Entrevista a Frank G. Rubio

“Vivimos en las tinieblas”

Por Cristóbal Cobo y Javier Esteban

Frank G. Rubio ha escrito el prólogo y ha realizado la selección de textos de Aleister Crowley que componen el libro “El Continente Perdido y otros ensayos” (Valdemar). Colabora en diversas publicaciones –entre ellas Generación XXI-, y es coautor de “El libro de Satán” (Temas de Hoy). Hablamos con él sobre la polémica y fascinante figura de Crowley.

Generación XXI: ¿Quién fue, en realidad, Aleister Crowley?

Frank G. Rubio: Aleister Crowley nació en Inglaterra y llevó una vida agitada, creativa y aventurera. Alpinista, poeta, ajedrecista, viajero incansable e innovador en el campo de las Artes Mágicas y el Ocultismo, constituyó para sus contemporáneos un enigma y un acicate por su heterodoxa manera de vivir estos saberes.

Yo destacaría en Crowley su faceta de Profeta o creador de una Nueva Religión, la religión de Thelema, que en griego significa “Voluntad” y que es una forma sofisticada de nietzscheanismo. “No hay más Dios que el Hombre”, podría ser una forma sintética y aproximada de su credo fundamental.

Reformó y elaboró diversos Rituales ya existentes y constituyó Ordenes Esotéricas que los pusieran en práctica. No fueron extrañas a él, ni la Francmasonería, ni la Alquimia Sexual, ni las más sofisticadas prácticas Cabalísticas.

Se llamó a sí mismo “el Vagabundo de la Desolación”, entre otros muchos nombres, y poseyó, cara a los hombres y mujeres comunes, muchos rostros.

Lo que en verdad hacía era borrar su historia personal. La Gran Obra lo fue todo para él.

GenXXI: ¿No se esconde un farsante detrás de su rocambolesca figura?

Frank: En un mundo donde la farsa y la mentira más abyecta son moneda común, y no cabe duda de que el mundo de Crowley era muy similar a nuestro mundo en este aspecto, la idea de “farsante” es, simplemente, un estigma social que dejaron caer sobre él sectores de diversa procedencia, cuyos exabruptos eran vividos por las masas como “verdades”. Hablo de los periódicos o de las declaraciones de personajes como clérigos, jueces o alelados diversos, que vertieron sobre él todo tipo de improperios.

En fin, creo que no fue un farsante y que quien señala que lo es, y he leído a varios, carece de pruebas y de conocimiento para hacerlo.

Gen XXI: Dices en el prólogo que Crowley pretendía reinstaurar el paganismo ¿a qué te refieres?

Frank: En una carta que envió a Charles Stanfield Jones (cito literalmente de EL LIBRO DE SATAN, coescrito con Carlos Aguilar) dice lo siguiente:

“La época está madura para una religión natural. A la gente le gustan los ritos y las ceremonias, y está cansada de dioses hipotéticos. Insista sobre los beneficios reales del sol. De la Madre-Fuerza, del Padre-Fuerza, etc. En resumen, sea usted el fundador de un nuevo y grandioso culto pagano.”

Gen XXI: El satanismo como creencia ¿pertenece al monoteísmo o al paganismo?

Frank: El término “satanismo” es usado de manera absolutamente distinta por los simpatizantes y por los detractores. Para los últimos, generalmente monoteístas estrictos y, por lo tanto, poco interesados en sutilezas o consideraciones de respeto hacia otras creencias distintas de las suyas, es un término demonizador e insultante. Se busca con la concesión de la etiqueta, que el brazo secular castigue y prohiba las actividades del díscolo. En la Edad Media era pasaporte para la confiscación y la pira, en la actualidad se busca la muerte social y el encarcelamiento, pues se le asocia con crímenes horribles y no resueltos, que a mi juicio, y en gran número de casos, son perpetrados por las “fuerzas vivas” de nuestra sociedad. En fin, que “satanismo” significa cabeza de turco para el abrahámico y para el “laico”, adoctrinados ambos en los valores eternos del conformismo y la mixtificación.

