
- Probablemente lo mineral, la osamenta de la naturaleza, su forma. A mí me impresiona la montaña, el Almanzor: la masa enorme, su majestad, ese pliego gigantesco de roca en contacto con el cielo. El cielo y sus colores cambiantes, las formas de las nubes en relación con la tierra. Pero desde lo alto, mi vista se va al grillo. Este verano me he obsesionado con el diente de león, su maravillosa forma es una galaxia vegetal que explota cuando la soplas. En esa contemplación he pasado mis días. Me fascina todo: las flores, los insectos, los reptiles, toda la creación. Es un libro increíble.

-¿Hay algo en la naturaleza que te provoque repugnancia?
-La parte más vil e instintiva del hombre. Eso que también está en nuestra naturaleza. Las bajas pasiones humanas, la maldad. Los siete pecados capitales me espantan. Uno por uno y cada uno en su sitio. Avaricia, orgullo, pereza… En mí mismo y en los demás. Me repugna. Todo ese tipo de cosas me parece terrible. De lo demás, nada. Ver un perro que se pudre en la carretera me parece algo hermoso. El deterioro físico es majestuoso. Ser capaz de ver la majestad en un esqueleto, en un terremoto, en un huracán, un quebrantahuesos, una rata, una escolopendra… Lo encuentro bello. Pero la parte siniestra de lo humano es horrible. Egos como inversión del orden natural.

-¿De qué manera has integrado lo feo en tu obra?
- Me encantan los motivos de ciertos animales que aparentemente son feos. Representar un sapo o un mandril o un camaleón, seres de apariencia grotesca, pero a los que yo encuentro de una belleza impresionante. Veo la belleza donde otros ven fealdad natural. Nunca he realizado arte grotesco a propósito, no he querido epatar… No me interesan nada las escatologías crueles que vemos en Arco.

-Tú te sitúas en esa herencia de la filosofía perenne que un grupo de autores ha venido llamando la Tradición. Desde la misma, ¿qué impresión te producen las vanguardias artísticas?
- La Vanguardia te da otra visión de las cosas, donde yo también puedo observar belleza, como en la obra de Richard Serra o Mark Rothko y sus colores. O Anselm Kiefer, un verdadero visionario.

- ¿Sabes que me cuesta mucho imaginar a un artista sin ego?
-Desde mi punto de vista, el mayor problema que tienen los artistas es el ego. En algunos casos, multiplicado hasta el infinito.

-Pero es que en el origen del arte moderno está precisamente el ego…
- Claro, nos decimos eso de “yo soy el que hago”… pero si no se produce una entrega total del ego, te pierdes en esa locura del yo. En mi caso, la limpieza la hago con la oración, el recuerdo de los nombres divinos (dhikr), lavarse ritualmente… las herramientas del sufismo. No hay herramientas más poderosas contra el ego que éstas, aunque hay gente que puede mantener un ego incluso con esas prácticas (risas).

- Perdona que insista. Cuando trabajas ¿intuyes la forma en la materia o realizas lo que visualizas antes?
- A veces, la propia madera o piedra con la que trabajas te insinúa una idea. Otras, la idea es previa, y tú la llevas a la forma modelando. En cualquier caso, hay una comunicación entre lo creado y el artista…

-¿Cuáles son tus materiales favoritos?
- Aquellos que mejor se adaptan y provocan las formas. Arcilla, barro, cera –que es un material primitivo que usaban los griegos, de los que he aprendido mucho y de los que me considero heredero. Con la cera trabajaban la fundición, los bronces, de los que conocemos las copias. Esos bronces sumergidos estaban fundidos entre oraciones e invocaciones.

-Trabajas con modelos fractales, sobre el orden oculto y repetitivo de la naturaleza.
-Bueno, cuando hago geometría, sí. También en los helechos, en células, claro. Hay un orden implícito que a veces se asoma.

-Y tú pretendes, libremente, no salirte de ese orden.
-Es imposible salir de él, soy una parte de ese orden, estamos sometidos a esa marea cósmica en la que ignoramos mucho más de lo que sabemos, aún gozando de un cierto libre albedrío para enfocar el alma hacia lo superior o lo inferior.

