¿Nos gustaría tanto Obama si fuera español?

12-diciembre-2008 · Imprimir este artículo

Por


Casi todos hemos celebrado la victoria de Obama, pero pocos han leído sus discursos. En este artículo españolizamos, en un ejercicio de imaginación, el discurso de la victoria que pronunció Obama la noche de las elecciones americanas. Ese discurso apasionó a medio mundo, incluidos muchos españoles. Pero, ¿de verdad nos gusta Obama? ¿Y si fuera español, qué nos diría? ¿Lo aceptaríamos igual que si es americano? ¿Es tan progre Obama como creemos? Su patriotismo y su fe nos sorprenderían. Hagamos el experimento… Los pies de página recogen los cambios en este discurso, adaptado a nuestro país y nuestra historia.

DISCURSO DE BARAK OBAMA

¡Hola Gijón! (1):

Si todavía queda alguien por ahí que aún duda de que España (2) es un lugar donde todo es posible, quien todavía se pregunta si el sueño de nuestros fundadores sigue vivo en nuestros tiempos, quien todavía cuestiona la fuerza de nuestra democracia, esta noche tiene su respuesta.

Es la respuesta dada por las colas que se extendieron alrededor de escuelas e iglesias en un número cómo esta nación jamás ha visto, por las personas que esperaron tres horas y cuatro horas, muchas de ellas por primera vez en sus vidas, porque creían que esta vez tenía que ser distinta, y que sus voces podrían suponer esa diferencia.

Es la respuesta pronunciada por los jóvenes y los ancianos, ricos y pobres, populares y socialistas, vascos, catalanes, andaluces, cántabros, aragoneses, canarios… homosexuales, heterosexuales, discapacitados o no discapacitados, payos o gitanos (3). Españoles (4) que transmitieron al mundo el mensaje de que nunca hemos sido simplemente una colección de individuos ni una colección de comunidades autónomas rojas o gualdas (5).

Somos, y siempre seremos, España.

Es la respuesta que condujo a aquellos que durante tanto tiempo han sido aconsejados a ser escépticos y temerosos y dudosos sobre lo que podemos lograr, a poner manos al arco de la Historia y torcerlo una vez más hacia la esperanza en un día mejor.

Ha tardado tiempo en llegar, pero esta noche, debido a lo que hicimos en esta fecha, en estas elecciones, en este momento decisivo, el cambio ha venido a España.

Esta noche, recibí una llamada extraordinariamente cortés del señor Rajoy (6). El señor Rajoy luchó larga y duramente en esta campaña. Y ha luchado aún más larga y duramente por el país que ama. Ha aguantado disgustos (7) por España que no podemos ni imaginar. Todos nos hemos beneficiado del servicio prestado por este líder responsable (8) y abnegado.

Le felicito; felicito a la señora Cospedal (9) por todo lo que han logrado. Y estoy deseando colaborar con ellos para renovar la promesa de esa nación durante los próximos meses.
Quiero agradecer a mi socio en este viaje, una mujer que hizo campaña desde el corazón, e hizo de portavoz de los hombres y las mujeres con quienes se crío en las calles de Valencia (10) y con quienes viajaba en tren de vuelta a su casa en Madrid, la vicepresidenta electa de España, Maria Teresa Fernández de la Vega.

Y no estaría aquí esta noche sin el respaldo infatigable de mi mejor amiga durante los últimos 16 años, la piedra de nuestra familia, el amor de mi vida, la próxima primera dama de la nación, …..
Sasha y Malia, os quiero a las dos más de lo que podéis imaginar. Y os habéis ganado el nuevo cachorro que nos acompañará hasta la Moncloa (11). Y aunque ya no está con nosotros, sé que mi abuela nos está viendo, junto con la familia que hizo de mí lo que soy. Los echo en falta esta noche. Sé que mi deuda para con ellos es incalculable.

A mi hermana Maya, mi hermana Alma, al resto de mis hermanos y hermanas, muchísimas gracias por todo el respaldo que me habéis aportado. Estoy agradecido a todos vosotros. Y a mi director de campaña, Pepe Blanco, el héroe no reconocido de esta campaña, quien construyó la mejor, la mejor campaña política, creo, en la Historia de España.

A mi estratega en jefe, quien ha sido un socio mío a cada paso del camino. Al mejor equipo de campaña que se ha compuesto en la historia de la política. Vosotros hicisteis realidad esto, y estoy agradecido para siempre por lo que habéis sacrificado para lograrlo.

