24 horas por la paz

26-Mayo-2008 · Imprimir este artículo

Por Koldo Aldai

Estella se llenará de energía solidaria. Será en el encuentro interreligioso “24 horas por la paz” a celebrar el 28 y 29 de junio. Mens sana in corpore sano.

Vendrán de diferentes rincones del Estado. Vendrán con sus petates llenos de la ilusión por el otro mundo posible; con su mochila cargada de pan integral y olor de anchas praderas; bolsas repletas de planos de utopías, de mapas de Itaca, de visiones y sueños… y las abrirán en Estella, bajo la cúpula de cristal de la Casa de la Juventud, María Vicuña.

Vendrán quienes trabajan por la justicia social, a favor de los más desheredados ya en el asfalto cercano, ya en la geografía más castigada del Sur, quienes respetan y aman la Tierra y la sienten Madre, quienes cultivan jardines, huertos y eriales, quienes abogan por una alimentación sana y natural, una vivienda más saludable y accesible, por unas ciudades a escala humana y la multiplicación de comunidades y ecoaldeas, por un comercio e intercambio sin abusos, una producción artesanal y economía alternativa y solidaria, por una energía noble y sin humos, por un consumo responsable, una educación que facilite el despliegue total del ser, una salud y medicina más natural e integral, una existencia más armoniosa y consciente… Unas y otras gentes, movimientos y redes se reconocerán en su complementariedad y trabajarán en el esbozo de una visión común del otro mundo posible.

Te Quiero

26-Mayo-2008 · Imprimir este artículo

Por Daniel Dazo

Te voy a querer a mi manera,

no como mandan los cánones

ni las pautas establecidas.

Sin comillas, sin esperas,

no seré diestro, ni refinado.

Mi amor, no será un amor en vilo,

será algo así como una partitura

para orquesta y piano,

que incluirá tanto acordes disonantes,

como tónicos y asonantes.

Será la precipitación continua del deseo,

el celo de los amantes sin sueño.

Así, en el poema, tendrán cabida

los cayucos que reman

en fila india por los márgenes del olvido,

los maitines que acunan las primeras luces,

que ayudan a clarear,

la guindilla escondida entre tus dientes

y el zaguán donde se entrega el último beso.

En cambio desecharé la maldición

de las persianas que siempre permanecen levantadas,

las calas, donde no se pierden los anzuelos,

la cizaña que crece entre dos cuerpos

que no se reconocen,

el alambique por el que transcurre su veneno.

Por eso, quiero esperarte para bañarme

en la bahía de saliva

que colma tu boca

y que la mantiene exactamente

a la temperatura en que arde el mercurio.

Y salir después,

como un trapecista por tus labios

que no son, sino un arrecife de besos

llenos de mordiscos de coral.

Echarte de menos será una parábola

un espejo para verte venir,

un soneto hecho en tu piel, terciopelo,

un cuento donde tiene cabida el cuchillo de cortar el pan,

la cremallera que late entre tus manos

el enganche del sujetador que, impaciente

se suelta solo,

los botones del vestido que estallan en flor.

Por eso, mi amor, te quiero

Y te ofrezco como cambalache

mi follaje, mi fogueo,

la chispas del roce de mis piedras

y como cerbatana, mi sexo.

Miedo al “Observatorio de la Imagen del Instituto de la Mujer”

Suecia ha exportado con éxito millonario e ideológico cosas tan dispares como los muebles de IKEA o las revistas porno de lujo. Berth Milton es el dueño de PRIVATE, el líder mundial del cuché para adultos, y sus palabras son esclarecedoras: “Me enerva que se hable de sexo y violencia de manera conjunta ¿puede alguien explicarme qué tiene que ver lo uno con lo otro? Es como si se hubiera inventado una nueva palabra ‘sexoyviolencia’. Y eso hace hervir mi pacífica sangre escandinava.”