-Una vez Jodorowsky me preguntó algo que le había preguntado a él un maestro zen: ¿Dónde te encuentras ahora mismo? ¿Podrías señalarme con un dedo dónde estas?
-Entre mi cabeza y mi corazón. Por la parte alta del corazón, como por el esternón.

-No es mal sitio. ¿Fuera o dentro de tu cuerpo?
-Más bien dentro.

-Tú, más que un artista, te has sentido siempre un poco artesano.
-Sí, me considero un artesano de la Tradición. Me gustan los anónimos que hacían la sillería del coro de una catedral gótica… O los portadistas románicos que llenaban las puertas de alquimistas, dragones y herreros, de uvas y zorros. Me considero más cerca de uno de ellos que de un artista de Vanguardia de esos que dicen “aquí estoy yo”.

-Más carbonario que esteta.
-Me gustan los gremios, el anonimato. El ego interfiere menos. Eso es alquimia: Uno al que nadie conoce atrae buenas energías a una ciudad, un convento o un mercado.

-¿Masón?
- En el buen sentido de la palabra. El que construye el templo, sí.

-¿Artista es todo aquel que hace las cosas desde el amor?
-Exacto. La belleza produce el amor de forma inmediata. El amor es energía divina. El precipitar el amor desde la belleza es instantáneo. Eso es lo que pueden enseñarnos los poetas, los pintores, los artesanos de la materia, pero también, ya digo, el zapatero y el modista, los que no tienen firma y, sin embargo, colaboran en la Creación…

Second Life. Metro de Madrid.

24-febrero-2009 · Imprimir este artículo

Por

metro260x1501

Nadie se explica cómo ha podido pasar pero está sucediendo. Hace una semana un avatar descubrió una fisura en el hueco del ascensor de La Casa Encendida. Aunque se rasgó su traje de Niñocalvosinlabios™, pudo agrandar la rendija y pasar por ella. Tuvo que caminar en la oscuridad sin saber adónde se dirigía. Había una luz al final, siempre hay una luz al final del túnel, dicen. Pero ¿qué significa eso en un mundo virtual? ¿También la luz es luz? ¿O sólo otra fisura en las millones de líneas programadas?

Caminó, dices a la periodista, caminó sin hacer caso de casi nada, sólo siguiendo la luz. Duró tres días su caminata, dices, lo sé porque yo soy su avatar en la Vida Real. Ocurrió así. Me desentendí, y me fui a la rave, dices, era el viernes por la noche. Pero al volver el lunes por la mañana, todavía seguía en su empeño. Palabra de niño ravero que no había dejado ninguna instrucción al irme. Había apagado incluso el ordenador, pero al encenderlo el lunes por la mañana, ahí estaba, dale que dale con la caminata, es lo que dices.

Al final alcanzó la luz. Tanto patear acabó por dar sus frutos. El que la sigue la consigue, dicen. Aquí como en Second Life. Y sí, pero ¿qué consiguió? Al final del túnel no había nada especial, era una entrada a una estación fantasma del Metro de Madrid. Pero no es una estación fantasma cualquiera, dice el avatar de Second Life. Es la antigua estación de Chamberí, entre las estaciones actuales de Iglesia y Bilbao. Conservada tal cual desde el año 1966. Pero ¿a que no sabéis cuál es la sorpresa? ¿Es que hay una sorpresa? La hay, siempre la hay, dice el avatar, al final del túnel siempre aguarda una sorpresa. ¿Para qué creías que seguía la luz? Yo nunca hago nada por hacer sin más. Tres días caminando y acabo en la estación de Chamberí, dice.

