Entrevista a Miguel Ángel Solá

24-octubre-2005 · Imprimir este artículo

Por

Por Emilia Lanzas

“La verdad del triunfo de esta obra reside en cada espectador”
Reconocidísimo actor nacido en Buenos Aires, ha trabajado en numerosas películas, las últimas: Tiovivo, La puta y la ballena, Octavia, El alquimista impaciente, La playa de los galgos… Desde hace diez años (y por la que ha conseguido numerosos premios, entre ellos el Max de Actores, 2003, interpreta junto a su compañera, Blanca Oteyza, el proyecto de una exitosa obra de teatro: Hoy: El Diario de Adán y Eva, de Mark Twain, que continúa una temporada más en el Teatro Reina Victoria de Madrid.

¿Cuál es el principal motivo, la razón a destacar, el valor esencial como para que una obra de teatro como Hoy: El Diario de Adán y Eva, de Mark Twain, se haya mantenido en cartel durante diez años?

Hoy: El Diario… habla de cosas mínimas jugando con máximas que la vulgaridad mediática tacha de nuestras vidas. Ese podría ser un motivo. Las críticas, en su totalidad (más de cien y todas excelentes tanto en Argentina como en España), resaltan las actuaciones, la dirección, los textos, la originalidad, y el despojamiento, también el impacto emocional, y la risa -o la sonrisa constante-, que se mezcla, sin solución de continuidad, en la vida íntima del espectador. También han hecho hincapié en que esta comunicación directa se produce sin taco alguno; sin mofarse de nadie y jugando con todos, y con una expansión del lenguaje no normal en estos tiempos: lenguaje de a centavo y certero, comprensible y disfrutable por cualquiera. Pero esto que te cuento no aclara nada. La única verdad reside en cada espectador, que absorbe y recomienda sin pausa la obra. En nuestra opinión: nada mueve el organismo de un ser como el estar ante el amor y ante la muerte. Dos movimientos distintos, claro: uno erige la vida; el otro la significa. El primero la difunde y confunde; el segundo la aclara. Entre el amor y la muerte: ¿qué hay?… Quizás Hoy: El Diario…, sea un canto al buen amor y a la buena muerte -y un estímulo y un amparo-, ante esta sucesión de espasmos de irregular intensidad que denominamos vida.

El Premio Max y el Premio Unión de Actores, ambos en 2003, numerosos reconocimientos en Argentina como el de la Asociación de Críticos del Espectáculo… Las alabanzas de los propios profesionales del teatro, ¿no es lo más difícil de conseguir? ¿No es lo que más se disfruta?

Se disfruta haciendo aquello que se quiere hacer. No hay otra fórmula. “El sueño se hace a mano, y sin permiso, arando el porvenir con viejos bueyes”, dice el poeta. Creemos en eso, porque creemos que la vida está plagada de poesía que fingimos ignorar. Las opiniones, los premios, los halagos constantes, se pueden aceptar como caricias que invitan a seguir curioseando. Posiblemente esta obra sea la más premiada en la historia del teatro argentino, pero su gran mérito es que, a diez años de estrenada, siga resultando pan recién horneado: ese olor, ese sabor, esa textura, ese compromiso con una elección ya no sólo de expresión, sino de vida, sigue intacto.

Además de los casi tres años en España, interpretasteis esta obra durante cinco años por diversas ciudades de Argentina. ¿Cómo se mantiene el espíritu de un personaje, la fuerza que trasmitís en escena, después de tanta repetición?

Estrenamos en el Bellas Artes de Madrid. No teníamos un solo céntimo para invertir en publicidad, y estábamos endeudados hasta la coronilla. Era todo a suerte y verdad. El público hizo todo. Ellos decidieron que esta obra fuera la elegida. El promedio de espectadores ha sido hasta hoy de 417 butacas por función. Sin embargo, hemos tardado tres años en poner la obra en pie en Madrid. Estuvo en todos los cajones de todos los empresarios. Algunos nos jugaron malas pasadas –con su pan se las coman-, otros argumentaban: -más allá de ofrecer condiciones humillantes de producción-, que “una obra de amor… ¿a quién podría interesarle?”, que “dos horas y cuarto sin interrupción era un parto que ningún espectador podría aguantar”, que “el público está acostumbrado a salir a tomar un café o a fumarse un cigarrillo”, que “aquí no nos conocía nadie”. En fin: que ese bagaje de cinco años en Argentina y 20 premios, y más de cien críticas extraordinarias, no era transferible a esta tierra. Se equivocaron: como siempre, y para nuestro disfrute. Hoy somos dueños del todo de la obra.
En España hemos sobrepasado con holgura el millón de espectadores.