Para el satanista, “satanismo” es una mera etiqueta y la puede utilizar para epatar o para limitar el acceso a prácticas secretas, seleccionando, y rechazando por este medio a los tímidos y a los mediocres.

GenXXI: Quizás la Iglesia ha perdido influencia espiritual, pero su poder político y económico sigue siendo enorme…

Frank: Creo que la Iglesia Católica, como tal, no ha tenido jamás influencia “espiritual” de ningún tipo. Otra cuestión es que en determinados momentos diversas figuras destacadas, Iniciados, hayan realizado su Obra en el marco de tan deleznable institución.

La Iglesia ha practicado diversas formas de Control Mental y ha utilizado el suplicio, la mentira, la cobardía, la superstición y la codicia como medios de implementar su agenda político-ideológica.

Al fin y al cabo, la Iglesia Católica es el Imperio Romano, pero por otros medios. Es decir, una usurpación repulsiva, por determinados poderes y sociedades secretas, de potencialidades y recursos que pertenecen a la especie humana en su totalidad, no a un puñado de criminales y de miserables. El excelente libro de Acharya, “THE CHRIST CONSPIRACY (the greatest history ever sold)”, pone al descubierto, con rigor e inteligencia, estos mecanismos.

GenXXI: ¿En qué se nota en este mundo el fin de la Era del Padre y la llegada del Eón de Horus?

Frank: A la edad de la Madre Isis, caracterizada por el Matriarcado, la sucede la Edad de Osiris, del Padre, época del Patriarcado y del Sacrificio como institución fundamental de contacto con lo extramundano. La entrada en la Edad del Hijo, de Horus, no será pacífica, los elementos de pacificación tan difundidos por los impostores de la Nueva Era, los grandes consorcios del capitalismo, el mentecato que habita en Roma o la patética figura del Dalai Lama, vienen del deseo de los Hermanos Negros de mantener su dominación sobre la Humanidad, vía restauración del matriarcado (Mamá Automática), Matriarcado ad hoc, claro está, puramente residual, virtualizado y nocivo.

El Eón llegará, no a través de la Televisión, ni de Internet (no será un fenómeno comunicativo, sino una Intervención), llegará a través de una lucha abierta entre las Fuerzas de la Oscuridad -los abrahamismos degenerados- y los Poderes Terrenales, codo con codo, y la Presencia misma del Enviado de la Luz, Horus, en su forma guerrera y destructiva.

Se nota, en que no se nota prácticamente nada, en que hay una gran resistencia al cambio, en que la Catástrofe es ya inevitable; por eso decía Crowley que había ardido el Mundo, es decir, que ya había terminado en 1904.

Obviamente no nos hemos enterado aún. Vivimos en las Tinieblas.

Se nota en la malevolencia y la mediocridad de la vida en las grandes ciudades y en la devastación permanente de la Naturaleza y el vaciado de los símbolos y de las experiencias vitales más elementales. Se nota en que las cosas aun tienen que empeorar mucho para que puedan empezar a mejorar.

Hablando en plata, no hay sustituto para la Masacre…

GenXXI: Háblanos del uso de drogas y de la magia sexual como caminos del conocimiento…

Frank: Es este un tema arduo y difícil, en nuestra sociedad el uso de las drogas contiene en sí el germen del Infierno o el del Paraíso.

Creo que hay un componente de riesgo y aventura en la experiencia alucinógena que está desdichadamente agravado por, no sólo la Prohibición (dudo que la permisividad o la legalización sean tan positivas como se supone), sino por el demencial modo de vida en que nos sumen la Técnica desbocada y los hábitos abrahámicos de sumisión fascistoide a “lo real”, vía obediencia a las autoridades, familia o creencias en el Más Allá o en “el Progreso.”

Con el sexo pasa lo mismo, nuestro mundo, presuntamente “ilustrado” hace imposible el placer. El sometimiento al estado Terapéutico es, como bien ha intuido Szasz, un retorno de la Inquisición con nuevos ropajes.