Pero sobre todo, no olvidaré a quién pertenece de verdad esta victoria. Os pertenece a vosotros. Os pertenece a vosotros.

Nunca parecí el aspirante a este cargo con más posibilidades. No comenzamos con mucho dinero ni con muchos avales. Nuestra campaña no fue ideada en los pasillos del Congreso. Se inició en los jardines traseros de mi casa y en los cuartos de estar de nuestra sede y en los olivos de la sierra de Sevilla y en las minas de Asturias (12). Fue construida por los trabajadores y las trabajadoras que recurrieron a los pocos ahorros que tenían para donar a la causa cinco euros(13) y diez euros y veinte euros.

Adquirió fuerza de los jóvenes que rechazaron el mito de la apatía de su generación, que dejaron atrás sus casas y sus familiares para hacer trabajos que les procuraron poco dinero y menos sueño.

Adquirió fuerza de las personas no tan jóvenes que hicieron frente al gélido frío y el ardiente calor para llamar a las puertas de desconocidos y de los cientos de miles de españoles que se ofrecieron voluntarios y organizaron y demostraron que, más de dos siglos después, un gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo no se ha desvanecido de la Tierra.

Esta es vuestra victoria. Y sé que no lo hicisteis sólo para ganar unas elecciones. Y sé que no lo hicisteis por mí. Lo hicisteis porque entendéis la magnitud de la tarea que queda por delante. Mientras celebramos esta noche, sabemos que los retos que nos traerá el día de mañana son los mayores de nuestras vidas -una guerra (14), un planeta en peligro, la peor crisis financiera desde hace un siglo-.

Mientras estamos aquí esta noche, sabemos que hay españoles valientes (15) que se despiertan en los desiertos y las montañas de Afganistán para jugarse la vida por nosotros.

Hay madres y padres que se quedarán desvelados en la cama después de que los niños se hayan dormido y se preguntarán cómo pagarán la hipoteca o las facturas médicas o ahorrar lo suficiente para la educación universitaria de sus hijos.

Hay nueva energía por aprovechar, nuevos puestos de trabajo por crear, nuevas escuelas por construir, y amenazas por contestar, alianzas por reparar.

El camino por delante será largo. La subida será empinada. Puede que no lleguemos en un año ni en un mandato. Sin embargo, España, nunca he estado tan esperanzado como estoy esta noche de que llegaremos.

Os prometo que, nosotros, como pueblo, llegaremos. Habrá percances y comienzos en falso. Hay muchos que no estarán de acuerdo con cada decisión o política mía cuando sea presidente. Y sabemos que el gobierno no puede solucionar todos los problemas.

Pero siempre seré sincero con vosotros sobre los retos que nos afrontan. Os escucharé, sobre todo cuando discrepamos. Y sobre todo, os pediré que participéis en la labor de reconstruir esta nación, de la única forma en que se ha hecho en España durante más de quinientos años: (16) bloque por bloque, ladrillo por ladrillo, árbol por árbol (17) mano encallecida sobre mano encallecida.

Lo que comenzó hace unos meses en pleno invierno no puede terminar en esta noche otoñal. Esta victoria en sí misma no es el cambio que buscamos. Es sólo la oportunidad para que hagamos ese cambio. Y eso no puede suceder si volvemos a como era antes. No puede suceder sin vosotros, sin un nuevo espíritu de sacrificio.

Así que hagamos un llamamiento a un nuevo espíritu del patriotismo, de responsabilidad, en que cada uno echa una mano y trabaja más y se preocupa no sólo de nosotros mismos sino el uno del otro.

Recordemos que, si esta crisis financiera nos ha enseñado algo, es que no puede haber una Bolsa o unos bancos prósperos (18) mientras que los comercios y las fábricas sufren.
En este país, avanzamos o fracasamos como una sola nación, como un solo pueblo. Resistamos la tentación de recaer en el partidismo y mezquindad e inmadurez que han intoxicado nuestra vida política desde hace tanto tiempo.

Recordemos que fue un hombre de otra región quien llevó por primera vez a la Moncloa la bandera del Partido Popular (19), un partido fundado sobre los valores de la autosuficiencia y la libertad del individuo y la unidad nacional.

Esos son valores que todos compartimos. Y mientras que el Partido Socialista (20) ha logrado una gran victoria esta noche, lo hacemos con cierta humildad y la decisión de curar las divisiones que han impedido nuestro progreso.

Como dijo Riego (21) a una nación mucho más dividida que la nuestra, no somos enemigos sino amigos. Aunque las pasiones los hayan puesto bajo tensión, no deben romper nuestros lazos de afecto.