Respecto a la idea de la famosa repetición está asociada a dos elementos tecnológicos que en el teatro, solamente se usan para definir un estilo: las teclas de rebobinar y reproducir. El teatro no admite top-manta. Por eso es valioso en extremo. Lo que hoy suceda: nunca más. El teatro es vida, movimiento continuo, que pugna por hacerse conocer, conociéndose. Es relación directa con el espectador. Y, en nuestro teatro, aunque haya disciplina, no hay método, porque no hay manera de transferir sentimiento alguno si éste no está vivo. Eso de la repetición es una mala fábula difundida por aquellos que no tienen coraje ni capacidad para afrontar la verdadera odisea del actor. Un actor de teatro -de los de verdad-, no es un loro adiestrado.

¿Cómo surgió la idea de un texto que se desarrolla en tantos planos y tempos diferentes: salas-auditorios de radio con una historia profesional y amorosa, la interpretación del texto literario de Mark Twain, una entrevista en directo y sustentada por los recuerdos?

El hilo conductor de todo este juego es la voz humana. Una voz enamorada. El texto surgió porque queríamos dejar constancia de la existencia del amor -motor de todo lo que sigue existiendo-; de esa sustancia intangible, invisible, inodora, insípida e incolora, cuando no forma parte de los “planes”, cuando no se la invoca, cuando se la desoye, cuando se descree. La memoria –si aún no nos hemos convertido en clones; si nos negamos obstinadamente a ser arte y parte de la realidad virtual-, nos recuerda que el primer sueño humano es: ser querido. Y eso sólo lo aporta el amor. Y el entrelazamiento de tiempos surge de la necesidad de homenajear a esa radio, aquella que nació en Argentina bajo las consignas: Verdad, imaginación y belleza, respetadas a rajatabla durante treinta años. Con respecto a si es posible hacer una trama en base a recuerdos: recuerda, y si tienes memoria futura, podrás anticipar que toda tu historia de amor ha de ser un sutil túnel que ella ha de poner a tu disposición devolviéndote cada vivencia, mientras el mal de Alzheimer no te alcance. Recordar que uno sigue amando a los setenta y quince, como Dalmacio en nuestra obra, no es vivir de recuerdos; es: poseer una musculatura, que treinta años de pesas y complementos no son capaces de dar.

La oferta teatral actual es convulsa, llena de propuestas escénicas, ha habido istmos y cortes profundos. ¿Pensáis que el teatro está recuperando el texto literario como principal pontífice de la escena?

El sumo pontífice en el Vaticano… Las personas sí necesitamos de palabras que rehagan lo deshecho por las palabras. Porque necesitamos, a diario, nacer y crecer con ellas. Ni buenas ni malas: son nuestras palabras. Las mismas que los apropiadores inescrupulosos de palabras usan para vendernos cáscara por nutriente. Y las mismas que Shakespeare, Esquilo, Cervantes, Moliere, o Aristófanes, han utilizado para desnudar a esos usurpadores de palabras. Las palabras son la vida que nos damos y quitamos, y siempre han sido el alma del teatro. Quién, cómo, por qué, y el estado en que las oigamos o pronunciemos, distinguen palabras de palabras.

Artaud defendía que los actores debían provocar en el público una especie de sugestión que los identificara emotivamente con la ficción. Eso es algo que pesa mucho en Hoy: El Diario…

Artaud presentía que Hoy: El Diario de Adán y Eva, de Mark Twain se estrenaría alguna vez. Pedantería aparte: al grado de persona se accede aceptando que los sentimientos contienen ideas, y que las ideas conllevan sentimientos. Es muy raro que un espectador persona no se sienta involucrado en su propia emoción. La obra remite automáticamente a la historia personal. ¿Quién no soñó con enamorarse? ¿Quién no: enamorar? ¿Quién, alguna vez, no se atrevió, y busca huellas que desandar? ¿Quién lo hizo? ¿Quién lo deshizo? ¿Quién no espera el amor; si no está viviéndolo? ¿Quién ama en silencio? ¿Quién sabe que lo dejó pasar? ¿Quién lo elude? ¿Quién lo esconde? El amor es cualquiera de esas posibilidades, y tantas más, para quien ha accedido al grado de persona…

Cine, televisión… Tu carrera profesional es amplia, pero ¿hay algo que el teatro no perdone?

