Entrevista a Almudena Grandes

por Silvia Mateo González

Almudena Grandes, escritora por equivocación

Almudena Grandes nació en 1960 en Madrid, donde ha vivido desde siempre. Dentro de su carrera profesional, su primera obra publicada “Las edades de Lulú”, en 1989 le hizo ganar el premio La sonrisa Vertical de Narrativa Erótica que otorga anualmente Tusquets editores. Es uno de los libros más vendidos de los últimos 25 años. En su haber quedan novelas como: “Te llamaré Viernes”, “Malena es un nombre de tango”, “Modelos de mujer” y, la última, “Atlas de geografía humana”, publicada en 1998. Cuatro años le ha llevado a Almudena Grandes escribir esta novela, pero ha supuesto su definitiva consagración.

P: ¿Qué le impulsó a ser escritora?

R: Soy escritora por equivocación. Lo que realmente quería estudiar era latín y terminé estudiando geografía e historia, lo que se considera una rareza en la literatura.

P: ¿Qué piensa de los premios que se le conceden a los escritores por sus obras?

R: El premio más importante en la carrera de un escritor son los lectores. Es el único que no se puede amañar, que no caduca. Si tus lectores son esos adolescentes que se encuentran en una edad misteriosa, y de los que los periodistas dicen que son los que menos leen en este mundo, hace todavía más ilusión. Tengo la enorme satisfacción de que mi novela “Malena es un nombre de tango” haya tenido una enorme aceptación entre los jóvenes.

P: En sus obras, las mujeres son siempre las protagonistas, ¿por qué lo elige así?

R: Supongo que por lo mismo por lo que los hombres suelen elegir a protagonistas masculinos, y por lo que los escritores de Buenos Aires suelen situar las novelas en esa ciudad y no en Tombuctú. Cada uno escribe desde los materiales de su propia memoria y es lógico que te sitúes en el mundo que conoces. En ese sentido, tu género es una coordenada más. Estamos acostumbrados a que los protagonistas sean hombres incluso en escritoras, cuando es una mujer parece que se está incumpliendo una norma. Creo que es cuestión de tiempo.

P: Entonces, ¿la literatura es sólo género?

R: No, también tiene edad, nacionalidad, ideología y una infinidad de atributos. Lo único que se debe pedir a un escritor es que nos conmueva con su libro.

P: Su última novela, “Atlas de geografía humana”, publicado en octubre de 1998 ¿cómo la describiría?

R: Es bastante complicada, cada vez tiendo más a dificultarme la vida. Es muy larga y cuenta con cuatro protagonistas que narran sus vidas en primera persona. A priori, parecía una novela en la que los lectores podían quedarse confundidos, pero ha funcionado muy bien. Creo que tengo un público que no me los merezco, es estupendos. Ha vuelto a responder fantásticamente.

P: La crítica de la novela, ¿cómo ha resultado?

R: En general ha ido bastante bien. La novela se publicó en octubre y me ha llamado la atención que la Feria del Libro de Madrid, que se celebró en mayo, tuviera “Atlas de geografía humana” como una de las principales novedades de la Feria. Que la vida de un libro sea larga, es en definitiva, lo que más ilusión hace a un escritor.

P: Con la mención de la Feria del Libro de Madrid, en uno de sus artículos criticaba la manera de desarrollar este evento…

R: La Feria es algo muy importante para los madrileños, tiene mucha tradición. De hecho el año pasado cumplía setenta años. Yo he ido toda mi vida a pasear y a comprar libros, y he tenido siempre la conciencia de esa idea tan tradicional. Desde los últimos años, me he encontrado que la Feria del Libro de Madrid es una especie de competición enloquecida, de autores enfrentándose, y de editoriales que acusan a los profesionales del mundo de la literatura de que las listas están manipuladas. La feria es un espacio para los lectores y no para competiciones de quién vende más, ni motivo de rumores y falsos testimonios.