No se puede esconder la cabeza debajo del ala, nuestra sociedad es infecta y nociva, detesta e imposibilita el placer y condena a la ebriedad, degradándola a vicio y a mercancía.

La Edad Media aun no ha terminado.

GenXXI: Crowley parece el fundador de una nueva religión… pero el camino del mago ¿no debe recorrerse en solitario, sin congregaciones?

Frank: En una primera fase sí, hay que caminar en solitario. Conocerse a uno mismo es imprescindible y una actividad solitaria. En una segunda fase, es preciso frecuentar a los iguales. La caza, que es una bella metáfora de la Búsqueda del Conocimiento, permite, si se realiza en cooperación con otros, la posibilidad de acceder a más grandes presas.

Es una cuestión de elección personal, pero creo que ningún Hombre es una isla, lo que no quiere decir que necesitemos convertirnos en ovejas, lobos o termitas. La amistad es un valor superior y se da, al menos, entre dos.

El conocido y hermoso sello de la Orden del Temple lo muestra de una manera gráfica.

GenXXI: ¿Que es para ti la Magia?

Frank: El Camino hacia el Poder, la Independencia, la Libertad y la Inmortalidad. Una Ciencia Antiquísima, que nada o muy poco tiene que ver con lo que se define como “ciencia” en los manuales al uso. Crowley decía, y no andaba desencaminado, que todo acto deliberado era un acto mágico. Yo añado, todo acto imaginativo, por raro o transgresor que le parezca al vulgo, tiene un potencial amplísimo de producción de efectos inusitados. Por eso ha sido prohibida la magia en tantas ocasiones. ¿Se imagina alguien a una oveja caminando sobre dos pies y aprendiendo a manejar una espada? Nadie podría llevarla al matadero impunemente.

A los sacerdotes les molesta mucho la magia y la califican de superstición para extirparla, cuando no pueden quemar vivo al mago. Quieren tener el monopolio de los recursos de transformación de lo “real.”

Entrevista a Miguel de la Quadra-Salcedo

Por Luis del Palacio

“Es curioso pensar que los primeros participantes de la Ruta rondan ya los cuarenta”

La figura del aventurero romántico parece haber sobrevivido a su época, y en pleno horror de la llamada globalización, cuando todo parece ser entre mediático, virtual y glamuroso, hay quien todavía es capaz de echarse al monte con un hatillo, acaso una brújula, sin teléfono GSM y sin salacoff comprado en la tiendas de un compañero de armas de Tintín. Sólo con la experiencia de otros viajes y el deseo de aprender, de ver.
Miguel de la Quadra-Salcedo, que nos recibe muy próximo a reanudar una aventura en la que lleva embarcado desde hace casi veinte años, la Ruta Quetzal, es uno de esos personajes que tuvieron la rara facultad de hacer despertar la imaginación de quienes hace más de cuarto de siglo éramos niños o adolescentes.


Generación XXI.- La Ruta Quetzal es un programa institucional en el que se concitan la aventura y la cultura, en un afán de unir a la juventud iberoamericana con la española. Sin embargo, también participan jóvenes de otras naciones.

Miguel de la Quadra-Salcedo.- Así es. Nuestro proyecto no se limita a nuestro país y a los países iberoamericanos, sino que incumbe a la Unión Europea, EE UU y Canadá. También tenemos varias becas para Marruecos e Israel, en este caso para jóvenes que hablan ladino


GXXI. Ésta es la XVI edición ¿por qué la habéis llamado “En busca del Spondylus?

MQ-S. El Spondylus, también llamado el oro rojo de los incas es una ostra bivalva que se encuentra a lo largo de las costas americanas del Pacífico. Era una pieza muy apreciada en la elaboración de ornamentos y se la utilizaba como moneda. Los indígenas la buscaban sumergiéndose a grandes profundidades. Era una ofrenda sagrada que ahora pasa a ser un símbolo de paz, ya que en la presente edición de la Ruta Quetzal más de trescientos jóvenes viajarán a Perú y Ecuador, solidarizándonos así con el Plan Binacional de la Región Fronteriza Perú-Ecuador. Se trata de una contribución al proceso de paz en una zona que desde antiguo ha sido muy conflictiva.