El cine y la tele pueden travestir una medianía en una actuación que la crítica especializada tachará de memorable. En teatro es imposible esconder las mediocridades. En teatro no hay “corten”; ni “va de nuevo”; ni “se arregla en el montaje”; ni “toma veinte”, ni “toma dos”, ni “la seguimos mañana”. El teatro es hoy, aquí, y, ahora. Dura lo que una peli o más, pero se hace a la vista y sin trucos. Hay dos orillas: la de lanzarse y la de llegar, sin salvavidas, ni maquilladoras que te quiten el sudor para salir más mono, o te coloquen la gotita de menta en el ojo que debe llorar en plano. En cuanto al espectador: nadie elige por él en el teatro. Él ve cuanto quiere, y en el tamaño que quiere. Ve, escucha, siente y piensa por sí mismo, prescindiendo del que opta por la toma ideal.

Entrevista a Jesús Ordovás, director de Diario Pop

13-octubre-2005 · Imprimir este artículo

Por

Por Victoria Diges

“La Movida sigue siendo el inevitable referente de la creatividad musical”

Jesús Ordovás, siempre amigo de la modernidad y la vanguardia musical, está de actualidad. Todos le conocemos por su programa Diario Pop con el que lleva 25 años marcando tendencias desde Radio 3, buscando y manteniendo el auténtico espíritu Popi. Esto le ha hecho cosechar la veneración de muchos sectores de jóvenes y grupos amateurs, y también le ha costado fuertes críticas por parte de facciones más ortodoxas dentro del panorama musical. Hoy hemos querido compartir un rato con el llamado “padrino de la Movida”, porque es el responsable de la recopilación, La Movida de los 80, mediante la cual nos vuelve a acercar a ese cuestionado movimiento cultural, que él tan bien conoce, y que sigue siendo el santo y seña no superado, en la España del último cuarto de siglo.

¿Por qué razón aparece ahora este recopilatorio con DVD llamado La Movida de los 80 del que tú eres responsable?

Ahora se cumplen 25 años de la edición de los primeros discos de los grupos que mayor influencia tuvieron en la escena musical española. En 1980 se editó el primer disco de Radio Futura, de Nacha Pop, de Los Secretos, de Mamá, de Loquillo y los Trogloditas, de Los Rápidos, de Alaska y los Pegamoides, de Los Rebeldes, de Ilegales… Era un buen momento para hacer un homenaje a todos esos grupos, y también para proporcionar un material rescatado de los archivos de RTVE, donde aparecen imágenes de actuaciones y presentaciones de estos grupos en distintos programas como Musical Exprés, Tocata, La Edad de Oro, Aplauso y otros muchos. Gracias al DVD, se puede disfrutar de estos grupos, tal como eran cuando empezaron, y también de los programas musicales de la época.

¿Con qué criterio has realizado esta selección? ¿Y por qué aparecen grupos como Brighton 64, que no se asocian al perfil de La Movida?

He incluido a Brighton 64, que pertenece a la segunda oleada de grupos barceloneses porque creo que faltaban, y son los únicos representantes de la creación y la estética Mod, la primera generación estaba compuesta por Los Rápidos, Loquillo y los Trogloditas, Los Rebeldes… que eran casi todos exponentes del género rock. El resto de la selección de este CD, son las mejores canciones o las más conocidas de los grupos, exceptuando alguna de gente menos popular como Los Esqueletos, pero yo creo que merecía la pena darles a conocer porque en este grupo estaba José Bataglio, que después formaría La Frontera, además la canción que se llama Radio 222, en su momento tuvo bastante fuerza.

¿Cómo se produjo la interrelación entre Radio 3 y La Movida?

Radio 3 fue el medio de expresión de la Nueva Ola, que posteriormente se pasó a denominar La Movida. y que englobaba distintas actividades, no sólo música; sino fotografía, cine, pintura… con gente como Almodóvar, Ouka Lele y Alberto García Alix, entre otros. Y la vía fundamental de expresión para ellos fue R3, primero estuvo Onda Dos, de Radio España. Pero cuando comenzamos a emitir en el verano de 1979, todo el mundo se vino con nosotros, y el fenómeno se dio a conocer en todo el país. La historia de R3 va indisolublemente unida a la propagación de La Movida en toda España.

En palabras tuyas “La Movida nació, se desarrolló, se prostituyó y murió”. ¿En qué momento se prostituyó?

