Entrevista a Manuel Hidalgo

Por Teresa Juan López

Tras la reciente publicación de su último libro, “Fobias. Diez escritores cuentan sus miedos”, Manuel Hidalgo –periodista, novelista, crítico de cine, guionista- se atreve a contar más sobre sí mismo. Fumador empedernido, que se reconoce serio, y bebe una copa de vino durante la conversación, desmenuza las posibles causas y consecuencias de las fobias para los lectores de Generación XXI.GENERACIÓN XXI: Una de las fobias que se describen en tu libro, y que te afecta a ti personalmente, tiene que ver con el temor a la asfixia, a no poder tragar. ¿Tienes alguna otra que no confieses?

MANUEL HIDALGO: Tengo otra que me limita más la vida y provoca modificaciones de mi comportamiento, la claustrofobia. Pero esta fobia uno puede evitarla. Yo no cojo ascensores, no voy en avión y no me quedo en una habitación demasiado estrecha. Por tanto, aunque tengo esa fobia, rara vez me enfrento a la situación.

GXXI: ¿A cuántos de los escritores de este libro les ha costado sacar su fobia hacia el exterior?

M.H.: A ninguno. El hecho de contar una fobia o un miedo no es para tanto, y menos para un escritor que está acostumbrado a poner en suerte de muchas maneras su yo, su intimidad.

GXXI: Entonces, particularmente, ¿te sientes cómodo contando a los demás algo sobre ti mismo?

M.H.: Absolutamente. Es muy absurdo pensar que, cuando uno escribe sobre sí mimo, está poniendo algo que los demás no van a compartir o que no conocen.

GXXI: ¿Podrías definir lo que es el miedo?

M.H.: Yo, más bien te animo a que definamos qué es la fobia, porque fobia y miedo no son lo mismo. Otra cosa es que en este libro utilicemos en algún momento “miedo” como sinónimo de “fobia”. Todas las fobias comportan un miedo, pero no todos los miedos comportan una fobia. La fobia es irracional, incontrolable, es perdurable. Y el fóbico altera su comportamiento, lo que lleva en muchos casos a exageraciones.

GXXI: ¿Podríamos decir que los fóbicos tienen más imaginación?

M.H.: La fobia es un elemento de hipersensibilidad, como el miedo. Es necesario tener un sentido del miedo porque es el aliado de nuestro sentido de la supervivencia y de la integridad como seres vivos. Si no tuviéramos miedo nos pasarían muchas más cosas de las que nos pasan. El fóbico tiende a fabular, tiene una gran capacidad de anticipar algo.

GXXI: ¿Por qué, en esta ocasión, has elegido embarcarte en un libro en el que puede decirse que te desnudas, junto a otros escritores?

M.H.: Hablemos un poco de literatura porque no soy psiquiatra. A mí me interesa mucho la literatura fantástica como género. Éste es un libro literario. Es un testimonio de experiencias vividas en manos de diez escritores. Hacemos memoria parcial de un aspecto de nuestras vidas. Y hemos elegido nuestra relación con un miedo, con una fobia.

GENXXI: Tú has sido crítico mucho tiempo, ¿cómo llevas el que te critiquen?

M.H.: Eso se aprende con el tiempo. Habiendo sido crítico o no, puede haber un problema de adaptación al principio. Luego te acostumbras y te lo tomas con humor, sobre todo si te va básicamente bien. Si la crítica es mayoritariamente negativa, algo que no me ha ocurrido nunca, puede impedirte seguir trabajando. A esta gente le surge un resentimiento…

GENXXI: Una fobia, casi…

M.H: Sí, y un rencor y una amargura que son comprensibles porque no se ha podido sacar adelante la mercancía.

GENXXI: En otras ocasiones has abordado otros géneros. Ahora te decantas por el relato corto. ¿Crees que es un género menor?

M.H.: Me parece un género mayor, porque tiene una gran dificultad. Es un género que el público ha desacreditado. Se vende poco y esa es la causa de su poca circulación.

GENXXI: En ese sentido, ¿has tenido algún problema o algún temor?

M.H.: No. Este libro es un encargo de la directora de La Esfera de los Libros. He podido hacerlo a mi manera.

GENXXI: ¿Te gusta escribir por encargo?

M.H.: Me gusta escribir por encargo, siempre que el encargo me guste.