GXXI. Entiendo que hay diferencias entre ésta y las anteriores ediciones…

MQ-S. Sí, desde luego. Esta es la primera vez que la Ruta Quetzal no conmemora un acontecimiento histórico concreto, mediante un viaje que intente seguir los pasos de los descubridores, sino que va a estar incluida en el plan internacional de paz auspiciado por Perú y Ecuador. Los gobiernos de estos países nos pidieron que hiciéramos de caja de resonancia de esta efeméride. Los Reyes de España estuvieron en Brasilia en el año 98, que es donde se firmó el acuerdo de paz, y es para todos un alborozo que dos naciones hermanas hayan optado por esta vía. Vamos a estar en las fronteras de Perú y Ecuador, y en concreto visitaremos unas presas construidas con ayuda española y de la C.E. entre los ríos Catamayo (Perú) y Chila (Ecuador), que van a servir para irrigar una zona desértica y aumentar el cultivo. Y si nos preguntamos quién regía los cultivos y las lluvias, veremos que era la diosa luna, no solamente durante la época de los incas sino cinco mil años antes. Las civilizaciones ecuatorianas de Valdivia, Machalilla y Chorrera utilizaban la ostra Spondylus como moneda, y esto tiene su explicación: los años en que la corriente era más cálida, se producían abundantes lluvias que traían grandes cosechas. La presencia de este molusco era un indicativo de esta situación propicia, y pasó a convertirse en un “numerario”, el oro rojo, al que los quechuas llamaban mullu.
Nuestros jóvenes van a sumergirse hasta 40 metros, en busca de esta ostra tan preciada por las civilizaciones precolombinas.

GXXI. Por cierto, ¿qué es un caballito de totora?

MQ-S. Se trata de un tipo de embarcación que empleaban los mochica. Estaba construida con cañas, sin cubierta. Por eso el pescador tenía que situarse a horcajadas sobre ella ( de ahí lo de “caballito” ) Nuestros estudiantes van a vivir la experiencia de montar en los caballitos de totora frente a las playas de Huanchaco y sentir lo que sentían los hombres que iban en busca del Spondylus.

GXXI. ¿Cuáles son los “hitos” de la expedición de este año?

MQ-S. No se puede hablar de “hitos”. Todo está integrado en un conjunto al que hemos tratado de dar una coherencia, una unidad. Sin embargo, si te refieres a aquellos momentos, digamos, espectaculares, podría señalar el momento de nuestro encuentro en Quito, a mediados de Junio y la ascensión a los volcanes de Pichincha y Lotopanchi. Más tarde, ya en la costa, vamos a estudiar las culturas más antiguas de Ecuador para, posteriormente, navegar desde Manta hasta Paita en dos barcos de las armadas de Perú y Ecuador. Retomando las actividades de carácter arqueológico, visitaremos las Tumbas Reales del Señor de Sipán, cumbre de la cultura Moche. El programa es muy extenso, como se puede ver, y sólo he citado algunos de sus momentos.

GXXI. Y de la etapa española, ¿qué nos puedes decir?

MQ-S. Este año será algo más breve aunque, igualmente, muy interesante. Antes de regresar a Europa nos dirigiremos de nuevo a Quito. Ya en España, en Madrid concretamente, seremos recibidos por los Reyes. El rey fue impulsor del proyecto es sus inicios y siempre ha mostrado un gran interés en lo que hacemos. Después, Yuste, Trujillo, Cuenca, Toledo… La última etapa del viaje de estudios propiamente dicho, concluirá en los yacimientos prehistóricos de Atapuerca. Allí asistiremos a un seminario dirigido por el Dr. Arsuaga, responsable de las excavaciones. La expedición concluirá en Madrid, con un acto de entrega de diplomas otorgados por la Universidad Complutense de Madrid, en la Real Academia Española. Nuestros alumnos de este año pasarán a formar parte de esa gran comunidad de ocho mil, que han participado en la Ruta Quetzal desde su primera edición. Es curioso pensar que los primeros participantes de la Ruta rondan ya los cuarenta, y muchos de ellos son abogados, cirujanos, historiadores, naturalistas…

GXXI. ¿Se mantiene, de alguna manera, el contacto entre ellos?