Los movimientos culturales se parecen mucho a la vida de las personas, empiezan de una manera espontánea, van aprendiendo, se van difundiendo y llega un momento en que aparecen tentaciones de las que es difícil sustraerse, como la tentación del dinero, y eso les sucedió a muchos grupos que pasaron por el aro al firmar cierto tipo de contratos discográficos que les llenaban de obligaciones y les quitaban libertad. Comenzaron haciendo música por gusto y por diversión, y después se adecuaron a lo que se esperaba de ellos en las radiofórmulas. Esa fue la degeneración de una gente que, en principio, predicaban la inocencia y la espontaneidad, y que se dejaron seducir por el dinero.

¿Ves sano para la cultura musical española, que el único referente siga siendo La Movida?

Es malo que en 25 años no haya surgido ningún otro movimiento que impida que la gente, cada cinco años, se vuelva a acordar de La Movida como algo único en la Historia española de la modernidad. En los 90, surgió el movimiento Indie que se desarrolló en pequeños clubes, festivales de verano y poco más. Pero no tuvo la cobertura mediática, ni la trascendencia masiva de La Movida, quizás porque tampoco han tenido grupos con la inmensa producción y la riqueza de Gabinete Caligari, Alaska y Los Pegamoides o Radio Futura. De hecho los grupos Indies han desaparecido, o siguen buscando su sitio en el panorama musical. Y La Movida sigue siendo el inevitable referente de la creatividad musical.

Desde tu programa Diario Pop, ¿sigues dando espacio a la actualidad de estos representantes de La Movida y a sus carreras, o simplemente les tienes como referentes románticos de una época?

No, yo les sigo dando su sitio, hace poco entrevisté a Loquillo con su nuevo disco, a Manolo García, a Jaime Urrutia, a Julián Hernández, a Jorge Ilegal, a Alaska y a Nacho Canut, que siguen siendo referentes muy actuales, al Gran Wyoming que sigue cantando con el Reverendo, y a otros muchos que hoy día siguen sacando trabajos muy interesantes, pero al mismo tiempo, también llevo a nuevos grupos que acaban de salir. Intento equilibrar los contenidos.

“En el nombre del Pop se han cometido grandes atrocidades”. ¿Qué opinas de esta frase?

¡Como en el nombre de Dios, en el nombre de Alá, y en el nombre de todo! Todo cabe en el Pop. Y hay gente que reniega porque no quieren ser comparados con Mecano u Hombres G, porque no tenían nada que ver. Había un conglomerado de formas de ser, de actuar y de hacer, nada unívoco. Alguien que quiera saber sobre La Movida necesita saber muy bien qué hacía cada quién por separado.

Tú has sido el padrino de La Movida y todo lo que pinchabas se convertía en éxito, ahora no sucede así. ¿Se debe a que los grupos son peores, a que R3 tiene menos poder, o al cambio en la industria?

Es un poco de todo, antes R3 era la única emisora y tenía un gran poder de convocatoria y de crear éxitos. Ahora es una de la muchas radios que programan música, pero en cuanto a difusión de nuevos valores seguimos siendo los únicos. También ahora hay una enorme cantidad y variedad de músicas que la gente encuentra en Internet, y tenemos que competir con eso, cosa que en los 80 no nos sucedía.

¿Crees que las nuevas tecnologías pueden conducir a la muerte de las emisoras de radio o de la propia industria discográfica?

Internet y la piratería han cambiado totalmente el panorama, ahora los grupos saben que no van a vender 50.000 copias como antes, ahora se venden 20 ó 30.000. Todo el mundo se copia sus discos o se baja la música en el ordenador. Esto también ha cambiado la situación de la radio, porque la gente la escucha para saber por dónde van las tendencias, pero tiene muchísimos más canales de información, sobre todo Internet, donde hay mil emisoras y mil posibilidades de conocer cosas.

¿Qué opinas sobre que vuelvan a la palestra todos los grupos de los 80 (Hombre G, Modestia Aparte, Ronaldos…)? ¿Hasta qué punto hay profesionalidad, o hay oportunismo?

Hay mucha gente que no se resiste a darse cuenta de que su tiempo ha pasado, y que de alguna manera los lenguajes cambian y también los intereses de la gente joven. Hay muchos que intentan regresar ahora mismo, pero se encuentran con que no les hacen caso, conque no tienen el éxito que, seguramente, tendrían hace 20 o 25 años. Pero hay otros artistas que viven y se ponen al día en estética y en actitud, es el caso, por ejemplo, de Fangoria, que saben estar al tanto del momento en el que viven, saben dirigirse a la gente de hoy, saben que tienen que incluir nuevos ritmos, la electrónica es importantisima para transmitir la música actual. Y ellos saben hacerlo, pero hay otros anclados en el pasado, que lo tienen más difícil.