Y a aquellos españoles cuyo respaldo me queda por ganar, puede que no haya obtenido vuestro voto esta noche, pero escucho vuestras voces. Necesito vuestra ayuda. Y seré vuestro presidente también.

Y a todos aquellos que nos ven esta noche desde más allá de nuestras costas, desde parlamentos y palacios, a aquellos que se juntan alrededor de las radios en los rincones olvidados del mundo, nuestras historias son diversas, pero nuestro destino es compartido, y llega un nuevo amanecer de liderazgo español.

A aquellos, a aquellos que quieren ver al mundo de rodillas les digo: os vamos a vencer. A aquellos que buscan la paz y la seguridad os digo: os vamos a apoyar. Y a aquellos que se preguntan si el faro de España todavía ilumina tan fuertemente quiero decirles que esta noche hemos demostrado una vez más que la fuerza auténtica de nuestra nación procede no del poderío de nuestras armas ni de la magnitud de nuestra riqueza sino del poder duradero de nuestros ideales; la democracia, la libertad, la oportunidad y la esperanza firme.

Allí está la verdadera genialidad de España: que España puede cambiar. Nuestra unión se puede perfeccionar. Lo que ya hemos logrado nos da esperanza con respecto a lo que podemos y tenemos que lograr mañana.

Estas elecciones contaron con muchas primicias y muchas historias que se contarán durante siglos. Pero una que tengo en mente esta noche trata de una mujer que emitió su papeleta en Córdoba. Ella se parece mucho a otros que guardaron cola para hacer oír su voz en estas elecciones, salvo por una cosa: Ana García Argüelles (22 )tiene 110 años.

Nació sólo una generación marcada por la esclavitud; en la Cuba española (23), en una era en que no había automóviles por las carreteras ni aviones por los cielos; cuando alguien como ella no podía votar por dos razones -porque era mujer, porque era pobre y por el color de su piel. (24) Y esta noche, pienso en todo lo que ella ha visto durante su siglo en España- la desolación y la esperanza, la lucha y el progreso; las veces que nos dijeron que no podíamos y la gente que se esforzó por continuar adelante con ese credo español: Sí podemos.

En tiempos en que las voces de las mujeres fueron acalladas y sus esperanzas descartadas, ella sobrevivió para verlas levantarse, expresarse y alargar la mano hacia la papeleta. Sí podemos. Cuando había desesperación y una depresión a lo largo del país, ella vio cómo una nación conquistó el propio miedo con un Nuevo Acuerdo (25) y milagro económico como en los ochenta(26), nuevos empleos y un nuevo sentido de propósitos comunes.

Sí podemos.

Cuando las bombas cayeron sobre nuestros pueblos y la tiranía amenazó al mundo, ella estaba allí para ser testigo de cómo una generación respondió con grandeza puesto que al final de tantos años de oscuridad, (27) la democracia fue salvada.

Sí podemos.

Ella estuvo allí durante los paseos de la guerra civil, la censura, las mangueras y las porras en la universidad y también durante la Transición, una época en la que recuperamos nuestra libertad y nos hicimos una democracia de nuevo (28).

Sí podemos.

Y mientras tanto, un hombre llegó a la luna, un muro cayó en Berlín y un mundo se interconectó a través de nuestra ciencia e imaginación.

Y este año, en estas elecciones, ella tocó una pantalla con el dedo y votó, porque después de 110 años en España, durante los tiempos mejores y las horas más negras, ella sabe que España puede cambiar.

Sí podemos.

España, hemos avanzado mucho. Hemos visto mucho. Pero queda mucho más por hacer. Así que, esta noche, preguntémonos -si nuestros hijos viven hasta ver el próximo siglo, si mis hijas tienen tanta suerte como para vivir tanto tiempo como Ana García Argüelles , ¿qué cambio verán? ¿Qué progreso habremos hecho?.

Esta es nuestra oportunidad de responder a ese llamamiento. Este es nuestro momento. Estos son nuestros tiempos, para dar empleo a nuestro pueblo y abrir las puertas de la oportunidad para nuestros pequeños; para restaurar la prosperidad y fomentar la causa de la paz; para recuperar el sueño español (29) y reafirmar esa verdad fundamental, que, de muchos, somos uno; que mientras respiremos tenemos esperanza.

Y donde nos encontramos con escepticismo y dudas y aquellos que nos dicen que no podemos, contestaremos con ese credo eterno que resume el espíritu de un pueblo: Sí podemos.
Gracias. Que Dios os bendiga. Y que Dios bendiga a España.