No le pedí explicaciones ni nada, dices a la periodista. Pero me las daba. Me las daba mi avatar en Second Life. Me decía: Tú eres mi avatar en la Vida Real, así que te lo voy a contar. Te contaré lo que pasa. Estaba con un resacón de quince, y no le supe decir que no, dices a la periodista. La verdad es que me estaba poniendo la cabeza como un bombo, pero no le supe decir que no, es lo que dices. ¿Qué importancia tiene después de todo? ¡Qué le importa a nadie la estación de Chamberí después de tres días de fiesta sin parar de meterse clavos blancos por la nariz! Pero importa, dice mi avatar. Todo tiene su importancia. No te pongas farruco ahora. Porque te lo voy a contar. Una escalera mecánica, dice. ¿Qué? Una escalera mecánica en perfecto estado, dice. Además, funcionaba, funciona. Vamos que está rula que rula como el chacachá del tren, los escalones suben, desaparecen en las alturas y vuelven a asomarse a nivel del suelo. Tiene algo, dice, tiene algo especial. Te quedas mirando y no sabes por qué pero no quieres moverte más. La vida aquí, dice. ¿A mi qué me cuentas?, digo. A mí, plim.

Pero el avatar de Second Life sabe lo que se dice. Te equivocas, dice. Te equivocas de lado a lado. Y se queda más callado que una puta sombra. Tiene gracia después de todo, un avatar fantasma, rebelde, escapado del mundo visible de Second Life, en una estación fantasma del Madrid Real o no, va y se pone en plan reivindicativo. Pero desde entonces, otros avatares le han seguido. No se sabe cómo han podido comunicarse; puede que a través de ondas electromagnéticas saltándose a la torera las líneas de programación; o puede que mandándose mensajes telepáticos con la polla en la mano. Pero es un hecho. Es insólito pero contrastado. Los programadores de Second Life no han podido dar con una explicación satisfactoria, y están investigando esta excepción con la mayor urgencia posible, es lo que dicen. Pero no tienen ni puta idea, es lo que pasa.

Una semana después, estás en la estación de Chamberí. También tú. Miras el movimiento mecánico del continuo ir y venir. Sacas tu pollo de speed y empiezas a hacerte una raya en el pasamano de goma. Tiene grietas, pero tienes cuidado en no echar en balde el polvo blanco. Es una raya bien larga, todo lo que dura el pollo. Y te has subido a un escalón. Han tratado de tirar de ti los otros avatares, pero no lo han conseguido, eres especial, también tú eres especial. Haces un canuto con un billete de un millón de euros y sigues la línea blanca subiendo los escalones. No sabes adónde han de llevarte, pero no importa, estás en Second Life, ¿o qué?

FALL INTO FELLINI.

24-febrero-2009 · Imprimir este artículo

Por

fellini260x1502

“No hay nadie en todo el cine italiano, tan vasto y fascinante, que le llegué a los tobillos a Fellini”.
(Robert Benayoun)

Fue Antón Chejov quien afirmó que cada uno escribe de su aldea. En el caso de Federico Fellini (1920-1993), la vida es la materia de inspiración primera: la infancia, el primer amor, el viaje a Roma, su relación con las mujeres… Fellini vuelve una y otra vez a su aldea; su manera de firmar los films a partir de su octavo largometraje, Ocho y medio, de Federico Fellini, supone, aparte de una marca de fábrica, una forma de acreditar el resuello autobiográfico de su obra.

La vida

Pasa siempre con las leyendas del cine: los relatos sobre Fellini conjugan realidad y alguna que otra mentira embellecedora. Él mismo reconocía…

“Soy mentiroso de nacimiento”

Por ejemplo, se dice que el futuro cineasta nació a bordo de un tren. Sin embargo, todo parece indicar que Federico llegó al mundo como cualquier mortal, si no en un hospital, en un apartamento de Viales Dardanelli (Rímini). La madre de Fellini se llamaba Ida, y pertenecía a una familia acomodada de Roma; su padre era un inmigrante romañolo, Urbano. En 1919, el matrimonio se trasladó a Rímini, donde un año más tarde nacerá un niño débil y taciturno, apodado “Gandhi”. Los veranos familiares pasaban en Gambettola, donde Federico descubría las costumbres mágico-arcaicas de su filmografía. En esta infancia habrá otras impresiones dominantes: el circo y los payasos. Algunas lenguas dicen que Federico intentó escaparse de casa para unirse a los titiriteros. Su biógrafo, Tullio Kezich, afirma que esa huida “no duró un par de días, sino toda la vida”.

