Entrevista a Ricardo de la Cierva

5-octubre-2002 · Imprimir este artículo

Por

Por E.F. y B. Fulges

LA MASONERÍA INVISIBLE

Ricardo de la Cierva, catedrático de Historia Contemporánea de España, ex ministro de Cultura con Adolfo Suárez, escritor y editor (su editorial, Fénix, ha publicado decenas de títulos ) es una de las figuras más interesantes del pensamiento disidente, en el marco de la comprensión histórica de nuestros procesos políticos y sociales. Crítico inveterado y preciso de la masonería, conocedor profundo de la Guerra Civil y la Segunda República, prosigue incansable su tarea de investigación. Entre sus obras merecen destacarse: “El triple secreto de la masonería”, “Os acordaréis de la doncella” y, la última, “La masonería invisible”. Es autor también de innumerables libros sobre Historia de España, de la Segunda República y de la Guerra Civil.


Generación XXI: ¿Cuál es el papel de las sociedades secretas, en concreto de la masonería, en el proceso de construcción de la Europa unida?

De La. Cierva- La unidad europea es un proceso que tiene mucho que ver con la masonería, por supuesto. Estuve a punto de ser candidato al Parlamento Europeo, pero abandoné la idea a última hora porque no podía viajar. El Parlamento Europeo del año 1984 tenía dos tercios de sus miembros masones. Me lo comunicó Fraga que sabía de lo que hablaba. En la actualidad, aunque no lo sepa de modo exacto, no creo que su número sea inferior a la mitad. Todo el proceso de la Unión Europea, como todo proceso de organización, es un proceso masónico. Eso no quiere decir que eso sea malo por fuerza, puede haber cosas muy buenas. Por ejemplo, el encargado de hacer los estatutos de la nueva Unión Europea, el señor Valery Giscard d´Estaing, era miembro de la masonería.

GXXI.- Con relación a los acontecimientos del 11 de septiembre hay una versión oficial, aceptada, curiosamente, de modo tan acrítico, por la “izquierda” como por la “derecha”. ¿Cómo ves esta cuestión?

D. L. C.- Yo creo que los acontecimientos son más o menos como nos los han contado. Conozco otras versiones muy raras, muy esotéricas pero yo creo que es una conspiración del terrorismo islámico dirigida por Bin Laden; que haya más gente detrás, no digo que no, pero la versión, tal como se ha visto, creo que es la más verosímil. La versión de que la CIA lance dos avioncitos para cargarse las Torres Gemelas es tan inconcebible que no la creo.

GXXI.- ¿Qué estás preparando ahora?

D. L. C..- Estoy haciendo un nuevo libro al que voy a llamar: “Historia final de la Guerra Civil”. Acaban de aparecer, este último año, varios libros esenciales sobre el problema de la Guerra Civil y la República que cambian la perspectiva que se estaba imponiendo, sobre todo por parte de las izquierdas. Me refiero a un libro escrito en colaboración entre la Universidad de Yale y la Academia de Ciencias de la antigua URSS que se llama “Spain Betrayed” (“España Traicionada”). No está traducido, y me temo que no se vaya a traducir. Es un libro que yo lo podría firmar prácticamente entero; en gran medida desarrolla las tesis de Burnett Bolloten: la Zona Republicana cae en poder del comunismo antes de caer en manos del General Franco. Los documentos de los Archivos Soviéticos, nunca publicados hasta ahora (principalmente documentos militares), constituyen la parte fundamental de esta obra. Los documentos en cuestión son muy significativos; ya no se puede negar la influencia de la Unión Soviética en la zona republicana a través del Partido Comunista de España. En España, obviamente, no se ha traducido, ni difundido en manera alguna su existencia, debido a que a los señores dedicados a hacer homenajes a las Brigadas Internacionales no les interesa en absoluto.

GXXI.- ¿Qué temas te interesan? Háblenos de tu última obra.

D. L. C.- Soy un escritor, básicamente un historiador que, constantemente, está volviendo sobre una serie de temas. El primero de ellos, la historia contemporánea de España, del que ya he hablado antes.

Una historia profunda de la Iglesia Española y de sus ordenes principales, haciendo hincapié en su historia contemporánea, es otro de los frentes en el que se mueve mi actividad.

También relacionado con la historia de España está el tema de la masonería y las sociedades secretas. Algunos historiadores pueden hablar de la historia moderna de nuestro país sin citarlas en modo alguno, lo que me parece inexplicable. Mi último libro: “La masonería invisible”, gira en torno a su historia, sus rituales y las relaciones con la Iglesia Católica, entre otras cuestiones. Este es mi último libro publicado, del que pronto va a salir una segunda edición. He operado sobre los documentos masónicos originales, sobre lo que la masonería dice de sí misma. Me están llegando continuamente documentos y comunicaciones, en gran medida a través de Internet.

Como historiador creo que hay una incompatibilidad de fondo entre el cristianismo y la masonería.

GXXI.- ¿Qué papel tuvo la masonería en la perdida de las colonias españolas? ¿Acaso no era Rafael Riego masón?