Notas a pie de página:

(1) Chicago, en el texto original.
(2) Estados Unidos, en el original.
(3) Hemos metido a los diferentes ciudadanos de las comunidades autónomas y a los payos y gitanos en sustitución de los blancos y los negros, pues son la minoría racial más numerosa y tradicional en España, desclasada como algunos negros americanos.
(4) Norteamericanos
(5) Estados Rojos o Azules, decía el texto original en referencia a los que votan demócrata o republicano y a la bandera de EE.UU.
(6) MacCain
(7) Sustituyó la expresión que se refería a las torturas que sufrió MacCain en Vietnam, por la más civil de Rajoy y sus pesares políticos.
(8) En lugar de valiente, ya que Rajoy no es héroe de ninguna guerra.
(9) Sustituye al jefe de la campaña del Partido Republicano.
(10) Lugar de origen de la vicepresidenta.
(11) La Casa Blanca
(12) Sustituye a Alabama y otros lugares en el original.
(13) Dólares
(14) En lugar de las dos guerras hace referencia a la Guerra Civil
(15) Los legionarios desplazados en Afganistán sustituyen a los marines.
(16) En lugar de mencionar los 211 años de EE.UU.
(17) Mención a la agricultura que no está en el original.
(18) Wall Street, en el original.
(19) Sustituye al P. Republicano.
(20) Sustituye al Partido Demócrata.
(21) Sustituye a Lincoln, aunque no sea una figura tan indiscutida.
(22) Nombre españolizado.
(23) Para hacer creíble la referencia a la esclavitud he puesto este lugar de origen.
(24) A principios de siglo existían el caciquismo y el sufragio censitario.
(25) Se refiere al New Deal
(26) En este caso utilizo la referencia de la expansión económica de los ochenta.
(27) La democracia española, no como la americana, sí sucumbió al fascismo, por lo que añado esta frase y recupero la Transición.
(28) En lugar del sueño americano.

Comentarios

12 comentarios en el artículo “¿Nos gustaría tanto Obama si fuera español?”

  1. davidballota.net » Blog Archive » Obama en 12-diciembre-2008 1:05 pm

    [...] En Gijón [...]

  2. JFM en 13-diciembre-2008 12:35 pm

    Nota: Este comentario sustituye al precedente

    Cuando una piensa en el guerra civilismo del gobierno de Espańa en los calificativos de fascistas o tontos de los cojones hacia los votantes de la oposicion uno puedo uno mas que sentir envidia hacia un pais donde la politica ha guardado algo de patriotismo, decencia y cortesia. Que envida pero que envidia.

  3. meneame.net en 13-diciembre-2008 1:41 pm

    ¿Nos gustaría tanto Obama si fuera español?…

    Se trata de la adaptación de un discurso de Obama, cambiando los nombres de los personajes por los de políticos y otros actores de la escena española, pero manteniendo por completo el sentido de dicho discurso. Con todo lo que es posible objetar en …

  4. ximo brotons en 14-diciembre-2008 3:26 pm

    está bien la figuración, pondré algunas objeciones:

    -España no sucumbió al fascismo más que durante 2 años, 1939-41, y la conclusión es que Franco simplemente utilizó a los falangistas, que eran un grupo extra-parlamentario.

    -no me gusta lo de “trabajadores y trabajadoras”. me parece que Obama no dijo esto en inglés. esto me recuerda al primer artículo de la Constitución de la 2ª república, un artículo sovietizante, como al final fue el frentepopulismo y el guerracivilismo revolucionario de Largo Caballero, colaborador antes con Primo de Rivera, el que triunfó.

    -el problema de los nacionalismos tampoco se puede extrapolar, porque no ha sido resuelto (Cataluña se niega a reconocer que es aragonesa desde el principio y castellana dentro de sí misma desde la unión con Castilla). en EEUU el tema de la confederación, etc., al par que el de la esclavitud, fue resuelto en la guerra civil con Lincoln. de hecho, de las grandes cuestiones contemporáneas que dividen a los partidos desde las Cortes de Cádiz (que iban a ser en Aranjuez), monarquía, ejército, religión, etc., este tema de los nacionalismos sigue sin resolverse, porque la Constitución del 78 no ha sido bien desarrollada, e incluso ha sido vulnerada.