MQ-S. Desde luego. Periódicamente se celebran reuniones de antiguos alumnos y además existe una página web de la Ruta que los mantiene informados sobre nuestras actividades. Esta página suministra también información sobre los pasos a dar para acceder a las becas.

GXXI. Por último, no me resisto a hacerte una pregunta, ¿queda espacio para la aventura en un mundo donde la tecnología permite que una persona contemple, sentado en su butaca y a miles de km de distancia, como otros congéneres coronan la cumbre del Everest?

MQ-S. ¡Claro! Hay que olvidarse de las tarjetas de crédito, de los móviles; llevar justo lo necesario y a ser posible comprar sólo un billete de ida. Saber cuándo se parte pero no cuando se vuelve, quizá con el peso extra de un buen libro: ahí comienza el viaje iniciático, la aventura.

Entrevista a Gonzalo Robles

“LA PREVENCIÓN FUNCIONA, LO QUE PASA ES QUE HAY QUE TENER PACIENCIA”
Por Cristóbal Cobo

Gonzalo Robles, Delegado del Gobierno del Plan Nacional Sobre Drogas, nos explica las razones de la política oficial de lucha contra la droga, consistente en la represión del tráfico, la sanción administrativa del consumo y las inversiones millonarias en campañas publicitarias de información y prevención. En cuanto a los resultados de esta política, el Delegado nos pide paciencia.

Generación XXI: Todas las sociedades, a lo largo de la historia, han usado drogas como vehículos de ebriedad. El objetivo de una “sociedad libre de drogas”, ¿no es una utopía?

Gonzalo Robles: Puede ser ambicioso, pero no tiene por qué ser utópico y, en cualquier caso, si entendemos la utopía como el alcanzar el ideal de tantas cosas, yo creo que la sociedad también se mueve por ideales y por utopías, y no hay que olvidar que lo que se entiende por una política de fiscalización de las drogas, en un Estado moderno, es ayudar a la salud de las personas. Si uno ve la historia de lo que son las drogas, uno ve que hay sociedades que han integrado en su cultura determinadas sustancias: en la cultura mediterránea, el alcohol, en sociedades orientales, la cultura del opio… Pero cuando esa cultura se ha desbordado, ha ocasionado graves daños a la salud. La sociedad aprendió de esa situación y la política de fiscalización solo persigue una cosa, que es proteger la salud de las personas. Incluso en sustancias que son legales hay una tendencia a limitar su uso o racionalizarlo, por lo tanto no se trata de que la legalidad sea aceptación, la legalidad significa que forma parte de nuestra cultura.

GenXXI: Los abolicionistas acusan a la prohibición de ser la responsable de la criminalidad relacionada con las drogas, de la adulteración y envenenamiento, de la corrupción en estamentos oficiales, del acceso de los más jóvenes a las drogas. ¿Qué resultados justifican hoy el mantenimiento de la “cruzada”?

G. R.: La política de fiscalización lo que persigue es proteger la salud, y lo que intentamos con una política de control es que alguien no se salte la ley. Si un Estado moderno ha decidido proteger la salud de los menores, si alguien se salta la ley y atenta contra la vida de los menores, lógicamente tiene que haber una política de control. Que eso pueda llevar aparejado algún tipo de delito, es posible, pero yo no creo, sinceramente, que la política de prohibición sea la que provoque esa situación. Y el tema de los menores yo creo que todo el mundo lo va a entender, o también el tema del tabaco. El tabaco es legal, y no por eso se ha eliminado el delito asociado al tabaco, todo el mundo sabe que todos los años se cogen miles de cajetillas de tabaco de contrabando, por lo tanto, sigue habiendo personas que delinquen, porque existe margen para ese delito, el hecho de que sea legal una sustancia no evita el delito asociado. El alcohol es legal y existe el garrafón, el botellón, el alcohol ilegal, por lo tanto volvemos a demostrar que, aunque sea legal una sustancia, sigue habiendo adulteración del alcohol y sigue habiendo comas etílicos asociados a una sustancia que es legal. ¿Cómo podría una sociedad evitar fácilmente, por ejemplo, que se vendiera cocaína a un menor? ¿Alguien se cree que los narcotraficantes iban a respetar la norma de que no se vendiera cocaína a un menor? Cuando saben ellos que donde está realmente el problema es en los menores de edad, porque es donde se generan las adicciones peligrosas y patológicas.