D. L. C.- Riego era un masón conspicuo, figura en las listas que publica Ferrer Benimeli de los diputados de las Cortes de 1820. La influencia de la masonería en la perdida de las colonias es evidente y a ella he dedicado un capítulo entero de mi último libro. La conspiración que se realizó para evitar que llegase a América, a Río de la Plata en concreto, la expedición militar de socorro, fue una operación financiada por la masonería de las propias colonias y la masonería inglesa. Todo el mundo lo sabe.

GXXI.- Es usted, a la vez, escritor y editor y todo ello, además, con éxito, cosa muy rara en España. ¿Qué puedes señalarnos sobre la cuestión?

D. L. C.- En 1993 creé mi propia editorial: Fénix, nombre masónico, por cierto, lo cual les molesta mucho a ellos. Creé la editorial porque tanto Planeta como Plaza y Janés me pusieron trabas por escribir sobre la masonería. Varios amigos me dijeron: Vas a vivir el fracaso del autor que se hace editor.

Voy a procurar no caer en los defectos en que cayeron Galdós o Sánchez Bella, por ejemplo.

He tenido ofrecimientos de dinero importantes, en concreto del Opus Dei, y no lo he aceptado. Empecé con un millón y medio que tenía ahorrado y ahí estamos con el número 24 de la editorial.

Entrevista a Pablo Soto

2-octubre-2002 · Imprimir este artículo

Por

Por Julio Romero

PEQUEÑO PERO MATÓN

Esta expresión describiría sin duda el carácter vivo e intrépido de Pablo Soto que, con sólo 22 años, se está convirtiendo en un personaje enormemente popular dentro y fuera de la red. Su mérito: haber creado Blubster (www.blubster.com), un software de nueva generación expresamente concebido para el intercambio de música por Internet. El programa de este desafiante quijote va haciéndose cada vez más popular entre los millones de internautas aficionados a compartir discotecas enteras por Internet; y pone en jaque el modelo de negocio tradicional de las grandes multinacionales de la música. El eco mediático que su genio y figura han suscitado, y la buena valoración que recibe el programa por parte de multitud de medios especializados, están a punto de hacer ingresar a Pablo en la lista de grandes revolucionarios de la era musical en Internet. De momento, su programa ya ha hecho historia al aparecer entre los más descargados, y cuenta con muchas papeletas para convertirse en el software español P2P más usado para el intercambio de música; la primera vez que un programa made in spain lograría tamaña proeza.
Después de noches enteras sin dormir, está a punto de sacar la nueva versión. A pesar de la popularidad alcanzada, Blubster no pasará a ser nunca de pago, según nos asegura..

¿Cuál es tu preparación?
Me considero 100% autodidacta. Dejé BUP y FP, y empecé por lo privado la carrera aunque no es exactamente una carrera, en la Escuela de Sistemas Informáticos. Pero cuando mi trabajo comenzó a aumentar dejé de estudiar.

¿Pero tu orientación inicial cuál era?

Arquitectura de software.

Explica qué es eso para un profano.
Realizar análisis de los problemas y construir las soluciones necesarias mediante el software.

¿Y lo que has hecho es construir un programa para el intercambio de música?
Existen grandes grupos de gente con los mismos gustos musicales. Blubster les ofrece un instrumento para compartir esa música. Mi programa es como un vídeo-club; yo regalo un vídeo virgen, que el usuario graba a su gusto.

¿Cómo funciona tecnológicamente?
Tecnológicamente es parecido a otros muchos, pero la diferencia está en que es el primer sistema cuya red es totalmente autónoma y descentralizada; aunque yo apagara mis servidores, la red seguiría funcionando.

Tú facilitas el programa…
Exacto. Lo usan como si fuera un videocasete en blanco. Ésa es precisamente la diferencia con los demás sistemas; no te conectas a un servidor central y luego buscas a los usuarios, sino que lo realizas de forma directa. Tú, cuando realizas una búsqueda, la distribuyes automáticamente entre todos los usuarios conectados en ese momento.

¿Y si no están conectados los otros usuarios?

Siempre se accede a los que están conectados.

¿No existe, entonces, una base de datos?

No, ésa es precisamente la diferencia. Es un sistema vivo, y ésta es una de sus principales ventajas.

¿Un modelo descentralizado?
Eso es. Descentralizado y autónomo. No depende de ningún servidor central. Técnicamente está en cada usuario.

¿Qué número de visitantes tienes?
Están entrando a nuestra home page unos trescientos mil usuarios, de los cuales veinticinco mil se lo bajan de media ese mismo día, con un crecimiento del 30% mensual, constante, durante el año que llevo.

¿Qué derechos tienes sobre el sistema?
Poseo derechos de autor, como cualquier persona que crea un programa de software. Aunque puedo tener la total seguridad de que nadie me lo va a copiar, sí puede ocurrir que otra persona invente un sistema similar, incluso que funcione más rápido. Eso es algo que no se puede controlar, aunque lo patentes.