“Gandhi” no fue buen lector hasta la edad adulta, y hasta que empezó a padecer insomnio; sin embargo, prontamente, tras el “secondo liceo”, tuvo vocación periodística. Antes de llegar a ser un popular articulista, Federico fue un talentoso ilustrador. Lo primero que publicó, en 1936, fueron las caricaturas de unos boyscouts parafascistas.

En 1939, Fellini se trasladó definitivamente a Roma. La capital significaba un abanico de oportunidades, una existencia libre en la bohemia. Al principio, estuvo sin blanca, pero pronto se abrió camino en muchas publicaciones como Marc’Aurelio. Sus columnas se bañan en la fauna popular y sus amores prematuros con Bianchina, una antigua vecina. Mas hubo una mujer definitiva en la vida de Federico Fellini, y esa es Giulietta Masina. La pareja se conoció en la radio, donde ella trabaja como actriz, y él como guionista. La actividad radiofónica de Fellini supuso un estupendo entrenamiento para dar el salto al cine.

Las obras

Antes de ser realizador, Fellini desempeño una intensa labor dentro de la escritura cinematográfica. Así, llegó a conocérsele como “el guionista de las películas de Fabrizi”, obtuvo una de sus muchas nominaciones al Oscar por su colaboración en Roma, ciudad abierta, y formó pareja profesional con el dramaturgo Tullio Pinelli.

Aunque disfrutaba del alboroto de los rodajes, Fellini no tuvo pocas resistencias ante la realización. Sin reservas afirmaba…

“Dirigir es como mandar la tripulación de Cristóbal Colón, que siempre quiere volver hacia atrás”

Lo fantástico, cierto rechazo al naturalismo cinematográfico; los figurantes a mansalva; las estaciones de tren; las varietés… El universo Fellini tiene su propia idiosincrasia, y podríamos seguir enumerando… El cómic y las onomatopeyas; los decorados operísticos; la flor innata romana; la bona, mujer de caderas casi obscenas y voluptuosidad desatada…

Fue Lattuada quien dio la alternativa a Fellini con Luces de variedades. Sin embargo, su primer proyecto individual fue El jeque blanco (1952), crítica señera a la familia tradicional y la institución matrimonial con visos de screwball comedy.

Si se le compara con Pasolini, puede decirse que Federico es apolítico, sin embargo no deben obviarse sus constantes ataques sociales y sus blasfemias contra el Vaticano (recuérdese el desfile de moda eclesiástica en Roma).

En sus primeros films aparece un argumento más definido. De una manera u otra, casi todos tocan el submundo: Los inútiles, la yerma vida en provincias; Almas sin conciencia, los timadores; Las noches de Cabiria es un treno por la prostituta alegre. A partir de La dolce vita (1960) y de Ocho y medio (1963), dos de sus hitos cinematográficos, podemos hablar de un punto de inflexión: la trama se diluye, la dramaturgia se complica, los guiones se convierten en rizomas. ¿Más crípticos?, pero también más personales. Si Ocho y medio es una película vuelta hacia sí mismo, Giulietta de los espíritus (1965) es un homenaje a Masina, además de un festival de color. El “vuelco estilístico” llega a sus máximas consecuencias, en Roma (1971) y Amarcord (1973), dos de sus obras maestras. La primera es un vía crucis por los cuadros de la capital, una transposición del refrán:

“Todos los caminos llevan a Roma”

En las restantes producciones, por ejemplo Casanova (1976) y La ciudad de las mujeres (1980), Fellini alcanza el delirio de los genios, véase la grandilocuencia, véase un lugar entre las estrellas granujas del séptimo arte.

Premio Amado Alonso

10-febrero-2009 · Imprimir este artículo

Por

quema260x1501

La Fundación Amado Alonso, constituida por el Gobierno de Navarra, la Universidad Pública de Navarra y el Ayuntamiento de Lerín, convoca el Premio Internacional de Crítica Literaria “Amado Alonso”. Este premio pretende recordar la figura de Amado Alonso impulsando actividades investigadoras y divulgativas sobre Crítica Literaria.