GenXXI: La legalización, ¿no contribuiría más eficazmente a la salud personal de quienes usan drogas y a la salud pública?

G. R.: Ese concepto no nos garantiza que vamos a acabar con la criminalidad, por los ejemplos ya citados (alcohol y tabaco), el tema de los menores, que es una gran incógnita. Lo que hoy todo el mundo sabe, incluso los que piden la legalización lo reconocen, es que por lo menos durante un tiempo, cuando hay más oferta hay más consumo, y cuando una sustancia es más accesible inmediatamente se produce más consumo. A mí me parece que dar pasos en una dirección de facilitar el consumo no es una política de salud pública bien pensada.

GenXXI: La reducción del consumo de alcohol, especialmente por los más jóvenes, es uno de sus objetivos. ¿Cree que sería eficaz la prohibición del alcohol? ¿Por qué no se usa el mismo criterio para otras sustancias?

G. R.: Usted lo ha dicho al principio, cuando una sociedad históricamente ha incorporado una sustancia a su cultura, tiene que buscar fórmulas inteligentes para restringir su uso sin crear más problemas. Cuando tenemos toda una estructura social, económica, productiva, asociada al alcohol, nadie sensato puede pensar que en España o en cualquier país occidental se puede ilegalizar el alcohol. Sí creo que se puede evitar, para un uso más racional del alcohol, el consumo entre adolescentes, se puede evitar la venta a menores, y hacer más eficaz que esa ley se cumpla. Hoy el abuso de alcohol entre menores sigue siendo un problema importante, quizá el más importante entre las drogas, pero la tendencia en estos años es que las cosas van a mejor, pero la prevención funciona; hay que hacer políticas de control con la ley en la mano, pero por encima de todo creo en la prevención; sobre todo cuando, con los datos estadísticos en la mano, uno se da cuenta de que la prevención funciona, lo que pasa es que hay que tener paciencia. Lo que no se puede pretender es que por hacer una campaña ya se ha conseguido todo.


GenXXI: El Gobierno Vasco, en su último informe sobre drogodependencias, reconoce que “la oposición a una legalización de la marihuana sería mínima”. ¿Qué opina de esto, cree que se acerca la legalización del cáñamo?

G. R.: No creo que vaya a haber una legalización en ciernes. Es verdad que hay una tendencia a aceptar posiciones más tolerantes con los derivados del cannabis, pero en estos momentos todavía es claramente mayoritario el rechazo a la legalización. Si pregunta a la población en general sobre la legalización de las drogas, entorno al ochenta y muchos por ciento están en contra, cuando uno pregunta en concreto sobre la marihuana estamos hablando ya del sesenta. Por lo tanto, hay menos, pero el 60% de los españoles están en contra de la legalización de la marihuana, es decir, la inmensa mayoría está en contra. Lo que pasa es que toda esta política que se está haciendo de confundir los usos terapéuticos del cannabis con lo que es la droga genera una cierta confusión, y hay veces en que hay fluctuaciones en el estado de opinión.

GenXXI: Un 33,5% de los españoles ha probado marihuana o derivados (un 60% de jóvenes) ¿Se puede criminalizar a un sector tan amplio de población?