¿Qué beneficios te reporta el programa?

Sobre todo publicidad. Ya tengo una enorme audiencia, similar a la de cualquier emisora de radio. Mis costes, además, son mínimos. Sólo me cuesta el ancho de banda contratado para que la gente se pueda descargar el programa.

¿Y cómo ha sido el proceso de expansión?

Poco a poco. Internet es así. Primero la información surge como un cotilleo que se va extendiendo, hasta que se entera un volumen altísimo de personas.

¿Detrás de Blubster hay una asociación o una entidad con ánimo de lucro?
Hay una empresa, una sociedad limitada, de la que yo soy accionista, y donde están metidos muchos familiares y amigos.

¿Cómo surgió la idea?

Al cerrar Napster, primer servicio similar al mío, pensé que ahí había una oportunidad de negocio, ya que la causa del cierre fue una salvedad tecnológica que yo sabía que se podía solucionar.

¿Y cómo ves el futuro de la música?

Imagino que cuando salió la gramola y el magnetófono, y la gente podía escuchar la música sin tener que pagar una entrada, habría un montón de promotores musicales que se echarían las manos a la cabeza. Pero esos inventos supusieron un avance increíble. Yo creo que a la larga las discográficas tendrán que reconvertirse, digitalizarse. La música ya es digital y lo que es digital no es controlable. Lo que quizá habría que replantearse es si las discográficas son un eslabón necesario en la nueva industria que nace.

¿Y los derechos de autor?
Me parece lógico que los músicos defiendan lo que les beneficia; otra cosa es si las leyes están bien hechas o no. La ley de derechos de autor, en la música, es para siempre, y eso es excesivo. Y lo digo como músico, porque toco en un grupo de rock classic llamado Los Nabarros.

Entrevista a Albert Ronald

1-octubre-2002 · Imprimir este artículo

Por

Por Teresa Juan López

“La lucha de los ecologistas va a dirigirse contra la plaga de los transgénicos”

Albert Ronald se recrea en la textura, el olor y el sabor de las frutas. Quiere que le presenten como investigador, ecologista y amante de la naturaleza pero, además, es el fundador de la Asociación Mundial de Amigos de la Tierra de Colombia. Conversamos con él sobre su último libro, Frutoterapia.

En tu libro, te diriges, a una generación de perrito caliente y hamburguesa, pero hablas de frutas. ¿Cómo se lo toma la gente?

Muy bien. Porque hay que tratar de recuperar la dieta mediterránea en España. Los universitarios, por ejemplo, ya han empezado a ser conscientes de que la alimentación “chatarra” está pasada de moda.

¿Tu crees?

Sí. Un estudio publicado en Estados Unidos descubrió que a los consumidores de hamburguesas se les disparan los mecanismos de violencia. En las cárceles estadounidenses están prohibidas. No creo que haya un joven en el planeta que se resista a una manzana, una pera o un turrón de almendras.

Eres muy optimista…

Porque la juventud lo ha demostrado. He trabajado mucho con jóvenes y creo que son personas con muchas inquietudes, preocupadas por su salud.

¿Hay un remedio para el acné con la Frutoterapia?

Tomar un zumo de limón al acostarse y otro al levantarse. Fíjate qué sencillo.

¿Así de fácil?

Sí, y para los chicos que estudien mucho y tengan problemas de alopecia, enjuagando el cabello con las raíces de la ortiga, vuelve a salir con cuerpo y brillo.

Y para la época de exámenes, ¿algún consejo?

Para los que no vayan a dormir una noche porque se queden estudiando, lo ideal es una cápsula de guaraná ese mismo día. La única sustancia biológica para la memoria es la almendra. Con sólo tres almendras crudas al día, se recupera y se potencia.
Solamente hay dos opciones, o comer para vivir, o comer para morir. A veces es mejor pagar un poco más para llevar una vida sana.

Ahora que lo mencionas, se está poniendo muy de moda la agricultura biológica…

España es el primer país del mundo en agricultura biológica, pero sólo el 1% de la alimentación sana que se produce aquí la comen los españoles. El resto se exporta.

¿Quedas aún mucho por hacer?

Mucho. Únicamente en lo que a investigación se refiere, hemos rescatado 106 especies de frutas y en el planeta hay 200.000 variedades, sin incluir los transgénicos.

Precisamente, Greenpeace difundió hace poco una guía de alimentos y marcas de consumo habitual que contienen transgénicos. La lista ya ha reavivado la polémica sobre la seguridad de estos productos. ¿Qué opinión te merecen?

La lucha de los ecologistas del siglo XXI va a dirigirse contra la plaga de los transgénicos. Las alergias se han disparado y ha podido comprobarse cómo, cuando se consumen estos alimentos, atacan los mecanismos inmunológicos. El individuo queda tan desprotegido, que lo primero que padece son alergias.

¿No hay ninguna ventaja?

No. Sus defensores dicen que hay pueblos a los que ha salvado la alimentación transgénica. Pero los ecologistas podemos decir que esto no es así.