La presente convocatoria quedará sujeta a las siguientes bases:

1. Se convoca el Premio Internacional de Investigación “Amado Alonso” con el fin de distinguir un trabajo de Crítica Literaria.

2. El plazo de admisión se abre con la publicación de estas bases y se cerrará el día 30 de abril de 2009.

3. El premio está dotado con 6.000 euros. El Patronato de la Fundación publicará el trabajo premiado en coedición con la editorial Pre-Textos.

4. Se podrán presentar trabajos de investigación originales e inéditos, en lengua española, con una extensión mínima de 25.000 palabras.

5. Los trabajos serán enviados a la Fundación Amado Alonso, C/ Mayor 24, 31260 Lerín, Navarra, España. El sobre debe incluir:

- un ejemplar y una copia digital en formato Word sin firma, ni rúbrica, ni indicación alguna que permita su identificación. En la primera página, sólo se expresará el título completo del trabajo y un lema.

- Un sobre cerrado en cuyo interior se indicará el nombre o nombres de los autores, su título profesional, residencia, domicilio, teléfono, un breve currículum vítae y una declaración jurada del carácter original e inédito del trabajo.

6. El premio será fallado por un jurado designado al efecto por el Patronato de la Fundación.

7. El fallo del jurado será inapelable. El premio podrá ser declarado desierto o compartido.

8. El hecho de concursar supone la aceptación de estas bases. Quedarán excluidos aquellos trabajos que no se ajusten a las mismas.

Crisis y demagogia

9-febrero-2009 · Imprimir este artículo

Por

sindicatonazi340x2501
La crisis financiera está acabando con bancos centenarios, dispara las quiebras empresariales y provoca desempleo. El miedo ha afectado a todos los sectores económicos.
Éstos no son los únicos peligros, ni los mayores. Los viejos demagogos están resucitando. Amenazan nuestras libertades y las instituciones imprescindibles para el progreso y la recuperación económica. Los sindicatos británicos se han quitado la máscara progresista y muestran su carácter xenófobo. Han conseguido herir la libertad de circulación de los trabajadores europeos. Si se siguen imponiendo las tesis proteccionistas y xenófobas que padecimos en los años 30, nuestra prosperidad y nuestra democracia desaparecerán, otra vez.

Estudiantes contra Bolonia

5-febrero-2009 · Imprimir este artículo

Por

bolonia260x1501

NOTA DE PRENSA 04-02-09
Estudiantes Contra Bolonia

Desde las asambleas de Estudiantes Contra Bolonia de la Universidad de Salamanca rechazamos la convocatoria del día 4 de Marzo realizada por la organización política “Sindicato de Estudiantes”, ya que no es una convocatoria unitaria, ni ha salido de las asambleas abiertas en las que estamos participando los estudiantes de las distintas facultades del estado.

12 DE MARZO: HUELGA GENERAL DE ESTUDIANTES

Desde Estudiantes Contra Bolonia nos sumamos a la Huelga General de Estudiantes del 12 de Marzo, ya que ésta es la convocatoria que ha salido de las asambleas de estudiantes creadas en las distintas facultades del estado.
Estos dos posicionamientos han sido aprobados por unanimidad en la asamblea abierta realizada ayer en la Facultad de Biología.
Asimismo, desde Estudiantes Contra Bolonia queremos recordar que la convocatoria que reunió a miles de personas el día 13 de Noviembre por las calles salmantinas en protesta por el Proceso de Bolonia salió de nuestras asambleas, frente a la convocatoria unilateral del Sindicato de Estudiantes que apenas contó con un centenar de participantes. Y también que el Sindicato de Estudiantes no ha realizado ninguna actividad desde la huelga que convocaron en Octubre, frente a la actividad casi diaria que estamos llevando a cabo las asambleas.
_____
Comisión de Prensa de Estudiantes Contra Bolonia
Universidad de Salamanca