G. R.: Es que nadie está criminalizando el consumo. Eso son conceptos que hay que aclarar: legalizar, penalizar, despenalizar… Hace unos días leía que el Gobierno belga había despenalizado el consumo, y se presentaba como una gran noticia, y se mezclaba la idea de la legalización con la despenalización; incluso había periodistas que nos preguntaban que si España iba a hacer lo mismo; lo que habría que preguntar es por qué Bélgica ha tardado tanto en hacer lo que España lleva hecho hace muchos años. En España nunca, nunca, nunca, ha estado penalizado el consumo de cannabis. Una cosa es legalizar y otra despenalizar; nadie ha criminalizado el consumo, lo que se criminaliza es el señor que trafica con el hachís, y además la opinión pública debe saber que estamos hablando de traficantes potentes, no estamos hablando de un chico que trafica con pequeñas cantidades. Podríamos contar con los dedos de una mano, si es que hay alguien por tráfico al por menor en una cárcel, me atrevo a decir que no. Los que están en la cárcel es por cantidades importantes, y detrás de él hay toda una actividad delictiva, que trafica con otras drogas, que trafica con inmigrantes, con armas, etc.


GenXXI: Cada año hay unas 50.000 personas con multas por consumo de hachís. ¿Qué sentido tiene multar a un adulto por decidir fumarse un porro?

G. R.: Si hemos llegado a la conclusión de que se trata de proteger la salud pública, vamos a ver, si está sancionado que se pueda fumar tabaco en una aeronave, si un señor llega a la aeronave, y se salta la ley, hay que ver qué instrumentos tenemos para que se cumpla la ley. Si mañana usted llega a un avión de Iberia y alguien se saca un puro enorme y se pone a fumarlo, cuando existe una ley que dice que está prohibido fumar ahí, ¿qué instrumento le queda a usted? Pues le queda la sanción administrativa, la multa. Porque hemos convenido entre todos proteger la salud pública de determinada manera, porque hemos llegado a la conclusión de que esas cosas no son saludables para la salud, porque hemos llegado a la conclusión de que no es un ejemplo para la ciudadanía en general el consumo de drogas. Y me parece que la forma más suave es que, si ésa es la ley, la ley se cumpla de esa manera.


GenXXI: ¿Tienen cifras estimativas de cuántas plantaciones ilegales de marihuana hay al año en España?

G. R.: Si tuviéramos datos sobre las plantaciones ilegales, lo que haríamos es evitar que las hubiera; yo no tengo los datos; puede ser que haya crecido, pero a título de plantaciones individuales; pero plantaciones de carácter industrial o colectivas, no; que a nivel particular haya, para su propio consumo, pero esto no se hace con publicidad, no se hace con un afán propagandístico, sino que se hace con el afán de consumir personalmente; no es que sea legal, pero tiene otra dimensión que los cultivos extensivos con una finalidad comercial. En este caso hay una finalidad de consumo, aunque no sea legal.


GenXXI: ¿Sería partidario de abrir un amplio debate, con todos los estamentos implicados, sobre la conveniencia de legalizar al menos algunas drogas?

G. R.: Es que yo creo que hay que abrir los debates cuando uno piensa que puede hacer otras cosas distintas a las que tiene que hacer, porque los debates tienen que ser para arrojar luz, no para confundir. Me parece que abrir un debate para explicar a la opinión pública la diferencia entre el uso médico de las drogas, de lo que es el uso de los derivados de las sustancias, explicarles que nada tiene que ver el THC con la pastilla o el porro terapéutico, me parece bien. Pero abrir un debate sobre si hay que legalizar, considero que no está el tema maduro, que no lleva a ninguna parte, el resultado sería el mismo que al comienzo del debate y, sobre todo, que España en solitario no tiene sentido que lo abra. Si tiene algún sentido que eso se haga no sería en el contexto español, sino en el contexto de los organismos internacionales y, por lo que sé, no está en estos momentos el horno para bollos.


GenXXI: Holanda no cumple muchas de las recomendaciones de la OMS sobre drogas, pero los ciudadanos holandeses están altamente satisfechos con su sistema. ¿Cree usted que la opinión de los organismos internacionales debe prevalecer sobre la voluntad ciudadana?