    -sobre los 500 años me parece bien la referencia, porque es el inicio de la modernidad: se podría decir “desde la unión de las Coronas de Castilla y Aragón”; desde entonces muchos han sido los avatares y fracasos, el de la monarquía universal, y el cambio de dinastía incluido. pero especialmente la España contemporánea, y nuestra democracia, nuestro sueño español, empezaría con las Cortes de Cádiz.

    saludos.

  5. ximo brotons en 14-diciembre-2008 7:37 pm

    otras cosas:

    -es normal que hagas que el supuesto Obama cite a Riego. pues Riego viene a ser el fundador de la izquierda española -si entendemos que en las Cortes de Cádiz hay unanimidad más acá de la primera división entre partidos-; pero es un ejemplo más de que en España lo de los amigos-adversarios-pero-no- enemigos cuesta mucho, y especialmente en la izquierda. Riego llamaba al que seguramente podemos considerar el fundador, por su parte, de la derecha española, Martínez de la Rosa, “Rosita la pastelera”.

    -el primer presidente constitucional español fue, empero, Argüelles, en el trienio liberal, autor del “Discurso preliminar” de la Pepa, aunque como jovellanista, hizo mal en no seguir a su maestro en la propuesta de las 2 cámaras. una Constitución bicameral hubiese sido mejor. Argüelles, como los jovellanistas, estaba más del lado de los moderados que de los liberales de 1812, aunque eran más liberales en lo económico, para empezar, que los moderados conservadores y que los propios liberales después llamados exaltados o progresistas. aun así, siempre mantuvieron posiciones de centro, por así decir, como cuando Argüelles, como representante de la derecha, optó contra Espartero por la regencia, una cosa que la derecha en general rechazaba, cosa que finalmente logró Espartero, el primer gobernante del progresismo hasta que este se hizo definitivamente anti-monárquico. como jovellanistas a lo Argüelles se puede meter a Prim y su error “saboyano”, y luego en la Restauración quizá a los Sagasta, Canalejas, etc., pero sobre todo a Alcalá Zamora. el error que cometió Argüelles en el 12, contra su maestro Jovellanos, de rechazar el bicameralismo, lo cometió el continuador de este liberalismo, Alcalá Zamora, al apoyar y presidir la 2ª República, hasta que lo echaron, dando carta blanca a la guerra civil.

    -vuelvo a Riego. Riego es importante porque él dio el golpe de estado que llevó al trienio liberal y por tanto a la primera experiencia constitucional gobernante. es importante porque se opuso a la enésima guerra imperial de un imperio que lo había dejado de ser hacía 200 años -y luego esto fue algo que la derecha que viene de Martínez de la Rosa no supo ver, desdichadamente -los puritanos o liberal conservadores que, pasados por la Unión Liberal de O´Donell, desembocan en la refundación del partido moderado (moderantismo de los gobiernos de Narvaez-Pidal-Bravo Murillo) en el Partido Conservador de Cánovas del Castillo. no lo supo ver y ya fue muy tarde cuando el primer cirujano de hierro implantó una dictadura republicana tras la enésima querella militar en este caso por Marruecos y en parte por Cuba, apoyada en su caso por Largo Caballero.

    la derecha no acabó nunca de entender esto hasta que hemos sufrido la dictadura de Franco, que no fue a ninguna guerra extranjera. supongo que Aznar cuando dijo que la guerra de Irak era la buena se refería a que esta vez se estaba del lado de los aliados, de las democracias de siempre, EEUU y RU, en una guerra que no era de conquista europea a la vieja usanza imperial. de otro modo, Aznar hubiese persistido en el error, y el hecho de que esto no quedara claro removió aun más la por otra parte golpista oposición a la guerra de Irak, con sus sartenes y todo.

    y es que Riego a pesar de todo sentó un precedente horroroso en su primer golpe de estado, porque no era como el levantamiento de 1808, por la soberanía nacional y contra el invasor, sino contra el propio sistema institucional del país, por muy malo que fuera.

    luego hemos tenido golpes para todos los gustos, incluido el de la 2ª república.

    como se ve, son varios los errores a enmendar, y hasta que no queden absolutamente enmendados, nos conformaremos con que Obama siga siendo estadounidense.

  6. Camarada Tersites en 15-diciembre-2008 12:04 pm

    Ximo, no entiendo por qué identificas a Riego con la izquierda.
    La izquierda enemiga de las libertades individuales, de la propiedad privada y del capitalismo tendría en esa época como líder a don Carlos María Isidro.
    Laa relación de la izquierda actual con el falangismo, el “dictador de hierro” y el carlismo es evidente, no sólo por la comunión de ideas y valores, sino por los sectores sociales que los apoyan.