¿Dónde crees que reside la vanguardia musical en España?

Por lo que yo veo ahora mismo, en grupos como Dirty Princes, Cycle, Fangoria, en gente que sabe utilizar los sonidos que las máquinas ponen a su disposición, y al mismo tiempo tener muchas influencias y muy variopintas. No ser unívocos y reunir una gran diversidad de músicas, de estilos, y todo eso hacerlo de una manera muy profesional. Hacerlo muy bien en directo, porque hoy el mundo exige mas riqueza que antes, ya no es suficiente con salir al escenario con una guitarrita.

Después de 27 años como periodista musical, y teniendo en cuenta ese espíritu efervescente del que haces gala. ¿Qué es lo que conservas inalterable en tu profesionalidad?

Yo conservo, cuando recibo discos o maquetas en el programa, una cierta inocencia, aunque he escuchado muchisima música y aunque casi todo me suena a algo, trato de recordar que esa gente está empezando y que hay que darle tiempo. No les puedo pedir que sean super profesionales, ni que en el escenario lo hagan como Dirty Princes, que la cantante es una actriz y tienen a un profesional de los ritmos, como es Big Toxic, que a tocado con un montón de gente. Yo ahí mantengo la actitud que tenía en los 80, cuando veía a Kaka de Lux, y Berlanga no sabía cantar, ni Alaska tocar la guitarra, ni Canut el bajo pero, sin embargo, tenían algo especial. Ese algo, que hace que uno piense que pueden ir a más, y esa es la actitud que tengo con la gente que empieza. Nunca me cargo a nadie.

Para terminar, no puedo eludir hacer referencia a esa frase que se acuñó en tu honor hace algunos años: “¿de qué vas Ordovás?”

Pues voy de pasármelo bien. Y estoy en esto del pop, porque es una forma de sentirte siempre joven y de relacionarte con gente que te aporta cosas nuevas. Soy una especie de Conde Drácula, me dedico a chupar la sangre joven y a rejuvenecerme con ella.

Entrevista a Mercedes Pardo y Rafael López

5-octubre-2005 · Imprimir este artículo

Por

Por Emilia Lanzas

“La alarma debe sonar, y solo existe un interruptor para apagarla: las energías renovables y la eficiencia energética”
Dos expertos, desde diferentes campos de acción, nos dan algunas claves para entender el cambio climático, sus causas y consecuencias.

Mercedes Pardo Buendía ha participado en numerosos programas de investigación, ha escrito libros científicos (Sociología y Medio Ambiente: Estado de la Cuestión, La Evaluación del Impacto Ambiental y Social para el siglo XXI…), es profesora en las Universidades Carlos III y Navarra y presidenta del CEICAG (Comité Español de Investigación del Cambio Global), organismo que recientemente ha hecho un llamamiento a la movilización multidisciplinar de la comunidad científica española, para mejorar los conocimientos sobre las previsibles alteraciones derivadas del cambio climático, y contribuir así a una conciencia social y científica sobre el problema.

Rafael López es coordinador del Área de Cambio Climático de Amigos de la Tierra, desde la que se realizan proyectos de Educación Ambiental, así como de Eficiencia Energética destinados a diferentes instituciones. Dentro de la campaña de educación ambiental, destaca “La Apuesta”, que lleva realizándose en España desde hace cinco años y en la que se educa a los más pequeños sobre la necesidad del ahorro energético con Kyoto como telón de fondo.

¿Cuáles son las principales causas y consecuencias del cambio climático? ¿Son justificadas las alarmas que nos auguran un futuro catastrofista?

Mercedes Pardo.- Nuestro estilo de vida, sobre todo el de los países más ricos, es la principal causa. El uso masivo del consumo de combustibles fósiles para la generación de energía, ya sea tanto para la industria como para el transporte, es uno de los principales responsables de este hecho porque conlleva la emisión a la atmósfera de diferentes gases que participan y favorecen dicho calentamiento.

Existen indicios razonables para hablar de cambio climático, concretamente el aumento en los últimos años de la temperatura de la Tierra y las consecuencias que produce y previsiblemente seguirá produciendo (calentamiento y/o enfriamiento extremos, sequías y episodios catastróficos…). Lo que está en discusión son las posibles consecuencias catastrofistas a escala global (ralentización de las corrientes cálidas del Atlántico Norte; grandes retrocesos de las capas de hielo de Groenlandia y del occidente antártico; y calentamiento global acelerado).