G. R.: Yo creo que sobre Holanda hay muchos tópicos. Creo que Holanda tiene una política muy parecida a todos los demás países occidentales, salvo en la política del consumo del cannabis, en todo lo demás a mí me gustaría que me explicara alguien cuál es la diferencia, porque que yo sepa no es legal la cocaína, ni la heroína, están en una campaña hostil contra las drogas sintéticas, contra el alcohol. Incluso en el consumo del cannabis están en una política de reconsideración. Antes era posible comprar 25 gr. en una coffee-shop, y ahora se ha reducido a 5 gr. Ahora con la nueva normativa es casi imposible abrir una nueva coffee-shop, más allá de Amsterdam se pueden contar con los dedos de una mano los coffe-shop, porque los ayuntamientos holandeses se oponen a la apertura de nuevos, hay una hostilidad manifiesta de los ayuntamientos holandeses contra esta política. Ahora eso está muy arraigado en Ámsterdam y es difícil cambiarlo, pero no porque hayan conseguido mejores resultados. ¿Hay menos consumo de heroína o de cocaína?


GenXXI: Hay menos muertes…

G. R.: No, no es cierto, no hay menos muertes, muy al contrario, hay consumos más altos que en muchos países…

GenXXI: Y tienen la mejor red asistencial de Europa…

G. R.: Siento decirle que no. Le pongo sobre la mesa que comparemos la red asistencial española y la holandesa. Y le garantizo que la red español es muchísimo más potente, muchísimo mejor estructurada que la holandesa. Nosotros, cuando abrimos una narcosala, tiene una asistencia sanitaria, en Amsterdam lo único que hay es una narcosala donde se permite a la gente drogarse, con una lista de la policía, que en España sería impensable (aquí lo hacen los servicios sociales), donde no hay ni un médico, ni un ATS, donde si se produce una reacción hay un teléfono de emergencia donde se llama a una ambulancia. Nosotros tenemos en la narcosala médicos, ATS, unidades móviles, etc…

GenXXI: ¿Qué resultado están teniendo las narcosalas?

G. R.: Están teniendo el resultado que queríamos, captar a una serie de población que de otra manera no llegaba a ir; en España hay 900 centros de tratamiento, hay 170.000 personas de tratamiento, hay políticas de reducción del daño de todo tipo, desde metadona, intercambio de jeringuillas; no hay una sola prisión en España que no tenga unidades de tratamiento. Sobre la política holandesa que me expliquen a mí dónde compran, por ejemplo, el cannabis: en las mafias, porque no es legal. Había dos razones en la política holandesa: reducir el consumo en otras drogas y reducir la criminalidad. No se han reducido los consumos en otras drogas, y las tasas de consumo de heroína, cocaína, pastillas son iguales o superiores a otros países; y en cuanto a la criminalidad, el puerto de Rotterdam y Amsterdam son puntos de intercambio de las mafias en Europa, desde allí se organiza gran parte del narcotráfico en Europa. Por tanto nada de esto se ha conseguido; y el cannabis genera los mismos problemas que en otros países, hay que dimensionar las cosas, porque Holanda no ha conseguido los objetivos que perseguía.

GenXXI: Si quiere decir algo para los universitarios…

G. R.: Lo primero es que la gente se informe, es necesario tener una información objetiva y veraz. La campaña que sacamos ahora en verano es “Drogas: saber más, arriesgar menos”. Lo que se persigue es que la gente no consuma sustancias que pueden generar un daños a corto, medio o largo plazo; y en última instancia que la gente sepa mejor consumir, que sepa sus efectos y también que sepa cómo modular su consumo en el caso de que una persona libremente decida hacerlo. Por lo tanto, una política de reducción del daño. Lo que me gustaría es que cuando pongamos en marcha esta campaña, que va a suponer una página web, un teléfono y una guía gratuita, que nos la pida mucha gente joven, que ahí van a tener información objetiva de las cosas, y después que tomen una decisión lo más madura, lo más responsable y lo más consciente posible.