Entrevista a Limousine

17-enero-2005 · Imprimir este artículo

Por

“No podemos tocar en cualquier sitio, y para hacerlo y no sonar bien, preferimos no tocar”
La banda andaluza Limousine fue responsable de uno de los mejores discos de 2004: The Phenomenon Caravan Trouppe, en el que fue su debut, desarrollan con maestría canciones pop psicodélicas y fascinantes. Un conjunto de imaginación y calidad desbordantes, capaz de asimilar y enriquecer de manera sobresaliente el sonido pop más elegante e intenso de los 90. Aunque alguna vaca sagrada del estilo da muestras de debilidad, con grupos como Limousine el testigo está en buenas manos.

¿Qué diferencias hay entre la música de Limousine y la de Mousy, vuestro anterior grupo?

La transición de un sonido basado en guitarras a uno donde los teclados cobraban mayor protagonismo y una mayor definición del sonido. Y la incorporación de dos nuevos miembros. Pero, sobre todo, la idea y la madurez de grupo que buscábamos.

Entre vuestras influencias pienso que se podría destacar a Mercury Rev, Yo La Tengo y Flaming Lips.

No cabe duda de que son grupos que seguimos y admiramos profundamente. Hay muchos, menos evidentes: Wilco, The Delgados, Arcade Fire, The Russian Futurist, The Magnetic Fields, Giant Sand, Broken Social Scene, Sparklehorse, Badly Drawn Boy…

Para dar conciertos exigís unas ciertas condiciones de sonido de la sala…

Llevamos tres teclados, dos guitarras, cuatro voces, un reproductor de CD, cierta programación, bajo y batería. No podemos tocar en cualquier sitio, y para hacerlo y no sonar bien, preferimos no tocar. Recordamos con especial cariño la sala Black Note de Valencia: un técnico de mucha altura, unas condiciones acústicas geniales y un ambiente encantador.

¿Os habéis planteado tocar en teatros?

Es una opción que nos encantaría, creo que es un contexto muy adecuado para lo que hacemos, más íntimo y tranquilo.

Para grabar el disco recibisteis una oferta de Pause Music. ¿Por qué os decantasteis por Mushroom Pillow?

Nos halagó la oferta de Pause, pero Mushroom Pillow era la mejor opción. Conocíamos cómo trabajaba Mushroom Pillow. Son gente muy seria y trabajadora, y la relación era muy buena y sigue siéndolo. [Risas]

¿Os parecería correcto que alguien pusiera vuestro disco en el ordenador para que lo descargasen?

Para ser sincero, sí. Creo que muchos discos tienen precios abusivos —el nuestro salió a diez euros, un precio muy razonable—, y entiendo que alguien quiera escuchar un disco antes de comprarlo. Otra cosa es ser consecuente con eso: saber valorar el trabajo de un grupo y de una discográfica independiente, y posteriormente, si te gusta, comprarlo.

¿Para cuándo el próximo disco?

La idea es que vea la luz en febrero de 2006. Ya están perfilados la mayoría de temas, aunque nos gusta tener muchos en la recámara para poder seleccionar finalmente.