  7. ximo brotons en 15-diciembre-2008 2:01 pm

    Tersites, entonces no podríamos decir que hubiera izquierda democrática ni entonces ni ahora, y no pienso que el dictamen culpatorio de tantas cosas pueda ser aplicado a toda la izquierda.

    en aquel primer momento la gran batalla de los sectores más progresistas era la soberanía popular y la lista de derechos individuales, aunque ya tirando a colectivizar ambos supuestos, primero a través de las Juntas y luego con las sociedades patrióticas, del tipo sindicalista. pero una cosa son las propuestas y otra cosa es cómo se llevan a la práctica, y aquí es donde la intransigencia se hizo más evidente. correcto.

    pero la Constitución de Cádiz y también la de 1837, también consensuada, son constituciones en que cabe naturalmente izquierda y derecha, y así fue, y por tanto, desde 1820, si la derecha parte de Martínez de la Rosa y Argüelles, la izquierda parte de Riego y San Miguel -o Alcalá Galiano (creo que es éste o uno de estos el que sí que está en contra de la propieda privada, pero es que eso es la izquierda, al menos en parte).

    es cierto, como digo, que la izquierda, los progresistas, se van haciendo definitivamente anti-monárquicos, imposibilitando un desarrollo normal de la democracia en términos de monarquía parlamentaria o constitucional, a lo que luego hay que sumar el marxismo, y el nacionalismo (que funda un discípulo de Pi y Margall, con tintes laicistas, aunque más que nada particularistas: extraña mezcla de carlismo y fuerismo con positivismo, eso es el nacionalismo). luego pedirán, entre otros, Costa, un cirujando de hierro, o el mismo Serrano, una dictadura republicana. ¡todo por la república! así que tuvimos dos dictaduras que suman casi 50 años, sin Rey.

    pero al principio es Espartero el que derrota a los carlistas. y de ahí viene su fama, que utiliza para mantenerse en el poder.

    lo que pasa con algunos catalanes de las Cortes de Cádiz como Aribau, luego, con el romanticismo, la descolonización de América, etc., pues se ponen a cantar a la patria (catalana, o casi mejor, pirenaica). Aribau estuvo más bien del lado moderado al principio. luego Balmes, que no fue nacionalista, sí es en cambio tradicionalista, aunque moderado. hacen su uso de aquello de la “constitución histórica” de Jovellanos. por eso fue un error no plantear un parlamento de 2 cámaras, en el que el Senado podría haber servido para integrar esto; como ahora, que lo tenemos, pero que no sirve para nada. así podría haberse unido a Feijoo con Jovellanos y en cierto modo Balaguer, ministro de Cánovas, era esto, como seguidor de Aribau o de Balmes, o incluso de Prim, pero el nacionalismo, que iba más allá, era imparable.

    por su parte el carlismo strictu sensu, sobre todo el vasco, siguió su camino, y luego los progresistas, ya anti-monárquicos, se alían con ellos cuando se hacen nacionalistas (fuerismo+positivismo), como los catalanistas, hasta hoy.

    pero en Cádiz, en el trienio liberal, y hasta el Sexenio revolucionario (1ª república incluida), la izquierda y la derecha funcionan de modo nacional.

    luego es en la Restauración cuando a nivel gubernativo la izquierda es ocupada por el Partido Liberal de Sagasta y Canalejas, quedando al margen del gobierno central (aunque no de ayuntamientos, etc.), y del mismo sistema institucional que no dejan de cuestionar día sí y día también, los progresistas, republicanos, incluso nacionalistas (a partir de 1906, ayto. de Barcelona), hasta el colapso de la Restauración y la primera dictadura.

    en definitiva, insisto en que Riego es para lo bueno y lo malo el fundador de la izquierda. pero aquí Zapatero, lejos de parecerse a Obama, ha utilizado más bien la manipulación republicanista y nacionalista de Riego que se hizo después (y que ya viene en parte de entonces, sí, ¡del propio Riego!), no solo sin enmendar errores, sino presentándolos como aciertos y palanca para nuevos… errores.