La etiqueta “arte” puede salvar de la hoguera mediática toneladas de carne fresca, aunque a veces tenga que transcurrir un tiempo. Pongamos por ejemplo, aquel anuncio que en febrero de 2007 lanzó Dolce & Gabbana en el que cinco apuestos gays jugaban con una arrebolada modelo. La fotografía, de excelente factura técnica y artística, fue detectada por el temible “Observatorio de la Imagen del Instituto de la Mujer”, que es lo más parecido a la Santa Inquisición que podemos hallar en nuestros días. Y una vergonzosa orquestación desde medios pretendidamente progresistas, dio al traste con la campaña. Ello fue noticia en toda Europa, que no olvida que nuestro país vio crecer a Torquemada.

La torpeza del citado “Observatorio” es flagrante, pues gracias a su denuncia, Dolce & Gabbana vio su fotografía publicitaria reproducida GRATIS en miles de medios de comunicación. De hecho, multiplicaron tanto su impacto y se ahorraron tanto dinero que podríamos pensar mal… ¿tuvo lugar algún almuerzo previo y discreto entre los responsables de ambas partes…?

Un par de meses después, la compañía aérea Ryanair editó un calendario benéfico, en el que doce azafatas posaban voluntaria y gozosamente ligeras de ropa ante la cámara. De nuevo el “Observatorio” alzó su báculo mesiánico, pero esta vez se topó con la comprensible incomprensión del público. ¿Acaso no hay calendarios con tipos musculosos semi desnudos? Bomberos, deportistas, estibadores portuarios…

Mostrar ciertas áreas de la anatomía femenina es ofensivo para estas colectividades de ideología medieval, que identifican sexo con vejación y abuso. No quiero imaginar las terribles infancias que parecen haber sufrido todos estos funcionarios y funcionarias, tan aplicados en buscar cualquier centímetro de piel desnuda para criminalizarlo y exigir el inapelable castigo bíblico.

Sexo y violencia siguen enlazados en sus retorcidas mentes. Si logramos sustituir “violencia” por “arte” habremos entrado en el siglo XXI con menos complejos… Y menos ropa.

“Sexus” o el despertar sexual

Aquella noche, mi madre llegó a casa con una bolsa de basura llena de libros, literatura contemporánea. Una amiga suya había decidido deshacerse de ellos, porque estaban físicamente muy viejos; es cierto, tenían las páginas amarillas; algunos, incluso, verde moho; olor a ropavejería. Mi progenitora nunca sabrá lo que ese día puso en mis manos. Entre aquellos volúmenes se hallaba “Sexus”, de Henry Miller (¡gracias mamá!).

Entonces yo no era una mujer, pero tampoco era una niña ni un avión. A través de sus páginas tomé conciencia de mi cuerpo como un juguete infinito, un tren eléctrico gigante. “Sexus” hizo mucho más por mí que las clases de sexología que un fraile viejo me impartía en el colegio monjil; más, que los besos robados de la primera adolescencia, que los besos lúbricos de las películas de Hollywood. ¡Sean bienvenidos a los pliegues de la sexualidad humana!
Años después leí algo sobre el autor (poco a poco lo había ido conociendo) que me pareció muy lúcido, muy verdadero para venir de un prologuista: Miller “como un apóstol de la religión del amor, agita el látigo de la obscenidad para expulsar a los rufianes y mercenarios del templo”. Huelga decir que muchas veces la pluma de Miller fue acusada de obscena y coactada por la censura. En “La obscenidad y la ley de reflexión”, el escritor alegaba que “los únicos protegidos por la censura son los censores mismos”. Con un argumento similar se defendía el cineasta Nagisa Oshima de una acusación de obscenidad por el guión ilustrado de El imperio de los sentidos. Su admirable película era toda una puesta en escena de la hermosa frase de D. H. Lawrence: “Apriétate para que yo exista más”.

Teniendo que apresurar una conclusión para esta columna, que alargaría por los siglos de los siglos, diré que no se conoce mejor despertar sexual para el niño (y niños somos todos) que la literatura para adultos.

