“Es el momento de lucirte, Orianthi”

“Cuando ellos paran, tú sigues, y das tu nota más alta.

Es el momento de lucirte.

Alto, muy alto.

Lo más alto.

Es el momento de lucirte.

Estaremos ahí contigo”.

Si has visto “This is it” seguro que te sonarán estas palabras. Son de Michael Jackson e iban dirigidas a Orianthi Panagaris, la que iba a ser la guitarrista principal del espectacular show que estaba montando, pero pasó lo que pasó… Viendo la película se deduce que Michael estaba en muy buena forma y… ¿nos vamos a poner a hablar de Michael Jackson? Cierto es que nunca se habrá hablado bastante del que considero -con toda la objetividad posible- el más grande artistazo que ha parío madre, pero no soy quién para hablar de él. Que lo considere así no quiere decir que sus canciones hayan sonado alguna vez en mi coche.

Pero… ¿Y Orianthi? ¿Quién es Orianthi? Antes de nada podrías echarle un vistazo a estos vídeos de YouTube: Vídeo 1, Vídeo 2. Son extractos de las partes de “This is it” donde la moza en cuestión tiene algo de protagonismo. Digo “algo” porque al lado de Michael Jackson cualquier otro es secundario. Me espero a que los veas, son cortitos.

(…).

(…).

¿Ya? ¿Qué te han parecido?

Lo sabía, te han encantado, igual que a mí. Supondrás, igual que yo, que Michael la escogió precisamente a ella por muchas y muy variadas razones.

Pero vayamos al tema. Orianthi Panagaris es una jovenzuela esbelta y lozana de 26 añitos que proviene de Australia, aunque su ascendencia es griega, de ahí su curioso y bonito nombre. Empezó a muy temprana edad en esto de la música y los éxitos no tardaron en llegar. En la Wiki hay mucha información sobre ella, aunque un poco confusa, pero para hacernos una idea no hay más que decir que ha tocado con Carlos Santana y Steve Vai, y ha compartido gira con Eric Clapton y Prince. Ella misma dice que sus influencias en su manera de tocar vienen de Santana, Vai, Stevie Ray Vaughan, Al Di Meola, B.B.King, Joe Satriani, Tommy Emmanuel y Eric Clapton. Las influencias son impresionantes, pero por sí solas no demuestran nada. Para saber de qué estamos hablando hay que escuchar su música. En sus discos está la clave para apreciar con claridad hasta qué punto llega su calidad artística, tanto en la guitarra como en la voz, porque resulta que además de tocar también canta.

“Violet journey” (2006) y “Believe” (2009) son sus dos únicos trabajos hasta el momento. Más que suficiente. En el primero se nota que aún nadie había descubierto su potencial comercial y le permitieron grabar más o menos lo que quiso. Es el típico primer disco del músico que le gusta la música sin más, y el estilo no está bien definido. En él podemos encontrar cosas muy diferentes. Nada más ponerlo aparece “Lights of Manos” (sigue el enlace para escucharla), una delicatessen instrumental a ritmo lento que da una idea de la sensibilidad de esta chiquilla y de la técnica que hay en esas manos, pero no de lo que es el disco. En un par de temas, “Violet journey” y “Believe”, se aprecia claramente la influencia de Satriani, el más grande del rock instrumental, si no se escuchan con toda la atención se podrían llegar a confundir. Sí, amigos (ya sabéis que cuando digo eso de “amigos” es que hablo en serio), estamos ante la guitarrista con más proyección del momento. Pero aún hay más. En “Violet journey” también hay un blues ligerete sensacional, algo de pop, soul y funky, un par de tiernas baladitas, un poco de hard rock, AOR americano…, todo coloreado de manera impecable con punteos o solos de guitarra siempre acordes al tono de la canción, no encasquetados, Orianthi no compone canciones pensando: “aquí hay que meter un solo”, simplemente compone canciones, no se dedica a mostrar su virtuosismo de cualquier manera, por eso su música es tan agradable de escuchar. “Violet journey” es un discazo para escuchadores de música exigentes pero también apto para todos los públicos.

“Believe” es otra cosa. Aquí ya se ve claramente que un productor ávido de éxito comercial ha cogido las riendas y ha dicho: “Esto lo vamos a hacer así”, y ha dirigido el producto a sectores más concretos. “Believe” es rock enérgico e intenso, con una base rítmica potente, muchos coros, más solos, más marcha y más ritmo, sin dejar de lado las canciones a ritmo medio y las baladitas. Un disco completamente diferente que según los gustos puede ser considerado mejor o peor que “Violet journey”, pero en cualquier caso otro estupendo discazo. En “Believe” hay muchas cosas interesantes, como por ejemplo el single “According to you” (live, clip), pero es obligado destacar “Highly Strung”, un tema instrumental tocado a medias nada menos que con Steve Vai. Se puede ver en el vídeo insertado algo más abajo. A ver si eres capaz de decir quién es quién solamente escuhando, sin ver el vídeo. Aparte de estos clips no estaría de más que ojeases éste, es “Voodoo child” de Jimi Hendrix en directo.

Orianthi lo tiene todo para triunfar a lo grande en el mundo de la música. Toca la guitarra como los ángeles, canta como los arcángeles, compone sus canciones, la música recorre sus venas desde que nació y tiene visión para saber lo que necesita el público; rebosa juventud, pasión y energía, por no hablar de su esbeltez y lozanía ya citadas. Michael Jackson la lanzó a la fama mundial, pero de una forma u otra hubiese alcanzado ese éxito que estoy seguro que nos dará muchísimas alegrías a partir de este momento. Apunta este nombre: Orianthi. Sin ningún reparo se puede decir aquello de que “ha nacido una estrella”.

Comentarios

¿Quieres dejar un comentario?