El calentamiento atmosférico está teniendo consecuencias muy serias: el retroceso de glaciares; el derretimiento de zonas de hielos perpetuos; el congelamiento tardío y el deshielo precoz de ríos y lagos; el alargamiento de las estaciones cálidas en latitudes medias y altas; el desplazamiento de ciertas especies de animales y plantas hacia latitudes y altitudes superiores; el retroceso de algunas poblaciones animales y vegetales; o la precocidad en el florecimiento de algunos árboles, aparición de insectos y puestas en las aves.

Todo ello incide a su vez en los sistemas humanos principalmente en los recursos de agua; la agricultura y la silvicultura; las zonas costeras y los sistemas marinos (pesca); la energía y la industria; y la salud. La vulnerabilidad varía en el tiempo y en función de la situación geográfica y de condiciones sociales, económicas y medioambientales. Por supuesto, los países pobres sufrirán más porque ellos cuentan con menos medios para abordar estos problemas.

Rafael López.- El cambio climático no es algo que haya aparecido de repente. Existen factores naturales que lo producen, pero la industrialización y sobre todo el calentamiento global del planeta debido a las emisiones de gases, han aumentado la temperatura de una forma mucho más rápida de lo esperado. Existe la idea de que las emisiones vienen producidas sólo por el transporte o las fábricas; pero existe otra producción, que quizá no vemos desde casa, pero que está siempre injustificada, y es la falta de eficiencia, malgastar energía… Una energía cuya producción no es sostenible. En cuanto a si son justificadas las alarmas que nos auguran un futuro catastrofista, creo que el principal problema ante el que nos encontramos es que la tendencia consumista del planeta sigue en aumento. Los países desarrollados no están dispuestos a controlar sus niveles de consumo de energía, que relacionan directamente con la calidad de vida, y los países en desarrollo piden las mismas facilidades que tuvieron en su tiempo el resto para poder desarrollar sus economías. La alarma debe sonar, y solo existe un interruptor para apagarla: las energías renovables y la eficiencia energética.

El Protocolo de Kyoto firmado en 1997, ¿continúa vigente? ¿Sería suficiente que se cumplieran sus indicaciones o necesita ampliación?

M. P.- El Protocolo acaba de ratificarse en febrero tras la adhesión del Parlamento ruso. El acuerdo, firmado en 1997, necesitaba el apoyo legal de un conjunto de al menos 55 países y entre ellos suficientes países desarrollados cuyas emisiones sumen al menos el 55% del total de dichos países en 1990.

Es posible que los objetivos de Kyoto hayan perdido ambición por el retraso de siete años de negociaciones, al tiempo que los efectos del cambio climático se han acrecentado; pero la ONU mantiene que es necesario adoptar medidas cuanto antes por muy básicas que sean, y el Protocolo es un marco internacional importante al respecto que puede permitir avanzar y ser ampliado.
Una limitación del Protocolo es precisamente la que tiene que ver con el mercado de emisiones (que consiste básicamente en la compra-venta, oferta-demanda de cupos o derechos de emisión, y es la clave del protocolo). El sistema de mercado funciona hasta cierto nivel, pero puede llevar a situaciones como, por ejemplo, que los países más contaminantes, por el hecho de tener capacidad económica para comprar los cupos, finalmente no disminuyan sus emisiones, sino que incluso las aumenten. Habrá que prestar atención a los efectos perversos que pudieran producirse.

R. L.- El Protocolo sigue vigente, con unos objetivos reales y definidos que todos debemos cumplir. Desde algunas economías, miran con recelo al Tratado argumentando que sus economías se verían mermadas en el camino hacia los objetivos. Estados Unidos y Australia son una muestra de ello, firmando un acuerdo del carbón, que supone una zancadilla al tratado de Kyoto, ya que su idea es disminuir las emisiones desde la tecnología, la que ellos venden, en vez de hacerlo desde el ahorro y la eficiencia. Este tratado no es más que la muestra de cómo algunas economías piensan sólo a corto plazo. El presente y el futuro, deben de basarse en las renovables, la energía solar y la eólica son fuentes inagotables de energía que siempre estarán allí, y en vez de aprovecharlas, seguimos recurriendo a las fuentes fósiles, limitadas y contaminantes. Los objetivos de Kyoto, son el primer paso. Existen ya planes post-Kyoto, mucho más ambiciosos, pero debemos ir paso a paso. Antes de correr, hay que aprender a andar.