La cultura del sexo casero

Ya no se respeta nada; ni tan siquiera la antigua y venerable industria de la pornografía está a salvo de la ‘piratería’ en Internet. En sitios como Marqueze.net o RedTube, millones de paisanos y paisanas en alegre confusión están minando a una de las principales y más antiguas industrias editoriales del planeta. Una industria que comenzó allá por el Paleolítico con dibujos obscenos en paredes de cavernas, y que ha estado siempre en la vanguardia de la tecnología, desde la imprenta al DVD, está en peligro. Y todo porque los consumidores de pornografía
prefieren, horror, el ‘porno’ amateur al profesional. Prefieren hacerse ellos mismos sus propias películas, textos o fotos, en lugar de consumir las que se les ofrecen. ¿Qué está ocurriendo?

Es difícil comprender por qué los consumidores de pornografía prefieren otra cosa que el material profesional. Esas señoras imposiblemente neumáticas con gesto aburrido; esos señores bigotudos de espectaculares y fláccidos miembros; esas coreografías rituales y manidas; esas
cicatrices de cirugía estética barata resaltadas por iluminaciones inexistentes… La gente, inculta que es, prefiere en cambio entusiastas parejas aficionadas dedicándose con vigor e imaginación a algo tan humano y sencillo como hacer el amor. Prefieren mujeres y hombres
normales en lugar de las extraterrestres estrellas del porno profesional, probablemente porque resulta mucho más erótico fantasear con la vecina de enfrente o con el mecánico de la esquina que con un cuerpo plástico y supermaquillado de características anatómicas poco vistas (fuera del mundo del cine). Decididamente la gente prefiere sus imágenes de sexo explícito caseras, entusiastas y sencillas. Y lo que ocurre es que hasta ahora eso era complicado, o directamente
imposible. Cámaras, focos y el resto de los artilugios de un rodaje cinematográfico estaban fuera del alcance del pueblo llano. Si se podía echar mano de un tomavistas o una cámara de vídeo, había dificultades para tomar las imágenes, y después para revelarlas y proyectarlas; las
empresas de revelado nunca han sido conocidas por su discreción. Las películas amateur así conseguidas carecían de circuito de distribución, lo cual limitaba mucho el ‘efecto morbo’ de imaginarse a alguien ahí, mirando. La autopornografía estaba severamente limitada por factores de coste y oportunidad.

Hoy, en cambio, las cámaras de vídeo las venden baratas los periódicos, el revelado es innecesario, y hay miles de sitios en la Red donde este material es recibido con entusiasmo. El personal, ya lo hemos visto, gusta de sexo doméstico para sus necesidades de pornografía, y los aficionados que graban sus ‘performances’ ahora pueden hacerlas circular con facilidad y con el reconocimiento del público entendido. Las ventas disminuyen, porque las películas de larga duración profesionales encuentran dificultades para competir con los ‘cortos’ de los aficionados; mucho más adecuados en longitud a las necesidades del consumidor. Se ha generado toda una subcultura del sexo casero que está empujando a la industria profesional hacia temas más salvajes, posturas más acrobáticas y prácticas más inverosímiles, en el intento de
conservar un margen de originalidad.

Pero existen límites a lo que las entradas naturales de un cuerpo humano, o el gusto del público, pueden tolerar. El intento de la industria de explorar más allá de las fronteras habituales tropezará con barreras en breve. La difusión del ‘porno’ amateur, hecho por amantes, no cejará. Y una de las más antiguas, rentables y seguras industrias editoriales dejará de existir. Las demás, todas aquellas empresas dedicadas a la publicación de material no pornográfico, harían bien en empezar a aterrorizarse. Porque como no reaccionen, su destino es el mismo.

Fundación Thuram

El defensa francés del FC Barcelona Lilian Thuram ha presentado la fundación que lleva su nombre y que se dedicará a luchar contra el racismo.

Fundación Lilian Thuram Educación contra el racismo” es el nombre de este nuevo organismo que preside el jugador y que tiene como objetivo “la lucha contra el racismo en todas sus vertientes, apostando por la educación como herramienta básica para hacer frente a este fenómeno”, indicó el Barça en un comunicado.

“Hay que hablar de racismo, porque existe, es un tema que no hay que silenciar”, declaró el futbolista francés, que ha trabajado en este proyecto durante un año.

Con el lema “Sólo hay una raza, la raza humana”, la fundación trabajará en tres áreas: “las actividades educativas con los niños”, “la sensibilización de la sociedad en general” y “la investigación sobre el racismo”, según el club. Para ello estará asesorada por un comité de expertos.