    en cambio Obama sabe muy bien que el partido que hizo de la esclavitud “casus belli” fue el republicano, el de derechas, sabe muy bien en qué partido estaba Lincoln. y sabe muy bien que una cosa es la batalla electoral de un partido y otra el programa de gobierno de un país. de hecho se fotografió en la bibloteca de Truman, el más impopular de todos los presidentes, porque tiró la bomba atómica. sabe que puede apelar a Jefferson o a Jackson, o a Wilson, pero sabe que no puede apelar a estos dos últimso especialmente sin reconocer los errores que más tarde se enmendaron por los del otro partido o por su mismo partido; sabe que ni siquiera de Jefferson puede hacer el bueno contra el malo de Adams, pongamos por caso, y sabe qué es Washington y Franklin; sabe, en fin, bastante más de lo que en el mejor de los casos aparenta saber el tal Zapatero, cuyo discurso y acción básica de gobierno es todo lo contrario que el de Obama: divisivo allí donde Obama pretende unir. hay varias frases en este discurso de la noche electoral que son lo contrario a Zapatero, no digo distinto, digo contrario: todo lo referente a ganar y qué es lo importante, todo lo referente a política exterior, todo lo referente a valores, etc. esto sí que es saber dominar los tiempos, y no demagogia o en el peor de los casos, coacción.

  8. Camarada Tersites en 15-diciembre-2008 4:17 pm

    Los liberales eran partidarios de protección jurídica de la propiedad privada, y propugnaban una desamortización para acabar con las manos muertas eclesiales y municipales.
    La izquierda actual desconfía de la propiedad privada, y pretende limitarla, cuando no abolirla. Es partidaria de la “mano muerta” estatal.

    Los liberales defienden el concepto de soberanía nacional frente al Trono y la Tradición, y la erradicación de los fueros y privilegios. La izquierda actual, cuanto más extrema, más defiende los particularismos medievales y el legitimismo histórico.

    Los liberales defendían la libertad de imprenta y los derechos individuales. Entre la izquierda proliferan grupos de puritanos censores que velan por la corrección política en los medios de comunicación, e incluso en la vida privada de los ciudadanos.

    Los liberales desconfían del poder estatal, y pretendían limitarlo. La izquierda propugna su ampliación.

    En definitiva, no me parece correcta la identificación izquierda=liberales, derecha=absolutistas. Tampoco exaltados=izquierda, moderados=derecha.
    Existe una izquierda absolutista, que desconfía de la propiedad privada, que apela a la Tradición y que pretende recortar las libertades individuales. El desprecio al comercio y a la usura/especulación es propio de los cangrejos ultramontanos, y los grupos anti-globalización más modernos repiten las mismas melonadas sobre la economía que los escolásticos.

  9. ximo brotons en 15-diciembre-2008 6:13 pm

    Tersites, yo no hago esa equiparación.

    la equiparación en las Cortes de Cádiz entre liberales y conservadores surge en las mismas Cortes, aunque el término liberal ya se había empleado antes, por Burke (qué casualidad, tan crítico con la teo-ideología de la revolución francesa).

    son las paradojas de la política, que es indirecta, representativa

    pero es así: izquierda-derecha= liberales progresistas y liberales moderados, que no absolutistas

    los absolutistas o no estaban en Cádiz o bien estaban repartidos a su modo, como he dicho antes, en los dos bloques-

    es la equiparación canónica, pues es la que ellos mismos se dieron.

    por lo demás, en EEUU aun hoy los liberales son la izquierda (los liberales de derecha, o son populistas o republicanos radicales o centristas, o son libertarios, o son neoliberales a lo Reagan, que es un poco la mezcla de todo esto) y los conservadores los de derecha.

    en ningún caso menciono el término absolutista.

    conservador no lo entiendo como derecha=altar y trono (esto es la interpretación de Gustavo Bueno, con la que no estoy de acuerdo). Martínez de la Rosa, Argüelles y compañía son liberales de primera hora.

    y es que todos en Cádiz son liberales, si no no habría democracia: el liberalismo es el denominador común. unos lo son de forma moderada desde un punto de vista social, evolutivo, estratégico, etc., y los otros son progresistas. pero solo son etiquetas. tampoco vamos a pasar ahora de deslegitimar a la derecha equiparándola falsamente con el absolutismo del altar y el trono, digo, tampoco vamos a pasar ahora a identificar a toda la izquierda con el absolutismo de izquierda o lo que es directamente totalitario. eso sería un error.

    sí, considero que la izquierda española, en contra de lo que se ha hecho estos últimos 5 años especialmente, merece ser revisada y criticada a fondo, pero haríamos mal por nuestra parte en plantear, igual que ellos llevan haciendo tanto tiempo, una enmienda a la totalidad, por así decir.