España firmó el Protocolo de Kyoto, sin embargo, es el país con mayor grado de incumplimiento de las obligaciones adquiridas. ¿Cuál es su actual política?

M. P.- Se ha trabajado sobre todo en mitigación, en reducir las emisiones o limitar el crecimiento de las emisiones (el Plan Nacional de Asignación, por ejemplo, que ha realizado de forma eficiente el actual gobierno), pero apenas se ha hecho nada en prevenir o adaptarnos a los efectos del cambio climático sobre nuestro territorio, lo cual es más necesario.
Además las políticas medioambientales son variadas y requieran de coordinación estratégica entre los diferentes instrumentos legislativos y políticos (Protocolo de Kyoto y Estrategia Española de Ahorro y Eficiencia Energética, por ejemplo), entre los diferentes actores políticos (administración central, autonómica y local) y los muy diversos actores sociales (empresas, ciudadanía, medios de comunicación…). En España estamos lejos de conseguir esa sinergia, teniendo como resultado global mayores emisiones que nunca (un aumento del 40% desde 1990) debido al aumento del consumo de energía.

El cambio de modelo energético debería ser el objetivo a perseguir. Un modelo basado en las energías renovables (sol, viento…) y la eficiencia y ahorro de energía (mejor tecnología, minimización del consumo), en vez del petróleo, de los combustibles fósiles en general, y del despilfarro inútil. Se acaba de aprobar el Plan de Energías Renovables; se precisa avanzar en el Plan de Ahorro y Eficiencia Energética, hacerlo realmente efectivo a nivel de la sociedad, de todos los agentes sociales activos. Para ello es preciso un cambio de actitud de las empresas eléctricas en España. Algunos grupos de presión del sector energético plantean de forma oportunista un desarrollo de la energía nuclear, en vez de apostar decididamente por las renovables (California alcanza alrededor de un 20% de energía primaria en renovables, no llegando España al 7%). También hay que decir que algunas empresas del sector eléctrico están apoyando su desarrollo, sobre todo la eólica.

Es preciso un cambio de actitud en el conjunto de la sociedad, pues todavía en España el que haya poca o mucha energía se asocia a pobreza o riqueza, en vez de a una nueva cultura ecológica. Es preciso estudiar mejor las barreras sociales así como las oportunidades para ese cambio social, para así orientar científicamente cómo abordar ese cambio social. El input de los sociólogos en este campo es clave.

R. L.- Cuando España firmó el Tratado de Kyoto, nuestros objetivos quedaron marcados en un nivel del 15% por encima de nuestras emisiones del año 1990, actualmente nos encontramos en el 45% por encima, lo que nos da una idea de cuan mal se han estado haciendo las cosas en nuestro país. El gobierno actual, ha cambiado su política medioambiental en lo referente al cambio climático pero solo ante el gasto que supondría para España seguir con los niveles de emisiones actuales, más de 1.000 millones de € en el mercado de emisiones. Es cierto que la sequía, potencia las emisiones de nuestro país en un 40%, ya que dependemos de la energía hidroeléctrica, pero también es cierto que la producción de energía renovable es insuficiente. ¿Cómo es posible que Alemania invierta 4 veces más en Energía solar que España?

Se ha pronosticado el aumento de la temperatura media en España de hasta 7 grados. ¿Qué efectos se prevén a corto y medio plazo?

M. P.- Las investigaciones que se están realizando, recogidas por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de las Naciones Unidas, pronostican un aumento entre 1,4 y 5,8 grados para el año 2100, a partir de unos escenarios de emisiones antropogénicas que abarcan situaciones extremas.

Para España, los modelos de previsión más extremos indican que el clima venidero se volverá más cálido y las precipitaciones serán cada vez más irregulares. Estos cambios climáticos alterarán la fenología y las interacciones entre especies, favorecerán la expansión de plagas y enfermedades, y aumentarán el impacto de las perturbaciones, tanto naturales como de origen antrópico. También causarán una disminución en los aportes hídricos y un aumento en la demanda de agua, así como un cambio en las características hidrodinámicas de nuestras aguas, que resultará todo ello en modificaciones de los ecosistemas terrestres y costeros. Las consecuencias económicas y sociales de esos cambios pueden llegar a ser relevantes.

A escala local tendrá efectos sobre la salud, generación de residuos, contaminación de suelos y aguas, impactos visuales/paisajísticos, impactos en flora y fauna. Por ejemplo, durante el siglo pasado, la aportación a la cuenca del Guadalquivir y a la del Júcar se redujo en más de un 23%, es decir, las zonas de nuestro país con escasez de agua, cada vez tendrán menos.