Hacen falta muchos Thuram para defendernos de la amenaza racista, alentada también por la demagogia política.

Dirty Princess: Estamos contra la violencia machista y el puritanismo feminista

Son el trío más escandaloso de la escena alternativa y la música en directo. Sus discos y sus actuaciones triunfan en todo el mundo. Ellas sí han sabido hacer del sexo un arte. En contra de lo que parece son bastante serias, y demasiado intelectuales

¿Se puede escandalizar hoy en día?

Sí y no.
Tenemos claro que escandalizar a un periodista o a una persona formada no es fácil, pero tampoco es nuestro objetivo. Decidimos, cuando formamos el grupo, superar el límite de la supuesta corrección, olvidar la autocensura. No es provocar por provocar, es poner nosotros otros límites.

Y a vosotras, ¿qué os escandaliza?

La destrucción innecesaria, la violencia, las guerras por religión o dinero, la crueldad con los animales, la manipulación, la iglesia, la intolerancia.

¿Qué se sentís cuando os desnudáis en un escenario ante cientos de
personas?

No nos sentimos desnudas, nos arropa la música, el video y las razones por las que hacemos esto. En algunos momentos nuestra desnudez es una burla a la típica imagen de banda pop/roquera. Pero no hay ningún streeptease propiamente dicho, como otras bandas. El streeptease es una forma muy machista y burguesa de consumir sexo. Nuestra desnudez surge como una degradación estética. El morbo necesita más sofisticación y solo surge si el público se lo merece.

¿La gente va a veros desnudas o a escuchar vuestra música y ver vuestra
performance?

Los que vienen a vernos actuar saben perfectamente que van a ver una banda de música electrónica. Nuestro público es inteligente y comprende lo que hacemos.

A dónde se dirigen todas vuestras provocaciones…

A todos los intolerantes, porque ellos son los que al final sufren por no estar preparados para compartir su vida con los demás, y a un público inteligente con capacidad de reírse de una broma adulta.


Habéis dicho que no estáis ni con el moralismo conservador ni el moralismo feminista…

Todo tipo de moralismo es sancionador a la libertad individual. Para nosotros, no debería haber juicio moral, sólo respeto.


¿No tenéis miedo a despertar la bestia que llevamos dentro?

La bestia es la que actúa en nuestros conciertos.

Decís que el hombre es lo mismo que la mujer, pero vuestro acompañante no se desnuda…

Desnudo detrás de las máquinas no hace mucho juego. Estuvimos meditando vender la réplica de su pene, como merchandising. También hicimos hace tiempo unas pegatinas en las que los tres pusimos al desnudo nuestras partes más íntimas. Fue una serie limitada….Quizás hagamos reedición.

¿Os han recriminado lo que hacéis en casa?

En ningún momento. No significa que sea el estilo que más les gusta, pero siempre nos han apoyado aunque no nos hayan comprendido nunca.

¿Y vuestros novios, no se ponen celosos?

No nos interesan los celosos ni las celosas. No hay justificación a un comportamiento tan absurdo como ese. Los celosos/celosas tienen inseguridades, eso lo tienen que arreglar ellos mismos, no nosotras.


Supongo que os rodean los fetichistas

Si. Y nos encantan. Tenemos grandes amigos que hacen cositas muy interesantes en esta materia.

¿Dónde tenéis más éxito, en todo el mundo, Rusia, Japón?

Hemos actuado bastante más fuera de España que dentro. Últimamente nos están ofreciendo un montón de cosas en Rusia. En Moscú estuvo muyyy bien, pero hace dos fines de semana hemos sido censuradas en San Petersburgo por la Iglesia Ortodoxa. Unos extremistas han estado
protestando hasta que finalmente, los promotores han tenido que suspender la actuación. De todas maneras, el promotor se ha quedado con las ganas y promete volvernos a contratar.

En Japón todavía no hemos tocado, pero si que vemos en las estadísticas de nuestra web que hay muchos interesados en nosotras.

¿Los japoneses la tienen pequeña?