    algunos errores históricos de la derecha no está aun claro que sepa enmendarlos: mirando el programa de los puritanos de Borrego, etc., el continuador de De la Rosa, se ven dos fallos principalmente: el principio de nacionalidad (la nacionalidad en democracia, como en EEUU, es puramente la ciudadanía, con todo su contenido cultural que se quiera, pero la ciudadanía, no la nacionalidad histórica a la europea), y la política exterior, sobre todo la bélica, como ya he comentado en un post anterior.

    es habitual hablar en el PP por ejemplo de la historia de España, de 3.000 años, pero esto es una cosa y el inicio de la modernidad (500 años ha) es otra, por no decir el inicio de la democracia (hace 200 años). si de demcoracia y liberalismo hablamos, debemos contar desde hace 200 años, atrás solo vale culturalmente como antecedente, etc.

    para plantear una alternativa de gobierno a la actual demagogia izquierdista, todas estas cosas se tendrían que asumir y saber manejar. ¿o es que Aznar, por ejemplo, supo hacer otra cosa con Ciu, por ejemplo, que pactar presupuestos con ellos al mismo tiempo que veía crecer el nacionalismo por el lado de la reforma del Estatuto como así ha sido? los nostálgicos de la firmeza de Aznar deberían de recordar esto más a menudo.

    finalmente, la “constitución histórica” de Jovellanos no es historicismo legitimista más que para quien quiere hacer esta intepretación anti-moderna, anti-liberal y anti-democrática. es simplemente un punto de partida que sigue el principio de realidad y el aprovechamiento de un pasado allí donde pueda aprovecharse. ni siquiera el tradicionalismo de Balmes va por otro lado, pienso yo.

    disculpe la extensión de la respuesta.

  10. ximo brotons en 15-diciembre-2008 9:59 pm

    Tersites, en cuanto a la usura/especulación, me temo que confundes los términos.

    una cosa es la usura, de la que habló Bentham, muy en contacto con las Cortes de Cádiz, por cierto, me parece que se dirigió por carta a las mismas, la usura, el ahorro utilitario, y otra la especulación, que para empezar a nivel intelectual es lo propio de la escolástica y contra la que se alza el experimentalismo moderno. el liberalismo económico moderno, el capitalismo por acciones, la doble partida, etc., no tiene que ver en principio nada con la especulación, aunque es un riesgo en el que incurre. es especulación cuando las sociedades ya son directamente de riesgo o de inversión sobre otras entidades no productivas sino de crédito; y es un hecho que desde los años 70 si no me equivoco las transacciones internacionales, el comercio se hace de dinero, dinero con dinero, elevando pues la usura y la inversión a largo plazo a pura especulación (crematística, la llamaba Aristóteles, contraponiéndola a la simple economía), eso sí, apoyada por el Estado -esto es lo que hizo Clinton y Bush jr. tampoco dejó de hacer y es lo que ha petado. cuando estas dos cosas se juntaron a gran escala en un mundo contemporáneo todavía naciendo pasó lo que pasó, el crack del 29.

    dentro de los críticos con cierta globalización hay muchas cosas, solo algunas buenas por lo que se ha ido viendo y comprobando. pero dentro del mismo partido Republicano americano, gente como Ron Paul y sobre todo Huckabee también criticaron las hedge funds y el capitalismo financiero puramente especulativo, ese que tanto gusta a la vanguardia socialdemócrata, a los ricos progres.

    no creo que sea un aviso el ataque del 11-S a esto, sino simplemente una salvajada oportunista. pero el hecho es que atacaron el WTC, erigido en los 70, y no, pongamos por caso, La Casa Blanca. también atacaron el Pentágono, cierto, que es como atacar La Casa Blanca.

    es más, digo, han sido los progresistas quienes más la han apoyado, la especulación financiera, con la boca pequeña mientras con la grande se las daban de salvadores del mundo sin hacer frente de verdad al fundamentalismo islámico. dada la apatía y autocomplacencia europea, no podía haber otra respuesta que una guerra, que terminaba la del 91.

    pero el hecho es que la usura capitalista no es exactamente pura especulación, sino algo mucho más empírico, más a ras.

    saludos.

  11. What crisis? : generacion.net en 25-marzo-2009 2:01 pm

    [...] en los Estados Unidos ¿Un cambio superficial o un verdadero cambio) He traducido y ubicado el discurso de Obama para que veamos qué es exactamente lo que nos [...]

  12. Obama : generacion.net en 7-noviembre-2009 12:26 pm

    [...] ¿Te gustaría tanto Obama si fuera español?. [...]

¿Quieres dejar un comentario?