R. L.- Ese dato es exagerado. Los incrementos de temperatura existen y van a existir, actualmente podemos dar el dato de que en los últimos 30 años, se ha incrementado la temperatura en 1´5ºC, incluso si dejáramos de emitir gases ahora mismo, la energía acumulada en el mar producirá un incremento de temperatura de unos 1´7ºC, lo cual ya es de por si preocupante. Los efectos son preocupantes, el aumento de las temperaturas, iría unido a un descenso de las precipitaciones, ocasionado a su vez por la desaparición paulatina de bosques, debido a los incendios, favorecidos a su vez por la temperatura y la sequedad. Como ve todo esta relacionado. Asimismo, los niveles latitudinales de temperatura y precipitación ascenderían, de modo que poco a poco se produciría la desertificación de la zona sur de la península y el descenso de vegetación y humedad de la zona norte. Estos aumentos de temperatura traerán por supuesto problemas de salud y enfermedades, favorecidas por las temperaturas y la falta de precipitaciones que deponen ácaros y gérmenes que se desplazan por el aire y que no encontrarían freno.

Es presidenta de El Comité Español de Investigación del Cambio Global CEICAG, ¿cuál es la finalidad básica de este organismo?

M. P.- En términos de oportunidad, este comité ofrece la posibilidad de generar redes que aceleren e integren los descubrimientos científicos sobre cambio global, en el que España tiene un potencial y una línea de investigación consolidados.

El CEICAG es un comité de comités, de manera que está compuesto por IGBP (Programa Internacional Geosfera-Biosfera); DIVERSITAS (Programa Integrado de la Ciencia de la Biodiversidad); IHDP (Programa Internacional sobre las Dimensiones Humanas del Cambio Global), SCOPE (Comité Científico sobre los Problemas del Medioambiente); SCOR (Comité Científico sobre Investigación Oceánica); WCRP (Programa Mundial de Investigación del Clima); SCAR (Comité Científico para la Investigación Antártica); IGCP (Programa Internacional de Geociencias).

Desde el CEICAG se ha denunciado que la actividad humana está teniendo una fuerte incidencia en el calentamiento global….

Sí, y además trabajará por una movilización multidisciplinar de la comunidad científica española, desde el enfoque del cambio medioambiental global que incluye tanto el cambio climático como la disminución de la biodiversidad, las alteraciones en los sistemas ecológicos, la pérdida de productividad de la tierra, de los océanos y la sobreexplotación de los recursos hídricos, entre otros.

¿Qué tipo de organización es Amigos de la Tierra?

R. L.- Amigos de la Tierra es una ONG Ecologista Internacional. Formamos parte de Friends of the Earth Internacional, la Federación Ecologista con más socios del mundo y presente en mas de 70 países. Nuestros recursos son nuestros socios, personas implicadas con el Medio Ambiente.

¿En qué consiste la campaña que vuestra organización está realizando sobre el Cambio Climático?

R. L.- Educación y eficiencia energética son los principales puntos en los que se basa nuestra campaña. Actualmente nos encontramos inmersos en el nuevo curso académico, donde llevamos a cabo el proyecto de “La Apuesta”, de educación ambiental. En este proyecto se intenta, desde los benjamines de la casa, mostrar cómo podemos entre todos cumplir los objetivos de Kyoto. Asimismo, estamos llevando a cabo otro proyecto para hoteles y emplazamientos turísticos, donde la eficiencia energética y las buenas prácticas ambientales pueden aplicarse para dar un mejor servicio y mejorar las condiciones medioambientales. Por ultimo nos encontramos en plena presentación de nuevos proyectos de Eficiencia Energética a Ayuntamientos, especialmente dirigida a PYMES y otras entidades. Otra de las actividades que desde el área de Cambio Climático se intentan llevar a cabo es la de llegar a la gente, usando los medios de comunicación, para informar y denunciar aquellos puntos que consideramos atentan de forma directa o indirecta a nuestro medio ambiente. Por último, estamos inmersos en una campaña europea contra el Cambio Climático, “Haz TÚ el camino”, cuyo fin es hacer llegar al próximo COP11 en Montreal nuestra preocupación ante el cambio climático. Para ello estamos dando la oportunidad a la gente de dejar sus mensajes escritos en paneles de madera que construirán un gran camino hacia el freno del cambio climático.