Sí… nunca me fui a tirar ninguno por que sabía de antemano que con lo pequeñitos que son, no dan para tanto coño.


¿De dónde creéis que sale toda esta sangre contra la mujer?

De las tradiciones religiosas y de la ignorancia.

¿Habéis padecido violencia machista?

Sí, y el puritanismo intolerante feminista.


¿Habéis mantenido relaciones sexuales con alguien del público en algún concierto o después?

Claro

¿Sois hetero, bisexuales, zoofilia o asexuales?

Un poco de todo y casi todo a la vez.


¿Pero vosotras os creéis algo o todo lo que hacéis es puro teatro?

Somos así, aunque a veces se nos olvida.

¿Lo rompedor no sería defender el velo?

El velo es una imposición sexista tradicionalista, es tan rompedor como dar una paliza a tu mujer. Respetar los mitos y leyendas de cualquier religión es un grave error. Lo rompedor sería montar una rave en la catedral de la Almudena.

¿Después del cabaret llegarán los nazis?

Esperamos que no, porque creo que estamos más preparados para rechazar el odio y la manipulación.

¿Hay tanta droga en la noche como se dice?

Si la hay, aunque el problema es para el que la necesita de día, o para trabajar. Los estragos del alcohol están a años luz de las demás sustancias.

¿Habéis estado [email protected]?

A casi todo.

¿Queréis que la gente despierte viendo vuestros espectáculos?

Que hagan lo que les dé la gana con inteligencia, que se diviertan como adultos y que disfruten compartir con los demás.

¿Qué es lo próximo que sacáis?

Ahora sacamos nuestro cuarto vinilo con “Marine” “Vigilan” y “Reinicio”. La primera es una crítica a la sociedad americana, que aunque no nos pertenece, sí que nos afecta.”Vigilan” es una canción inspirada en Esperanza Aguirre y “savoir faire”. “Reinicio” nos evocó el condón y la renovación.Este picture vinilo saldrá a finales de mayo. Lo que estamos preparando y que saldrá en Septiembre, es el LP que nunca quisimos hacer, por no tener tiempo al estar siempre de gira.

Montamos el grupo con la idea fundamental de ser una banda de directo, para diferenciarnos de otros proyectos que pero el público aún sigue

Sacamos nueva camiseta que seguramente vas a querer ponerte, la podéis
encontrar en nuestra web y en algunas tiendas de Madrid (Amantis, SR,
Touch Me , Knight Comics, My stress, Snapo y muchas más)

www.dirty-princess.com
www.myspace.com/dirtyprincess.com
www.beatport.com/mad+dildo

Los artistas del barrio

El otro día recibí un e-mail:

“Aún con la resaca de la fiesta inauguración de los locales del Triángulo de Ballesta, ya os anunciamos nuestro próximo evento. En esta ocasión no nos movemos de nuestra central, sino que la abrimos, junto a nuestros vecinos, en jornada de puertas abiertas, habrá talleres, muestras, conciertos, aperitivos… para que conozcáis nuestros estudios, casas, todo a vuestra disposición y como siempre, ¡encantados de recibiros en nuestras moradas!”

Estos colores me suenan —pensé para mí–, claro, este mail es de… ¡CON2TIJERAS (ya os hablaré de ellos en otros números), que me invitaban a la VI Edición de Los artistas del barrio! Se trataba ni más ni menos que de una propuesta que tuvo lugar el 19 y 20 de abril en la que, igual que han hecho en las calles Valverde, Barco y Desengaño, los jóvenes diseñadores y creadores de moda de la zona de Lavapiés y Latina nos dejaron pasar a ver cómo trabajan y qué ofrecen en sus propios talleres.

Esta VI edición de “Los Artistas del Barrio” incluye hasta una centena artistas y más de cuarenta lugares de exposición, pero sigue fiel a su espíritu: acercar al público a los lugares de creación artística que albergan sus barrios –las casas y talleres donde viven y trabajan artistas-, y al mismo tiempo, estrechar los lazos entre los artistas y su público, sus vecinos, sus porteros, sus tenderos…

“Los Artistas del barrio” toma como proyecto trascender las fronteras institucionalizadas del arte recluido en museos, mecenas bancarios y galerías, para devolverlo a su fuente original, sus espacios de creación y de auténtica divulgación. Por eso el lugar en este caso son las casas de los propios artistas y el trayecto propio que separa y une dichos lugares, el propio ritmo vital del barrio. También algunas asociaciones alternativas prestan su espacio a artistas que no disponen de un hueco en la zona.

Accediendo a los talleres y casas donde los artistas elaboran y vivencian sus producciones el espectador tiene la oportunidad de conocer la obra a partir de la observación de la misma, de la comprensión del lugar en la que surge, de la posibilidad de entrañar un diálogo con el propio creador y finalmente reflexionar por sí mismo lo que mira, sin mediaciones ni instrucciones disciplinarias.

También para los mismos artistas supone una oportunidad de entrar en contacto con otros artistas y por lo tanto con otras vivencias, fomentando la construcción conjunta de experiencias, principio de todo movimiento cultural. ¡Os avisaremos de la próxima!

El infinito al alcance de los perros

Más allá del sexo animal y del sexo como Dios manda está el sexo como arte. Más allá de la pornografía, del mercado de cuerpos y de almas, de la reprodución asistida y los protocolos sectarios y demás ortopedias ciudadanas. El ser humano juega siempre a crear belleza para sublimar el instinto.

Más allá de vernos y tratarnos como animales magníficos, olisqueándonos con reverencias los cuartos traseros o admirando la puerta que se abre tras cada pupila. Más allá de nosotros mismos de nuestros deseos. En el umbral del placer y de la extinción. En un equilibrio imposible. allí se encuentra el sexo como arte, iniciación y entrega para el amor, que todo lo puede.

Cada día son más los que prefieren “el amor” congelado, en plástico, sin alma, en cristal u ordenador. el ordenador ha jubilado a los sex-shops. Hasta hace poco, los rótulos fluoresecentes atraían a las polillas humanas que deambulaban en las noches de las ciudades. Los sex-shops eran la pecera de la vida: Felipe II tenía el suyo dentro del cuadro del Bosco El Jardín de las Delicias.

En este mundo de sucedáneo, sólo los dionisíacos y los románticos prefieren el amor de carne y hueso.

Menos mal que cada amanecer, algún [email protected] se hace musa y los arcángeles del placer tocan la lira cuando los gusanos hacen mariposas.

Hoy se hace todo por Internet, pero no todo se puede hacer por Internet. Aunque allí se encuentre el infinito al alcance de los perros.

El arte del sexo

Sucedió algo extraño de camino a la revolución.

Como escribió Chesterton la historia de la ideas en Europa no es la historia de grandes conceptos que han sido llevados a la práctica y abandonados cuando sus resultados no fueron satisfactorios. Al contrario, las ideas se ponen en práctica a medio camino y se abandonan por la mitad sin llegar a ninguna conclusión satisfactoria. Por eso nada termina de desaparecer en nuestro panorama mental y cuando nos encontramos con alguna idea que sí ha sido llevada a la práctica y con resultados desastrosos –como pueda ser cualquier variable del fundamentalismo religioso que nos aflige- el subjetivismo posmoderno imperante permite a sus defensores negar la realidad, alegando que se trata de grandes discursos equiparables. Pero la realidad resulta bastante tozuda y una de las más universales es que la represión sexual es una mala idea con muy malos resultados, que crea personas bastante peligrosas.

En la década de los sesenta del pasado siglo se intentó hacer algo al respecto y se empezó a hablar de “revolución sexual”. Una de las revoluciones que como apuntaba un cómico del momento, debió de tratarse de una de la que menos gente ha tenido en las barricadas.

El asunto terminó de muy mala manera. Lo que se llamó amor libre resultó ser una forma más de explotación de la mujer con figuras tan patéticas como las “groupies”. Para hacerse una idea de a lo que me refiero me remito a películas como Casi famosos, de Cameron Crowe, donde se presenta en términos positivos que el protagonista cambie a una chica por unas latas de cerveza.

Y en cualquier caso el SIDA puso fin a esa era de promiscuidad sexual. A la sombra de la plaga todo tipo de grupos fundamentalistas han intentado imponer sus agendas a sociedades que eran más que reacias. En Occidente la lucha de la Iglesia Católica, y de otras Iglesias, para frenar el uso de preservativo es una lucha perdida, pero en el África subsahariana no y los resultados solo se pueden calificar de catastróficos. No menos grave es su rotunda negativa, igualmente en contra del consenso de la ciencia medica, de que la homosexualidad no es una patología.
A día del hoy el erotismo, entendiendo como tal la actividad sexual que no está orientada a la reproducción, está seriamente amenazado.

Se trata por supuesto de un movimiento social propiciado, como apuntaba Bataille, por el miedo que despierta esta faceta del ser humano por lo que tiene, o mejor dicho puede tener, de incontrolable.

Por favor, no miren al elefante en el salón.

Pero volviendo a Occidente el resultado es verdaderamente extraño. Somos una sociedad cada vez más puritana que se niega a hablar de sexo en otros términos que no sean de cotilleo – lo que hacen o no hacen los famosos- o de curiosidades más o menos divulgativas, pero no de algo que es una necesidad individual de un ser humano equilibrado.

Pero… ¿Quién necesita una vida sexual sana si tiene un coche de último modelo? La comprensión por parte de los expertos de marketing de los mecanismos de la sexualidad resulta cómica para quien entienda los mensajes subliminales que contienen este tipo de anuncios. “La potencia sin control no sirve de nada” es un reproche que a ningún hombre le gustaría tener que escuchar en un pasillo, ni en un armario, ni mucho menos dentro de un dormitorio.

Y si la sexualidad masculina parece haberse vinculado al consumo ostentoso de símbolos de potencia viril que apelan a la magia (¿Qué otra cosa es sino pensar que si te compras un conche que coge las curvas con precisión incansable, tú vas a “coger las curvas” con no menor precisión?), la sexualidad femenina parece vinculada a un intento de buscar la eterna juventud, que ríete tú de Ponce de León.

La presencia de Internet ha hecho que la pornografía sea infinitamente más accesible que antes. Encontrar fotos de hombres y mujeres desnudos está ahora solo a un clic de ratón. Lo que es más, el disco duro del ordenador es desde luego preferible al reverso del colchón para esconder estás fotos.

Sin embargo, se da la curiosa circunstancia que la proliferación del material pornográfico –y su fácil acceso– han hecho que se desvanezca el erotismo.

De qué hablamos cuando hablamos del amor.

Existen abundantes manuales de anatomía que explican la faceta digamos hidráulica del sexo.
No faltan manuales -modernos kamasutras- que explican la faceta técnica del sexo. Qué hacer, cuándo hacerlo y por qué.

Y sin embargo… No creo que nadie se excite con las fotos de un manual de fisiología. No creo que nadie se haya masturbado nunca utilizando un manual de ginecología o urología. (Aunque de esto uno no puede estar absolutamente seguro. En el sexo no se puede estar seguro de casi nada.)

Creo que todos hemos pasado por la experiencia en la primera adolescencia de recibir clases de educación sexual donde se ofrece una detalladísima explicación del proceso reproductivo humano, pero que son absolutamente inútiles a la hora de entender todas esas emociones que bullen en tu interior. Y mucho menos a la hora de entender las emociones de los demás.
Las acrobacias eróticas del Kamasutra despiertan en más de uno una sonrisa de incredulidad.

Existen psicólogos que analizan las emociones relacionadas con el amor. ¿Pero quién acude a un psicólogo sino es cuando ya hay un problema que no puedes seguir ocultándote a ti mismo?
En el intervalo, la mejor opción para entender el sexo, mejor dicho, para entender la forma en que somos criaturas sexuales, procede del arte. De la misma manera que aprendemos a apreciar un paisaje o que reconocemos una situación kafkiana, las obras de arte –de El último tango en Paris a La Celestina– nos permiten refinar nuestra sensibilidad y aprender de vidas ajenas. Desarrollamos nuestra empatía.

Sin el arte somos analfabetos emocionales. Para entendernos a nosotros mismos y entender a los demás, nuestra mejor guía son los artistas.

« Página anteriorPágina siguiente »